Batalla de Palonegro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Palonegro
Guerra de los Mil Días
Palonegro & Peralonso Map.jpg
Fecha 11-25 de mayo de 1900
Lugar Lebrija, Santander, Bandera de Colombia Colombia
Resultado Victoria gubernamental
Beligerantes
Military flag of Colombia.svg Gobierno nacionalista Single Color Flag - BF0000.svg Rebeldes liberales
Comandantes
Próspero Pinzón
Jorge Holguín
Ramón González Valencia
Henrique Arboleda Cortés
Rafael Uribe Uribe
Benjamín Herrera
Fuerzas en combate
12.000 al principio
18.000 al final[1]
7.000-8.000[1]
Bajas
1.500 muertos, 2.800 heridos y desaparecidos[1] 4.100 muertos, heridos y desaparecidos[1]
1.000 muertos, 1.700 heridos, 1.000 prisioneros y 1.100 desaparecidos y enfermos[2]
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla de Palonegro fue un enfrentamiento bélico llevado a cabo entre el 11 y el 25 de mayo de 1900, durante la Guerra de los Mil Días. Fue la batalla más importante de este conflicto y, pese a librarse dos años antes del fin de la guerra, fue decisiva para la posterior derrota de los liberales.[3]

Antecedentes[editar]

La Guerra de los Mil Días se inició en octubre de 1899; de inmediato los enfrentamientos se concentraron en el departamento de Santander, donde, inicialmente, el 12 de noviembre, los liberales intentaron tomar la capital Bucaramanga. Posteriormente, estos vencieron en la batalla de Peralonso, y ya anteriormente habían tomado la ciudad de Cúcuta, con lo que se consolidaban como fuerza beligerante y ponían en peligro el gobierno central.

Sin embargo, en febrero de 1900, los liberales quedaron aislados en Santander y con sus posibilidades de victoria ínfimas. Además, los recursos humanos de dicho departamento se agotaban mientras que las filas del ejército reemplazaban las bajas y permanecían intactas; a pesar del entusiasmo de sus voluntarios, los alzados se quedaban sin suministros, dependiendo de los que podían quitarles a sus enemigos.

Las fuerzas liberales restantes en otras partes del país esperaban la siguiente acción de Vargas Santos para decidir la acción a tomar, pero este se negaba a realizar la ofensiva en vista de la vulnerabilidad de sus fuerzas; por ello, la guerra permaneció inactiva durante varios meses. Para empeorar la situación, cuando a finales de abril Vargas Santos empezó finalmente a movilizar su ejército, ni siquiera tenía un plan definido. Avanzó hacia el sur desde Cúcuta, después de que se produjese una epidemia de malaria, y no actuó contra las tropas enemigas que permanecían en Pamplona, asumiendo que no se moverían. Estas últimas vieron cómo su comandante el general Casabianca era nombrado Ministro de Guerra y lo reemplazaba el general Próspero Pinzón,[4] un hombre muy paciente y metódico a la vez que un católico devoto que logró implantar en sus tropas la idea de luchar una Guerra Santa. Sin saberlo, ambos bandos marchaban a la vez en busca de una batalla decisiva.[5] Los movimientos de los liberales fueron rápidamente detectados por sus enemigos, y el gobierno insistió al general Pinzón sobre que iniciase una ofensiva hacia Bucaramanga, mientras los liberales seguían en ruta hacia el sur pasando por Rionegro y llegando el 10 de mayo a Palonegro, donde decidieron detener al enemigo.

Fuerzas en combate[editar]

Los diversos autores difieren bastante sobre las fuerzas que se enfrentaron en aquella batalla:[1]

Fuente Tropas liberales Tropas del gobierno
Coronel Flórez Álvarez
(primer cálculo)
7.000 9.000
Henrique Arboleda Cortés 14.000 11.443
General Manuel Casabianca 8.000 s/i
Rafael Uribe Uribe 7.000 s/i
Coronel Flórez Álvarez
(segundo cálculo)
6.000 al inicio
7.000 al final
9.000 al inicio
18.875 al final
René De La Pedreja Tomán[6] 7.000 21.000
Humberto Ricord[7] 7.000 21.561
Alfredo Camelo[8] 6.800 18.875

La batalla[editar]

Soldados gubernamentales antes de la batalla

Al día siguiente, los liberales empezaron a ocupar posiciones altas mientras empezaban a producirse los primeros tiroteos con las avanzadas del gobierno. Uribe Uribe distribuyó a sus hombres en una línea de batalla entre Palonegro y Lebrija, mientras Pinzón empezó a enviar tropas desde Bucaramanga al frente de combate, atacando unas elevaciones en las que estaba situado el pueblo de San Pablo, en el centro de la línea liberal ubicada entre Palonegro y Casa de Teja. Dicha posición se volvió el punto principal en disputa entre ambos bandos. El terreno era muy incómodo para la defensa liberal y Vargas Santos permaneció en Rionegro, de donde nunca salió a inspeccionar las líneas y reconsiderar la idea de batallar, por considerar el terreno muy desfavorable.

Para tomar unas posiciones más ventajosas, los liberales lanzaron el 12 de mayo en Casa de Teja un ataque sorpresa contra una unidad enemiga ubicada cerca; tras matar con machetes y francotiradores a las vanguardias, fueron detectados y tuvieron que lanzar una serie de ofensivas a lo largo de todo el frente, siendo rechazados en todas las ocasiones. Así, tuvieron que retirarse a sus posiciones. Mientras, los efectivos gubernamentales esperaban ansiosos la orden de ataque para acabar definitivamente con el enemigo, pero dicha orden no llegó. El día 13, los alzados se prepararon para flanquear al enemigo, rodearlo y aislarlo de las tropas en Bucaramanga, pero se produjo la llegada de un batallón nacionalista que lanzó de inmediato un asalto a Palonegro, el cual finalmente fue rechazado por una carga encabezada por Uribe que los hizo huir a sus posiciones. Los insurrectos trataron de tomar los cañones enemigos, pero fueron rechazados por una resistencia desesperada de los artilleros. Finalmente, las fuerzas del gobierno se retiraron a la retaguardia durante la noche. Pinzón se creyó completamente vencido, pero, debido a su fe religiosa, decidió permanecer en su posición y ordenó que no retrocediesen más. Tras esto, llegaron refuerzos, que le dieron una amplia superioridad numérica.

Uribe Uribe solicitó ante dicho éxito el envío de nuevos pertrechos y refuerzos, pero Vargas Santos se negó. Cuando el 14 de mayo los liberales atacaron de nuevo, los refuerzos gubernamentales permitieron rechazarlos con facilidad.[9] Posteriormente, los gubernamentales lanzaron un contraataque y recuperaron una a una las posiciones antes perdidas. Tras esto, los liberales se mostraron renuentes a lanzar nuevos ataques. Así, se llegó a un punto muerto y la batalla se volvió de desgaste; los liberales estaban en una seria desventaja puesto que empezaron a agotar con los tiroteos y ataques incesantes sus reservas de municiones y hombres, en particular en la lucha de la Loma de los Muertos, ubicada en la tierra de nadie. Tras los hechos del día 14, Vargas Santos fue consciente de que la batalla estaba perdida, pero, como le era característico, no llevó a cabo ninguna acción.[10] El 25 de mayo, Pinzón detuvo el ataque general y concentró todos sus esfuerzos en atacar el flanco izquierdo enemigo, Lebrija; los defensores estaban pobremente armados, y, ante un ataque masivo, fueron arrollados. Tras esto, los liberales notaron que las fuerzas del gobierno podían rodearlos con facilidad, por lo que se vieron forzados a retroceder a Rionegro el día siguiente, abandonando Palonegro y dando fin a la batalla más grande y decisiva de la guerra. Pinzón envió un batallón en su persecución y regresó a Bucaramanga para celebrar el Te Deum, agradeciendo a Dios su victoria. Posteriormente, fue criticado por esta acción, que permitió a los liberales escapar, pero él se justificó afirmando que los liberales no podrían mantener Santander mucho tiempo más y que era innecesario sacar de sus posiciones a todo su ejército para perseguirlos.

Consecuencias[editar]

Osario levantado en el campo de Palonegro.

Esta batalla fue definitiva en el desarrollo de la guerra; los liberales perdieron la iniciativa y continuaron su estrategia a través de una guerra de guerrillas; los comandantes liberales se retiraron y dispersaron en otros puntos del territorio nacional.

El gobierno retomó Cúcuta el 15 de julio de 1900, y con ello la guerra de posiciones desapareció, dando prioridad a las guerrillas. Los liberales se dividieron en belicistas y pacifistas. Esta batalla aseguró el gobierno conservador, pero no derrotó definitivamente a los liberales.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e Caballeros medievales | Leyendas Medievales (parte 8)
  2. Ricord, 1986: 52-53
  3. ColombiaLink.com - La batalla de Palonegro
  4. De La Pedreja, 2006: 21
  5. De La Pedreja, 2006: 21-22
  6. René De La Pedraja Tomán (2006). Wars of Latin America, 1899-1941. Ciudad de México: McFarland, pp. 22. ISBN 978-0-7864-2579-2.
  7. Humberto E. Ricord (1986). Panamá en la Guerra de los Mil Días. Panamá: Instituto Nacional de Cultura (INAC), pp. 52.
  8. Camelo, Alfredo (mayo-junio, 2000). "La tragedia de la Guerra de los Mil Días y la Secesión de. Panamá". Deslinde Nº 33, (Bogotá): pág. 11
  9. De La Pedreja, 2006: 22
  10. De La Pedreja, 2006: 23