Auxilio Social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Auxilio Social fue una organización de socorro humanitario constituida durante la Guerra Civil Española y posteriormente englobada dentro de la Sección Femenina de la Falange Española. Fue fundada por Mercedes Sanz Bachiller , viuda de Onésimo Redondo, uno de los fundadores, junto con Ramiro Ledesma Ramos de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista), grupo nacional-sindicalista que en 1934 se fusionó con la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera. La organización, que inicialmente responde al nombre de Auxilio de Invierno surge siguiendo el modelo de otras organizaciones similares de la Alemania Nazi. Probablemente sea el marido de Mercedes Sanz Bachiller, Javier Martínez de Bedoya, el que en uno de sus frecuentes viajes a la Alemania de Hitler haya importado el modelo para ponerlo en práctica. Al menos así lo cuenta el propio Martínez de Bedoya en su autobiografía «memorias desde mi aldea». Según su propio testimonio, a la vuelta de su viaje a Alemania se le ocurrió la idea de crear algo en España similar a la Winterhilfe nazi. Bedoya para ello tuvo la ayuda de Kroeger, el segundo del embajador alemán en España, general Von Faupel.

Origen[editar]

En el momento de su fundación Mercedes Sanz Bachiller es una militante de la Sección Femenina de Falange Española que dirigía Pilar Primo de Rivera . Eligiendo como centro de comienzo de sus actividades la ciudad de Valladolid, la fundadora y Javier Martínez de Bedoya, antiguo amigo de Onésimo Redondo y posterior marido de Mercedes Sanz Bachiller, valiéndose del modelo del Auxilio de Invierno alemán, Winterhilfe, empiezan a prestar ayuda a las víctimas de la Guerra, dedicándole una especial atención a los hijos de los fusilados por las tropas franquistas.

Pronto se abrieron los primeros locales en Valladolid, inicialmente atendidos por voluntarios y destinados a dar comida a las viudas y huérfanos de Guerra. El 30 de octubre de 1936 se inauguró en Valladolid en la calle Angustias el primer comedor. Estos primeros comedores se sufragaban con cuestaciones voluntarias y espontáneas. La primera cuestación se celebró el 28 de octubre por las calles de Valladolid con una recaudación de 46.000 pesetas. A medida que la organización fue creciendo las cuestaciones resultaron insuficientes y se hizo necesario buscar otras fuentes de financiación, es entonces cuando se implanta la llamada Ficha Azul , donativos mensuales, a los que resultaba difícil negarse ya que su ofrecimiento se convirtió en un tácito mecanismo de presión social para las clases acomodadas, que se habían convertido en sus principales suscriptoras.

La patrona de Valladolid, la Virgen de San Lorenzo, también se convirtió en la patrona de Auxilio Social.

Ámbito de actuación y propaganda[editar]

A medida que las tropas franquistas avanzaban en los frentes iban acompañadas de una sección de Auxilio de Invierno, con el encargo de repartir comida entre la población que se acababa e conquistar. A partir del 19 de diciembre de 1936 comenzaron a funcionar las Cocinas de Hermandad dedicadas a la atención de parados y ancianos. Al cabo de un año de su creación Auxilio Social contaba ya con 711 comedores y 158 cocinas. En el año 1939 el número de comedores se elevaba a 2.487 y 1.561 cocinas de hermandad. Auxilio Social creció enormemente durante y después de la guerra. Tras el reparto de comida, Auxilio Social se ocupó de abrir centros para niños y Casas de la Madre, comedores para embarazadas y centros de maternología. Más tarde crearon los hogares-cuna infantiles y escolares para atender a niños y niñas abandonados o huérfanos. Luego siguieron los hogares profesionales y de estudios superiores y las residencias separadas por sexos para recibir la educación adecuada al ideario del Nacionalcatolicismo.

Pronto surgieron los problemas dentro de la Falange por controlar las actividades de una institución, que funcionaba de forma independiente y se mostraba cada vez más activa y socialmente influyente. En el primer Consejo Nacional de la Sección Femenina que tuvo lugar en Salamanca y Valladolid entre el 6 y el 9 de enero de 1937 se produce la incorporación oficial del Auxilio de Invierno a la Falange.

En abril de 1937 se produce el cambio de nombre en la organización benéfica falangista, deja de llamarse Auxilio de Invierno y recibe el nombre de Auxilio Social, al tiempo que su fundadora es nombrada delegada nacional del nuevo organismo, que se reconocía como servicio independiente y separado de la Sección Femenina de Falange, es entonces cuando comienzan a ampliarse el campo de acción de Auxilio y la organización empieza a abrir guarderías infantiles para las madres trabajadoras y los llamados Hogares para huérfanos.

La fundadora empezó a trabajar sobre el proyecto de un servicio social femenino, equivalente al servicio militar obligatorio masculino que obligaba a las mujeres a trabajar obligatoriamente en las instituciones de Auxilio Social, Franco, una vez estudiado, reaccionó favorablemente al borrador y dio órdenes de que se creara el 9 de octubre de 1937 el Servicio Social de la Mujer bajo los auspicios del Auxilio Social.

En verano de 1938 crea el servicio de Auxilio a Poblaciones Liberadas resultado de la unión de Auxilio Social de Vanguardia y Beneficencia de Guerra, hasta ese momento dependiente del Ministerio de Interior. Auxilio a Poblaciones Liberadas se encargaba de suministrar víveres y ropas a la población de las ciudades conquistadas por las tropas franquistas, la primera de estas intervenciones se produce con la toma de Bilbao. La entrada de los camiones de Auxilio en las poblaciones conquistadas se convirtió en una fuente de propaganda mediante reportajes fotográficos, artículos encomiasticos en la prensa local y nacional, folletos propagandisticos de amplia tirada. Auxilio tenía su propio servicio de propaganda; la Oficina Central de Propaganda al mando de la escritora Carmen de Icaza que organizaba la presencia de fotógrafos y periodistas en las llegadas de los camiones de Auxilo y reportajes sobre los repartos de víveres y la atención que las mujeres falangistas deparaban a los niños, hasta tal extremo, que se llegó a tener un servicio fotográfico propio. La Oficina Central se encargaba de la distribución provincial de carteles propagandísticos, las hojas de reparto de propaganda, la distribución de notas en la radio y las consignas dadas a los oradores.

Las fuentes de financiación de Auxilio Social[editar]

Las vías de financiación fueron variadas. Las postulaciones se iniciaron en diciembre de 1936, con una periodicidad quincenal.Se compraba un emblema en dos versiones económicas 0,30 y 1 peseta, de su venta se encargaban las mujeres de la sección femenina, primero y del Servicio Social Femenino, después. Los emblemas eran públicamente exhibidos y su negativa a hacerlo daba lugar a la publicación de la noticia en la prensa local.

La Ficha Azul es una Suscripción, en principio voluntaria, creada en los primeros meses de 1937. Entidades públicas y personas bien situadas se comprometían a entregar una cantidad fija todos los meses. La Ficha Azul se reconoce oficialmente mediante una la Orden del 10 de marzo de 1937, se dada así estatus de legalidad a una recaudación que hasta el momento no había sido vista con muy buenos ojos por parte de la una población que la consideraba como una imposición falangista. El carácter voluntario pronto desapareció y los métodos de captación voluntaria se transformaron en un mecanismo de coacción económica. El nombre de los suscriptores se hacia público en la prensa. Los gobernadores civiles se encargaban de evitar que su recaudación disminuyese, el descenso seria considerado como una desafección hacia el régimen, cuando se producía una negativa a contribuir, la identidad de los desafectos se hacia publica en la prensa local. En ocasiones los gobernadores civiles, cuando la recaudación bajaba en la provincia, impusieron multas de gran cuantía, publicando en la prensa local las identidades de los que habían sufrido la imposición y las circunstancias en las que se había producido la negativa a contribuir económicamente.

Los fondos de Auxilio Social también procedían de la recaudación del día del plato único, impuesto creado por una Orden de octubre de 1936. La apertura del primer comedor de auxilio coincidió con el comienzo de esta cuestación, creada por la Junta Técnica de Estado. El Día del Plato único se celebraba en todos los restaurantes del país los días 1 y 15 de cada mes, sus ingresos estaba destinados a sufragar comedores de beneficencia, jardines de infancia, casas cuna, orfelinatos o cualquier otra institución sostenida por el Fondo de Protección Benéfico Social, independiente de Auxilio Social, pero los cierto es que sus fondos también fueron destinados a Auxilio Social. Una Orden de 16 de julio de 1937 amplia la cuestación del Día del Plato Único, convirtiéndola en semanal, en el Día se incluía el Día sin Postre, que si estaba a cargo directamente de Auxilio Social

Las aportaciones extranjeras también fueron importantes. La primera reacción positiva ante la necesidad de fondos se produjo por parte de los obispos católicos ingleses que en septiembre de 1936 formaron el Bishop's Committee for the Relief of Spanish Distress. En Nueva York se organizó en los últimos meses de 1938 el Spanish National Relief Committee, presidido por el cardenal Dougherty, arzobispo de Filadelfia. En Estados Unidos se crea la National Spanish Relief Association Inc, que en su mayor parte agrupaba a Españoles Nacionales huidos de la Guerra.

Los viajes por Europa de la propia Mercedes sirvieron para crear comités de recogida de fondos en distintas ciudades europeas, en Lisboa, en Biarritz, en Francia se constituyó el Comité des Amis Francais de'l Auxilio Social presidido por el mariscal Petain. El Servicio Exterior de Falange a través de sus Secciones Femeninas en el Extranjero también cooperaba muy activamente en la recogida de fondos, abriéndose Delegaciones extranjeras de Auxilio Social en Hamburgo, Londres, Marsella, Tánger. Importante fue la ayuda económica aportada por las organizaciones cuáqueras anglosajonas: la Friends Service Committee de Londres, la American Friends Service Committee de Filadelfia y la Save the Children Union de Ginebra, posteriormente todas ellas asociadas en la International Commission for the Assistance of Child Refugees in Spain.

Reeducación Nacional Católica[editar]

En agosto de 1937 se crea el cargo de Asesor en Cuestiones Morales y Religiosas, a cuyo frente se sitúa un joven sacerdote vallisoletano, Andrés Mº Mateo, archivero de Simancas y profesor en el Colegio de las Hijas de María, también se creó otra Asesoría, la de Pedagogía dirigida por un maestro vinculado a la falange, Juan Antonio Onieva. Las prácticas religiosas están presentes desde el principio en todas las instituciones benéficas de Auxilio social, rezos obligatorios, entre los que se encontraba el rezo diario del rosario, presencia de crucifijos, misas diarias, semanales y charlas. En cada Delegación Provincial de Auxilio Social existía un capellán, que recibía instrucciones desde la Asesoría en Cuestiones Morales, en las instrucciones se determinaba la presencia de crucifijos, de imágenes del sagrado corazón y la regulación de las actividades religiosas. Los obispos eran los encargados de designar los capellanes provinciales de Auxilio, elegidos entre una lista de candidatos propuesta por cada uno de los delegados provinciales. A cada asistido se le realizaba una «ficha religiosa» en la que figuraban los antecedentes políticos de padres y familiares, si estaban bautizados, si habían recibido sacramentos, el grado de cumplimiento de los preceptos religiosos, el número de confesiones realizadas, si los padres estaban casados por la Iglesia, etc, etc. Valiéndose de estos datos se organizaban bautizos, preparación catequista para la comunión y la legitimación religiosa obligatoria de matrimonios civiles declarados ilegales.

Estructura y sistema disciplinar[editar]

En el verano de 1938, la organización de Auxilio Social, que había adquirido el estatus de Delegación Nacional de Falange, se estructuró en tres secciones: Auxilio a Poblaciones Liberadas, con la misión de proporcionar ayuda a las zonas republicanas que iban siendo conquistadas por las tropas franquistas, Auxilio de Invierno, encargada de los Comedores Infantiles, las Cocinas de Hermandad y Cocinas Dietéticas, y por último la Obra Nacional Sindicalista de Protección a la Madre y al Niño, de la que dependían los Hogares Infantiles, el Instituto de Materno logia y Puericultura, dirigida por Santiago Martínez.

Terminado el conflicto bélico, el Instituto de Maternologia fue dividido en dos organismos; la sección de la Madre, dirigida por Jesús de la Fuente, y la sección dedicada al Niño, a cargo de Coral Praga, la delegada provincial de Málaga, ambas formaban parte de la llamada Obra Madre y Niño, que cubría una red asistencial de guarderías, hogares infantiles para niños huérfanos, hogares residencia y de aprendizaje para adolescentes que cursaban el aprendizaje de un oficio o realizaban estudios de bachillerato.

La vida cotidiana de los niños y adolescentes estaba rigidamente reglamentada en torno a unas pautas disciplinares centradas en la instrucción religiosa y paramilitar, que incluía castigos colectivos de índole física y psicológica, con prohibición de ver a padres y familiares los días de visita semanal, y estrictas pautas respecto al control del ocio, una férrea disciplina que incluía la censura de la correspondencia, la prohibición de mantener conversaciones después de la cena y otras prácticas de incomunicación con el objetivo de limitar las relaciones de amistad y evitar que la existencia de lazos de solidaridad fuera en detrimento de las funciones de control y vigilancia.

A los Jardines Maternales acudían los niños hasta los cinco años, con esa edad eran trasladados a los Hogares Infantiles, en los que permanecían hasta los siete años, momento en e que eran enviados a los Hogares Escolares, donde permanecían hasta que cumplían trece años. Con la llegada de la adolescencia y el final de los estudios primarios se les enviaba a los Hogares de Preaprendizaje Profesional, los Institutos de Oficio y la Universidad del Trabajo, posteriormente transformada en Universidad Laboral. Los adolescentes que estudiaban Bachillerato o estudios superiores eran enviados al Hogar Ciudad Universitaria.

Conflicto con la Iglesia Católica[editar]

El primer comité director de la Institución estaba formado por Mercedes Sanz Bachiller y Javier Martínez de Bedoya, dos miembros de la Falange, Jesús Ercilla y Antonio Román, un republicano de derechas seguidor de Antonio Maura, José Pardo, un lerrouxista , Manuel Martínez de Tena, una monárquica alfonsina, Carmen de Icaza, pero ningún representante de la Iglesia Católica. La Iglesia observó con desconfianza el crecimiento de una institución benéfica laica que invadía espacios de actuación propios, las presiones de la Iglesia obraron efecto y finalmente, con la aprobación de Ramón Serrano Suñer se constituyó un Consejo Superior de Beneficencia y Obras Sociales con la presencia obligada de dos obispos, que se reunió por primera vez el 10 de agosto de 1938, siendo uno de ellos monseñor Plá y Deniel. Resultaba necesario introducir en Auxilio Social el espíritu del nacionalcatolicismo. El 9 de mayo de 1940 se destituyo a Mercedes Sanz Bachiller y se nombró en su lugar a Manuel Martínez de Tena.

El final[editar]

Pasados los años cuarenta, Auxilio Social se quedó como una institución más de asistencia social dentro del Régimen, pasando a depender, en 1976, del Instituto de Asistencia Social del Ministerio de Gobernación.

Véase también[editar]

Bibliografía.[editar]

  • LAZO, ALFONSO, UNA FAMILIA MAL AVENIDA. FALANGE, IGLESIA Y EJÉRCITO. EDITORIAL SÍNTESIS, S.A. MADRID. 2008. ISBN 978-84-9756-552-3
  • Orduña Prada, Mónica; El auxilio social (1936-1940). La etapa fundacional y los primeros años. Editorial Escuela Libre. Madrid. 1996
  • CENARRO, ÁNGELA: La sonrisa de falange.Auxilio Social en la guerra civil y en la postguerra. Editotial Crítica. Barcelona, 2006. ISBN 84-8432-679-9
  • Ángela CENARRO: Los niños del Auxilio Social.Espasa. Madrid, 2009.ISBN: 978-84-670-3146-1
  • MARTÍNEZ DE BEDOYA, JAVIER: Memorias desde mi aldea, Ámbito, Valladolid, 1996.
  • Laura Sánchez Blanco; “La educación política de los Hogares de Auxilio Social en el franquismo”, XV Coloquio de Historia de la Educación, Pamplona-Iruñea, 29, 30 de junio y 1 de julio de 2009 coord. por María Reyes Berruezo Albéniz, Susana Conejero López, Vol. 2, 2009, pags. 427-438.
  • Laura Sánchez Blanco; “Auxilio social y la educación de los pobres: del franquismo a la Democracia” Foro de Educación, Nº. 10, 2008 pags. 133-166
  • GIMÉNEZ MUÑOZ, MARÍA DEL CARMEN: "La Asistencia Social en Sevilla: del Auxilio de Invierno al Auxilio Social (1936-1939)". Hispania Nova. Revista de historia contemporánea. ISSN. 1138-7319, Nº9,2,2009.
  • El auxilio social, desde Memoro - El banco de la memoria
  • GIMÉNEZ MUÑOZ, MARÍA DEL CARMEN. "Una aproximación al estudio del Auxilio Social en la capital almeriense (1939-1958)". Aposta. Revista de Ciencias Sociales. ISSN. 1696-7348, Nº 51, 2011, pp. 1-27.