The Devil in Miss Jones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The Devil in Miss Jones (traducida al español como El Diablo en Miss Jones o El Diablo y la señorita Jones) es una película pornográfica de 1973. Fue dirigida por Gerard Damiano, quien el año anterior había estrenado la exitosa Garganta profunda, y protagonizado por la debutante Georgina Spelvin.

Sinopsis[editar]

Georgina Spelvin caracteriza a Justine Jones, una solterona solitaria, virgen y deprimida, que decide que el suicidio es la única salida de su aburrida existencia rutinaria. Mientras está acostada en la bañera, Justine se abre las venas, muriendo en silencio mientras que el agua se llena de su sangre.

Debido a que ella ha vivido una vida "pura", la señorita Jones se encuentra a sí misma en el limbo. Allí conoce al Sr. Abaca (John Clemens), un ángel, o algo parecido, que le informa que ella no califica para la entrada al cielo porque ella se a suicidado. Enojada de que el hecho le haya dejado sólo las opciones de limbo o el infierno, ella pide el Sr. Abaca que la deje "ganarse" su lugar en el Infierno permitiéndole regresar a la tierra y convertirse en la personificación de la lujuria. Después de una sesión intensa de dolor y placer con un hombre amenazante que sólo usa el nombre de "el Maestro" (Harry Reems), Justine tiene algunos encuentros extraños y sexualmente desviados, el último de los cuales es un gráfico trio con dos hombres.

Sin embargo, como ella está disfrutando de su nueva vida de lujuria, el breve tiempo que le fue dado a Justine para satisfacerse se agota y tiene que enfrentase a la eternidad del infierno. En un primer momento, la señorita Jones se horroriza ante el dolor que se verá obligada a soportar, pero Abaca rápidamente disipa el mito humano común del Infierno y le promete a Justine que va a ser "muy agradable ..."

Justine, ahora una salvaje ninfómana, se encuentra confinada a una pequeña habitación con un hombre impotente que está más interesado en la captura de moscas que en ella. Ella desesperadamente pide al hombre tener relaciones sexuales, pero él simplemente le pide que se calle mientras escucha el zumbido de sus insectos imaginarios.

Atrapada entonces en su propio infierno personal, el film finaliza mientras vemos a la señorita Jones gritando en agonía por toda la eternidad, sedienta de un placer sexual que nunca va a lograr por sus propios medios.

Enlaces externos[editar]