Arcén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arcén de una carretera

El arcén, banquina, hombros, berma o acotamiento es una franja longitudinal pavimentada o no, contigua a la calzada (no incluida en ésta), no destinada al uso de vehículos automóviles más que en circunstancias excepcionales. El conjunto de la calzada y los arcenes forman una plataforma.

En España la raya que lo separa de la calzada suele ser continua y de color blanco y sólo pueden transitar por él los peatones y los ciclomotores. Excepcionalmente podrán circular por él a velocidad anormalmente reducida, en caso de emergencia, los vehículos motorizados de hasta 3500 kilogramos de masa máxima autorizada.

En algunas autovías y autopistas la línea blanca es "semidiscontinua"; esto es una indicación a los usuarios para advertirles de que el arcén exterior es el transitable en caso de avería. Se la denomina "semidiscontinua", pues los trazos son más largos que los de la divisoria de carriles, ya que superan los veinte metros, y sobre todo es porque en el caso especialmente de las autovías, ese arcén puede ser transitable por ciclos y ciclomotores, pero que en cualquier caso, es el único de los dos arcenes que es hábil en caso de avería o parada de emergencia.

En contraste, la continua del arcén interno o de mediana, en este caso, indica infranqueable en todos los sentidos. Para añadir "más énfasis" a la indicación, el arcén exterior suele medir entre 2 y 2,5 metros de ancho, llegando en algunos casos a 3 metros, o incluso a una equivalencia con los carriles (en los menos) donde, sobre todo en las autovías, es necesario que la parada se haga se haga lo más cerca posible del contorno de la plataforma, a fin de no invadir el arcén por completo. Sin embargo el arcén interior suele andar en torno a 1 metro de ancho, lo que añadido a que los trazos blancos de más o menos 20 cm de ancho contrastan con el fondo del firme y generan la ilusión (probada) de que en este último arcén no se va a caber.

En la construcción de las autovías de primera generación, frecuentemente la plataforma de la carretera original, llegaba a medir hasta doce metros de ancho, lo que producía un sobrante bajo la plataforma de la autovía en la mediana, de en torno a un metro. En estos casos los sobrantes, fueron eliminados al completar las medianas en la mayor parte de los kilómetros de autovía, un ejemplo en el que no fue así, sería el tramo Talavera-Navalmoral de la Autovía de Extremadura, donde este saliente del arcén de la N-V, fue aprovechado inteligentemente para la recibir en él las patas de los quitamiedos, allá donde éstos eran necesarios

Además, hoy en día, cada vez se da más en muchas carreteras, que a la línea de arcén se añada un relieve, hecho generalmente mediante la instalación de "tacos" a lo ancho de la línea y pintados de igual manera al pintar la misma, que provoca que al ser cruzada a gran velocidad se oiga un ruido que sirve de aviso ante un posible despiste del conductor. En las autopistas estadounidenses, en especial en las denominadas freeways (autopistas libres), en el arcén hay una superficie rugosa, situada al lado de la línea blanca que la demarca, que causa un ruido y vibración muy alto cuando un vehículo pasa por encima. Esto es con la intención de alertar o despertar al conductor en caso de que se haya distraído o dormido.

Enlacex externos[editar]