Bosque en galería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bosque galería»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Afluente del Lago Erie.
Imagen de satélite de la zona de Albuquerque, donde destaca la concentración de la vegetación en torno al curso del río Bravo.
El Tajo a su paso por los Jardines de Aranjuez.

Bosque de galería, bosque en galería, bosque-galería, bosque de ribera o soto, son denominaciones de la formación vegetal o bosque caracterizado por su vinculación a la ribera de un río o entidad hidrológica equivalente. Su vegetación se califica de "riparia" (adjetivo propio del sustantivo "ribera"); sus necesidades de agua se cubren fundamentalmente por la humedad del suelo y no necesariamente por la pluviosidad; y, por lo general, crece frondosamente. Dan cobijo a gran cantidad de animales, y particularmente de aves, y muestran una capacidad de recuperación ante los incendios muy superior a la de los montes cercanos. El nombre "galería" proviene del hecho de que su vegetación cubre al río formando una especie de túnel, como en la galería de una mina. Se identifican claramente en el paisaje por ceñirse al curso del río, formando un pasillo o corredor completamente distinto del resto de la vegetación, en color y altura, además de caracterizarse por poder mantener especies caducifolias en climas con sequía, como el clima mediterráneo o el tropical seco (de sabana), al depender esencialmente de la humedad del suelo y de las características azonales de este.

La excepcionalidad de algunos de estos bosques les hacen objeto de especial protección, como los de la ribera del río Tajo en Aranjuez, convertidos en Jardines del Real Sitio, que han obtenido la calificación de Patrimonio de la Humanidad. La alteración de los bosques en galería, o bosques de ribera, por distintos aprovechamientos humanos es muy intensa, y quedan pocos intactos en España. En Sudamérica, fundamentalmente en la región selvática que incluye el Brasil, Paraguay y otros países, estos valiosos ecosistemas están siendo protegidos y la explotación humana controlada.

En algunos lugares recibe nombres locales, como soto (entre otras zonas, en el Valle del Ebro), canuto (en la provincia de Cádiz, con una vegetación relicta de Era Terciaria similar a la laurisilva). Los Llanos colombo-venezolanos contienen franjas de selvas de galería de miles de km de longitud, a lo largo de los principales ríos. También son característicos en otras zonas de Sudamérica, como la Meseta brasileña (mata de galería) y los Esteros correntinos (llanura chaco-pampeana), en el suroeste de Norteamérica (formación denominada en inglés con la adopción de la palabra castellana bosque),[1] y en el África oriental.[2]

Ripisilva, vegetación ripícola o de ribera[editar]

Es propio de estos bosques la localización de las especies en un sentido transversal al curso del río (gradación denominada catena, en cierto modo similar a las cliseries de la vegetación de montaña), siendo las más exigentes en agua las más cercanas a él, que hunden sus raíces en el mismo cauce (sauces), mientras que las menos exigentes aparecen alejadas varias decenas (a veces hasta cientos) de metros (tras el sauce el aliso, y luego chopos o álamos, el fresno, el olmo y el taray). La variedad es muy grande, tanto en talla arbórea como arbustiva y herbácea (toda clase de juncos, carrizos, espadañas, zarzas, serbal del cazador...)

Bosques galería en España[editar]

En los cursos ibéricos pueden distinguirse tres ámbitos: tramos altos, tramos medios y bajos, y cursos de caudal intermitente. En los tramos altos, la extensión y el grado de desarrollo de la vegetación están limitados por las características físicas de los cauces e hidráulicas de los cursos. Las riberas de estos medios forman parte del dominio de diversas saucedas. Los tramos medios y bajos son el ámbito de los sotos, bosques aluviales integrados pr árboles de gran talla, enlos que se reconocen diversas comunidades en función de su posición respecto a la orilla aluvial. La esctructura de las riberas cantábricas y atlánticas en estos tramos difiere de las mediterráneas, debido al contraste existente entre los regímenes fluviales de los cursos de ambas regiones. En el norte y noroeste de la Península, las alisedas de Alnus glutinosa, a veces separadas del cauce por doseles de sauces arbustivos, son el tipo de vegetación dominante, extendiéndose desde las montañas hasta las zonas bajas generalmente incorporan otras especies arbóreas en los terrenos más alejados de los cauces. La vegetación de los tramos medios y bajos de los cursos mediterráneos es más compleja, y aunque aparecen alisedas, en sustrato silíceo, las llanuras y muchas montañas quedan en gran parte fuera del área de didtribución de esta comunidad debido al alto contenido en carbonatos de los suelos aluviales.

En la región mediterránea, los terrenos más próximos a la orilla aluvial forman parte del dominio de las saucedas y tarayales, comunidades estructuralmente simples, adaptadas a encharcaminento prolongado y a la acón abrasiva de las aguas. Tamarix gallica y las especies del género Salix son siempre elementos dominantes. Junto a ella se sitúan las saucedas arbóreas y las saucedas-chopera, con sauces arbóreos (Salix alba, Salix fragilis) y chopos (Populus nigra) temporalmente inundadas. Hacia la primera terraza dan paso a las alamedas de Populus alba, temporalmente inundadas, de gran complejidad y elevada densidad, ricas en elementos lianoides : lúpulo (Humulus lupus), nueza (Bryonia cretica), clemátide (Clematis vitalba), madreselvas (Lonicera spp.) que con frecuencia albergan especies norteñas, benficiadas por las condiciones de humedad y temperatura del fondo de los valles. Excelentes ejemplos de este tipo de bosque riparios pueden observarse en las riberas del Ebro, entre Tudela y el embalse de Mequinenza (Zaragoza), del Duero en Tudela de Duero (Valladolid) o en el tramo bajo de los ríos Segre y Cinca (Lérida, Huesca). Las olmedas de Ulmus minor y fresnedas de Fraxinus angustifolia son comunidades de transición entre los ámbitos ripario y esclerófilo.

Los cursos de caudal estacional, muy frecuentes en la región mediterránea poseen una vegtación propia. Algunas comunidades carcteríticas de las ramblas y arroyos intermitentes son los adelfares (Nerium oleander), los tarayales de Tamarix gallica y en el suroeste peninsular, los tamujares, formaciones arbustivas de Securinega tinctoria.[3]

Referencias[editar]

  1. Save our Bosque Report. Fuente citada en en:Bosque
  2. Néstor Fraume, Diccionario ambiental, Ecoe, ISBN 9586484629
  3. Gil Olcina, A.; J. Gómez Mendoza (2001). Geografía de España. Barcelona:Ariel. ISBN 84-344-3468-7. 

Enlaces externos[editar]