Gobierno zarista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Zarismo»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Gobierno zarista también llamado régimen zarista o autocracia zarista (en ruso: царское самодержавие, transcr. Tsarskoye samoderzhaviye) es una forma de gobierno relativamente absolutista (más tarde monarquía absoluta) específica del Gran Ducado de Moscú, que más tarde se convirtió en el Zarismo de Rusia y el Imperio ruso con el Emperador de todas las Rusias. En él, todo el poder y la riqueza están controlados (y distribuidos) por el Zar. Tenían más poder que los monarcas constitucionales, que generalmente están investidos por la ley y compensados ​​por una autoridad legislativa; incluso tenían más ímpetu en cuestiones religiosas en comparación con los monarcas occidentales. En Rusia, se originó durante la época de Iván III (1440-1505) y fue abolida después de la Revolución rusa del año 1917.

Nombres alternativos[editar]

Este sistema también ha sido descrito por los siguientes términos: autocracia imperial, autocracia rusa, autocracia moscovita, absolutismo zarista, absolutismo imperial, absolutismo ruso, absolutismo moscovita, despotismo moscovita, despotismo ruso, despotismo zarista o despotismo eslavo.

Historia[editar]

El yugo tártaro y las ideas y el sistema administrativo mongoles están acreditados por traer la cultura que exhibe algunas características de un despotismo oriental a Rusia.[1]​ El absolutismo en Rusia se desarrolló gradualmente durante los siglos XVII y XVIII, reemplazando el despotismo del Gran Ducado de Moscú. Iván III se basó en las tradiciones bizantinas y sentó las bases de la autocracia zarista, un sistema que con algunas variaciones gobernaría a Rusia durante siglos.[2][3]

Después de un período de desorden conocido como Tiempo de Problemas, el primer monarca de la dinastía Romanov, Miguel de Rusia, fue elegido para gobernar por un Zemsky Sobor (o "asamblea de la tierra"). Durante el reinado de Miguel, cuando la dinastía Romanov todavía era débil, tales asambleas se convocaban anualmente. Sin embargo, la familia imperial consolidó el poder absoluto en Rusia durante el reinado de Pedro el Grande, que redujo el poder de la nobleza y fortaleció el poder central del zar, estableciendo un servicio civil burocrático basado en la Tabla de Rangos pero teóricamente abierto a todas las clases de la sociedad, en lugar de la nobleza solamente. [4][5][6]​ Pedro I también fortaleció el control del estado sobre la iglesia (Iglesia ortodoxa).[4]​ La reforma de Pedro provocó una serie de golpes de palacio en busca de restaurar el poder de los nobles.[7]​ Para acabar con ellos, Catalina la Grande, cuyo reinado se considera a menudo como el punto más alto del absolutismo en Rusia, emitió en 1785 la Carta a la Nobleza, afirmando legalmente los derechos y privilegios que habían adquirido en años anteriores; y la Carta de los Pueblos, estableciendo el gobierno autónomo municipal. Esto aplacó a los poderosos miembros de la sociedad, sin embargo, el poder real descansaba de hecho en la burocracia del estado.[7]Alejandro I estableció el consejo de Estado como órgano legislativo asesor, y aunque Alejandro II impuso un sistema de autogobierno local electo (Zemstvo) y un sistema judicial independiente, Rusia no tenía una asamblea representativa a nivel nacional (Duma) o una constitución hasta la revolución de 1905.[8]​ El sistema fue abolido después de la Revolución rusa del año 1917.

Características[editar]

La persona del zar mismo, un soberano con autoridad absoluta, estaba en el centro de la autocracia zarista.[9]​ Los derechos del poder estatal en toda su extensión pertenecían al zar. El autócrata también confió el poder a personas e instituciones, actuando en su nombre, por sus órdenes y dentro de los límites establecidos por la ley. El propósito del sistema era beneficiar supuestamente a todo el país de Rusia.[9]​ Una metáfora existía comparando el zar con un padre, y todos los súbditos del Imperio, con sus hijos; Esta metáfora incluso apareció en los primers ortodoxos.[10]​ Esta metáfora está presente en la expresión rusa común "царь-батюшка", literalmente "zar-querido padre".

Además, a diferencia de la separación teórica de la iglesia y el estado en las monarquías de Europa occidental, el Imperio ruso combinó la monarquía con la autoridad suprema en los asuntos religiosos.

Otra característica clave relacionada con el patrimonialismo. En Rusia, el zar poseía una proporción mucho mayor del estado (tierras, empresas, etc.) que los monarcas occidentales.[11][12][13][14][15][16]

La autocracia zarista tenía muchos partidarios dentro de Rusia. Los principales defensores y teóricos rusos de la autocracia incluyeron al escritor Fyodor Dostoyevsky,[3][17]Mikhail Katkov ,[18]Konstantin Aksakov ,[19]Nikolay Karamzin ,[17]Konstantin Pobedonostsev[3][9]​ y Pyotr Semyonov . Todos argumentaron que una Rusia fuerte y próspera necesitaba un zar fuerte, y que las filosofías del republicanismo y la democracia liberal no encajaban en Rusia.[3]

Influencias[editar]

Algunos historiadores consideran que las tradiciones de la autocracia zarista son parcialmente responsables de sentar las bases para el totalitarismo en la Unión Soviética.[2][3][20][21]​ Ven las tradiciones de autocracia y patrimonialismo como dominantes de la cultura política de Rusia durante siglos; por ejemplo, Stephen White es descrito como el defensor "más consistente" de la posición de que la singularidad de la herencia política rusa es inseparable de su identidad étnica. En opinión de White, la autocracia es el factor definitorio en la historia de la política rusa.[22]​ Escribió que la cultura política rusa está "arraigada en la experiencia histórica de siglos de absolutismo".[23]​ Esos puntos de vista habían sido cuestionados por otros historiadores, por ejemplo, Nicolai N. Petro y Martin Malia (según lo citado por Hoffmann).[20]Richard Pipes es otro historiador influyente entre los no especialistas que sostiene la posición sobre la distinción de la historia y el sistema político de Rusia, describiendo el absolutismo del sistema político moscovita como "patrimonial", y vio la estabilidad de la Unión Soviética en el Hecho que los rusos aceptaron la legitimidad de esta organización patrimonial.[22]

Algunos historiadores han señalado un elemento racial en el concepto. Por ejemplo, los analistas estadounidenses de la Guerra Fría, incluido George Kennan, vincularon el gobierno autocrático del gobierno soviético con las influencias tártaras durante su historia, y las biografías de los líderes rusos a menudo destacaron sus posibles ancestros asiáticos. Sostuvieron que las influencias asiáticas hicieron que los rusos, junto con los chinos, no fueran dignos de confianza.[24][25]

La crítica del concepto[editar]

Los historiadores de diferentes orígenes han criticado el concepto de 'gobierno zarista' en sus diversas formas. Sus quejas van desde que los diferentes nombres del modelo son demasiado vagos,[26]​ hasta sus implicaciones cronológicas (es imposible considerar a Rusia en los diferentes siglos), así como su contenido (la cuestión de cómo la autocracia rusa o "zarismo"). difiere de la autocracia "regular" o del absolutismo europeo en este sentido).

Con respecto a la sustancia del modelo de autocracia, su ecuación con el despotismo, sus supuestos orígenes en el gobierno mongol, así como su supuesto aumento en el Muscovy medieval, han sido muy debatidos.[27]​ Por un lado, los estudiosos marxistas soviéticos estaban preocupados por el absolutismo prerrevolucionario e identificaron a las élites boyar y la burocracia como sus pilares. Por ejemplo, Sergey M. Troitskii afirmó que los monarcas rusos dominaron la nobleza que se redujo al servicio estatal. Según Troitskii, el absolutismo en Rusia era el mismo que en cualquier otra parte. Esto llevó a una posición difícil dentro del marxismo, porque el absolutismo gira en torno a las instituciones y las leyes, que eran fundamentalmente menos importantes que la base socioeconómica de la sociedad.[28]​ Esto plantea la pregunta de cómo el absolutismo podría ser el mismo cuando las circunstancias socioeconómicas en Rusia no fueran las mismas que en otros lugares.

Para reconciliar la naturaleza no socioeconómica del absolutismo con la teoría marxista, el erudito soviético Alexander N. Chistozvonov propuso agrupar la monarquía rusa con la prusiana y la austriaca, formando una mezcla distinta de absolutismo europeo occidental y "despotismo oriental".[29]​ A los ojos de Chistozvonov, independientemente de los elementos absolutistas o autocráticos que estuvieran presentes en Rusia, no eran únicos y no justifican la categorización exclusiva de Rusia.

De manera similar, luchando contra las concepciones marxistas, los historiadores soviéticos Petr A. Zaionchkovskii y su estudiante Larisa G. Zakharova se centraron en la importancia de las convicciones políticas de los funcionarios y burócratas rusos para explicar la toma de decisiones políticas del siglo XIX. Al demostrar que el estado no era un todo unificado y poderoso (comandado por la clase económicamente dominante), también abordaron las concepciones comunes (marxistas) de la autocracia rusa.[30]​ Mientras que, como Troitskii, estudiaron la nobleza y la burocracia (en un período posterior), Zaionchkovskii y Zakharova pintaron una imagen diferente de la posición del zar. Coincidiendo con eruditos occidentales como Robert Crummey, dejaron al descubierto la interdependencia del monarca y la nobleza en la práctica del gobierno.[31]

Fuera de Rusia y la Unión Soviética, Hans-Joachim Torke, entre otros, intentó contrarrestar la noción de un estado autocrático todopoderoso señalando la dependencia mutua de las élites del servicio y el estado (acuñando el término "sociedad condicionada por el estado").[32]​ Torke reconoce que los zares no fueron controlados por ninguna forma de constitución, pero enfatiza, por ejemplo, las limitaciones de la moralidad cristiana y las costumbres judiciales. La llamada "escuela estadounidense" de los años 80 y 90 defendió el importante papel de las redes de élite y su poder en la corte. Edward Keenan fue aún más lejos en su conocido artículo sobre la cultura política de los moscovitas, afirmando que el zar era simplemente un títere en manos de boyardos que ejercían el poder real detrás de las escenas.[33]

Para otros, como David Ransel y Paul Bushkovitch, va demasiado lejos para retratar las relaciones entre el zar y la nobleza como lo hace Keenan, porque no aprecia su complejidad. Bushkovitch sostiene que la falta de limitaciones teóricas sobre el poder del zar es irrelevante y, en cambio, afirma que la "cuestión crucial" es dónde reside el poder real. En su opinión, esto solo puede ser demostrado por la narrativa política de los acontecimientos.[34]​ Bushkovitch colocó el equilibrio de poder entre el zar, los boyardos individuales y los favoritos del zar en el centro de la toma de decisiones políticas. Al hacerlo, Bushkovitch descubrió que, por un lado, el poder relativo del zar fluctuaba por monarca, y por otro lado, que la nobleza estaba casi unificada; El equilibrio de poder cambió con cada zar, así como el ascenso de los boyardos, y en el caso de Pedro, incluso cambio varias veces.

Charles J. Halperin advirtió contra puntos de vista que fácilmente reclaman el dominio del zar y del estado en la política o la sociedad.[35]​ Aunque reconoce las diferencias institucionales entre las monarquías de Muscovy y Europa occidental, Halperin subraya, sin embargo, que estas diferencias no deben considerarse absolutas. En su opinión, la práctica del gobierno, una cuestión de las interacciones humanas, es más importante que la teoría y las abstracciones.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Referencias[editar]

  1. Donald Ostrowski, The Mongols and Rus': Eight Paradigms, in Abbott Gleason, A Companion to Russian History, Wiley-Blackwell, 2009, ISBN 1-4051-3560-3, Google Print, p.78
  2. a b Peter Truscott, Russia First: Breaking with the West, I. B. Tauris, 1997 ISBN 1-86064-199-7, Google Print, p.17
  3. a b c d e Peter Viereck, Conservative Thinkers: From John Adams to Winston Churchill, Transaction Publishers, 2005 ISBN 1-4128-0526-0, Google Print, pp. 84–86
  4. a b Nicolai N. Petro, The Rebirth of Russian Democracy: An Interpretation of Political Culture, Harvard University Press, 1995, ISBN 0-674-75001-2, Google Print, p.34-36
  5. David R. Stone, A Military History of Russia: From Ivan the Terrible to the War in Chechnya, Greenwood Publishing Group, 2006, ISBN 0-275-98502-4, Google Print, p.59
  6. Paul Bushkovitch, Peter the Great: The Struggle for Power, 1671–1725, Cambridge University Press, 2001, ISBN 0-521-80585-6, Google Print, p. 80 & 118-119
  7. a b Nicolai N. Petro, The Rebirth of Russian Democracy: An Interpretation of Political Culture, Harvard University Press, 1995, ISBN 0-674-75001-2, Google Print, p.36-39
  8. Nicolai N. Petro, The Rebirth of Russian Democracy: An Interpretation of Political Culture, Harvard University Press, 1995, ISBN 0-674-75001-2, Google Print, p.48
  9. a b c Stephen J. Lee Russia and the USSR, 1855–1991: Autocracy and Dictatorship, Routledge, 2006. ISBN 0-415-33577-9, Google Print, p.1-3
  10. Robert D. Crews, For Prophet and Tsar: Islam and Empire in Russia and Central Asia, Harvard University Press, 2006, ISBN 0-674-02164-9, Google Print, p.77
  11. Deborah Goodwin, Matthew Midlane, Negotiation in International Conflict: Understanding Persuasion, Taylor & Francis, 2002, ISBN 0-7146-8193-8, Google Print, p.158
  12. Nicolas Spulber, Russia's Economic Transitions: From Late Tsarism to the New Millennium, Cambridge University Press, 2003, ISBN 0-521-81699-8, Google Print, p.27-28
  13. Reinhard Bendix, Max Weber: An Intellectual Portrait, University of California Press, 1977, ISBN 0-520-03194-6, Google Print, p.356-358
  14. Richard Pipes, Russian Conservatism and Its Critics: A Study in Political Culture, Yale University Press, 2007, ISBN 0-300-12269-1, Google Print, p.181
  15. Catherine J. Danks, Russian Politics and Society: An Introduction, Pearson Education, 2001, ISBN 0-582-47300-4, Google Print, p.21
  16. Stefan Hedlund, Russian Path Dependence: A People with a Troubled History, Routledge, 2005, ISBN 0-415-35400-5, Google Print, p.161
  17. a b James Patrick Scanlan, Dostoevsky the Thinker: A Philosophical Study, Cornell University Press, 2002, ISBN 0-8014-3994-9, Google Print, p.171-172
  18. Richard Pipes, Russian Conservatism and Its Critics: A Study in Political Culture, Yale University Press, 2007, ISBN 0-300-12269-1, Google Print, p.124
  19. Nicolai N. Petro, The Rebirth of Russian Democracy: An Interpretation of Political Culture, Harvard University Press, 1995, ISBN 0-674-75001-2, Google Print, p.90
  20. a b David Lloyd Hoffmann, Stalinism: The Essential Readings, Blackwell Publishing, 2003, ISBN 0-631-22891-8, Google Print, p.67-68
  21. Dennis J. Dunn, The Catholic Church and Russia: Popes, Patriarchs, Tsars, and Commissars, Ashgate Publishing, Ltd., 2004, ISBN 0-7546-3610-0, Google Print, p.72
  22. a b Nicolai N. Petro, p. 29
  23. Nicolai N. Petro, The Rebirth of Russian Democracy: An Interpretation of Political Culture, Harvard University Press, 1995, ISBN 0-674-75001-2, Google Print, p.15
  24. Michael Adas (2006). Dominance by design: technological imperatives and America's civilizing mission. Harvard University Press. pp. 230-231. ISBN 0-674-01867-2. 
  25. David C. Engerman (2003). Modernization from the other shore. Harvard University Press. p. 260. ISBN 0-674-01151-1. 
  26. C.J. Halperin, ‘Muscovy as a Hypertrophic State: A Critique’, Kritika 3 3 (2002) 501.
  27. D. Ostrowski, Muscovy and the Mongols: Cross-Cultural Influence on the Steppe Frontier, 1304-1589 (Cambridge 1998) 91-95; M. Poe, ‘The Consequences of the Military Revolution in Muscovy: A Comparative Perspective’, Comparative Studies in Society and History 38 4 (1996) 603-604; R.O. Crummey, ‘Russian Absolutism and the Nobility’, Journal of Modern History 49 3 (1977) 456-459.
  28. A. Gerschenkron, ‘Soviet Marxism and Absolutism’, Slavic Review 30 4 (1971) 855.
  29. Crummey, ‘Russian Absolutism’, 458-459.
  30. P.A. Zaionchkovskii, Otmena krepostnogo prava v Rossii (Moscow 1968); P.A. Zaionchkovski, Pravitel'stvennyi apparat samoderzhavnoi Rossii v XIX v. (Moscow 1978); L.G. Zakharova, Aleksandr II i otmena krepostnogo prava v Rossii (Moscow 2011).
  31. Crummey, ‘Russian Absolutism’, 466-467.
  32. Crummey, ‘Russian Absolutism’, 466; R.O. Crummey, ‘Hans-Joachim Torke, 1938-2000’, Kritika 2 3 (2001) 702
  33. P. Bushkovitch, Peter the Great: The Struggle for Power, 1671-1725 (Cambridge 2004) 4; E.L. Keenan, ‘Muscovite Political Folkways’, Russian Review 45 2 (1986) 115-181.
  34. D.L. Ransel, The Politics of Catherinian Russia: The Panin Party (New Haven 1975); Bushkovitch, Peter the Great: The Struggle for Power, 29.
  35. Halperin, ‘Muscovy as a Hypertrophic State’, 501-507.

Enlaces externos[editar]