Tiara papal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pío II utilizando la tiara. Fresco de Pinturicchio, h. 1502-1507.

La tiara papal es una corona usada por los papas, líderes de la Iglesia Católica, desde el siglo VIII al XX. Fue utilizada por última vez por Pablo VI.

El nombre de "tiara" se refiere a la totalidad del sombrero, sin importar cuantas coronas o diademas la hubieran adornado a través de los siglos;[1] [2] mientras que su forma de tres niveles, que fue ideada en el siglo XIV, es también llamada el "triregnum",[3] [4] triple tiara,[5] [6] [7] o triple corona.[8]

De 1143 a 1963, la tiara papal se colocó solemnemente en la cabeza del Papa durante su ceremonia de coronación. Las tiaras papales supervivientes poseen todas el triregnum, siendo la más antigua la de 1572, y el resto no anteriores al año 1800.

Una representación del triregnum, combinada con las dos llaves cruzadas de San Pedro, continúa siendo utilizado como un símbolo del papado y aparece en sus documentos, edificios e insignias.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

La tiara papal nace a partir del gorro frigio cónico o "frigium".[9] [10] Con la forma de un extintor de vela, la tiara papal y la mitra episcopal eran idénticos en sus orígenes.[9]

Los nombres usados por la tiara papal en los siglos VIII y IX incluyen "camelaucum", "pileus", "phrygium" y "pileum phrygium".[9]

Inocencio III con una tiara. Fresco medieval.

Coronas[editar]

Un aro de lino o tela de oro en la base de la tiara fue convertido en una corona de metal, que hacia el 1300 se convirtió en dos coronas. El primero de ellos apareció en la base del tradicional casco blanco papal en el siglo IX.[11] [12] Cuando los papas asumieron el poder temporal en los Estados Pontificios, la corona basal fue decorada con joyas para asemejarse a las coronas de príncipes.[11] La segunda corona habría sido añadida por Inocencio III (1198-1216) significando tanto su poder espiritual como temporal, declarando que Dios le había puesto sobre reyes y reinos; sino por Bonifacio VIII.[13] Sin embargo, un fresco en la Capilla de San Silvestre (consagrada en 1247) en la iglesia de los Cuatro Santos Coronados de Roma parece representar al Papa llevando una tiara con dos bandas y con orejeras.[14] La adición de una tercera corona se atribuye tanto a Benedicto XI (1303-1304) como a Clemente V (1305-1314), y uno de estas fue incluida en un inventario del tesoro papal en 1316.[9] Los primeros años del siglo XVI vieron la añadidura de un pequeño globo y una cruz en la punta superior de la tiara.[15]

La tercera corona se añadió a la tiara papal durante el Papado de Aviñón (1309-1378), dando lugar a la forma llamada triregnum.[16] [17] esta sería usada, luego de Clemente V, hasta el Papa Pablo VI, en 1963.

Tiara de San Silvestre[editar]

Lord Edward Francis Twining escribió sobre una tiara del Papa Bonifacio VIII, conocida como la tiara de San Silvestre:

Bajo Bonifacio VIII (1294-1303) la capucha del regnum se alargó y el aro fue enriquecido enormemente con piedras preciosas, mientras que hacia el final de su papado se añadió un segundo aro. El aumento de la longitud tuvo el significado simbólico de dominio de una sancta ecclesia sobre la tierra, y demostró el significado del unam sanctum papal. En el inventario de 1295 el segundo año del pontificado de Bonifacio el tocado, que ahora se conoce generalmente como una tiara, se describe como enriquecida con 48 rubíes balas, 72 zafiros, 45 praxini o esmeraldas, numerosos pequeños rubíes balas y esmeraldas y 66 perlas grandes. En la cumbre había una gran rubí.

Bonifacio VIII fue sucedido en 1303 por Benedicto XI, quien llevó la tiara a Perugia. Después de su muerte en 1304 hubo un período de once meses antes de que un nuevo Papa lo pudiera suceder. El arzobispo de Burdeos fue elegido y se llevó el título de Clemente V. Sacó la sede papal de Roma y la llevó a Aviñón y la tiara fue llevado a Lyons, desde Perugia, para su coronación el 14 de noviembre de 1305. En el inventario realizado en 1315-16, la tiara de Bonifacio VIII es vuelta a describir, y puede ser identificada por la mención del gran rubí, que se registra como desaparecido. Se describe teniendo tres aros corona quae vocatur, regnum cum tribus circuitis aureis. Por lo tanto, debe haber sido entre la toma de los dos inventarios, en 1295 y 1315, que se añadieron el segundo y tercer aros a la tiara. Fue durante este período que la flor de lis se utilizó para decorar las diademas. La tiara se mantuvo en el tesoro papal en Aviñón hasta Gregorio XI la llevó de vuelta a Roma, donde entró el 17 de enero de 1377. En 1378 Roberto de Ginebra fue elegido antipapa, tomando el título de Clemente VII, y se llevó la tiara de Aviñón. Cuando el español, Pedro de Luna, fue elegido antipapa en 1394 autonominándose Benedicto XIII, tomó la tiara de Aviñón a España, donde permaneció hasta que Alfonso V de Aragón fracasó en su intento de renovar el cisma, y con la retirada del apoyo del antipapa Clemente VII en 1419, la tiara fue devuelta a Roma (...).[18]

En el siglo XIV, la tiara de Bonifacio VIII comenzó a ser llamada la tiara de San Silvestre, y comenzó a ser venerada y considerada como una reliquia. Esto fue sin duda sugerido por la Donación de Constantino, pero ahora sólo comenzó a ser usada para la coronación de los papas, comenzando con Gregorio XI en 1370 y su sucesor Urbano VI en 1378. No fue utilizada en ninguna otra ceremonia, y se mantuvo en el Tesoro de Letrán. Se utilizó por última vez en la coronación de Nicolás V (1446-1455), y en 1485 fue robada y no se supo más de esta.[19]
Lord Edward Francis Twining

Twining también toma nota de los diversos significados alegóricos atribuidos a las tres coronas de la tiara papal, pero concluye que parece más probable que el simbolismo tenga relación con la idea que tomó forma en los siglos XIII y XIV, que el emperador fue coronado con tres coronas (la corona de plata de Alemania en Aix-la-Chapelle, la corona de hierro de Lombardía en Milán o Monza y la corona imperial de oro en Roma) y, por tanto, el Papa, también, debe usar tres coronas.[20]

Ínfulas (infulae)[editar]

Al igual que la mitra de un obispo, una tiara papal posee dos ínfulas,[21] [22] [23] [24] llamadas en latín caudae o infulae.[13] estas son, por lo general, adjuntas en la parte trasera de la tiara, de la misma forma que las mitras, aunque el mosaico del Papa Clemente VIII, en el que lleva el triregnum, los muestra delante de los oídos. Todas las tiaras existentes las han colocado en la parte trasera.

Abandono de la tiara[editar]

El Papa Pablo VI abandonó el uso de la tiara papal en el Concilio Vaticano II, colocándola de forma simbólica sobre el altar de la Basílica de San Pedro, y donando su valor a los pobres. Sin embargo, en su Constitución Apostólica de 1975, Romano Pontifici Eligendo, donde detalla la forma de elección del Papa, aún prevé que sus sucesores serían coronados.

Su inmediato sucesor, Juan Pablo I, decidió ir en contra de una coronación, reemplazándolo con una Misa de inauguración del pontificado. Después de la repentina muerte de éste, en 1978, Juan Pablo II dijo a la congregación en la inauguración solemne de su pontificado:

El último Papa en ser coronado fue Pablo VI en 1963, pero después de la ceremonia de la coronación solemne nunca usaron la tiara de nuevo y dejaron libre a sus Sucesores su decisión al respecto. El Papa Juan Pablo I, cuyo recuerdo está tan vivo en nuestros corazones, no deseó tener la tiara; ni tampoco su sucesor lo desea hoy. Éste no es el momento de regresar a una ceremonia y a un objeto considerado, erróneamente, como un símbolo del poder temporal de los Papas. Nuestro tiempo nos llama, nos exhorta, nos obliga a contemplar al Señor y sumergirnos en meditación humilde y devota sobre el misterio del poder supremo de Cristo mismo.[25]

Aunque no es usado actualmente como parte del ajuar papal, su simbolismo permanece en la heráldica de la Santa Sede y la bandera de la Ciudad del Vaticano. Hasta el reinado de Juan Pablo II la tiara fue también parte del escudo de armas papal. En una ruptura con la tradición, en el escudo personal del Papa Benedicto XVI se reemplazó la tiara con una mitra, la que posee tres niveles que recuerdan a los de la otrora corona.[26] La mitra fue mantenida en su escudo por el actual pontífice Francisco, elegido en 2013.

Última coronación papal[editar]

Al igual que con los papas anteriores, Pablo VI fue coronado con una tiara en la ceremonia de coronación papal, y como ocasionalmente ocurría, se utilizó una nueva corona. esta había sido donada por la ciudad de Milán, donde fue arzobispo antes de su elección. Muy diferente a tiaras anteriores, no estaba cubierta de joyas y piedras preciosas, y la forma cónica era muy llamativa. Era también, claramente, más pesada que la tiara palatina, utilizada previamente.[27]

Al finalizar la segunda sesión del Concilio Vaticano II en 1963, Pablo VI colocó la tiara sobre el altar como gesto de humildad y signo de la renuncia a la gloria y el poder humano, en armonía con el espíritu renovado del Concilio. Desde entonces, ninguno de sus sucesores ha usado una tiara. Se anunció que la tiara sería subastada y el dinero obtenido se daría en caridad, siendo comprada por católicos estadounidenses, y quienes la conservan actualmente en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington D. C.[27]

Escudo de Pío XII, con la tiara. Stuttgart.  
Escudo de Benedicto XVI. Aparece la mitra en vez de la otrora triple corona.  

Algunos católicos tradicionalistas consideran altamente grave el hecho del abandono, por el Papa Pablo, del uso de uno de los símbolos más llamativos del papado, y se mantuvieron en campaña para su reincorporación.[28] Incluso, se le ha llamado "antipapa", argumentando que ningún Papa propiamente tal haría entregar la tiara papal.[29] [30]

Diseño[editar]

Históricamente, se tiene referencia a variadas tiaras papales, aunque solamente 22 han llegado a nuestros días, indemnes. Muchas de las coronas anteriores (sobre todo las del Papa Julio II y las atribuidas al Papa Silvestre I) fueron destruidas, desmanteladas o robadas por los invasores (sobre todo por el ejército francés de Louis-Alexandre Berthier en 1798), o por los mismos papas: Clemente VII fundió todas las tiaras e insignias papales para pagar el rescate de 400.000 ducados exigidos por el ejército de Carlos V, en 1527, durante el Saco de Roma. La tiara más antigua existente es del siglo XVI, ocupada por Gregorio XIII, y única sobreviviente al saqueo y ocupación de Roma por Berthier. Por ello, el cónclave de 1799-1800 debió ser celebrado en Venecia, donde Pío VII, el nuevo papa, fue coronado con una tiara de papel maché, realizado con joyas donadas por damas venecianas.

Muchos tiaras fueron donados al papado por los líderes mundiales o jefes de Estado, entre ellos la reina Isabel II de España, Guillermo I de Alemania, el emperador Francisco José I de Austria y Napoleón I de Francia. La tiara proporcionada por éste último, fue realizada a partir de los elementos de las antiguas coronas robadas, y fue dada a Pío VII como un "regalo de boda", para marcar el propio matrimonio de Napoleón con la emperatriz Josefina, en vísperas de su coronación imperial. Otras eran un regalo para un Papa recién elegido, o con ocasión del jubileo de su ordenación o elección.

Forma[editar]

La mayoría de las sobrevivientes tiaras papales tienen la forma de una colmena circular, con un núcleo central de plata. Algunas eran marcadamente cónicas, otras bulbosas. A excepción de la de Pablo VI, todos estaban ricamente enjoyadas. Las tres coronas estaban marcadas por decoraciones de oro, a veces en forma de cruces, a veces en forma de hojas. La mayoría está coronada por una cruz fijado por encima de un globo, en representación de la soberanía universal de Cristo. Cada tiara tenía unida a la espalda dos orejeras, tiras muy decorados de tela bordados con hilos de oro, con el escudo de armas principalmente.

Las dos tiaras mas inusuales son la de papel maché, hecha en 1800 para Pío VII, elegido y coronado fuera de Roma; y la de Pablo VI, hecha en 1963, similar a la forma de una bala, con pocas joyas y, en lugar de ser adornada por tres coronas, está marcada con tres círculos paralelos y tiene una corona de doble escalonado en su base.

La tiara dada al Papa Pío IX en 1877 por la Guardia Palatina en honor a su jubileo, es muy similar en diseño a la tiara de Gregorio XVI. Fue una corona particularmente popular, usada por también por Pío XII y Juan XXIII.

Peso[editar]

A excepción de la tiara de papel maché, la tiara más ligera fue la realizada para el Papa Juan XXIII en 1959. Pesaba poco más de 0,9 kilogramos, al igual que la tiara de Pío XI, de 1922. En contraste, la tiara en forma de bala de Pablo VI pesaba 4,5 kilogramos. La tiara papal más pesada de la colección papal es la donada por Napoléon a Pío VII en 1804, con un peso de 8,2 kilogramos, por lo que nunca fue usada, además de que, según se decía, muy pequeña para que el Papa pudiera siquiera colocársela.

Una serie de papas deliberadamente pedía nuevas tiaras, ya que las que poseían a su haber estaban muy pequeñas o pesadas, o ambas. Gregorio XVI, Pío IX y Pío X tuvieron esos problemas. Sin embargo, y para el siglo XX, la creación de tiaras más ligeras y anchas, como las de 0,9 kilogramos mencionada anteriormente, significó que el número de coronas bajó abruptamente.

Simbolismo[editar]

No hay real certeza sobre que simbolizan las tres coronas de la tiara papal. Algunos lo relacionan con la autoridad del Papa como "pastor universal" (corona superior), "juez eclesiástico universal" (corona del medio) y "gobernante temporal" (corona inferior)[31] Otros lo interpretan con el significado de "padre de príncipes y reyes, gobernador del mundo, vicario de Cristo".[15] Las palabras utilizadas en la ceremonia de coronación, Accipe tiaram tribus coronis ornatam, et scias te esse patrem principum et regum, rectorem orbis in terra vicarium Salvatoris nostri Jesu Christi, cui est honor et gloria in saecula saeculorum, es posible referenciarlas con la última descripción mencionada.[32]

Otros asocian la triple corona a Cristo, como "sacerdote, profeta y rey";[33] o como "maestro, legislador y juez".[34] Otra interpretación tradicional hace referencia a la "Iglesia militante en la Tierra", la "Iglesia sufriente luego de la muerte y antes del cielo", y como la "Iglesia triunfante en eternidad".[35] El arzobispo Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, quien diseñó el escudo papal de Benedicto XVI, lo interpretó como "orden, jurisdicción y magisterio";[36] mientras otra teoría lo relacionaba a los "mundos celestial, humano y terrestre".[37] Lord Edward Francis Twining sugirió que fue para asimilarse a los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, que eran coronados tres veces, en honor a ser reyes de Alemania, de Italia y como emperadores romanos.[38]

Uso[editar]

El cardenal Guy de Boulogne corona a Gregorio XI, en 1370. Miniatura de las Crónicas de Froissart, h. 1400.

La tiara papal nunca fue usada en celebraciones litúrgicas, como la Misa. En tales funciones al Papa, al igual que otros obispos, llevaba una mitra. Sin embargo, era utilizada durante las procesiones solemnes, y era colocada en el altar durante la Solemne Misa Pontificia.

Durante las bendiciones tradicionales Urbi et Orbi, de Navidad y Pascua, el Papa solía utilizarla.

Coronación[editar]

La ocasión más famosa en que se utilizó la tiara fue para la coronación de los papas, en una ceremonia de seis horas, que comenzaba con la llegada del Papa a la Basílica de San Pedro[39] en la silla gestatoria, en una procesión que incluía individuos con flabelos que secundaban al pontífice. Las ceremonias de Pío XII y Juan XXIII fueron celebrados en el balcón central de la basílica, mientras que la de Pablo VI fue realizaba en la explanada, y con una duración muchísimo más corta a la tradicional.

La ceremonia era simbólica, ya que el Papa se convertía en tal al aceptar su elección en el cónclave. Desde 1978, con Juan Pablo I, se optó por una simple misa de inicio de pontificado.

Privilegios[editar]

Dentro de la Iglesia católica, solo el Patriarcado de Lisboa tiene el privilegio del uso de una tiara en su sello, y el titular del patriarcado del uso de mitra adornada de tres coronas, aunque este último privilegio no sea habitualmente mostrado por los patriarcas, como ocurría durante el gobierno del cardenal Manuel González Cerejeira.[40] [41]

A su vez la ciudad española de Reus tiene el privilegio de coronar su escudo con una tiara, privilegio dado a la ciudad por el antipapa Benedicto XIII.[42]

Otros usos[editar]

Cartas del tarot[editar]

Carta del Tarot Visconti-Sforza. Siglo XV.

Las cartas medievales de tarot incluían una carta que mostraba una mujer que llevaba una tiara papal, conocida como la Papisa o Suma Sacerdotisa. El significado y el simbolismo de la tarjeta es incierto. La mujer coronada diversamente ha sido identificado como la Papisa Juana (una mujer que, según una leyenda medieval, se habría disfrazado como hombre y fue elegida Papa), como María, madre de Jesús, o incluso como Cibeles, Isis, o Venus. Aquellas cartas, producidas durante la Reforma protestante, han sido vistas como un intento de ridiculizar al papado y la fe católica. La tiara papal, sin embargo, desapareció de representaciones posteriores, y se le mostró con un tocado medieval estándar.[43]

Referencias[editar]

  1. Joseph Braun, "Tiara" en The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. Nueva York: Robert Appleton Company, 1912
  2. Enciclopedia Británica, artículo "Tiara"
  3. John-Peter Pham, Herederos del Pescador (Oxford University Press 2004 ISBN 978-0-19534635-0), p. 310
  4. Meredith P. Lillich, Arcoiris como una Esmeralda (Penn State Press 1991 ISBN 978-0-27100702-1), p. 96
  5. Charles L. Stinger, El Renacimiento en Roma (Indiana University Press 1998 ISBN 978-0-25321208-5), p. 64
  6. Clara Erskine Clement Waters, Santos en el arte (Nova Publishers 2004 ISBN 978-1-59033037-1), p. 31
  7. Frank J. Coppa, Política y Papado en el Mundo Moderno (ABC-CLIO 2008 ISBN 978-0-31308048-7), p. 1
  8. "Homilía de Inauguración de Pontificado", sección 4
  9. a b c d «Herbert Norris, ''Church Vestments'' (Dutton 1950, publicado en 2da. edición por by Dover Publications 2002 ISBN 0-486-42256-9), pp. 108–115». Google.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  10. «''Enciclopedia Británica'', artículo "tiara (papal dress)"». Britannica.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  11. a b James-Charles Noonan, The Church Visible, (ISBN 0-670-86745-4)
  12. Bruno Heim, Heraldry in the Catholic Church, Humanities: 1978, (ISBN 0-391-00873-0), p.50
  13. a b 1911 Encyclopædia Britannica, entry "Tiara"
  14. «Pope St. Sylvester, December 31». Traditioninaction.org. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  15. a b «Sala Stampa della Santa Sede: "Storia della Tiara"». Vatican.va. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  16. Jane Hayward, Walter Cahn, Radiance and Reflection (Metropolitan Museum of Art 1982 ISBN 978-0-87099298-8), p. 206
  17. John Walsh, The Mass and Vestments of the Catholic Church (Benzinger Brothers 1916), p. 431
  18. A History of the Crown Jewels of Europe, (London: B. T. Batsford, 1960) pp. 377-378.
  19. Twining, Lord Edward Francis (1960). A History of the Crown Jewels of Europe. Londres: B.T. Batsford Ltd. pp. 378–379. 
  20. Twining 1960, p. 378
  21. Frank Leslie Cross, Elizabeth A. Livingstone (editors), The Oxford Dictionary of the Christian Church (Oxford University Press 2005 ISBN 978-0-19-280-290-3), entry "Tiara", p. 1632
  22. Guido J. Deboeck, Flemish DNA & Ancestry (Dokus Publishing 2007 ISBN 978-0-97255267-7), p. 70
  23. Suzanne Lewis, The Art of Matthew Paris in the Chronica Majora (University of California Press 1987 ISBN 978-0-52004981-9), p. 267
  24. Wendy Doniger (editor), Merriam-Webster's Encyclopedia of World Religions (Merriam-Webster 1999 ISBN 978-0-87779044-0). entry "Tiara", p. 1096
  25. «Homily of His Holiness John Paul II for the inauguration of his pontificate, 4». Vatican.va. 22 de octubre de 1978. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  26. «(archived)». Web.archive.org. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  27. a b «Pope Paul VI Tiara». Andrejkoymasky.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  28. «Traditionalist Catholic website criticising Benedict XVI's non-use of the papal tiara». Dailycatholic.org. 29 de abril de 2005. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  29. «Anti-Pope Paul VI Smashing the Sacred Papal Tiara». Opusdeialert.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  30. False Pope Paul VI
  31. «Tu Es Petrus». Ewtn.com. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  32. «Francis Patrick Henrick, ''The Primacy of the Apostolic See Vindicated'' (Baltimore, London and Pittsburgh 1857), p. 252». Google.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  33. «The Holy See». Ewtn.com. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  34. «Website on pre-Vatican II liturgical and ecclesiastical vestments and symbols». Memorare.com. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  35. «The Coronation». ElectAPope.Com. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  36. «CNS STORY: Pope drops papal crown from coat of arms, adds miter, pallium». Catholicnews.com. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  37. «Vatican flag: redirect to the right page». Users.skynet.be. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  38. Twining, Lord Edward Francis (1960). A History of the Crown Jewels of Europe, B.T. Batsford Ltd., London, England.
  39. «Horace Kinder Mann, Johannes Hollnsteiner, ''The Lives of the Popes in the Early Middle Ages'' (K. Paul, Trench, Trübner, 1906), vol. 3, p. 12». Google.com. Consultado el 18 de mayo de 2013. 
  40. http://www.patriarcado-lisboa.pt/site/index.php?id=2940
  41. http://blogdeheraldica.blogspot.mx/2009/11/tiara-pontificia.html
  42. http://blogdeheraldica.blogspot.mx/2009/11/tiara-pontificia.html
  43. Dr. Robert O'Neill, Iconography of the early papess cards

Bibliografía[editar]

  • Bernstein, Carl; Politi, Marco (1996). His Holiness: John Paul II and the Hidden History of our Time. New York: Doubleday. ISBN 0-385-40538-3. 
  • Cornwell, John (1999). Hitler's Pope: The Secret History of Pius XII. New York: Viking. ISBN 0-670-87620-8. 
  • Cornwell, John (1989). A Thief in the Night: The Death of Pope John Paul I. London: Viking. ISBN 0-670-82387-2. 
  • de Cesare, Raffaele (1909). The Last Days of Papal Rome 1850–1870. London: A. Constable. 
  • Davis, Raymond (ed.) (2000). The Book of Pontiffs (Liber Pontificalis). Liverpool: Liverpool University Press. ISBN 0-85323-545-7. 
  • Duffy, Eamon (1997). Saint & Sinners: A History of the Popes. New Haven, Conn.: Yale University Press. ISBN 0-300-07332-1. 
  • Hales, E.E.Y. (Edward Elton Young) (1954). Pio Nono: A Study in European Politics and Religion in the Nineteenth Century. London: Eyre & Spottiswoode. 
  • Hebblethwaite, Peter (1978). The Year of Three Popes. London: Collins. ISBN 0-00-215047-6. 
  • Hebblethwaite, Peter (1993). Paul VI: The First Modern Pope. New York: Paulist Press. ISBN 0-8091-0461-X. 
  • Hebblethwaite, Peter (2000). John XXIII: Pope of the Century. London: Continuum. ISBN 0-8264-4995-6. 
  • Heim, Bruno (1978). Heraldry in the Catholic Church: Its Origins, Customs and Laws. Gerrards Cross, Eng.: Van Duren. ISBN 0-905715-05-5. 
  • Hobsworth, Dean (1884). From True Cross to True Crown: Papalism and Its Evils. 
  • Levillain, Philippe (ed.) (2002). The Papacy: An Encyclopedia. New York: Routledge. ISBN 0-415-92228-3. 
  • Nielsen, Fredrik Kristian (1906). The History of the Papacy in the XIXth Century. London: J. Murray. 
  • Noonan, James-Charles. (1996). The Church Visible: The Ceremonial Life and Protocol of the Roman Catholic Church. New York: Viking. ISBN 0-670-86745-4. 
  • Rudé, George F. E. (2000). Revolutionary Europe, 1783–1815. Oxford: Blackwell. ISBN 0-631-22189-1. 
  • Smith, Uriah (1881). Thoughts, Critical and Practical on the Book of Revelation. Battle Creek, Mich.: Seventh-day Adventist Publ. Assoc. ISBN 0-8370-5309-9. 
  • Smithe, Jefferson (1902). Roman Catholic Ritual. London. 
  • Willey, David (1992). God's Politician: John Paul at the Vatican. London: Faber and Faber. ISBN 0-571-16180-4. 
  • Yallop, David A. (1984). In God's Name: An Investigation into the Murder of Pope John Paul I. Toronto: Bantam Books. ISBN 0-553-05073-7. 

Enlaces externos[editar]