Batalla de San Cristóbal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de San Cristóbal
Guerra de los Mil Días
Fecha 28-29 de julio de 1901
Lugar Ciudad de San Cristóbal, Táchira (Venezuela)
Resultado Victoria decisiva de los Restaudadores de Cipriano Castro
Consecuencias Expulsión de los colombianos, Garbiras se exilia en Colombia y el gobierno restaurador sale fortalecido.
Beligerantes
Flag of Venezuela (1863-1905).svg Estados Unidos de Venezuela (Restaudadores)
Flag of Colombia.svg Liberales colombianos
Flag of Colombia.svg República de Colombia (conservadores)
Flag of Venezuela (1863-1905).svg Andradistas venezolanos
Comandantes
Flag of Venezuela (1863-1905).svg Celestino Castro Ruiz[1]
Flag of Colombia.svg Rafael Uribe Uribe
Flag of Venezuela (1863-1905).svg Carlos Rangel Garbiras
Fuerzas en combate
Total: 2.500[2] -3.200[3]
Flag of Venezuela (1863-1905).svg ~1.000 soldados[2]
Flag of Colombia.svg ~1.500 milicianos[2]
Total: 4.000[4] -6.000[5]
(posiblemente 5.000)[2]
Bajas
~250 muertos[5] ~550 muertos[5]
~250 heridos[2]
[editar datos en Wikidata]

La batalla de San Cristóbal fue un enfrentamiento militar llevado a cabo los días 28 y 29 de julio de 1901, en el marco de la invasión anticastrista dirigida por el general Carlos Rangel Garbiras con el apoyo del gobierno conservador colombiano.

Antecedentes[editar]

Los opositores a los gobiernos de Bogotá y Caracas se refugiaban en Venezuela y Colombia respectivamente, instalando sus bases y lanzando ataques contra las fuerzas gubernamentales en las fronteras.[6] Por ejemplo, en 1900-1901 el presidente venezolano Castro financió las ofensivas por Santander y los llanos de Casanare de los liberales colombianos y consiguió el apoyo de Nicaragua, El Salvador, Ecuador y los caudillos liberales de su propio país para nuevas campañas. Era parte del plan de Castro para derrocar al gobierno colombiano y reunir nuevamente la Gran Colombia. Venía conspirando con dicha intención desde 1898, financiando a sus posibles partidarios en el país vecino, buscando aliarse con Quito y aprovechándose de las divisiones internas que tanto liberales como conservadores colombianos sufrían, sabedor que ambos partidos se preparaban para una guerra civil a gran escala. Él mismo había entrado desde territorio colombiano, el 22 de mayo de 1899, de vuelta a Venezuela, apoderándose del poder el 22 de octubre del mismo año.[7]

Por otro lado, el gobierno ecuatoriano del liberal Eloy Alfaro, quien había tomado el poder tras una breve guerra civil en 1895, sufrió repetidas operaciones militares, apodadas curuchupadas.[8] Dicho país había vivido bajo la hegemonía de los conservadores desde 1835, representantes de los latifundistas de la sierra central con la influencia para movilizar las masas indígenas. Los liberales ecuatorianos, en cambio, solían ser hacendados, banqueros y comerciantes del litoral.[9] En mayo de 1896, más de 500 curuchupas (conservadores) ecuatorianos y reclutas de las zonas fronterizas salieron desde Pasto;[8] en diciembre de 1898, una tropa de 3.000 hombres atacó Taya, liderada por el coronel Ángel Emilio María Terán Jácome (1863-1911) y el general José María Sarasti Guevara (1837-1926), ambos vencidos en el páramo de Sanancajas, al pie del Chimborazo, el 23 de enero siguiente, por los generales liberales Rafael Arellano del Hierro (1830-1916) y Francisco Hipólito Moncayo (1838-1911).[10] Sufrieron 400 muertos, numerosos heridos y 300 prisioneros, retirándose los jefes con unos pocos sobrevivientes de vuelta a Colombia.[11] Tras el apoyo a una incursión de liberales colombianos contra Pasto en enero de 1900, Bogotá apoyo un ataque contra Ipiales (29-30 de marzo) para ser expulsados el 22 de mayo.[11] Una última incursión salió de Colombia al mando de Sarasti como Director de Guerra, venciendo a Arellano del Hierro en Las Tayas el 15 de noviembre, mil alfaristas son vencidos por cuatrocientos azules o curuchupas[12] (otros calculos hablan de dos mil conservadores).[13] Llegando a contar con 3.200 hombres y el camino libre a la capital tras su victoria.[14] Pero como el presidente provisional de los conservadores, Arístides Rivadeneira Ponce, disolvió las tropas de reserva que esperaban partir en Pasto, ambos rompieron relaciones, salvándose Quito de caer bajo poder conservador. Acababa la resistencia conservadora, acogiéndose sus ultimas guerrillas y exiliados a la amnistía de Leónidas Plaza Gutiérrez.[15]

Los gobiernos de ambos Estados, conservadores colombianos y liberales venezolanos, muy rivales, no dudaron en apoyar a estos movimientos rebeldes internos para desestabilizarse mutuamente, provocando intermitentes enfrentamientos fronterizos en una época de profunda inestabilidad política y carente de límites definidos entre los dos países.[16] Para cuando sucedió la batalla, la guerra regular en Colombia había finalizado, pero los liberales se habían organizado en guerrillas que se extendieron por un territorio mucho más amplio, negándose a darse por vencidos.[7]

La batalla[editar]

En julio de 1901 el general Rangel Garbiras con el apoyo del gobierno conservador de Colombia iniciaron desde Cúcuta una invasión hacia San Cristóbal en contra del presidente Cipriano Castro. El 28 de ese mes los enfrentó un batallón de lobaterenses cerca de la entrada de la ciudad, por el camino entre Pueblo Nuevo y el puente de La Parada, incluyendo posiciones en la loma del Tejar del Padre, donde hoy se ubica la Universidad Católica del Táchira, y en el cementerio municipal, lugares donde se dieron los más feroces combates.

Los defensores al mando del general colombiano Rafael Uribe Uribe y Celestino Castro Ruiz formaron un círculo alrededor de la ciudad de San Cristóbal. En las márgenes de la quebrada La Parada, entre el cementerio municipal y la plaza San Pedro, hoy Hospital Vargas, se dispuso el batallón Páez, con cuatrocientos santanenses al mando de los generales Adolfo Méndez, Manuel Rodrigo y Eulogio Moros. De este lugar con rumbo al Tejar del Padre se dispuso el batallón Urdaneta, bajo la dirección de los generales Eustoquio Gómez y Maximiano Casanova. También figuran el general Clemente Medina, padre del también general Isaías Medina Angarita, quien pierde la vida en dicha batalla.

Las fuerzas de Rangel Garbiras fueron rechazadas y forzadas a regresar a Cúcuta, donde se exiliara hasta la salida de Cipriano Castro en 1908.

Consecuencias[editar]

La batalla de San Cristóbal fue la última de las ofensivas lanzadas desde Colombia hacia Venezuela por diversos caudillos, como había sucedido ya durante todo el siglo XIX. Esta batalla se inscribe tanto en el marco de la Guerra de los Mil Días como en el ámbito de la Revolución Libertadora.

Referencias[editar]

  1. General venezolano nacido San Pedro de Capacho (Táchira, Venezuela), el 9 de abril de 1856. Muerto el 30 de agosto de 1924 en Cúcuta (Norte de Santander, Colombia). Hijo de José del Carmen Castro, apodado Carmelito, y Pelagia Ruiz Becerra. Nombrado gobernador civil y militar de Táchira por su hermano al poco de llegar al poder.
  2. a b c d e De La Pedraja Tomán, René (2006). Wars of Latin America, 1899-1941. Ciudad de México: McFarland, pp. 30. ISBN 978-0-7864-2579-2.
  3. Villamizar Molina, J. J. «Elogio al Dr. Francisco Ramirez Espejo.». Consultado el 14 de julio de 2011. 
  4. Edgar Esteves González (2006). Las Guerras de Los Caudillos. Caracas: El Nacional, pp. 124 ISBN 980-388-247-3.
  5. a b c Hernández Contreras, Luis (2010). Cien años de historia tachirense. 1899-2000. San Cristóbal, Estado Táchira: Proculta C. A. 
  6. De La Pedreja Tomán, 2006: 31-32
  7. a b Vidales, Carlos (1997). Cipriano Castro y la Gran Colombia. La Guerra de los Mil Días desde una perspectiva internacional. Tripod. Estocolmo.
  8. a b Troncoso Barba, Elías (1943). La campaña de 1900 en Tulcán: (capítulo olvidado en la historia contemporánea del Ecuador y el sur de Colombia). Talleres Gráficos de Educación, pp. 13.
  9. Del Alcázar, Joan; Nuria Tabanera; Josep M. Santacreu & Antoni Marimon (2003). Historia contemporánea de América. Valencia: Universitat de València, pp. 92. ISBN 9788437056708.
  10. Troncoso Barba, 1943: 14
  11. a b Troncoso Barba, 1943: 15
  12. Costales Samaniego, Alfredo (2002). La guerrilla azul: los carajos de la curuchupada. Ediciones Abya-Yala, pp. 57. ISBN 9789978222867.
  13. Peralta Serrano, José (1995) [1927]. Notas sueltas para servir a mis memorias políticas. Quito: Namur Editores. Edición de Susana Toledo, pp. 131. ISBN 9789978827437.
  14. Peralta Serrano, 1995: 146
  15. Pérez Pimentel, Rodolfo (1987). Diccionario biográfico del Ecuador. Tomo XIV. Litografía e imprenta de la Universidad de Guayaquil.
  16. Figueroa, Nicolás & Diego Jaramillo. "En 1901 un venezolano invadió a Venezuela y un colombiano la defendió". Portafolio. Publicado el 16 de marzo de 2011. Consultado el 2 de mayo de 2015.