Chupinazo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Chupinazo en fiestas de San Antolín, en Plencia, Vizcaya, España.

Chupinazo, también escrito txupinazo, viene a ser sinónimo de cohete pirotécnico, y especialmente se aplica al cohete que se lanza para señalar el inicio de una fiesta, un espectáculo u otro acontecimiento.

En Pamplona[editar]

El chupinazo más famoso es el que se lanza el día 6 de julio de cada año a las doce del mediodía desde el balcón de la Casa Consistorial de Pamplona para señalar el inicio de las fiestas de San Fermín o Sanfermines. Congrega gran número de público y se suele retransmitir en directo por televisión. Hasta el inicio del siglo XX se entendía que las fiestas se iniciaban con la Marcha a Vísperas en la tarde del día 6 de julio. Desde 1901 al tradicional repique de campanas a mediodía se une el disparo de cohetes en la plaza del Castillo por parte de la empresa pirotécnica contratada por el Ayuntamiento para ocuparse de los fuegos artificiales y se pasa a considerar que las fiestas arrancan a las 12. El acto progresivamente va convocando más público, y en 1931 Juan Echepare Aramendía, un estanquero y dirigente republicano, pide que le dejen prender la mecha del cohete, lo que hará hasta 1936 (como destacado dirigente de Izquierda Republicana fue fusilado en 1936, al inicio de la guerra civil española). En 1939, tras la pausa provocada por la guerra, el chupinazo es disparado por Joaquín Ilundáin, que sería teniente de alcalde unos meses después, y que repite en 1940. Ese año Ilundáin y el periodista José Mª Pérez Salazar, ambos colaboradores del periódico falangista Arriba España, proponen al alcalde darle más solemnidad y disparar desde el año siguiente los cohetes desde la Casa Consistorial. Desde 1941 dispara el chupinazo un concejal, como regla general, aunque en ocasiones se ha hecho excepción de esta norma. Hasta 1979 lo hizo el presidente de la comisión de fiestas, y desde ese año se va rotando entre los diversos grupos políticos.

En Miranda de Ebro[editar]

A las 18 horas de la tarde, el público se congrega en el entorno del Puente de Carlos III y en la Plaza de España para dar comienzo a la fiesta en toda regla. En la Avenida de la Independencia se concentran los Bombistas Mayores de las cuadrillas para acompañar a la Resurrección del Bombo, símbolo de la fiesta que emerge de las aguas del río Ebro y que mediante un sistema de poleas es elevado por la Orden del Bombo hasta el interior del piso superior de las traseras de la Casa Palacio de los Urbina. Dicha Orden, junto con el Presidente de la Cofradía, los Sanjuaneros Mayores y acompañados por el sonido de la percusión de los Bombistas Mayores, se encaminan al encuentro de San Juan del Monte, rodeando el entorno de la Plaza de España. Los del Santo son el grupo de personas encargadas de traer la talla de San Juan desde su ermita en el monte, que espera en la calle San Francisco a la comitiva. Los dos símbolos, San Juan del Monte y el Bombo, recorren la calle de La Fuente para hacer su entrada en una abarrotada Plaza de España. El Bombo accede al Ayuntamiento, desde cuyo balcón se producirá el Bombazo, momento en el que el Sanjuanero Mayor y la Sanjuanera Mayor hacen sonar el Bombo, que es contestado por los Bombistas Mayores. Esta es una explosión de júbilo y significa el inicio de la fiesta, en el que alrededor de 9.000 personas abarrotan la plaza y aledaños aguardando el momento al grito de ¡Ese Bombo!.4 Este acto, creado en 1977, se ha convertido en uno de los más representativos y queridos de las fiestas.

En Vitoria[editar]

Bajada de Celedón, en Vitoria

En Vitoria, cada 4 de agosto a las seis de la tarde, el chupinazo que da comienzo a las fiestas en honor de la Virgen Blanca, se acompaña desde 1957 con la bajada de Celedón (un muñeco suspendido por una cuerda que baja con su paraguas abierto desde la torre de la iglesia de San Miguel ante una gran multitud que lo recibe encendiendo puros y abriendo botellas de champán).

Celedón llega a un balcón del que sale, ya convertido en humano para pasar en esta ocasión caminando entre la multitud. De ahí se dirige hasta la balconada de la Iglesia desde donde da un discurso alentando a todo el mundo a la diversión en las fiestas que comienzan.

En Santander[editar]

Otro de los chupinazos más famosos y antiguo el cuando se lanza el 17 de julio para señarlar las fiestas de Santiago en la Semana Grande de Santander.

En Huesca[editar]

El 9 de agosto, víspera de San Lorenzo, se lanza desde el balcón del Ayuntamiento en la plaza de la Catedral el cohete anunciador, dando comienzo las "Fiestas de San Lorenzo" que finalizan el 15 de agosto.[1]

En Fraga[editar]

La semana del 12 de octubre se celebra el chupinazo -también llamado cohetasso- desde el balcón del ayuntamiento, con el que se inician las fiestas del pilar de Fraga. Es uno de los actos con más afluencia de público de estas fiestas, donde acuden miles de personas.

En Bilbao[editar]

El sábado siguiente al 15 de agosto, se lanza el txupin o Txupinazo para dar inicio a la Semana Grande de Bilbao que es Patrimonio inmaterial de España y a la vez, una de las fiestas nacionales con más éxito.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]