Angelica archangelica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Angelica archangelica
Koehler1887-GardenAngelica.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Apiales
Familia: Apiaceae
Subfamilia: Apioideae
Apioid superclade
Tribu: Selineae
Género: Angelica
Especie: Angelica archangelica
L.

La Angélica (Angelica archangelica L., sin. Archangelica officinalis Hoffm., Archangelica officinalis var. himalaica C.B.Clarke), es una planta denominada así por ser creencia popular que la planta es un regalo del arcángel Gabriel debido a sus propiedades medicinales. Se denomina también como "hierba del Espíritu Santo".

Características[editar]

AngelicaArchangelica.jpg
Ilustración
Vista de la planta

La angélica se trata de una hierba bienal de hojas grandes que puede llega a medir dos metros de altura. Posee una raíz gruesa que al ser cortada saca una especie de zumo de color amarillo y de textura lechosa (posee un olor aromático característico). Posee flores blancas muy ramificadas (florece a partir del mes de abril - Europa).

Se cultiva por sembrado a finales de agosto (zona mediterránea), no suele florecer el primer año de cultivo y de hacerlo ocurre en el segundo año por el mes de abril. Se recolecta la raíz de la planta (Angelicae radix) cuando está en pleno desarrollo (antes de florecer) y se corta longitudinalmente en varios trozos para dejar secar al aire. Los frutos de la planta se recogen bien maduros.

La Angelica archangelica crece salvaje en Finlandia, Suecia, Noruega e Islandia, en la mayor parte de los países del norte. Se cultiva en Francia, principalmente en Marais Poitevin, un parte de la comarca de Niort en el départment de Deux-Sèvres.

Historia[editar]

El uso medicinal de la hierba del Espíritu Santo es viejo, como lo demuestra su presencia en la Capitulare de villis vel curtis imperii, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo "olisatum" identificada actualmente como Angelica archangelica.

Variedades[editar]

La planta suele ser confundida con dos especies muy similares:

Usos[editar]

Medicinales[editar]

Se suele emplear la raíz a menudo por sus propiedades de ayuda a la digestión (tónica estomacal), generalmente servidas como infusión (40 g / L de agua aproximadamente). En la Edad Media se creía que era una planta que curaba la peste.[1]

Principios activos[editar]

Raíz: Aceite esencial (0,3-2%), especialmente rico en monoterpenos (alfa y beta felandrenos, alfa-pineno), sesquiterpenos (bisabolol, bisaboleno, beta-cariofileno), lactonas macrocíclicas, cumarinas (umbeliferona, osthol), abundantes furanocumarinas (angelicina, arcangelicina, bergapteno, xantotoxina, imperatorina, isoimperatorina). Sitosterol; ácidos fenolcarboxílicos; taninos; sacarosa. Frutos: Aceite esencial (1%): abundantes felandrenos, furanocumarinas.[2]

Indicaciones[editar]

Es un amargo aromático: El aceite esencial y los principios amargos (lactonas) tienen un efecto aperitivo, estomáquico (eupéptico, digestivo), espasmolítico, antimicrobiano, carminativo, expectorante y rubefaciente. Las furanocumarinas, especialmente la angelicina, tienen una importante actividad sedante y coronariodilatadora. Popularmente se emplea además como diurético, emenagogo, abortivo y, en aplicación externa, como cicatrizante, antiinflamatorio y analgésico (antirreumático, antineurálgico).Indicado para ansiedad, insomnio, inapetencia, dispepsias hiposecretoras, flatulencia, disquinesia hepatobiliar, espasmos gastrointestinales, gastroenteritis, enterocolitis, colon irritable, bronquitis, enfisema, asma, jaquecas, dismenorreas, hipertensión arterial, coronariopatías. En uso tópico: reumatismo, neuralgias, heridas, úlceras dérmicas.[2]

Abstenerse de prescribir aceites esenciales por vía interna durante el embarazo, la lactancia, a niños menores de seis años, pacientes con epilepsia, Parkinson u otras enfermedades neurológicas. No aplicar tópicamente a niños menores de dos años o a personas con alergias respiratorias. El aceite esencial, en dosis muy elevadas, puede resultar tóxico, con un efecto paralizante sobre el sistema nervioso. La planta fresca es fotosensibilizante debido a las furanocumarinas: evitar la exposición al sol tras la aplicación tópica. La planta seca puede producir dermatitis de contacto (dermatitis vesicular recurrente): manipular con guantes. Muchas cumarinas tienen una fuerte actividad calcioantagonista.

Se usa la raíz, eventualmente las hojas y los frutos. Infusión: Una cucharada de postre por taza, una taza después de las comidas.[2]

Industriales[editar]

Reclamo de un licor que contiene Angélica, Alemania del este DDR en 1980
Inflorescencia
En su hábitat

Tanto la raíz como las hojas se emplean como uno de los componentes en la elaboración de algunos licores de fórmulas complejas famosos en las que la angélica es componente junto con otras hierbas, como son el Gin, la absenta, chartreuse y la bénédictine.

Culinarios[editar]

Se emplea como condimento, por ejemplo en la elaboración de la mezcla de las finas hierbas. En los países nórdicos (norte de Europa) es altamente popular (por ejemplo puede verse en la cocina de Groenlandia o en la Laponia, así como en la cocina de noruega) se suelen poner las hojas de la planta mezcladas con diferentes platos verdura. En las cocinas del resto de Europa se suele emplear en ensaladas y potajes.

Taxonomía[editar]

Angelica archangelica fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 250–251. 1753.[3]

Etimología

Angelica: nombre genérico que deriva del latín para "angelical", en referencia a las propiedades medicinales de la planta, que se dice que ha sido revelado a un monje por un ángel que le dijo que era una cura para una plaga.[4]

archangelica: epíteto

Sinonimia
  • Angelica archangelica subsp. norvegica (Rupr.) Nordh.
  • Angelica commutata (C.A.Mey. ex Rupr.) M.Hiroe
  • Angelica discocarpa (Fr.) M.Hiroe
  • Angelica intermedia Schult. ex Steud.
  • Angelica litoralis (Wahlenb.) Fr.
  • Angelica major Gilib.
  • Angelica norvegica (Rupr.) Nyman
  • Angelica officinalis Moench
  • Angelica procera Salisb.
  • Angelica sativa Mill.
  • Archangelica archangelica (L.) H.Karst.
  • Archangelica archangelica (L.) Huth
  • Archangelica commutata C.A.Mey. ex Rupr.
  • Archangelica discocarpa Fr.
  • Archangelica litoralis C.Agardh
  • Archangelica littoralis C.Agardh ex DC.
  • Archangelica norvegica Rupr.
  • Archangelica officinalis Hoffm.
  • Archangelica officinalis subsp. litoralis (DC.) Dostál
  • Archangelica sativa (Mill.) Besser
  • Archangelica slavica G.Reuss
  • Archangelica spuria Wahlenb.
  • Ligusticum angelica Stokes
  • Selinum archangelica Link
  • Selinum archangelica Vest[5]

Notas y referencias[editar]

  1. Según cuenta Paracelso en la ciudad de Milán en el año 1510 se empleó como remedio contra la peste que asoló esta ciudad.
  2. a b c «Angelica archangelica». Plantas útiles: Linneo. Consultado el 26 de octubre de 2009.
  3. «Angelica archangelica». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 3 de octubre de 2012.
  4. En Nombres Botánicos
  5. Angelica archangelica en PlantList

Bibliografía[editar]

  1. Bailey, L. H. & E. Z. Bailey. 1976. Hortus Third i–xiv, 1–1290. MacMillan, New York.
  2. Böcher, T. W. 1978. Greenlands Flora 326 pp.
  3. Scoggan, H. J. 1979. Dicotyledoneae (Loasaceae to Compositae). Part 4. 1117–1711 pp. In Fl. Canada. National Museums of Canada, Ottawa.

Enlaces externos[editar]