Caso Almería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caso Almería
Tribunal Tribunal Supremo de España
Fecha 10 de mayo de 1981
Sentencia 28 de julio de 1981
Palabras clave
homicidio
[editar datos en Wikidata ]

El Caso Almería comienza el 10 de mayo de 1981, cuando aparecieron tres cuerpos abrasados dentro de un Ford Fiesta, en un barranco de Gérgal, Almería. El informe de la Guardia Civil señalaba que habían intentado huir, responsables del atentado contra el General Valenzuela", que había sucedido un par de días antes. Incluso les ponían apellidos: eran "Mazusta, Bereciartúa, y Goyenechea Fradúa". Día y medio después, tres familias, dos en Santander y una en Pechina (Almería) eran requeridas para asistir a Almería. Eran las familias de un salmantino, Luis Montero García; un santanderino, Luis Cobo Mier, y un emigrante, Juan Mañas Morales de aquella misma Almería, donde los tres iban a ser asesinados, y posteriormente quemados para borrar huellas, por fuerzas de la Guardia Civil, al mando del teniente coronel Carlos Castillo Quero.[1]

Los hechos[editar]

El caso Almería tiene un preludio el 7 de mayo de 1981, en Madrid. La banda terrorista ETA atenta contra el jefe del Cuarto Militar del Rey, General Joaquín Valenzuela -hiriéndolo de gravedad-, y asesina a sus tres acompañantes.

Tres días más tarde los jóvenes Juan Mañas Morales (24 años) trabajador de FEVE, Luis Montero García (33) trabajador de FYESA y miembro del PCE y Luis Manuel Cobo Mier (29) trabajador de ACERIASA se dirigían desde Santander hasta Pechina (Almería) para ir a la comunión del hermano del primero. Una avería en su vehículo, obliga a los jóvenes a parar en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), para, más tarde, reanudar viaje en tren hasta la localidad de Manzanares donde alquilan un Ford Fiesta verde. Un vecino de la primera localidad manchega, tras ver las fotos en televisión de los terroristas de ETA; Mazusta, Bereciartúa y Goyenechea Fradúa, confunde a los chicos con los miembros de la banda. Tras la llamada de este ciudadano a la Guardia Civil, ésta montó la caza y captura del presunto comando terrorista. Al frente del grupo se situó el Teniente Coronel Carlos Castillo Quero.

La tarde del sábado 9 de mayo de 1981 el Ford Fiesta aparca en la avenida principal de Roquetas de Mar en el paseo marítimo en una tienda de souvenirs. Juan Mañas, natural de la localidad almeriense de Pechina, acompaña a sus amigos y compañeros de trabajo en FEVE de Santander Luis Cobo y Luis Montero, ambos invitados a acudir a la primera comunión de su hermano Francisco Javier. Antes Mañas quería enseñarles Almería. Los tres jóvenes desconocían que el día anterior de que ellos iniciaran el viaje el teniente general Valenzuela había sufrido un atentado de ETA.

Mañas, Montero y Cobo fueron detenidos a las 21:05 sin oponer resistencia en una tienda de la localidad, mientras hacían unas compras. Al día siguiente, los cadáveres de los tres aparecieron dentro del Ford Fiesta, calcinados y agujereados por múltiples balas.

Castillo Quero y sus hombres de confianza (hasta un total de 11 guardias civiles) torturaron a los tres inocentes durante toda aquella noche en un antiguo cuartel abandonado de la Guardia Civil, que estaba situado en la localidad almeriense de Casafuerte. Tras descubrir el error, intentaron borrar todas las pruebas. Tuvieron que descuartizar a los jóvenes para meterlos dentro del coche. Los tirotearon para simular que murieron en un supuesto tiroteo. Después se los llevaron, despeñaron el vehículo y le prendieron fuego comprando gasolina con el dinero que llevaban los jóvenes en los bolsillos.[2]

La versión oficial[editar]

El domingo día 10, un comunicado oficial anuncia la muerte de los tres terroristas en un tiroteo con la Guardia Civil. Ese tiroteo no fue real, puesto que el Teniente Coronel descargó las balas en ellos después de muertos para que pareciese que habían muerto en un presunto tiroteo. Después de haberlos torturado en un cuartel abandonado, se dieron cuenta de que no eran los terroristas, y los descuartizaron, vaciando varios cargadores de balas en cada uno de ellos para simular aquel tiroteo. Después, con el dinero que llevaban las víctimas para comprar los regalos de la comunión del hermano de Juan Mañas, compraron gasolina, y los quemaron.

Los cuerpos de los jóvenes fueron encontrados quemados en el interior del coche en el kilómetro 8,400 de la carretera de Gérgal. "Según la versión oficial, los detenidos como presuntos terroristas estaban armados e indocumentados y eran conducidos a Madrid en coche. Cuando intentaron agredir al conductor, los guardias civiles se vieron obligados a disparar contra las ruedas del vehículo en el que iban esposados." Ésa es la versión civil, La Guardia Civil fue manchada por este caso, y por ello después de la muerte de estas tres personas,sus familiares también fueron perseguidos. Posteriormente a la masacre, el Teniente Coronel escribió una carta a la familia Mañas de Pechina, donde detalladamente describió cómo mató a los tres chicos. Tal carta es propiedad de la familia y no aparece en ningún sitio web, ni público.

En lo referido a los juicios, al abogado oficial de la familia Mañas le instalan una bomba en su coche. No se sabe quién fue, sólo que el abogado encontró un anónimo en el que decía que habían visto a alguien manipulando el coche, y que tuviese cuidado. Para comprobarlo tiró una piedra y el coche voló. Más tarde el abogado se retiró de su oficio después del atentado contra su vida.

Juan José Rosón, entonces Ministro del Interior, repitió la versión de la Guardia Civil, en comparecencia parlamentaria a pesar de que en la prensa se describía que "los cadáveres, atrozmente calcinados, aparecen sin piernas y sin brazos, y tienen visible orificios de bala en distintos puntos del tronco y del rostro".

La condena[editar]

El 28 de julio de 1981, la Audiencia Provincial de Almería condena a los tres agentes por tortura y homicidio - "por ser criminalmente responsables de tres delitos de homicidio" y se marca el pago de una indemnización de tres millones de pesetas a las familias de las tres víctimas. En 1984 el Tribunal Supremo confirmará la sentencia de 24 años de cárcel para el Teniente Coronel Castillo Quero, 15 para el Teniente Gómez Torres y 12 para el Guardia Fernández Llamas. El cumplimiento de la condena estuvo salpicado de irregularidades, ya que hasta que los homicidas fueron expulsados de la Guardia Civil, cumplieron condena en centros militares, en lugar de en cárceles ordinarias y cobraron el retiro -varios millones de pesetas- de los fondos reservados del Ministerio del Interior. El abogado que representaba a las familias de los fallecidos, Darío Fernández, recibió muchas amenazas de muerte y tuvo que esconderse. Llegó a vivir oculto en una cueva.

El Caso Almería hoy[editar]

Ningún otro Guardia fue juzgado y condenado por la Audiencia de Almería como autor material del asesinato de Mañas y sus amigos. De hecho, a fecha de hoy (2010), 31 años después hay 8 Guardias Civiles que no han sido juzgados: Sargento Rafael Cañadas Pérez, Sargento Antonio González Hueso, Cabo Primero Guillermo Visiedo Beltrán, Guardia Civil Eduardo Fenoi Rodríguez, Sargento Juan Sánchez Cabrera, Guardia Civil Ángel Ojeda Guerrero, Guardia Civil Antonio Pavón Merino, Guardia Civil Segundo Juan Martínez Castro.[3]

Castillo Quero ingresó en la cárcel de Guadalajara en octubre de 1985 procedente del presidio militar del castillo de Santa Catalina (Cádiz). Tres años después accedió al tercer grado penitenciario y en octubre de 1992, tras cumplir las tres cuartas partes de su condena, salió de la prisión de Córdoba en libertad condicional. Falleció de muerte natural el 3 de abril de 1994 en su casa de Córdoba.

Los familiares de Juan Mañas ha solicitado a varios organismos y en varias ocasiones que su hijo y sus dos compañeros sean reconocidos como víctimas del terrorismo. Aún hoy no han recibido respuesta.

Película[editar]

Existe una película titulada, El caso Almería, (1983) dirigida por Pedro Costa e interpretada por Agustín González, Fernando Guillén, Manuel Alexandre, Margarita Calahorra, Iñaki Miramón, Pedro Díaz del Corral, Antonio Banderas y Juan Echanove, que relata lo sucedido desde la partida de los tres jóvenes hasta la resolución final de los juicios.

Referencias[editar]

  1. El caso Almería:Mil Kilómetros al sur, Antonio Ramos Espejo. Ed. Argos Vergara, Barcelona abril de 1982
  2. El Caso Almería, Dirigida por Pedro Costa en 1983
  3. Diario "El País", Ed. 10 de julio de 1981

Enlaces externos[editar]