Tisquesusa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tisquesusa
Zipa de Bacatá
3 Tisquesusa.jpg
Tisquesusa representado en un grabado de la Historia General de las Conquistas de Nuevo Reino de Granada (1688), del cronista Lucas Fernández de Piedrahita.
Zipa de Bacatá
15141538
Predecesor Nemequene
Sucesor Zaquesazipa
Información personal
Coronación 1514
Fallecimiento 1538
[editar datos en Wikidata]

Tisquesusa, escrito también como Thisquesuza y Thisquesusha (†. 1537 Facatativá) fue el cuarto zipa de Bacatá. Gobernó durante 24 años, entre 1514 y 1538. Durante su gobierno llegaron al territorio de la Confederación Muisca los españoles, al mando de Gonzalo Jiménez de Quesada. Se le considera además como el último zipa legítimo, pues fue el último en ocupar el trono por vía de la sucesión matrilineal, como dictaba la tradición muisca.

Juventud[editar]

Tisquesusa, sobrino y heredero de Nemequene, había sido cacique de Chía en su juventud (como correspondía según la tradición, pues el linaje de los zipas de Bacatá provenía de Chía, por línea matrilineal), y luego había asumido la dirección de los ejércitos del Zipazgo.

En 1490, luego de que en la Batalla de Chocontá murieran el zipa Saguamanchica y el zaque Michuá, y a pesar de que el ejército del zipa había ganado la batalla, el joven Nemequene, recién posesionado cono nuevo zipa de Bacatá, quiso continuar la confrontación contra el nuevo zaque, Quemuenchatocha, y hacerlo tributario del Zipazgo. Sin embargo, las condiciones no eran favorables para la continuación de una guerra tan extenuante para ambos ejércitos. Por otra parte, los panches y los sutagaos se habían rebelado de nuevo, y atacaban las fronteras del Zipazgo. Sobre este punto, los uzaques, "caballeros más nobles del reino", aconsejaron a Nemequene que disciplinara a los güechas jóvenes enviándolos a la lucha contra los enemigos externos, para luego sojuzgar también a los caciques rebeldes al interior del Zipazgo. Para esto, Nemequene nombró a su sobrino y heredero, el psihipqua (príncipe) Tisquesusa, como general del ejército de Bacatá.[1]

Tisquesusa, al mando de 40.000 güechas, marchó por entre la senda de Tibacuy y Pasca para atacar a los sutagaos mientras se fortificaban y guarnicionaban las fronteras de los panches. El cacique de Fusagasugá, al enterarse de la cercanía de Tisquesusa, intentó huir, dejando a su ejército desorganizado. Sin embargo, Tisquesusa le capturó y ejecutó. Posteriormente, Tisquesusa dejó en Tibacuy una guarnición de güechas y partió para Bacatá cargado con un inmenso botín.[2]

Reinado[editar]

Representación pictórica de Tisquesusa.

Veinticuatro años después, en 1514, Nemequene murió en una batalla contra el zaque Quemuenchatocha, y Tisquesusa tuvo que retirarse de la confrontación para cumplir con la ceremonia de El Dorado en la Laguna Sagrada de Guatavita, pero dejó al mando de su ejército a su hermano, Zaquesazipa, quien logró someter al cacique de Ubaque, que se quería unir al zaque. Al concluir la ceremonia de El Dorado, Tisquesusa se apresuró a unirse de nuevo a su hermano para emprender un ataque definitivo contra el zaque Quemuenchatocha, pero el cacique sagrado Iraca de Suamox (Sogamoso), sucesor del legendario Bochica, se interpuso entre ambos bandos y les obligó a pactar una tregua. La tregua estaba a punto de terminar cuando llegaron a territorio muisca los españoles al mando de Gonzalo Jiménez de Quesada. Un sacerdote de Ubaque, llamado Popón, le había profetizado a Tisquesusa que moriría "ahogado en su propia sangre" a causa de unos extranjeros venidos de lejanas tierras. Esta profecía hizo que la primera reacción del zipa Tisquesusa, al enterarse de la llegada de los hombres blancos, fuera evitar su contacto a toda costa, a la vez que ordenó que un comando de espías le mantuviera al tanto de todo lo referente a los extranjeros. Tisquesusa abandonó la corte de Bacatá y se dirigió a Nemocón, donde se sentía más seguro. Sin embargo, los españoles ya le seguían la pista. Las noticias de los espías del zipa sobre los misteriosos "truenos" que disparaban los extranjeros preocuparon aún más a Tisquesusa, quien decidió trasladarse de nuevo, esta vez hacia la fortaleza militar de Cajicá. Sin embargo, regresó a Bacatá y ordenó el desalojo total de la población, de modo que cuando los españoles llegaron, no encontraron a nadie, y se devolvieron al norte, donde sometieron al zaque. Mientras tanto, Tisquesusa se refugió en los bosques de Facatativá, pero cuando los españoles volvieron a Bacatá, le siguieron el rastro y rodearon el bosque donde se ocultaba. Acamparon en Facatativá y una noche, mientras Tisquesusa intentaba huir, un soldado español, sin saber de quién se trataba, le atravesó una espada en el pecho y robó la rica manta de algodón pintado que portaba el zipa. Los servidores personales de Tisquesusa lo encontraron después debido a que vieron volar los gallinazos en torno al cadáver.[3]

Referencias[editar]

  1. Marta Herrera Ángel, "Los señores muiscas", Revista Credencial Historia No. 44 (Bogotá, 1993).
  2. Plaza, José Antonio de. Compendio de la historía de la Nueva Granada: desde antes de su descubrimiento, hasta el 17 de Noviembre de 1831 (Imprenta del Neogranadino; Bogotá, 1850), p. 6
  3. Herrera Angel, Martha. "Los señores muiscas" (Revista Credencial Historia, No. 44, Bogotá, 1993)

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]


Predecesor:
Nemequene
Zipa de Bacatá
(1514-1537)
Sucesor:
Zaquesazipa