Las Hurdes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las Hurdes
Las Jurdis
Comarca de España
Hurdes.svg
Hurdes en Extremadura.
Hurdes en Extremadura.
Coordenadas: 40°22′44″N 6°16′48″O / 40.379, -6.28Coordenadas: 40°22′44″N 6°16′48″O / 40.379, -6.28
Capital No tiene
Ciudad más poblada Pinofranqueado
Entidad Comarca
 • País Bandera de España España
 • Comunidad Autónoma Extremadura
 • Provincia Cáceres
Municipios 5 municipios
Superficie  
 • Total 465 km²
Población  
 • Total 5172 hab.
 • Densidad 11,12 hab/km²
Localidad con mayor superficie Pinofranqueado
Localidad con mayor densidad Casares de las Hurdes
1Fuente: Instituto Nacional de Estadística (01-01-2008)
[editar datos en Wikidata ]

Las Hurdes es una comarca española situada en el extremo norte de Extremadura. Está compuesta por solo 5 municipios o concejos y 43 núcleos de población, 4 de los cuales ya están despoblados. La riqueza natural de la comarca es de carácter forestal. En altoextremeño la comarca se conoce como las Jurdes o Las Jurdis. Pese a no pertenecer a la misma provincia, el territorio está ligado al valle de Las Batuecas, en cuya parte baja se asienta, no obstante, la alquería hurdana de Las Mestas.

Municipios[editar]

Municipio Población Superficie Densidad
Caminomorisco 1.221 147,6 8,2
Casares de las Hurdes 489 20,75 23.57
Ladrillar 204 53 3.85
Nuñomoral 1.411 95 14.89
Pinofranqueado 1.670 148,9 11,22

Geografía[editar]

Localización de la comarca de Las Hurdes en la provincia de Cáceres.

Se trata de un terreno montañoso de clima mediterráneo con influencia atlántica. Limita con la Sierra de Gata, las Tierras de Granadilla y la Sierra de Francia, (Salamanca). Forma parte de la llamada "España húmeda".

Siete ríos riegan sus valles: el río Malo o Ladrillar, el río Batuecas, el río Hurdano, el río Malvellido, el río Esperabán, el río Ovejuela y el río de Los Ángeles.

Al igual que en la mayoría de las comarcas del noroeste de la provincia de Cáceres, Las Hurdes conserva toda su herencia cultural asturleonesa, entre cuyos rasgos más característicos se encuentra el dialecto altoextremeño, perteneciente al idioma leonés.

Concejos y alquerías[editar]

El poblamiento disperso de la comarca ha hecho que los concejos estén formados por pequeñas entidades de población que son conocidas con el nombre de alquerías.

Caminomorisco[editar]

Casares de las Hurdes[editar]

Ladrillar[editar]

Nuñomoral[editar]

Pinofranqueado[editar]

Casar de Palomero[editar]

Históricamente no perteneciente a la comarca, constituye junto con el resto de concejos la Mancomunidad de Las Hurdes.

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

Los primeros datos sobre la actividad humana en la comarca se remontan al Calcolítico. A esta época pertenecen los grabados rupestres -o petroglifos- más antiguos de un conjunto de arte prehistórico que abarca un arco temporal comprendido entre el 4000 a. C. a Época Romana. Si, en cambio, se tienen en cuenta las representaciones de pintura esquemática de las Batuecas, en las proximidades de Las Mestas, los primeros vestigios de poblamiento pueden retrotraerse al 8.000 a. C. La ocupación de Las Hurdes debió de ser, sin embargo, intermitente y no dio lugar a núcleos habitados relevantes, que tampoco han conocido un desarrollo en épocas más recientes. El ídolo-estela de El Cerezal, actualmente en el Museo Provincial de Cáceres, es el testimonio más destacado de la Prehistoria hurdana.

Época romana y árabe[editar]

La Romanización se engloba dentro de la Provincia de Lusitania, si bien las evidencias arqueológicas de este periodo son meramente testimoniales. Con la invasión árabe, probablemente Las Hurdes se vieron despobladas, si bien la leyenda recogida por Lope de Vega en una de sus obras, "Las Batuecas del duque de Alba", habla de grupos humanos aislados descendientes de los godos a finales del siglo XVII. Más allá de las elucubraciones del escritor, los primeros testimonios escritos sobre algunas alquerías se remontan a finales del siglo XII, citándose los nombres de "Riomalo", Batuecas, "Mestas" y "Ovejuela". El pastoreo de cabras introduciría nuevamente al hombre en estas tierras y la estabilización de algunas majadas daría lugar a las primeras alquerías estables.

Integración en La Alberca[editar]

En 1289 "la dehesa de Jurde" es cedida por la Villa de Granadilla a La Alberca, la dependencia a la villa salmantina que se prolongaría durante siglos para más de la mitad de la Comarca, la dependiente del Concejo de Nuñomoral. En el siglo XVI se estableció un censo enfiteútico sobre los habitantes de Las Hurdes. Es también en esta época cuando la Leyenda Negra empieza a cobrar fuerza y cuando Lope de Vega, basándose en las noticias del licenciado Alonso Sánchez, escribe su pieza teatral. La fascinación creada por la pieza teatral hace que, en adelante, sean muchos los que escriban sobre la comarca, aumentando el bulo.

Siglos XIX y XX[editar]

Tipo de las Jurdes, fotografiado por Venancio Gombau.

Ya en el siglo XIX, tras separarse administrativamente de La Alberca, con la división provincial de Javier de Burgos, en 1833, los visitantes ilustres de la comarca, que es también un lugar para desterrados, empiezan a crecer. El doctor Bide, en 1892, tras viajar por Las Hurdes, presenta un informe en el "Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid", en el que denuncia las difíciles condiciones de vida de los hurdanos. La Sociedad "Esperanza de Las Hurdes", dirigida por Francisco Jarrín, obispo de Coria, inicia obras caritativas en la Comarca, que tienen su punto álgido con el I Congreso Nacional de Hurdanos y hurdanófilos, en 1908. En 1904, Gabriel y Galán recita "La Jurdana". En 1913, Unamuno dedica un capítulo de "Andanzas y Visiones Españolas" a Las Hurdes, denunciando aún más las condiciones sanitarias de sus habitantes. Posteriores informes de los doctores Gregorio Marañón, Goyales y Bardají, que más tarde será Subsecretario de Sanidad, hacen que Alfonso XIII se decida a conocer la comarca en 1922. Tras la visita real surgen iniciativas para promocionar el desarrollo hurdano, primando el factor asistencial. Las Hurdes, no obstante, pasan a convertirse en el paradigma del atraso del medio rural en España, a raíz de la película Las Hurdes, tierra sin pan, que Luis Buñuel realizó en 1932 y en la que se denunciaba la dura situación de la comarca.

Grupo de jurdanos ante la cámara fotográfica, fotografía obra de Venancio Gombau (1862-1929), publicada en las páginas de La ilustración española y americana en 1908.

Tras la Guerra Civil, el dictador Francisco Franco pone en marcha un plan para la comarca cuya base es la repoblación forestal de grandes masas de pinares. Los jornales que estos trabajos proporcionan a los hurdanos ayudan a paliar el hambre y frenan la emigración pero acaban con un ecosistema propicio para el pastoreo y la apicultura, los dos principales sectores de la economía hurdana. En 1976, se produce un nuevo intento de desarrollo, el Plan Hurdes de Manuel Fraga Iribarne. Pese a la buena acogida entre los hurdanos no tarda en descubrirse el poco efecto en la comarca. Crece, como nunca, la despoblación y los incendios forestales arrasan Las Hurdes. En 1988, el II Congreso Nacional de Hurdanos y Hurdanófilos, organizado por AS-Hurdes, demanda mayor participación de los hurdanos en las políticas que afectan directamente a la comarca. El congreso cuenta con la participación de especialistas de renombre pero, en líneas generales, el nivel de sus participantes es claramente inferior al de 1908. En la década de los Noventa el turismo crece en Las Hurdes y se consolida como una nueve fuente de ingresos. La visita real de 1998, trata de ser utilizada por los hurdanos para ofrecer una imagen de normalidad pero a su vez para ofrecer a la sociedad un lugar con características singulares. Los planes de desarrollo rural, con fondos FEDER, que, poco después, apuestan por el turismo consiguen que el turismo se consolide como gran fuente de ingresos en la comarca junto con la apicultura y el olivar.

Situación actual[editar]

Pese a todo, la situación actual de Las Hurdes sigue siendo difícil y la pérdida y el envejecimiento de población su principal lastre. Los municipios de Caminomorisco y Pinofranqueado han conocido cierto desarrollo pero en Nuñomoral, Casares de las Hurdes y Ladrillar la recesión es muy fuerte.

Economía[editar]

Históricamente ha sido una comarca aislada de su entorno y de difíciles condiciones económicas para sus habitantes, pero se basa en el autoabastecimiento a través de pequeños cultivos de varios tipos. La población se distribuye en pequeños pueblos de 100 a 400 habitantes y en algunas alquerías. La economía tradicional de Las Hurdes se ha basado en los productos naturales del lugar: miel, olivo, patatas, cereales, corcho, carbón de brezo, etc. En la actualidad, la economía comarcal ha mejorado notablemente. El turismo rural está cobrando cada vez más importancia.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]