Trebejo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se conoce como trebejo a cada una de las piezas con que se juega en el ajedrez.[1][2]​ Hay distintos trebejos, éstos son: el peón; la torre; el caballo; el alfil; la dama (o reina) y el rey (la de mayor valor en el juego).

Ya Alfonso X el Sabio, en su Libro de los juegos, hace uso del término en relación con el ajedrez.[3]​ Y el Arcipreste de Hita, en su Libro de Buen Amor, recoge este uso de la palabra en una imagen erótica muy maliciosa:[4]

De otra muger no l'digas, mas a ella alaba
el trebejo la dueña no l' quiere en otra aljaba;[5]
razón de fermosura en ella la alaba:
quien contra esto faze tarde o non recabda.

Diseño de los trebejos de ajedrez[editar]

En competiciones oficiales, los trebejos de ajedrez deben ser de madera, plástico o una imitación de estos materiales.[6]

La altura recomendada de las piezas es la siguiente:[6]

El diámetro de la base de la pieza debe medir 40-50% de su altura. Estas dimensiones pueden variar hasta un 10% de la recomendación anterior, pero el orden (por ejemplo, el rey es más alto que la reina, etc.) debe mantenerse.

Las recomendadas para su uso en competiciones son trebejos de estilo Staunton. Las piezas "negras" deben ser de color marrón o negro, o de otros tonos oscuros de estos colores. Las piezas "blancas" pueden ser de color blanco o crema, o de otros colores claros. El color natural de la madera (nogal, arce, etc.) también se puede usar para este propósito. Las piezas no debe ser brillantes y deben ser agradables a la vista.

Otros usos de trebejo[editar]

Trebejo como juguete[editar]

Juguetes. Coches.

También se puede utilizar el término trebejo para designar los juguetes u objetos con los cuales jugar, generalmente destinados a niños y niñas para su diversión. En la antigüedad, se conocía con el nombre de trebejo al entretenimiento, diversión y juegos. Un ejemplo de esta acepción se tiene de nuevo en el Libro de buen amor,[7]​ del Arcipreste de Hita:

Aquí fabla de la pelea que ovo el arçipreste con don Amor[8]
Tú la ruyes a la oreja, e dasle mal consejo,
que faga tu mandado, et sigua tu trebejo,
los cabellos en rueda, el peyne et el espejo,
que aquel amigo oveja non es d'ella parejo.

Donde el Arcipreste acusa a Don Amor, de someter a los enamorados a su trebejo (a sus juegos).[9]
En el mismo libro, se refiere también con este nombre, a los "juegos de seducción"[9]​ y a los pequeños "engaños"[9]​ que en él se producen. En este mismo sentido de engaño o mala pasada hizo Gonzalo de Berceo uso de la expresión mal trebejo en sus Milagros de Nuestra Señora:[10]

Si no tomas, Señora, para mí algún consejo,
me veo mal dispuesta para ir ante el concejo;
prefiero aquí morir, en este lugarejo:
si ante ellos me presento me han de hacer mal trebejo.

Trebejo como herramienta[editar]

Herramienta. Martillo.

Finalmente, puede entenderse por trebejo la herramienta, instrumento, útil, o cosa, que empleamos para realizar alguna operación manual. Un andalucismo, sinónimo de trebejo en esta acepción, es alpatana, aunque este término ha variado varias veces de significado,[11]​ definiendo, en unos tiempos, a cualquier trebejo (herramienta); en otros, a las herramientas "inútiles"; y, en el s.XXI, a los aperos de labranza, además del significado habitual de "trebejo", como herramienta para otra cosa.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «trebejo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 22 de septiembre de 2010. 
  2. Camille Coudari. «La apertura en el ajedrez para todos». Consultado el 26 de marzo de 2009. 
  3. Libro de los juegos en Cervantesvirtual.com
  4. Libro de Buen Amor en books.google
  5. Aljaba: bolsa donde se guardan las piezas de un ajedrez
  6. a b «Standards of Chess Equipment and tournament venue for FIDE Tournaments». FIDE. Consultado el 26 de mayo de 2016. 
  7. El Libro de Buen Amor, completo en wikisource.org.
  8. Aquí fabla de la pelea que ovo el arçipreste con don Amor, en wikisource.org.
  9. a b c Soler Bistué, Maximiliano (2006). «Actas del 2° Congreso Internacional CELEHIS de Literatura 2004 : áreas de literatura española, argentina e hispanoamericana». La erótica del texto en el Libro del buen amor. Mar del Plata: Univ.Nacional de Mar del Plata, 2006. 987-544-200-3. 
  10. Gonzalo de Berceo, Daniel Devoto. «Milagros de nuestra señora». Consultado el 26 de marzo de 2009. 
  11. Francisco Manuel Carriscondo Esquivel, en «El Vocabulario andaluz (1934), Fuente de los Andalucismos del DRAE (1936/1947)»

Enlaces externos[editar]