Dialectos del castellano en España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dialectos y acentos del español en España.
     Amarillo anaranjado - Hablas del norte en contacto con otra lengua      Amarillo mostaza - Resto de hablas castellanas del norte      Amarillo chillón - Hablas de transición del sur      Amarillo pálido - Dialecto andaluz

Dentro del idioma español hablado en España se considera que existen dos grandes áreas dialectales: las variedades septentrionales y las meridionales. Sin embargo, en las áreas urbanas los dialectos son menos patentes, la alfabetización de la población, el desarrollo y la expansión de los medios de comunicación, especialmente los hablados (televisión y radio), y la profusión de la literatura desde mediados del siglo XX han hecho que cada vez sea más frecuente el uso de un español peninsular común frente a los dialectos regionales, especialmente en las ciudades, llegando incluso a considerarse un rasgo de bajo estatus social el hablar un dialecto marcadamente regional.

Introducción[editar]

Todos los dialectos del castellano en España son mutuamente inteligibles entre sí. Desde un punto de vista geográfico, el dominio español de España puede dividirse en dos grandes zonas:

  1. la septentrional
  2. la meridional

La diferencia básica entre ambos dominios reside en la diferente pronunciación de la /s/ al final de sílaba. Mientras que en la mitad norte ese sonido se pronuncia, en la mitad sur se convierte en una /h/ aspirada que, en ocasiones, se pierde al final de palabra. Ejemplos: espera frente a ehpera [ɛhˈpʰeɾa], colores frente a coloreh [koˈloɾɛh] o colore [koˈloɾɛ]. Por otro lado, superpuestas con la formas propiamente castellanas, en cada una de esas dos zonas se distinguen diferentes variantes romances regionales como el leonés, el aragonés, el andaluz o el canario, que dependiendo del contexto presentan mayor o menor influencia sobre la lengua estándar.

Las diferencias geográficas nunca son abruptas sino graduales, y la transición entre los diferentes dominios dialectales resulta razonablemente progresiva, aunque no exactamente continua. En la transición de una variedad a otra se distinguen isoglosas que en ocasiones tienden a agolparse en torno a una barrera natural. Así, por ejemplo, las hablas andaluzas, las hablas castellanas o las hablas leonesas no son homogéneas. No todos los andaluces sesean o cecean ni tampoco todos los leoneses distinguen la /ll/ de la /y/ en la pronunciación. Entonces, ¿por qué hablamos de variedades distintas? Por varias razones:

  1. Por su distinto origen histórico: No todas las variedades geográficas del español tienen el mismo origen.
  2. Por la existencia de normas regionales de corrección.
  3. Por la existencia de características específicas con las que asociamos la variación geográfica. Por ejemplo, aunque no todos los andaluces seseen, consideramos típicamente andaluz el seseo.

Dialectos septentrionales[editar]

Entre ellos se cuentan los dialectos hablados en la mitad norte de la península, que se corresponde aproximadamente con las tierras castellanizadas antes del siglo XI; también incluye las hablas de los territorios ganados a lo largo del tiempo al idioma aragonés y al asturleonés. Presenta unas características más conservadoras que los dialectos meridionales. Los rasgos entre unos y otros son variables, y presentan menos homogeneidad de rasgos que los meridionales.

Entre ellos se cuentan:

Dialectos meridionales[editar]

Dialectos español septentrional.PNG

Son los comprendidos en la mitad sur peninsular y en las islas Canarias. Presentan rasgos menos conservadores en su pronunciación, con rasgos fonéticos diferenciadores muy marcados, fruto de la expansión castellana al amparo de la Reconquista hacia el sur, dando lugar a varios dialectos.

Tienden a presentar los siguientes rasgos comunes:

  • Aspiración de la s al final de la sílaba: "tiesto" suena ['tjeh.to] y "casas", ['ka.sah] o incluso ['ka.sa].
  • Yeísmo. Aunque no está generalizado, va en aumento sobre todo entre los jóvenes.

Otros rasgos con extensión más restringida son:

  • Seseo, que se da en Canarias, y en gran parte de Andalucía junto con el ceceo, pero es muy raro en Murcia (excepto en el Campo de Cartagena) y Extremadura, y no se da en el resto de la meseta.
  • Valor diferenciado entre vocales cerradas y abiertas para diferencias singulares y plurales: pie (pie), piE (pies) donde ha desaparecido la s. Se da en Andalucía Oriental, Murcia, y algunas comarcas orientales de La Mancha.

Los dialectos meridionales son:

Otras hablas[editar]

También son de destacar las hablas castellanas fruto del contacto del castellano con otros idiomas peninsulares, como el gallego, el catalán y el asturiano, en las autonomías donde éste comparte área lingüística con dichas lenguas. Este contacto se ve fomentado por el hecho de que, la práctica totalidad y en mayor o menor medida, los hablantes de estas lenguas son bilingües con el castellano. Es español hablado en estas áreas es más cercano a las variedades septentrionales. Estas hablas son:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Guillermo Herández García, José Manuel Cabrales Arteaga (2006). Lengua y Literatura 2. Madrid, SGEL-Educación. ISBN 84-7143-926-3. 
  • VV.AA. (Belén Garí, Matilde Leder, Matilde Garí) (1995). Ciencias del Lenguaje; Alfa Nauta-Programa Educativo Temático. Barcelonm, Nauta C., S.A. ISBN 84-89140-58-8. 
  • 'Alvar, Manuel' (director). Manual de dialectología hispánica. El español de España. Ed. Ariel, 1999.
  • 'Zamora Vicente, Alonso'. Dialectología española. 2ª ed. (ampliada). Ed. Gredos, 1967. 6ª reimpresión. 1996.
  • Mapas de isoglosas de variantes fonéticas del Castellano en la Península Ibérica