Castúo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castúo
Castúo
Hablado en Flag of Spain.svg España
Región Bandera de Extremadura Extremadura
Familia Indoeuropeo

  Itálico
    Romance
      Iberorromance
        español y Asturleonés
          Castúo

Escritura Alfabeto latino
Estatus oficial
Oficial en El castúo no es oficial en ningún sitio.
Regulado por No está regulado
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2
ISO 639-3
En este mapa de dialectos y acentos del español en España, el castúo aparece de color violeta claro y abarca aproximadamente a Extremadura.
Este artículo se refiere a las variedades del español habladas en el conjunto de Extremadura. Para la variedad específica del noroeste de Extremadura, véase Idioma extremeño

Castúo es la denominación acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz cuando en 1921 publicó su libro de poemas El Miajón de los Castúos en el que intentaba reflejar el habla rural y que definió como "castizo, mantenedor de la casta de labradores que cultivaron sus propias tierras".[1]

Características[editar]

Con el tiempo la denominación de castúo se ha hecho popular para denominar las hablas de Extremadura, tanto las que conforman el altoextremeño, como las que siempre fueron español meridional de muy ligera influencia leonesa, el medioextremeño y el bajoextremeño (en el oriente o el sur de la Comunidad extremeña), como es el caso de la propia habla en que escribió Luis Chamizo.

El extremeño del sur de la comunidad, hablado en la mayor parte de la provincia de Badajoz, como habla castellana meridional de tránsito, se caracterizaría por compartir con el extremeño del norte únicamente algunas lexicalizaciones de conservación del grupo "mb" latino, algunas expresiones de genitivo partitivo del estilo "unos pocos de", el diminutivo en -ino (que no -inu) y muchos rasgos comunes con el andaluz occidental distinguidor (ni ceceante ni seseante), incluyendo la aspiración de efe inicial latina y ciertos cambios de género en algunas palabras ("la caló"). La neutralización -l/-r en posición implosiva, si existe, siempre tiende a la "r" en bajo extremeño (arto en lugar de "alto"). La erre y la ele finales habitualmente se omiten (como en andaluz occidental o como en el habla altoextremeña de buena parte de las Hurdes: superió, comé, fatá, papé). Existe cierto léxico particular característico, que tiende a perderse en algunos casos entre las nuevas generaciones. Por ejemplo sigue siendo frecuente el uso de la palabra guarro referida al cerdo en tanto que animal o la expresión "una mijina" (un poquito), que puede reforzarse convirtiéndose en "una mijirrinina". En algunas ocasiones este léxico es coincidente con el altoextremeño (barruntar en el sentido de "percibir un ruido", privá por "boñiga", afechar en lugar de "cerrar con llave"...etc). El seseo sólo aparece en algunas localidades cercanas a Portugal y en Fuente del Maestre.[2] Existen pequeños islotes de uso esporádico del artículo con el posesivo ("la mi cama") también en la provincia de Badajoz, incluso en lugares del extremo sur de ésta, aunque ya en franca decadencia.

Las hablas medioextremeñas se caracterizan por cierto carácter transicional entre las bajoextremeñas y las altoextremeñas. En estas hablas no se da el cierre de -e y -o postónicas en -i y -u.

Algunos estudiosos [cita requerida] creen que el idioma español hablado en Chile está influido fuertemente por el dialecto extremeño por su gran parecido en la entonación, pronunciación e incluso en algunos vicios. Desde el punto vista lógico esta teoría tiene fundamento en razón a que los primeros conquistadores de Chile eran originarios de Extremadura y, aunque las sucesivas oleadas de peninsulares que llegaron durante el período colonial a Chile eran tanto de Extremadura como de otras zonas de la península, como son Castilla y el País Vasco, la situación geográfica de Chile, muy parecida a la de Extremadura en cuanto a altitud, clima y temperatura, sumada al aislamiento geográfico chileno hicieron que el "modo extremeño" se hiciera fuerte y se mantuviera a través de los siglos. Incluso actualmente, 500 años después de la conquista, es posible apreciar que la forma de hablar del hombre de campo chileno es muy parecida a la de su homólogo extremeño, en tanto que no es parecida a ninguna de las de los países que lo circundan.

Literatura en castúo[editar]

Desde las obras de José María Gabriel y Galán y Luis Chamizo, el castúo o extremeño hablado tradicionalmente se ha plasmado en textos escritos, configurando una literatura vernácula; donde cada vez son más los nuevos poetas y escritores que utilizan esta lengua como vehículo de cultura.[3]

Entre los nuevos libros escritos en este habla destacan:

Bibliografía[editar]

  • Dialectología de la Biblioteca Virtual Extremeña (BVE) en la página del Paseo Virtual Extremeño aparece una amplia bibliografía sobre todas las hablas extremeñas, incluyendo algunas obras como El habla en Extremadura de Antonio Viudas Camarasa; Manuel Ariza Viguera y Antonio Salvador Plans (1987): Parte 1ª y Parte 2ª.

Referencias[editar]

  1. http://www.paseovirtual.net/diccionariopopular/pueblo00.htm Sobre el término "castúo"
  2. [1] Sobre el seseo en estos lugares
  3. Herrero Uceda, Miguel y Elisa. Mi Extremadura, la cultura rural. 2012

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]