Braga (prenda de vestir)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bragas modernas.
Este artículo trata especialmente sobre la palabra «braga» y de la evolución de dicha prenda desde el tiempo de los romanos. El término como tal sólo quedó recogido en España para referirse a la prenda interior que usan las mujeres, cuya equivalencia en otros países hispanos ha dado lugar a palabras totalmente distintas pero en definitiva con el mismo significado.

Las bragas son una prenda interior que usan generalmente las mujeres. Cubren desde la cintura hasta el arranque de las piernas y tienen dos aberturas para que éstas puedan pasar. Con el tiempo y las diferentes modas y usos, las bragas han evolucionado en su forma y de paso también en su nombre, aparte de los distintos apelativos que esta prenda pueda tener en diversos países de habla hispana. Son muchos los eufemismos que en la actualidad se emplean para sustituir el término braga. Hoy en día, el equivalente de esta prenda en masculino es calzoncillo.

Culote antiguo de algodón.
En tanga y topless.

Antiguamente la palabra “bragas” se refería a una prenda masculina; todavía se emplea la frase “es un hombre bien bragado”, para significar que es valiente, con una clara referencia a lo que las bragas cubren. Y aún se conserva otro rastro del uso masculino de esta prenda en el sustantivo bragueta (cierre o zíper).

En el sur de la América meridional el "calzoncillo cribado" era el atuendo típico de los gauchos de inicios del siglo XIX. Se trataba de unas bragas criollas con encajes decorativos que constituían una prenda de orgulloso lucimiento, ya que podían llegar al tobillo y eran visibles bajo el chiripá (especie de lienzo externo que se pasaba entre las piernas por encima de las bragas, ajustándolas, y que se sostenía ciñéndolo en la cintura con una faja o cinturón). Hoy el gaucho o peón de campo no usa aquellas típicas bragas criollas sino unos muy amplios pantalones camperos llamados bombachas de campo, que no son prenda interior. Sólo algún artista luce aquellos vistosos calzoncillos cribados cuando se rememora la tradición argentina en actuaciones folclóricas.

Geosinónimos y localismos[editar]

España es el único país hispanohablante que llama “bragas” a las prendas íntimas femeninas, que cubren el pubis y a veces los glúteos. A su vez, España es el único país hispanoparlante donde la palabra tanga (un estilo de prenda íntima que es muy delgada en la parte trasera y deja al descubierto los glúteos) es de género masculino, por lo que en España se dice "el tanga" en lugar de "la tanga" (como se dice en todos los demás países hispanoparlantes).

A continuación la denominación que reciben las prendas femeninas según el país:

  • En Argentina, Paraguay y Uruguay: la bombacha (diminutivo: la bombachita, plural: las bombachas). Se nombran también numerosas variantes que dependen del estilo específico de la prenda íntima y de su forma: el culotte, la vedetina, la trusa, el bombachón, y si es muy delgada por detrás y deja descubierta la cola, son llamadas como: la tanga, la colaless, el hilo dental o el conchero, dependiendo del diseño. También se suele utilizar el sufijo "-less" para nombrar las prendas de lencería que han sido modificadas en su diseño para ser más delgadas en la parte de la cola, y dejarla descubierta (culotte-less, body-less).
  • En Bolivia y Perú: calzón o trusa (si es muy delgada por detrás: tanga, o incluso hilo dental).
  • En Chile: calzón, calzones o cuadros (si es muy delgada por detrás, colaless o hilo dental)
  • En Colombia: cucos, calzones, pantaletas o panties (si es muy delgada por detrás: tanga, o incluso hilo dental).
  • En Costa Rica: calzones o calzón, blúmer cuando es grande o amplio, tanga si no cubre totalmente las nalgas o hilo si no las cubre del todo.
  • En Cuba, blúmer o blume, que viene del vocablo inglés bloomer.
  • En Ecuador: Antiguamente se usaba la palabra calzonarios. Actualmente se los denomina de acuerdo al tamaño: "calzón" cuando son grandes, "tanga" cuando el área que cubre es más pequeña y se denomina "hilo dental" cuando apenas cubre la zona íntima por delante y es muy delgado por detrás. Para el caso de prendas masculinas se usa calzoncillos.
  • En El Salvador: Antiguamente se usaba "bloomer pierna alta". Actualmente se los denomina de acuerdo al tamaño: "calzón", "bloomer" o "Cacheteros" cuando son grandes, "tanga" cuando el área que cubre es más pequeña y se denomina "hilo dental" cuando apenas cubre la zona íntima por delante y es muy delgado por detrás. Para el caso de prendas masculinas se usa calzoncillos.
  • En España: bragas o braguitas (si es muy delgada por detrás, tanga).
  • En Honduras: Pantie o calzón (si es en bikini se le llama tanga).
  • En México: calzones, chones (términos usados indistintamente para las prendas masculina y femenina, el segundo es un eufemismo del primero), jaulas o pantaletas (si es muy delgada por detrás, tanga).
  • En Panamá y Puerto Rico: panty (del inglés panties).
  • En República Dominicana: panties (si es muy delgada por detrás: tanga, o incluso colaless) y blumen, que proviniene del vocablo inglés bloomers.
  • En Venezuela: pantaletas (si es muy delgada por detrás; hilo, hilo dental o tanga).

En otros países de América Latina es llamado "calzón de mujer" o "calzoncillo femenino". Es de hacer notar que algunas de estas denominaciones pueden recibir indistintamente el nombre en singular o plural, para referirse a una sola pieza. En el lenguaje formal se denomina "ropa interior femenina" o "lencería". Además las variedades de prendas reciben distintas denominaciones y también suelen variar en cada país.

Etimología[editar]

Se cree que la voz “braga” procede de los celtas, que a su vez la tomarían de los germanos. La palabra original es bracca, cuyo sonido de la kk se hace sonoro y se convierte en g. De esta manera bracca da braga.

Historia y evolución[editar]

Período antiguo y clásico[editar]

El taparrabos es el tipo más simple de prenda íntima y, probablemente, fue la primera ropa interior utilizada por los seres humanos. Un taparrabos puede tener dos formas principales. La primera consiste en una larga pieza triangular de tejido, con cuerdas o cintas cosidas a las esquinas. Las cintas se atan alrededor de la cintura y el trapo o cuero se pasa entre las piernas entremetiéndolo en la banda resultante para sujetarlo. La forma alternativa es más similar a una falda: un trapo enrollado varias veces alrededor de las caderas y después sujeto con un ceñidor o cinturón.

En la mayoría de las civilizaciones antiguas ésta era la única ropa interior disponible y, aun en la actualidad, los taparrabos siguen siendo utilizados como única vestimenta por tribus que habitan regiones tropicales, incluso es la prenda interior tradicional en muchas sociedades asiáticas. Se tiene noticia a través de las descripciones de los escritores griegos y romanos que éstos utilizaban una prenda equivalente a lo que conocemos como bragas. La utilizaban en distintas actividades de su vida:

  • Para cubrirse púdicamente en los baños públicos.
  • En las luchas en que los hombres que participaban lo hacían desnudos.
  • En los ejercicios de natación llevados a cabo como entrenamiento de los soldados para las batallas.
  • Los pregoneros llevaban esta prenda bien ajustada para proteger la tripa del esfuerzo que hacían con la expulsión de la voz, que podía llegar a herniarles. Por esta misma razón la usaban también los comediantes, cantantes y trompeteros.

Griegos[editar]

Los griegos habían tomado contacto con esta prenda de vestir a través de los pueblos orientales y sobre todo de Asia Menor. Distinguían cada forma particular dándole nombres distintos, que más tarde los romanos nombraron de nuevo haciendo uso de la palabra que ellos conocían y que les era más familiar: bracca o bracae.

Los griegos llamaron αναξυριδες a una especie de pantalón ajustado que llevaban los persas y las amazonas, tal y como se ve en sus representaciones (según cuenta Ovidio en sus escritos). Los θυλακoι eran pantalones amplios que llevaban los frigios y los asiáticos. Según la leyenda, era la prenda habitual de Paris. Se pueden ver ejemplos en los mosaicos de la ciudad romana de Pompeya. Los romanos llamaron a esta ropa brácae laxae. Los griegos conocían también lo que los romanos llamaron brácae virgatae o brácae pictatae, unos pantalones con rayas, muy abigarrados con bordados. Era muy común en Asia Menor (actual Turquía).

Galia Braccata[editar]

Así llamaron los romanos a la región comprendida en la Galia y que más tarde tomaría el nombre de Galia Narbonense. Llamaron así a esta región porque los galos que habitaban en ella llevaban una vestimenta especial que llamaban bracca. Eran pantalones ajustados al cuerpo, hechos de piel de animal.

Cuando los romanos tomaron contacto con estas gentes no habían visto nunca pantalones y les llamó tanto la atención que incluso bautizaron el territorio con este nombre. Con el tiempo, los romanos copiarían para sus soldados este tipo de prenda, cambiando incluso el material de la piel por otro de lana, más cómodo y adaptable.

Bracatus totum corpus.

Pero la palabra bracca o el plural galolatino bracae sería en lo sucesivo utilizada para todas las variantes, incluso es la palabra que ha llegado hasta nuestros días para referirse a una prenda femenina cuyo diseño está ya muy lejos de aquel que utilizaban los galos.

Al norte de Portugal, cerca de Galicia, existe una ciudad que se llama Braga. Este topónimo viene del que le dieron los romanos en tiempos de Augusto. Llamaron a la ciudad Augusta Braccarum, porque estaba poblada por galli braccate (‘galos bragados’), es decir, celtas que usaban los pantalones descritos anteriormente.

Más tarde, cuando los romanos copiaron y adoptaron la bracca de los galos, empezaron a usar dos formas bien diferenciadas:

  • Bracatus totum corpus, es decir ‘bragado todo el cuerpo’. Era una traje especial que cubría a la persona de la cabeza a los pies.
  • Bracatus miles (‘militar bragado’). Antes de adoptar la prenda, los romanos llamaban así a los soldados extranjeros que la portaban. Pero a partir del emperador romano Alejandro Severo (222-235 d. C.), esta prenda fue copiada y confeccionada para el ejército romano, a imitación de los galos. Puede verse en las figuras que están esculpidas en el arco de Constantino en Roma.

Edad Media y Renacimiento[editar]

A partir de la Edad Media la lencería se hizo más holgada, fabricándose con materiales más suaves, como el algodón o el lino. El taparrabos fue reemplazado por una prenda suelta parecida a los pantalones o como los ahora llamados pololos o culotes, que se ataban a la cintura y a las piernas (a la altura de la pantorrilla). Los culotes han persistido hasta el siglo XX.

Parece que durante este periodo aparecieron también los cinturones de castidad, inventados por los cruzados, muy preocupados por la fidelidad de sus esposas en sus largas ausencias (al menos esa es la leyenda). Los investigadores modernos dudan que estos artilugios se utilizaran con frecuencia.

La era industrial y el siglo XX[editar]

Ropa interior de la dama (revista de moda de 1913).

La invención de las máquinas de hilar y las desmotadoras, hacia la segunda mitad del siglo XVIII, facilitaron la elaboración de tejidos de algodón. Las fábricas producían ropa interior de manera masiva y, por primera vez, la gente empezaba a comprarla en lugar de hacerla en casa. El modelo corriente del siglo XIX, tanto para hombres, mujeres y niños, eran unos trajes de este algodón tejido, que cubrían desde las muñecas hasta los tobillos. Esta “segunda piel” incluía en la parte trasera una faldilla que se desabrochaba, para facilitar la visita al aseo. Hacia finales de la primera década del siglo XX, el traje entero se dividió y las mujeres comenzaron a elaborar este básico dos piezas en encaje.

A medida que las décadas pasaban la ropa interior femenina se acortaba para seguir el ritmo de las faldas, que menguaban y menguaban. Y ya en el presente, la comodidad y durabilidad de la ropa interior ha dado paso a la moda y la sofisticación, más encaminada al lucimiento que al abrigo o protección de esa parte de la anatomía femenina.

Tipos de bragas[editar]

  • Braga: es el más convencional. Cubre más que los tangas y menos que los culottes.
  • Tanga: deja las nalgas al descubierto
  • Culotte o culotes: cubren más las nalgas, casi como un calzoncillo. Antes y hasta mediados del siglo XX se le llamaba así a una prenda que llegaba hasta las rodillas; en esta altura las perneras podían estar sueltas o fruncidas con una goma que se metía en un dobladillo. En francés llaman culotte en la actualidad (siglos XX y XXI) al equivalente español “bragas”. Hoy en día (siglo XXI) está en desuso, sin embargo, la palabra persiste y llaman así a la bragas que son como un calzoncillo casi sin pierna.

Homónimos[editar]

  • Braga: pedazo de cabo, cable o cadena empleado para embridar (o embragar) un objeto.
  • Braga militar: nombre que recibe en España la prenda elástica con dos aberturas arriba y abajo y forma cilíndrica que sirve para abrigar el cuello y proteger la cara.
  • En Venezuela el nombre braga hace referencia al overol o mameluco.

Derivados[editar]

  • Bracatus o braccatus era la persona que llevaba bragas (o los pantalones descritos). Era un epíteto que caracterizaba sobre todo a los pueblos de Asia Menor, como oposición a los pueblos griegos que nunca lo llevaron, o los propios romanos que hasta la época del Imperio no adoptaron esta moda.
  • Bracarius era literalmente un pantalonero, el que confeccionaba la prenda.
  • “Bragarse” significa, en buena parte del mundo hispanohablante, juntar el valor necesario para asumir una empresa difícil o penosa.
  • “Braguero” es una prenda especial que se utiliza para sujetar las hernias y para otros menesteres clínicos. En México es una cuerda que se utiliza como una cincha para rodear el cuerpo del toro; a esa cincha o braguero se agarra el jinete que va a montar a pelo.
  • “Bragueta” es la abertura delantera del calzón o del pantalón. Tiene un sinónimo para la vestimenta femenina antigua que es “manera”, o raja en las faldas para acceder a la faltriquera (o bolsillo) que se llevaba por dentro.
  • “Bragada” es la cara interna del muslo de determinados animales.
  • “Bragado”. En Argentina, se llama de esta forma al caballo que posee las patas traseras de distinto color que el pelaje del resto del cuerpo del animal. En la tauromaquia se denomina “bragado” al toro que tiene parte o todo el vientre con pelaje de color blanco.
  • “Dar el braguetazo”: se dice de un hombre que ha encontrado un buen partido para casarse, que le saca de toda penuria y preocupación.
  • “Pillar en bragas” a alguien: sorprenderse, no estar preparado para algo.
  • “Quedar en bragas”: Ponerse en evidencia.

Lectura adicional[editar]

  • Cunnington, C. Willett & Cunnington, PhiIlis: The History of Underclothes. Dover, 1992. ISBN 0-486-27124-2

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]