Batalla del río Lys

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del río Lys
Batalla de Francia
16May-21May1940-Fall Gelb.svg
Vísperas de la batalla del Lys el 21 de mayo
Fecha 23 al 28 de mayo de 1940
Lugar Río Lys, Bélgica Flag of Belgium (civil).svg
Coordenadas 51°03′18″N 3°44′03″E / 51.055, 3.73416667Coordenadas: 51°03′18″N 3°44′03″E / 51.055, 3.73416667
Resultado Victoria alemana
Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania nazi Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
Comandantes
Walter von Reichenau
Georg von Küchler
Leopoldo III de Bélgica
[editar datos en Wikidata ]

El 10 de mayo de 1940, al inicio de la batalla de Francia, a despecho de los tratados internacionales, Alemania invade Bélgica, con el objetivo de penetrar rápidamente el frente francés franqueando el río Mosa en Sedán y más al norte en Dinant, Houx o Yvoir. Desde los primeros combates de diversión que tienen lugar más al norte, a lo largo del Canal Alberto, las tropas especiales alemanas se apoderan de la fortaleza de Eben Emael, que tenía reputación de inconquistable. Esta derrota y la penetración hacia el Mosa (los días 13 y 14 de mayo) llevaron al Ejército de Bélgica a replegarse prácticamente sin combatir hasta la línea Amberes-Wavre, luego al río Escalda y finalmente al río Lys. Tras este río, sin embargo poco propicio para una batalla de contención, una buena parte del ejército belga combatió ferozmente entre el 23 y el 28 de mayo de 1940, no cediendo más que algunos kilómetros de terreno a las poderosas divisiones alemanas. En pocos días mueren tres millares de soldados belgas y un número seguramente mayor de alemanes. Únicamente el simple combate de Vinkt provoca más de 150 muertos y 1.500 heridos a los alemanes el 27 de mayo.

Posición de las tropas belgas, su defensa encarnizada[editar]

Los soldados belgas ocupaban el río Lys (la fina línea azul sobre la mancha roja que indica el avance alemán con la ruptura hacia el mar en Abbeville, en el mapa inferior) entre Menin y Deinze (las cercanías de Gante, Ghent en el mapa en inglés), y se sostenían igualmente en retaguardia en un canal de derivación existente entre Deinze y el mar (paralelamente a la frontera entre Bélgica y Holanda). Luego se verá con mayor detenimiento, pero de las ocho divisiones flamencas de infantería desplegadas tras el Lys, cinco (en grados y de modos distintos) defeccionan, mientras que las 3ª, 5ª, 8ª, 10ª, 15ª y 17ª divisiones de infantería valonas (sin incluir las divisiones de cazadores de las Ardenas), no se hundirán sino bajo el fuego enemigo, siendo aún capaces de infligirle una fuerte derrota el 27 de mayo en Vinkt.

El frente se rompe el día 27 a mediodía. El comandante en jefe del Ejército de Bélgica, el rey Leopoldo III de Bélgica decide esa misma tarde el envío de un parlamentario a los alemanes. Estos exigen la capitulación incondicional del ejército para el 28 de mayo por la mañana, la entrega de todo el material militar y el libre acceso hasta el mar. En ese momento parece oportuno –aunque sea aún hoy en día objeto de controversia- que esta decisión del rey de Bélgica se tome sin demasiado contacto con los aliados británicos y franceses. El consejero militar del rey, general Raoul van Overstraeten, pensaba que el ejército belga habría podido resistir todavía un tiempo.[1] Es cierto que la capitulación incondicional del ejército belga dejó al descubierto el flanco derecho de las tropas británicas que iban a iniciar las operaciones de reembarco en Dunkerque. Y es igualmente cierto que las tropas británicas y francesas sostuvieron hasta el día 4 de junio el perímetro alrededor de Dunkerque, es decir, hasta bastante tiempo después de la capitulación belga en el mismo teatro de operaciones. Esta es la opinión de Henri Bernard, profesor honorario en la Escuela Real Militar[2] Todo parece demostrar que una buena parte de los soldados valones, sobre todo, pero también una parte importante de los soldados flamencos no libraron aquí un combate "desesperado" sino, por el contrario, un combate que esperaban victorioso contra un adversario temible (por los recuerdos de 1914 en la Primera Guerra Mundial y por el carácter totalitario del régimen nazi alemán). Los historiadores militares miden la combatividad de las tropas en razón del número de muertos y heridos de las unidades participantes. Hervé Hasquin ha mostrado que el 51,3% de los soldados muertos en las operaciones estaban domiciliados en Valonia, el 39,9 % en Flandes y el 8,8% en Bruselas, siendo así que la población valona sólo representaba entonces poco más de un tercio de la población total[3]

En la víspera de la batalla del Lys

Problemas políticos planteados por la capitulación[editar]

Por el hecho de capitular y de constituirse en el mismo acto en prisionero de guerra junto con sus soldados, el rey Leopoldo III atrae sobre sí las iras del francés Paul Reynaud, pero también del británico Winston Churchill y del propio Gobierno de Bélgica, dirigido por el católico valón Hubert Pierlot, que creía necesario que el rey prosiguiese la lucha fuera del territorio nacional codo con codo con los Aliados. Es lo que el Gobierno belga finalmente decide hacer, manteniendo de éste modo a Bélgica en la guerra en el bando Aliado, contra la opinión del rey.

Las defecciones de divisiones flamencas, factor de la derrota e inquietud de Leopoldo III[editar]

Es igualmente innegable que varios regimientos de tropas flamencas de infantería se batieron sin convicción en la línea del Lys. Lo que permite diferenciar a los regimientos valones de los flamencos es el hecho que el Ejército belga hubiera efectuado ya la segregación lingüística de sus unidades en 1938. Varias obras determinan la pertenencia lingüística de las unidades y el orden de batalla del Ejército belga en 1940. Aquí únicamente se hará mención de la infantería.[4]

Por ejemplo, el 23 de mayo, una gran parte de la 16ª División de Infantería [DI] (que se entregó al enemigo en Gante),[5] al igual que la 13ª DI.[6] El 25 de mayo por la mañana, la 4ª DI (cuyo 15º Regimiento de línea se rindió voluntariamente a los alemanes sin combatir, lo que trajo consigo la derrota de la División), se hundió[7] y es la 1ª División de Cazadores de las Ardenas la que colmata la brecha así creada. La energía de la respuesta de esta unidad, que causa 1.500 muertos y heridos al 225º RI alemán está en el origen de la Masacre de Vinkt, que presenta analogías con otras atrocidades cometidas por los alemanes en 1914, durante la invasión de Bélgica en los primeros días de la Primera Guerra Mundial. Para terminar diversas unidades de la 12ª DI y de la 9ª DI se descomponen en los días siguientes.[8] Según Raoul Van Overstrateten y Francis Balace, estas defecciones de unidades flamencas influyeron en la decisión del rey, atemorizado por la idea de que estas diferencias de comportamiento en su ejército no llevasen a los alemanes a reeditar su política de los años 1914-1918 a favor de los separatismos flamenco y valón.[9] El comandante Hauteclerc estima que las defecciones se producen por la propaganda del VNV que explota las malas condiciones sociales de los soldados (tanto flamencos como valones).[10] Otra pista debe ser igualmente analizada, la correspondiente al recuerdo de las atrocidades alemanas, memoria más viva en las zonas valonas, así como el sentimiento de injusticia lingüística de la Primera Guerra Mundial[11] Con el Gobierno, la ruptura era completa en el plano político, y así se mantuvo respecto del monarca.

La Flamenpolitik y los prisioneros de guerra[editar]

La suerte de los militares belgas no estaba clara en el momento de la capitulación, ya que los alemanes no habían decidido aún qué hacer con ellos. Decidieron mantenerlos en cautiverio y a partir de fines de mayo 225.000 fueron transportados a Alemania, en tren o barco. Los oficiales fueron internados en los Oflags (Offizierslager), principalmente en Prenzlau, Tibor y Lückenwalde. Los otros militares fueron enviados a los stalags (Soldatenlager).

Orígenes de esta política[editar]

En el cuadro de la Flamenpolitik, Adolf Hitler liberó a los soldados, suboficiales y oficiales de reserva flamencos. Aunque numerosos militares francófonos, entre ellos prácticamente la totalidad de los bruselenses, así como los soldados procedentes de la región de Arlon, lograron superar las pruebas lingüísticas a que se les sometió (o fueron liberados de oficio) y recibieron el Entlassungsschein que les permitía regresar a sus casas, la mayoría de los soldados que no hablaban lenguas germánicas fueron mantenidos en cautiverio hasta el final de la guerra. En total, unos 70.000 prisioneros de guerra belgas, entre ellos únicamente unos 2.500 neerlandófonos.[12] Entre los 67.634 prisioneros domiciliados en Bélgica en vísperas de la guerra censados por la OTAD en diciembre de 1944, 90,2 % lo eran en las provincias valonas, 5,1% en Bruselas, 3,5% en Flandes (esencialmente los cuadros del ejército profesional), y un 1,2 % de franceses domiciliados en Bélgica en mayo de 1940.[13] Esta medida discriminatoria y vejatoria fue aplicada para exacerbar los problemas de relación intercomunitaria en Bélgica y para intentar lograr una mayor colaboración de los habitantes del norte del país para facilitar la germanización y la arianización de Bélgica. La tasa de prisioneros por cada mil habitantes ers de 20 como media en Valonia, de 0,5 en Flandes y de 3 en Bruselas.[14] La mala voluntad alemana respecto de los valones es clara: el profesor Willy Bal incluso ha escrito, de forma incluso provocadora, que desde 1940, Hitler reconocía la identidad valona.[15] El doctor Gebhardt, general de las SS y médico personal de Hitler, declara el 4 de junio de 1940 al consejero militar del rey que El problema de los prisioneros es complejo; ya que será resuelto en el sentido racial. Los soldados flamencos serán liberados; los soldados valones quedarán en cautividad. Hay que resignarse. Si sólo hubiese habido flamencos en el ejército habríamos entrado en Bélgica sin disparar un solo tiro. Flandes había perdido el recuerdo de la Primera Guerra Mundial. Por el contrario, los valones lo habían mantenido vivo. Algunos monumentos, algunas conmemoraciones lo proclaman....[16] Gebhardt alude especialmente a los monumentos en recuerdo de las atrocidades alemanas, como el de Dinant.

No conceder ningún privilegio a los valones[editar]

El 14 de julio de 1940, el OKH, el Alto Estado Mayor alemán daba a conocer las instrucciones de Hitler: El Führer no ha tomado aún una decisión definitiva sobre el futuro del Estado belga. Desea mientras tanto que se favorezca de todos los modos posibles a los flamencos, incluyendo el retorno de los prisioneros de guerra flamencos a sus casas. A los valones no hay que concederles ningún privilegio....[17] El 10 de abril de 1940, Hitler había dictado órdenes para separar a flamencos de valones: los habitantes de Bruselas, sea cual sea su regimiento, deben ser considerados como flamencos si son de lengua flamenca....[18] El 20 de mayo el Völkischer Beobachter, diario oficial del Partido nazi, señala que los habitantes de Amberes no manifiestan traza alguna de odio contra Alemania.[19] El 23 de mayo,[20] el OKH ordena que no se bombardeen las ciudades flamencas. Además, William Shirer en Rise and Fall of the Third Reich, sobre la base de los recuerdos del general alemán Franz Halder, pretende que la orden dada a los tanques alemanes el 25 de mayo de no avanzar hasta Dunkerque, aún si podía tener razones militares, podía tenerlas también políticas: Hitler no quería que la batalla final decisiva, que inevitablemente provocaría grandes daños a la población, se desarrollase en un territorio habitado por el pueblo flamenco....[21] No obstante, Jean Stengers cree que la principal razón de la preferencia hitleriana respecto de los flamencos era de orden ideológico, es decir, étnico o racista. Para el historiador Philippe Destatte sin embargo, la motivación de alguno de los regimientos valones durante la Campaña de los Diecicocho días va a reforzar —incluso a determinar— la actitud diferente que Hitler adoptará respecto de flamencos y valones, y cita la orden de Walther von Brauchitsch del 22 de mayo (según Henri Bernard) de ahorrar sufrimientos a las ciudades flamencas.[22]

Uno de los orígenes de la Cuestión real[editar]

El sentimiento de esta injusticia entre los valones, la consciencia entre algunos de que las tropas flamencas habían defeccionado ante el enemigo, la oposición a la política del rey de acomodo ante el vencedor alemán entre otros (oposición manifestada igualmente en Flandes), el mayor compromiso de los valones en la Resistencia (siete veves más sabotajes en Valonia que en Flandes durante la guerra), son razones que hicieron crecer durante los años de la ocupación alemana un malestar muy profundo que se iba a manifestar desde el momento mismo de la Liberación y luego más brutalmente al regreso del rey Leopoldo III el 22 de julio de 1950 a Bélgica tras haber sido mantenido al margen durante cinco años tras la Liberación. Los violentos disturbios posteriores al 22 de julio son el epílogo de la cuestión real, trágico enfrentamiento del que el recuerdo de los incidentes en el río Lys (recordados el 20 de octubre de 1945 en el Congreso Nacional Valón) explica, al menos en parte, su aspereza.

Enlaces externos[editar]

De Waalse regimenten die hier aan de Leie dapper vochten spreken dan ook vaak en terecht over La Lys Sanglante!

Cita[editar]

El escritor valón Willy Bal que mandaba un pelotón en el 12º Regimiento de Línea (3ª División de Infantería) escribe en Au soya dès leus (Al sol de los lobos), el desamparo de los soldados (texto escrito en valón de Jamioulx):

la Lys! lès-awènes froncheneut au vint dou Sud,
lès tchans d'lin,
èl soyaz d'mé... èn'don, mès camarâdes,
què ç'ît vrèmint bièsse dè s'fe tuwer pa dou si bia tins!
lès près câsimint bons a fautchî,
més si on intindeut come dès mârtias su l'aglèmia,
c'ît lès mitrayeûses...
lès mitrayeûses qui cruwodint pas-t't-avau no djonèsse,
qui cruwôdint...

Traducción:

¡El Lys!. La avena ondula al viento del sur,/Los campos de lino, /El sol de mayo...bien, compañeros míos, +/¡Cuan estúpido era hacerse matar durante un tiempo tan apacible!/Los prados estaban ya casi a punto para la siega,/Pero se escuchaban como martillos golpeando el yunque, /Eran las ametralladoras,/Las ametralladoras que segaban de con golpe de guadaña a nuestra juventud,/ Que la segaban... [23]

Notas[editar]

  1. Raoul van Overstraeten, Dans l’étau, París, 1960
  2. Panorama d’une défaite, Duculot, Gembloux, 1984
  3. Hervé Hasquin, Historiographie et politique en Belgique, IJD et ULB, Bruselas, 1996, p. 203, nota 46 donde se indica que las cifras proceden de la respuesta ofrecida al diputado belga Théo Lefèbvre en el Bulletin des questions et réponses, Chambre des représentants sesión extraordinaria, 1946, pp.120-121, pregunta del 16 de mayo de 1946
  4. André L'Hoist, La guerre 1940 et le rôle de l'armée belge, Ignis, Bruselas, 1940, L.A. Lecleir L'infanterie, filiations et traditions, Bruselas, 1973. Histoire de l'armée belge de 1830 à nous jours, Centre de documentation des forces armées, Bruselas, 1988. tomo II De 1920 à nos jours (por lo que respecta a regimientos formados por militares profesionales). Estas informaciones pueden completarse con Francis Balace Quelle armée pour la Belgique? en Jours de guerre, Bruselas, 1991. Para terminar Éric Simón en Le rapport des forces entre la Heer [ejército de tierra alemán] et l'Armée belge, mai 1940, en Bulletin d'information du Centre Liégeois d'Histoire et d'Archéologie militaire, Octubre-diciembre de 2005, Tomo IX, fascículo 8, pp. 25-44, indica la pertenencia lingüística de los regimientos y detalla los combates, rendiciones o fallos graves de los regimientos flamencos y valones.
  5. Peter Taghon, La reddition de Gand, légende et vérité in Jours de Guerre, n° 2, Bruselas, 1991, pp.115-123. Peter Taghon, Gent, mei 1940, Historica, Gand, 1986, passim
  6. Oscar Michiels (jefe del Estado Mayor General del Ejército belga en mayo de 1940), 18 jours de guerre en Belgique, Berger-Levrault, París 1947 y General van Overstraeten (consejero militar del rey), Dans l’étau, op. cit., p.351
  7. Hervé Hasquin, Historiographie et politique en Belgique, op. cit., p.203. Peter Taghon Mai 40, La campagne des dix-huit jours, Duculot, París et Louvain-la-neuve, 1989, pp.177-178 escribe: El 15º de línea ha dejado prácticamente de existir. El capitán Locks todavía quiere desencadenar un contraataque, con su 7ª Compañía, pero cae muerto al igual que el teniente Mutsaert, en circunstancias particularmente sospechosas. Général Van Overstraeten, Sous le joug, Léopold III prisonnier, Didier-Hattier, Bruselas, 1986, p.27
  8. Respecto de la 12ª DI véase especialmente O.Michiels, op. cit., Général Van Overstraeten, Sous le joug..., op. cit. p. 36, L’Historique de l’Armée belge, op cit., p. 140 escribe, sobre la mañana del 26 de mayo: En el sector de la 9ª DI, a primera hora de la mañana, el enemigo, recibido con banderas blancas, atraviesa el canal del Mandel . Oscar Michiels, 18 jours de guerre en Belgique op. cit. p. 235 escribe que el 26 por la mañana la 12ª DI prácticamente ya no tiene infantería. El coronel belga de Estado Mayor A. Massart, Historique du 13e de Ligne, Centre de documentation historique des forces armées, Bruselas, 1982, señala (p.118) la rendición de la 5ª Compañía del 16º Regimiento de línea en el flanco derecho del 13º de línea, el 25 de mayo por la tarde.
  9. Francis Balace indica en Fors l’honneur. Ombres et clartés sur la capitulation belge, in Jours de Guerre, t. 4, Jours de défaite, II, Crédit Communal, Bruselas, 1991, pp. 23-24.: Lo que igualmente importante en el pensamiento del rey (...) es no permitir al enemigo sacar argumentos de las defecciones de algunas unidades, ya se comprenderá que se trataba de algunos batallones de regimientos flamencos, para llevar a cabo una política favorecedora del separatismo y negadora del hecho belga. Raoul Van Overstraeten, en Dans L’étau, describe a un Leopoldo III desmoralizado por las defecciones de unidades flamencas, op. cit., p. 350.
  10. En Le manque de combativité des régiments flamands en Revue des chasseurs ardennais, número 1, 1980, los soldados y suboficiales que habían sido movilizados sólo percibían ingresos ínfimos, mientras que los oficiales percibían subsidios equivalentes a los de su situación civil.
  11. Laurence Van, Ypersele in Serge Jaumain, M.Amara, B.Majerus, A.Vrindts, Une guerre totale? La Belgique dans la Première guerre mondiale, AGR-AR, Etudes sur la Première guerre mondiale, Bruselas, 2005
  12. Luc de Vos, La Belgique et la Seconde Guerre mondiale, Bruselas, Racines, 2004, ISBN 978-2-87386-355-5.
  13. Les combattants de '40. Hommage de la Wallonie aux prisonniers de guerre., Institut Destrée, A l'initiative du Gouvernement wallon, Namur, 1995, p. 24, nota 53
  14. Les combattants de 40 Ibidem
  15. Témoignage d'un Stück, Discours prononcé à l'occasion de l'hommage de la Wallonie et du gouvernement wallon aux prisonniers de guerre, le 29 avril 1995 à Liège in La Revue générale belge, Louvain-la-neuve, enero de 1996, pp. 41-45
  16. Général Van Overstraeten, Sous le joug. Léopold III prisonnier, Didier-Hatier, Bruxelles, 1988, p.20
  17. Jean Stengers, Hitler et les Flamands en Jours de guerre, Jours de défaite, pp. 125–131. Crédit Communal, Bruselas, 1991, p. 125.
  18. Jean Stengers, Ibidem, p. 126.
  19. J. Stengers, Ibid., p. 127
  20. El 22 de mayo, según Henri Bernard, profesor honorario en la Escuela Real militar, Panorama d’une défaite, Duculot, Gembloux, 1984, p.120
  21. William Shirer cité par Jean Stengers, ibid. p. 130
  22. Philippe Destatte, L'identité wallonne, Institut Jules Destrée, Namur, 1967, p. 192.
  23. Willy Bal, Oeuvre poétiques wallonnes, Association littéraire wallonne de Charleroi et Société de langue et de loittératire wallonne, Charleroi, 1991, traducción Maurice Piron


Bibliografía[editar]

  • (en francés) Livre Blanc établi par le Secrétariat du roi (1946).
  • (en francés) De Fabriebeckers La campagne de l’armée belge en 1940, Rossel, Bruselas, 1972 (con numerosos mapas y croquis).
  • (en francés) Jean Stengers, Léopold III et le Gouvernement, Duculot, Gembloux, 1980 (para los aspectos sobre el enlace con el ejército británico)
  • Richard Boijen De taalwetgeving in het Belgische Leger, Musée royal de l’armée, Bruselas, 1992
  • (en francés) Philippe Destatte, Ceux-ci se sont battus vaillamment in Les combattants de 40. Hommage de la Wallonie aux Prisonniers de Guerre, Institut Destrée, Namur 1995.
  • (en francés) Témoignages du lieutenant Delplanque in Toudi, n° 70, pp. 62-63, enero-febrero-marzo de 2006. El teniente Delplanque, oficial de la reserva, estaba al mando de la 8ª Compañía del 43º Regimiento de Línea de la 15ª División de Infantería que mandaba el general Hainin de Boussu-Walcourt y es citado en la orden del día de dicha División en los siguientes términos: Oficial de mérito, particularmente distinguido el 27 de mayo de 1940 en Passchendaele donde, a pesar de las fuertes bajas sufridas, resiste heroicamente. Este oficial recoge, principalmente en mayo de 1940, testimonios de otros oficiales sobre la defección de las tropas flamencas, en Gante (16ª DI), en Deinze (4ª DI), ainsi que en el flanco derecho del 13º de Línea en Wielsbeke (defecciones de regimientos de la 9ª DI entre ellos, según él, del 8º de Línea). Atestigua igualmente sobre la confraternización de oficiales y soldados con los alemanes el 28 de mayo y días sucesivos. Conservó con él el manuscrito durante su cautiverio en Alemania.