Santander (Colombia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Departamento de Santander»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Santander
Departamento de Colombia
Bandera de Santander
Bandera

Escudo de Santander
Escudo

Lema: ¡Siempre adelante!
Himno: Himno de Santander
Ubicación de Santander en Colombia
Ubicación de Santander en Colombia
Coordenadas: 7°08′00″N 73°00′00″O / 7.1333333333333, -73Coordenadas: 7°08′00″N 73°00′00″O / 7.1333333333333, -73
Capital Bucaramanga
Entidad Departamento
 • País Bandera de Colombia Colombia
Gobernador Richard Alfonso Aguilar Villa 2012-2015
Subdivisiones 87 municipios
Eventos históricos  
 • Fundación 13 de mayo de 1857 (Estado Soberano)
1886 (Departamento)
Superficie Puesto 12 de 33
 • Total 30 537 km²
Población (2012) Puesto 6 de 33
 • Total 2 030 775 hab.[1]
 • Densidad 66,5 hab/km²
Gentilicio Santandereana/o[2]
PIB (nominal) Puesto 4.º
 • Total (2012[3] ) US$ 50,546 millones
 • PIB per cápita US$ 24 964
IDH 0,879 (2011) (2 de 33.º) – Muy Alto
Huso horario UTC -5
Código postal 68[4]
Prefijo telefónico (7)
ISO 3166-2 CO-SAN
Sitio web oficial
Colombia Santander location map2.svg
División municipal de Santander
[Editar datos en Wikidata]

Santander es uno de los 32 departamentos[5] de Colombia, está localizada en la zona nororiental del país en la región Andina y es la sexta división político-administrativa en aglomeración de personas y la cuarta economía nacional por su PIB.[1] Su capital Bucaramanga es la octava ciudad en población y la quinta zona metropolitana más poblada del país.[6]

Limita al norte con los departamentos de Norte de Santander, Cesar y Bolívar, al occidente con Antioquia, al sur con Boyacá y al oriente con Boyacá y Norte de Santander.

El nombre oficial es Departamento de Santander y recibe su nombre en honor al héroe de la independencia de la Nueva Granada Francisco de Paula Santander.

Santander se ubica en el sector nororiental de los Andes colombianos. Está conformado por 87 municipios, 2 corregimientos, 477 inspecciones de policía.[7] Estos entes territoriales se agrupan en seis provincias reorganizadas en ocho núcleos de desarrollo provincial denominados así: Área Metropolitana con su capital en Bucaramanga, Comunero con su capital en El Socorro, García Rovira con su capital en Málaga, Guanentá con su capital en San Gil, Mares con su capital en Barrancabermeja, Soto Norte con su capital en Matanza y Vélez con su capital en Vélez.

Historia[editar]

Posiblemente una de las regiones de Colombia con mayor riqueza histórica es el Departamento de Santander. Cuando llegaron los conquistadores españoles la región estaba habitada por varios pueblos, destacando entre ellos el Guane. El municipio más antiguo de Santander es Chipatá, el cual fue fundado en 1537 por Gonzalo Jiménez de Quesada de donde partió y un año después fundó a Bogotá, capital de Colombia. En Chipatá se oficializó la primera misa de toda la altiplanicie colombiana. Después los españoles se fundieron en una nueva raza con los escasos sobrevivientes del pueblo Guane exterminado por la viruela y con el paso de los años fueron protagonistas de la Revolución de los Comuneros, origen de la independencia nacional del dominio español.

Con la república vinieron las luchas intestinas colombianas en donde los santandereanos siempre estuvieron presentes.

La industria y el comercio ha florecido por épocas y durante el siglo XIX, atraídos por la naciente explotacíon de la quina y la minería del oro, llegaron infinidad de alemanes, italianos, españoles, franceses, ingleses y judíos que contribuyeron a formar la raza y las costumbres del santandereano.[8]

El presidente Mariano Ospina Rodríguez sancionó, el 13 de mayo de 1857, la ley aprobada en el Congreso de la Nueva Granada para crear el Estado federal de Santander con el territorio jurisdiccional que hasta entonces habían tenido las provincias de Pamplona y Socorro. El 15 de junio siguiente sancionó otra ley que creó otros cinco estados federales. Fue entonces cuando se agregaron al territorio del Estado Soberano de Santander los territorios del cantón de Vélez y los distritos de Ocaña. Con estas dos leyes comenzó la existencia de Santander como una de las entidades político-administrativas singulares de la nación colombiana. En 1862 se convirtió en estado soberano y en 1886 en departamento, condición que hasta hoy conserva. Su primera capital fue Bucaramanga, por disposición de la Asamblea constituyente reunida en 1857, pero en 1862 otra asamblea trasladó la capital a Socorro. Sin embargo, desde 1886 Bucaramanga se convirtió de nuevo en la capital del Departamento de Santander.

Desde el 20 de julio de 1910, las provincias de Pamplona, Cúcuta y Ocaña integraron el Departamento de Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta, de tal modo que el actual Departamento de Santander conserva apenas las antiguas jurisdicciones provinciales de Vélez, Comuneros, Guanentá, García Rovira y Soto. La provincia de Barrancabermeja (Mares) se conformó en el último cuarto del siglo XX, después de que la industria petrolera desarrolló el Magdalena Medio santandereano. Al comenzar el siglo XXI, los distritos de los ríos Opón y Carare se han desarrollado y reclaman su condición provincial, la cual no es posible otorgar pero que en un modelo legal pero innovador de organización territorial implementado por el ex-gobernador Hugo Aguilar Naranjo, recibió el carácter de Núcleo de Desarrollo Provincial.

Las provincias son una reliquia identitaria sin existencia político-administrativa real, pues no existen funcionarios provinciales como en el siglo XIX (prefectos, gobernadores, cámaras provinciales), pero la Constitución de 1991 abrió la posibilidad de restaurarlas como entes de planeación regional y concertación de los municipios.

Santander ha tenido en su historia 33 presidentes del Estado y 65 gobernadores titulares, los 6 últimos por elección popular. Ver Gobernadores de Santander. De igual manera, en territorio santandereano han nacido cuatro ciudadanos que ocuparon la presidencia del país, como fueron el general Custodio García Rovira en 1814, el coronel Manuel Serrano Uribe en 1816, Aquileo Parra Gómez entre 1868 y 1870 y Ramón González Valencia entre el 3 de agosto de 1909 hasta el 7 de agosto de 1910. Entre otros ciudadanos ilustres cabe destacar Segundo Agelvis, Mario Hernández Prada, Carlos Gómez Castro, Martín Quintero, Oscar Rodríguez Naranjo y Pacheco de Suratá.

Política[editar]

La rebelión de los comuneros[editar]

El 16 de marzo de 1781 en el Socorro (Santander) una turba enfurecida se levantó contra los abusos y oprobios de la dominación colonial. Manuela Beltrán, mujer humilde y aguerrida, arrancó e hizo añicos el edicto que anunciaba los nuevos impuestos de la corona española alentando a la muchedumbre: ¡Viva el rey, muera el mal gobierno!. Con ese acto iniciaba la revuelta más fuerte y generalizada contra el dominio español en la Nueva Granada, no superada en brazos siquiera por la guerra de independencia.

La rebelión de los comuneros, encabezada por José Antonio Galán, caudillo de origen popular y piel oscura, y del socorrano Manuel Ortiz Manosalvas, ambos próceres decapitados, fue parte de la oleada de luchas anticoloniales que recorrieron América a finales del siglo XVIII, como la insurrección andina de Túpac Amaru, la independencia de Norteamérica y la revolución Haitiana.

Para la historia de las luchas populares en Colombia, la revolución de los comuneros deja muchas lecciones que debemos aprender: la importancia de un programa revolucionario, el papel de una dirección radical y la necesidad de conservar independencia en la lucha.

La revolución de los comuneros aunque fue ahogada en sangre, tuvo destellos muy avanzados en su tiempo: repartir la tierra entre los indígenas y campesinos, liberar los negros esclavizados y extirpar el dominio español, sólo la última de estas tareas fue realizada por la “gesta” independentista de 1810 – 1819. En ese punto la revolución de los comuneros se diferencia del resto de insurrecciones andinas de su época e incluso del proceso de tres décadas más tarde: tomó en cuenta a los tres actores sociales más importantes de la vida colonial: indígenas, esclavizados y campesinos criollos pobres.

Un líder revolucionario

La revuelta hizo coincidir – en la lucha contra los impuestos – a dos sectores que tradicionalmente eran antagónicos dentro de la vida colonial: las clases populares y la aristocracia criolla de terratenientes y comerciantes. Los amos criollos usualmente se aprovechaban del descontento popular para capitalizarlo a su favor y presionar a la corona española, usando a los desposeídos como carne de cañón para luchar a favor de los intereses de los poderosos.

Las tendencias de la rebelión eran variadas, y algunos de sus “comandantes” – criollos notables y acaudalados – declararon más adelante haber sido “obligados” por el pueblo a ponerse al frente de la insurrección. Todas las clases sociales y sectores esperaban sacar beneficio de la revuelta; con lo que no contaban los gamonales y terratenientes era con que los pobres lograran hacerse a la cabeza del movimiento y tomaran el rumbo en sus manos. Como anota Indalecio Lievano Aguirre:

“las multitudes comuneras presionaban a sus jefes para que organizaran seriamente la sublevación y de la entraña del pueblo brotó el grito decisivo: ¡A Santafé! Fue ésta la consigna que espontáneamente se dio el pueblo en momentos en que sus jefes, representantes de la oligarquía criolla, sólo pensaban en servirse del temor que podían ocasionar a las autoridades los sucesos del Socorro, para conseguir ventajas personales y dirimir sus litigios con los peninsulares [españoles].”

En esta ocasión el descontento de la masa parecía no tener límites y rápidamente comenzó a desbordarse y “salir de control”. Lo más peligroso, tanto para los criollos como para los españoles, fue la aparición de una figura que desbordó el movimiento y no aceptó la voluntad de los criollos ricos: el “pardo” José Antonio Galán, un hombre instruido pero de origen humilde que tenía claros los intereses de las clases populares y que estuvo dispuesto a defenderlos hasta el final; el mejor ejemplo de ello fue su inspiradora y radical consigna: “¡Unión de los oprimidos contra los opresores!”

La lucha interna entre los sublevados no se hizo esperar, y los ricos notables de la región aprovecharon el primer momento que tuvieron para renegar de la rebelión y negociar con los españoles. La corona, que no tenía ni la mitad de combatientes de los que tenían los comuneros y temía que los sublevados de la provincia del Socorro entraran en contacto con los indígenas de los Andes que también se habían rebelado, aceptó la negociación en las llamadas “capitulaciones de Zipaquirá”. Se vio obligada a negociar, a engañar al pueblo porque de lo contrario la autoridad española podía ser fácilmente aplastada militarmente. Sin embargo y a pesar de las “capitulaciones” la revolución se abría paso:

“Comenzó entonces uno de los más espléndidos espectáculos de nuestra historia. De las villas, las aldeas y las campiñas brotaron millares de personas, armadas de palos, viejos fusiles o instrumentos de labranza, que a lo largo de caminos y veredas se encaminaron a los acantonamientos principales de la masa comunera. Lo que en un principio fue delgada fila de insurgentes se convirtió pronto en inmensa avalancha humana, sobre la cual flotaba, como una bandera, el sordo rumor de las quejas nunca oídas, de los sufrimientos no comprendidos de los desheredados, de las viejas frustraciones de un pueblo que marchaba, en apretadas montoneras, en busca de su destino. El río de la revolución acrecentaba su caudal con las aguas de millares de riachuelos tributarios.”[3]

Galán y el ejército de desposeídos que le seguía no aceptaron la capitulación y continuaron con la lucha, encabezando el ala más revolucionaria de la sublevación, es allí y sólo allí, cuando el pueblo decide tomar el destino en sus manos que podemos hablar de una revolución de los comuneros. Los criollos ricos que al principio se habían aprovechado de la situación traicionaron a Galán sabiéndolo una amenaza y lo dejaron sólo. Más adelante participarían de su juzgamiento y ejecución.

La marcha comunera, que según relatan las crónicas de la época sumaba masas de campesinos, indios y esclavos por donde pasaba, avanzó desde el Socorro con el objetivo de sitiar la capital y tomó las poblaciones de Las Cuevas, El Roble, Guaduas, Mariquita, Honda, La Mesa y Purificación (Tolima). Galán proclamó en Mariquita – entonces extensa zona minera – la libertad de los esclavos, un hecho sumamente revolucionario entonces en América, que rápidamente corrió de boca en boca y produjo sublevaciones en otras zonas mineras como Antioquia. Repartió las tierras de los latifundistas y convocó a los indígenas en Facatativá para que se unieran a la lucha y recuperaran sus resguardos. Se sabe que los Muiscas participaron ampliamente del movimiento y que levantaron reivindicaciones propias[4]. La dirección que Galán le imprimió al movimiento solucionar las bases profundas de la dominación colonial: la esclavitud, el problema agrario y la autonomía indígena. Fue un caudillo dispuesto a llevar la lucha hasta las últimas consecuencias; la victoria o la muerte, y así se verificó su derrota y su ejecución a mano de las autoridades reales.

Finalmente fue capturado y apresado, y la revuelta brutalmente reprimida. El primero de febrero de 1782 José Antonio Galán fue ejecutado, con el beneplácito de los criollos ricos que se habían beneficiado inicialmente de la insurrección. Su cuerpo fue descuartizado y los miembros colgados en las plazas de los pueblos insurgentes, como escarmiento a la población rebelde. La cabeza fue llevada al Socorro, el poblado que originó la revuelta.

Enseñanzas históricas

La revolución comunera está cargada de lecciones que bien pueden aplicarse a todas las luchas de envergadura importante posteriores en Colombia, comenzando por la guerra de independencia hasta nuestros días: la importancia crucial de aspiraciones y metas radicales, y de una dirección radical y revolucionaria.

Esas son sus falencias, y la principal de ellas fue la confianza excesiva del pueblo en los terratenientes y gamonales criollos, que no solamente abandonaron la lucha sino que traicionaron a Galán, lo que le costó la vida: este suceso que puede mal interpretarse como una simple eventualidad histórica revela de fondo profundas deficiencias en la organización popular porque demuestra que no estaba en capacidad de fundarse aun como un bloque propio y autónomo, independiente de las clases opresoras y capaz de erigirse como gobierno propio. Todo el mando principal de la revolución comunera estuvo en manos de terratenientes y notables criollos, no en manos de indios, negros o campesinos. Galán pagó muy caro el precio de su doble rebelión: rebelarse primero contra las autoridades españolas y luego contra sus jefes criollos que negociaron la insurrección.

En el departamento las ideas políticas se ubican en distintas vertientes ideológicas. Históricamente, Santander ha sido gobernado por los principales partidos políticos de Colombia: el partido conservador y el partido liberal. En la actualidad, su gobernador es Richard Aguilar Villa, y el alcalde de su capital es Luis Francisco Bohorquez.

División territorial[editar]

Santander está dividido en 87 municipios, es uno de los departamentos que más ha pocurado una conformación descentralizada por lo cual se organiza en 6 provincias regionales: Comunera, García Rovira, Guanentá, Mares, Soto y Vélez.

Colombia Santander blank map.svg


Geografía[editar]

Paramo el Picacho en la Vía Bucaramanga-Cúcuta.

Santander ocupa en el país el cuarto lugar después de Valle por su importancia poblacional y económica. Cuenta con ochenta y siete municipios y ocupa el 2.7% del territorio nacional. Con 30.537 km², su área puede compararse con la superficie de Bélgica.

Alto de la Colorada 4.440 msnm; Páramo de la Rusia 4.320. Picacho del Ture 4.300. Páramo de Cachirí 4.220. Páramo Rico 4.200. Páramo del Almozadero 4.093. Peña de Saboyá 4.003. Menempa 3.750. Alto de Tisquizoque 3.700. Páramo de Santurbán 3.700. Alto de Tona 3.700. Páramo de Guaca 3.500. Cerro de Armas 3.400. Páramo de Encino 3.370. Páramo de Onzaga 3.361 Cerro de Tisquizoque 3.326. Mesa de Juan Rodríguez 3.050. Cerro de Peñablanca 3.002.

Las mesetas, extensiones planas grandes dentro del sistema montañoso son: Bucaramanga, Ruitoque en Floridablanca, Girón y Piedecuesta, Berlín en Tona, Barichara, Plan de Armas en el municipio de Santa Helena del Opón y la Mesa de Jéridas o de Los Santos en los municipios de Piedecuesta y Los Santos.

En jurisdicción de Rionegro, sitio Galápagos, a pocos kilómetros de Bucaramanga, se encuentra el volcán más grande que hay en Santander. Está apagado y se le conoce como "El León de América". En el pasado lejano fue uno de los más violentos de que se tenga historia. El Volcán de La Teta en Matanza, sigue en importancia.

Separadas del cuerpo de la cordillera, al centro del departamento, está un conjunto de montañas de mediana elevación,la Serranía de los Yariguies. Comprende sectores de los municipios de Zapatoca, Betulia, Galán, El Hato, Palmar, Simacota, Palmas del Socorro, Chima, Contratación, El Guacamayo, Guadalupe, San Vicente de Chucurí y El Carmen de Chucurí. La Cuchilla del Río Minero al sur del departamento corresponde a los municipios de La Belleza, Florián, Sucre y Bolívar.

La mayor parte de los ríos y quebradas son afluentes del Río Magdalena. Este corre de sur a norte por el costado occidental de su geografía en una longitud de 289 km.

La región el Magdalena Medio es rica en ciénagas en donde se explota pescado y son aptas para la práctica de deportes acuáticos. Las más importantes son; San Silvestre, Opón, El Tigre, y El Llanito y Chucurí en Barrancabermeja, la de Paredes en Sabana de Torres, la Torcoroma, Yarirí y la Doncella en Puerto Wilches. Todas están ubicadas a una altura promedio de 200 msnm.

Demografía[editar]

De acuerdo al censo del 2005 (datos en proceso de consolidación), el departamento posee 2.158.000 habitantes, de los cuales 971.000 son hombres y 987.000 son mujeres, de ellos 752.000 menores de edad. El 75% vive en el Área Metropolitana. La dedicación básica del santandereano es la agricultura, ganadería, comercio, minería y servicios.

El 63% de los municipios santandereanos tiene cada uno menos de 10 mil habitantes y su predominio es la economía campesina, topografía bastante quebrada ya que están ubicados en la zona cordillerana.

27 municipios tienen entre mil y cuatro mil novecientos noventa y nueve y 29 entre esta cifra y 9.999 habitantes. De ellos 6 ciudades superan los 100.000 habitantes: Bucaramanga, Floridablanca, Barrancabermeja, Girón, Piedecuesta y San Gil son los de mayor número de habitantes, en su mayoría de vocación urbana, el 80%.

278.054 habitantes viven en la pobreza y 91.071 en la miseria, el resto tiene condiciones buenas o muy buenas.

La más baja calidad de vida está en García Rovira. Casi ninguna propiedad rural llega o pasa de 10 hectáreas . La más alta calidad de vida está en el Área Metropolitana de Bucaramanga, la segunda a nivel nacional después de Bogotá.

Etnografía:

El territorio de Santander fue de los primeros con presencia de conquistadores y colonos españoles desde comienzos del siglo XV. La gran mayoría de estos provenían de las regiones de Castilla, Navarra y País Vasco en España. Antes de la llegada de los españoles el territorio estaba habitado por los pueblos Guane y Motilón en el norte, y por unas ramas del pueblo Chibcha en el sur. Estos pueblos no eran muy avanzados en comparación con los del altiplano cundi-boyacense y eran también mas reducidos en número, lo cual sumado a los desplazamientos y enfermedades contraidas de los colonos españoles, provocó un descenso dramático de su población a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, llevando a casi su extinción.

Adicionalmente, durante la república liberal de mediados del siglo XIX se presento una importante migración de ciudadanos alemanes, suizos, austriacos e italianos al entonces llamado "Estado de Santader", primordialmente a las poblaciones de Socorro, Zapatoca y Bucaramanga, Todo lo anterior lleva a que haya predominado el fenotipo mestizo y blanco en el actual Santander.

Al igual que la región cundi-boyacense, Santander siempre se caracterizo por la casi inexistencia de grandes latifundios o haciendas que justifcaran la compra de esclavos africanos, lo cual explica la baja presencia de comunidades afro.

Actualmente, debido al auge de Bucaramanga como centro educativo y empresarial, y de Barrancabermeja como polo industrial, se ha dado una migración de varios zonas del país, especialmente de la costa atlántica y los llanos orientales que ha venido configurando una nueva composición etnográfica del departamento.

Las principales ciudades del departamento según el censo de 2005 proyectadas para el 2012 son:

Bucaramanga
Bucaramanga
Barrancabermeja
Barrancabermeja

Floridablanca
Floridablanca

Num. Ciudad Pob. Num. Ciudad Pob. Girón
Girón
Piedecuesta
Piedecuesta
San Gil
San Gil
1 Bucaramanga 526.341 6 San Gil 106.000
2 Barrancabermeja 300.000 7 San Vicente 32.000
3 Floridablanca 280.562 8 El Socorro 21.275
4 Girón 180.290 9 Vélez 20.375
5 Piedecuesta 162.914 10 Málaga 18.552
Fuente:[9]


Economía[editar]

La economía del departamento de Santander esta determinada por su vocación histórica a la producción agrícola. Sin embargo con los procesos de desarrollo económico desarrollados a partir del gobierno de Enrique Santos en los años treinta, se intenta en Santander generar un proceso de industrialización. Entre las economías regionales colombianas, la de Santander es una de las que está creciendo a un ritmo más acelerado. Su participación en el total del PIB nacional se incrementó en más de un punto porcentual entre 1990 y 2005, al pasar del 5,06% al 6,39%. En la actualidad, ocupa el cuarto lugar entre los departamentos colombianos por el tamaño de su economía, superando a Cundinamarca y al Atlántico. Tiene además uno de los ingresos per cápita más altos del país, mayor al de Antioquia y el Valle del Cauca y muy cercano al de Bogotá.

  • turismo: La industria del turismo ha sido impulsada en los últimos años con atractivos como Panachi (Parque Nacional del Chicamocha) localizado sobre el cañón del Chicamocha una de las maravillas naturales de Colombia, cuenta con el teleférico más largo de suramérica; bajo el eslogan "Santander tierra de Aventura" el departamento promociona deportes de aventura como el canotaje en los ríos Fonce, Suárez y Chicamocha, espeleología en cuevas como: El indio, el yeso, el Nitro, torrentismo, caminatas, cabalgatas por bosques entre otros.

También son importantes los cultivos de café, palma, y frutas: (sandía, piña, mandarina, naranja).

  • Minería En Santander, hacia el oriente del territorio, hay abundancia de yacimientos (afloramiento) de minerales metálicos de origen ígneo-metamórfico (Oro, plata), debido al tipo de roca. Claro está que también hay yacimientos de minerales no metálicos (radiactivos) por cuanto los estratos geológicos se presentan de manera desordenada, pero en menor proporción.

En el centro y occidente se concentran yacimientos de minerales no metálicos de origen sedimentario y también algunos afloramientos de rocas ígneas (municipios de Bolívar y Sucre). En el Valle del Magdalena, sobre terrenos sedimentarlos, terciarios y cuaternarios, se encuentran los yacimientos de petróleo y carbón.

    • Petróleo: Barrancabermeja es la ciudad que concentra la industria de refinación de petróleo y derivados en Colombia.
    • Oro: En el departamento existen varias zonas que cuentan con recursos auríferos como: Vetas, Suratá y California, la explotación del oro en Santander está medida por la intervención de empresas extranjeras, para su extracción y explotación. Históricamente la explotación de oro en Santander ha conformado expectativas de riqueza para la región pero ésta nunca se ha traducido en beneficios reales y tangibles para la comunidad en general.
  • Industrias: Petroquímica, Metalmecánica y Avícola.

La industria presenta un par de polos de desarrollo localizados en la zona que abarca el eje Bucaramanga - Girón -Piedecuesta, donde se encuentran las empresas vinculadas a alimentación, textiles, cemento, accesorios automotores, calzado, tabaco y la industria avícola, y la zona de Barrancabermeja que se dedica plenamente a la refinación de la mayor parte del petróleo que se consume en Colombia, además de la fabricación de los derivados de este combustible natural. Igualmente se cuenta con dos grandes centros médicos especializados como la Fundación Cardiovascular del Oriente Colombiano, la cual se encuentra entre las mejores del país y de Latinoamérica en el desarrollo de investigación, tratamientos y cirugías vasculares.

Infraestructuras[editar]

La red de carreteras de Santander está conformada por 1.200 kilómetros de Red Primaria, a cargo de la Nación y de los que 800 están pavimentadas. 3.469 kilómetros de Carreteras Secundarias, a cargo del departamento, de las cuales 436 pavimentadas. 6.181 kilómetros de Red Terciaria, a cargo de los municipios, atienden las necesidades de la región. En total hay disponibilidad de 10.850 kilómetros.
El mayor y más importante aeropuerto está ubicado en el municipio de Lebrija situado a 30 minutos de Bucaramanga vía terrestre y se denomina "Palonegro". Sirve al Área Metropolitana de Bucaramanga y es de carácter Internacional, categoría B, o sea, mueve entre 50.000 y 300.000 pasajeros. Uno de los mejores del país, de gran actividad en materia de carga y pasajeros. Empresas como Avianca, Copa Airlines, LAN, VivaColombia, ADA, Easyfly, Aerotaca y Taxi Aéreo de Santander (TAS) prestan sus servicios. Tiene conexiones directas a Bogotá, Medellín, Cúcuta, Arauca, Málaga, Sabana de Torres, Yopal, Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Además está el aeropuerto Yariguies, categoría C, en Barrancabermeja. El transporte urbano es de calidad media. Los buses varían en su tamaño entre pequeños y medianos, predominando modelos recientes o nuevos. Sin embargo, se ven sobrepasados rápidamente en las horas pico. La mejor alternativa es transportarse en taxi. Hace algunos meses entró en funcionamiento el Metrolínea que es un sistema de transporte masivo similar al Transmilenio de Bogotá.

Educación[editar]

El departamento en sus diversos municipios, cuenta con acceso a educación en sus distintos niveles, siendo una característica la falta de homogeneidad en la mayoría de ellos, debido a la centralización de la educación en el departamento en la ciudad capital. Sin embargo procesos importantes de descentralización de los distintos niveles de formación se han adelantado, llevando algunas mejoras a municipios pequeños donde antes no existía tal opción.

En su educación básica el departamento se esmera en brindar buena calidad.

Santander es un centro de educación destacado a nivel nacional ya que cuenta con varias universidades con sedes en varias poblaciones aparte de la capital y año tras año ubica muchas de sus instituciones de educación básica y media, tanto privadas como públicas en posiciones destacadas en las pruebas de estado.

Religión[editar]

En el departamento de Santander un 95% de la población es considerada dentro del Cristianismo, dentro de ese 95%, un 85% son católicos, 10% son pentecostales, testigos de Jehová, adventistas, mormones. El restante 5% se consideran agnósticos, del islam , judaísmo, agnóstico y ateos.

Deportes[editar]

Santander posee representación deportiva en los principales deportes de Colombia, destacándose el levantamiento de pesas, el judo, el patinaje y el atletismo. También es Sede de la Liga Santadereana De Canotaje. destacándose en este deporte a nivel departamental y nacional.

En el fútbol profesional, entre los principales clubes, se encuentran el Atlético Bucaramanga,Club histórico de Colombia y miembro fundador de la DIMAYOR, el Real Santander de Bucaramanga y el Alianza Petrolera, de Barramcabermeja, ciudad que tuvo equipo en la A en 1971, llamado Deportivo Oronegro, y que en la actualidad participa en los torneos de la DIFUTBOL. Floridablanca también contó con equipo profesional en la B, durante 1996-1998 con el equipo Real Floridablanca que descendió a la categoría C.


En el baloncesto profesional se tiene al equipo "Búcaros" de Santander,y al Hormigueros de Santander, así como al equipo "Leopardos" que participó por muchos años en la Liga Profesional de Baloncesto, siendo varias veces campeón, y en el fútbol sala al Bucaramanga FSC el cual es el primer campeón de fútbol de salón profesional en Colombia, también participó el Independiente Santander, que ahora tiene su sede en Barrancabermeja, llevando el nombre de Barrancabermeja FSC.

La representación departamental en el levantamiento de pesas y en el patinaje también es destacable, con deportistas como Mabel Mosquera Mena (medalla de bronce en los juegos olímpicos de Atenas), William Solís (campeón mundial juvenil), Sergio Rada (campeón en los juegos nacionales), Mercedes Pérez (Campeona mundial juvenil), Pedro Leonardo Becerra (campeón nacional), Silvia Natalia Niño (campeona nacional), Lady Alvarado (campeona mundial) entre otros atletas que han logrado varias medallas a nivel nacional, sudamericano, panamericano y mundial.

Cultura[editar]

Los símbolos de Santander incluyen su bandera, su escudo que contiene a José Antonio Galán símbolo del carácter rebelde santandereano, intolerante a las injusticias, el otro símbolo es la torre de petróleo y el amarillo del oro que recuerdan las riquezas del subsuelo de sus tierras, el verde de la biodiversidad y las montañas y el río que son referentes de su geografía, el himno el cual reza: ¡siempre adelante, ni un paso atrás!, y la hormiga símbolo del trabajo y laboriosidad de sus gentes.

La cultura santandereana ha sido permeada en los últimos años por olas migratorias de los departamentos vecinos con lo cual la identidad cultural ha ido diversificándose en gran medida, algunas de las raíces que se conservan se encuentran en la gastronomía: arepa de pelao'(hecha con maíz preparado en lejía de cenizas), mute (sopa hecha a base de maíz, cayo y carne con verduras), Bocadillo veleño (dulce de guayaba), hormigas culonas (costumbre heredada de la cultura indígena que encontraban una fuente de proteínas en las hormigas gigantes), tamales, hayacos o envueltos de mazorca;

Algunos de los valores tradicionales más apreciados son la firmeza de carácter, el trabajo, el emprendimiento como dicen: "un buen santanderano no se vara", el humor es parte importante, la justicia y la libertad.

En la parte musical ha tendido a desaparecer la guabina, el bambuco y el torbellino solo se conservan como expresión folclórica ya que el vallenato, los corridos prohibidos ha venido reemplazando esas raíces.

El acento santandereano también es una parte identataria importante que a pesar de su confluencia con otros acentos aún mantiene ciertas particularidades y estructuras, como la restricción del tuteo, por lo general se habla de "usted", en un tono percibido por el foráneo como agresivo pero en realidad se trata de formalismos culturales y del trabajo, por otra parte entonación rigurosa de ciertas letras, sinembargo dada la globalización, la radio y la televisión se ha ido mezclando con palabras y expresiones de otras regiones al igual que en dichas regiones también se han adaptado expresiones de Santander, algunas palabras de la mayoría de provincias son: pingo(tonto), mano(hermano, amigo), arrecho (difícil, bravo), ¡ole!(¡ey!), ¡oiga!, nono(a)(italianismo de abuelo), chévere(italianismo de divertido), q'hubo, pero en especial se habla de usted, hágale, dígale, venga, ponga, tenga, traiga, le toca a usted, no joda mano, deje de joder!, ¡mire a ver!, ¿Cuál es la joda?, ¿pa' cuando?, ¿pa' donde?, entre muchas otras que se comparten con Norte de Santander y Táchira.

Una de las principales amenazas del acento santandereano es la relación de este con la provincia y el campo por lo cual se juzga como inculto por foráneos y personas de la misma región con lo cual ha tendido a ser ocultado o modificado en especial en los estratos más altos y por los jóvenes.

Ferias y Fiestas[editar]

Enero: Zapatoca Fiesta del Retorno; Málaga Ferias y Fiestas del Oriente Colombiano Marzo: Barrancabermeja Festivales de Tambores; Agosto: Barrancabermeja Reinado Nacional del petróleo; Marzo: Lebrija Festival de la trova; Julio: Lebrija Feria y reinado de la piña; Abril: Bucaramanga Día de la santandereanidad; Agosto: Bucaramanga Festival internacional del piano; Septiembre: Bucaramanga Feria bonita, celebraciones populares con Feria Ganadera; Octubre: Bucaramanga Festival Iberoamericano de cuenteros; Noviembre: Bucaramanga Festival Luis A. Calvo de música andina; Junio: San Gil Feria agropecuaria, festival de música de cuerda; Julio: San Gil Festival del tiple y el Requinto; Agosto: Vélez Festival nacional de la guabina y el tiple Feria Equina; Septiembre: Barichara Festival de la talla de piedra; Septiembre: Girón Reinado departamental del turismo, feria tabacalera, corrida de toros y verbenas populares; Noviembre: San Andrés Ferias y Fiestas comercial, ganadera y equina, Socorro Feria comercial, ganadera y equina; Diciembre: Contratación San Gil Guane de Oro primer fin de semana del mes.

Turismo[editar]

Cañón del Chicamocha

El departamento de Santander cuenta con diversos sitios para desarrollar el turismo, en cada uno de sus municipios se podría afirmar que existe un lugar turístico para visitar.

  • San Gil: Municipio histórico y capital turística de Santander en el que predomina el deporte de aventura, destacándose como práctica el canotaje por el río Fonce que termina en el malecón cacique Guanentá 1. Reporta grandes cantidades de turistas constantemente por lo que es considerada el mayor destino turístico oriental. En temporadas altas la capacidad hotelera no da abasto a la gran cantidad de turistas, por lo que los turistas se hospedan en municipios aledaños.
  • Páramo: Municipio rico en atractivos turístico, entre los que sobresalen las Cascacadas de Juan Curí, la Virgen de la Salud y La Cueva del Indio.
  • Barichara: Municipio que conserva su arquitectura origial colonial, declarado patrimonio histórico y único lugar de Colombia que mantuvo la tradicional técnica de construcción en tierra.
  • Cañón del Chicamocha: es uno de los sitios atractivos de la región, el cual comprende una zona montañosa en donde pasan y se unen los ríos Fonce y Suárez y del cual se unen fallas geológicas que pasan por el Departamento.El Cañón del Chicamocha cuenta con un Parque turístico llamado Parque Nacional del Chicamocha construido e inaugurado en diciembre de 2006.
  • Simacota: municipio situado a 14 km de El Socorro, ubicado éste a su vez sobre la carretera Bogotá-Bucaramanga. Simacota está ubicado entre el Valle del Río Suárez y la Cordillera de los Cobardes lo que proporciona un paisaje privilegiado. Su Fundación data de hace 270 años. Las calles y su iglesia principal son de piedra, así como algunas casonas de arquitectura colonial. Existe un balneario de aguas naturales, cascadas para practicar escalada, cuevas y posibilidad de realizar canotaje en los rápidos del río Suárez. El Manifiesto de la Revolución Comunera fue escrito por Fray Ciriaco de Archila, oriundo de Simacota, en este municipio también se presenta la primera revuelta dentro del marco de la Revolución de Los Comuneros que se llamó Revolución de los magnates de la plazoleta.
  • San José de Suaita: cuna de la industria en Colombia y reserva ecológica del Sur de Santander. Ubicada a 14 km de Suaita, es dueña de las mejores vistas paisajistas del Departamento, en especial por la Cascada de Los caballero.
Ventanas de Tizquisoque en Florián
  • San Juan de Girón: Localizado dentro del área metropolitana de Bucaramanga posee una conservada arquitectura colonial en su centro histórico debido a un pasado próspero ligado al río de Oro y al tabaco que lo convirtieron en una de las ciudades más importantes de la región en la época colonial.
Cristo Petrolero de Barrancabermeja
  • Barrancabermeja: la capital petrolera de Colombia es el puerto más importante sobre el Magdalena medio y posee numerosos atractivos como el Cristo petrolero, la refinería más grande de Colombia y el museo del petróleo.
  • Barbosa: llamada "Puerta de oro de Santander", su privilegiada ubicación geográfica, su valle vistoso a orillas del río Suárez, le han permitido constituirse en el centro neurálgico de una extensa región y los caminos que confluyen en ella la han convertido en paso obligado y uno de los municipios más pujantes del departamento, su fiesta más conocida es el Festival del río Suarez.
  • Vélez: la capital folclórica de Colombia es famosa por su iglesia atravesada, y por su producto insignia los bocadillos, elaborados con pulpa de guayaba, es un centro cultural muy importante para el departamento, allí se celebra el festival de la Guabina y el Tiple, cada año el primer fin de semana del mes de agosto, fiesta de gran colorido, en la que concursan los mejores intérpretes del requinto y el tiple del país

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]