Tejido nervioso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tejido nervioso
Peripheral nerve, cross section.jpg
Imagen tomada con un microscopio óptico en la que se observa tejido nervioso perteneciente a un corte transversal de un nervio periférico. Tinción hematoxilina-eosina.
Blausen 0672 NeuralTissue.png
Representación 3D de las dos grandes categorías del tejido nervioso: la neurona (neuron) y la célula glial (neuroglia).
Nombre y clasificación
Sinónimos
Tejido neural;
Tejido neuronal
Latín Textus nervosus
TH H2.00.06.0.00001
Información anatómica
Vena Visual
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El tejido nervioso es un tejido especializado cuya unidad funcional es la neurona. Las neuronas tienen receptores especializados para percibir diferentes tipos de estímulos ya sean mecánicos, químicos, térmicos, etc, y traducirlos en impulsos nerviosos que lo conducirán a los centros nerviosos. Estos impulsos se propagan sucesivamente a otras neuronas para procesamiento y transmisión a los centros más altos y percibir sensaciones o iniciar reacciones motoras.

En adición a las neuronas, el tejido nervioso contiene muchas otras células que se denominan en conjunto células gliales, que ni reciben ni transmiten impulso, su misión es apoyar a la célula principal: la neurona.

El tejido nervioso proporciona el funcionamiento integrado de los organismos animales. Las células responsables de esta actividad son la neuronas (que constituyen el 20% del sistema) y la glía (80%), especializada en la comunicación estrecha con otras células del mismo tipo. Se trata, pues, de un tejido que ha cultivado la Percepción sensorial a partir de Receptores, los integra y provoca una reacción adaptada del organismo transmitiendo la información a los efectores (los principales son los músculos y las glándulas). La complejidad del tejido nervioso de algunos organismos da lugar a reacciones extremadamente complejas y variadas.

El tejido nervioso se diferencia del sistema hormonal en que la comunicación entre las células es breve y de muy corto alcance, mientras que las hormonas actúan sobre todo el organismo.

El tejido nervioso se distribuye por todo el organismo y se organiza en un sistema, el sistema nervioso. A través de una red de células especializadas, las neuronas, el sistema nervioso percibe la información del medio interno y externo a través de receptores sensoriales y la descodifica para dar una respuesta adecuada del organismo.

En los vertebrados, el sistema nervioso es epineural. Se subdivide en dos partes: el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). Formado microscópicamente por materia gris y blanca, el sistema nervioso central incluye el cerebro (encéfalo, tronco cerebral, cerebelo) alojado en el cráneo y la médula espinal, alojada en el canal espinal de la columna vertebral. El sistema nervioso periférico incluye los nervios que conectan los distintos órganos con el sistema nervioso central, así como los relés nerviosos, llamados ganglios nerviosos. El sistema nervioso de los cordados más primitivos es similar, salvo que el cerebro está ausente, ya que la estructura del tejido de la cabeza no se distingue del resto del tubo neural.

En los hiponeurianos, el sistema nervioso consiste en una doble cadena de ganglios situados ventralmente de los que parten los nervios motores y sensoriales. Con frecuencia, los ganglios anteriores se fusionan en un cerebro que realiza las funciones más avanzadas del sistema nervioso. En algunos grupos, como los moluscos, esta estructura es poco visible debido a la evolución.

El tercer tipo de tejido nervioso observado, presente en los animales más primitivos, es la formación de un tejido difuso sin estructuras identificables dentro de los otros tejidos. Se encuentra en animales diploblásticos (medusas, corales, etc.) y en gusanos primitivos. En algunos animales, las neuronas pueden agruparse en ganglios, pero éstos no parecen tener ninguna organización adicional como en los animales más evolucionados.

Células del sistema nervioso[editar]

Las células del sistema nervioso se dividen en dos grandes categorías: neuronas y células de sostén, también llamadas células de la glía o simplemente glía.[1]

  • Neurona: Tienen un diámetro que va desde los 5μm a los 150μm son por ello una de las células más grandes y más pequeñas a la vez. La gran mayoría de neuronas están formadas por tres partes: un solo cuerpo celular, múltiples dendritas y un único axón. El cuerpo celular, también denominado como pericarión o soma, es la porción central de la célula en la cual se encuentra el núcleo y el citoplasma perinuclear. Del cuerpo celular se proyectan las dendritas, prolongaciones especializadas para recibir estímulos del aparato de Zaccagnini, situado cerca del bulbo raquídeo.

Se creía antes que estas eran las únicas células que no se reproducían y que cuando mueren no se podrían reponer; sin embargo, hace poco[cita requerida] se demostró que su capacidad regenerativa es extremadamente lenta, pero no nula. Se reconocen tres tipos de neuronas:

  • Las neuronas sensitivas: reciben el impulso originado en las células receptoras.
  • Las neuronas motoras: transmiten el impulso recibido al órgano efector.
  • Las neuronas conectivas o de asociación: vinculan la actividad de las neuronas sensitivas y las motoras.
  • Células gliales: Son células no nerviosas que protegen y llevan nutrientes a las células. Glia significa pegamento, es un tejido que forma la sustancia de los centros nerviosos. Está compuesta por una fina red en la que se incluyen células especiales muy ramificadas. Se divide en:
  • Astrocitos.
  • Oligodendrocitos.
  • Microglía.
  • Células Ependimarias.
  • Glia Periférica: Se encuentra en el SNP (ganglios nerviosos, nervios y terminaciones nerviosas):
  • Células de Schwann.
  • Células capsulares.
  • Células de Müller.

Neuroglias[editar]

Uno de los propósitos de estas células era mantener a las neuronas unidas y en su lugar según Virchow. Ahora se sabe que es una de las varias funciones. Las microglías son células pequeñas con núcleo alargado y con prolongaciones cortas e irregulares que tienen capacidad fagocitaria. Se originan en precursores de la médula ósea y alcanzan el sistema nervioso a través de la sangre; representan el sistema mononuclear fagocítico en el sistema nervioso central.

Contienen lisosomas y cuerpos residuales. Generalmente se la clasifica como célula de la neuroglia. Presentan el antígeno común leucocítico y el antígeno de histocompatibilidad clase II, propio de las células presentadoras de antígeno.

Regeneración del tejido nervioso[editar]

La capacidad de regeneración del tejido nervioso es muy limitada en comparación con otros tejidos, sobre todo porque las células nerviosas ya no son capaces de dividirse.

En el desarrollo embrionario temprano, el anlage del sistema nervioso es, durante algún tiempo, la región con la mayor tasa de divisiones celulares, y fetalmente, en los momentos álgidos del ser humano, se producen varios miles de neuronas jóvenes por segundo. Pero estas neuronas ya no son capaces de realizar divisiones celulares después, son postmitóticas. Y no todas viven tanto como el órgano del organismo en cuyo tejido buscan su lugar (véase la apoptosis selectiva).

En el cerebro adulto, sólo en algunas regiones quedan células precursoras neuronales indiferenciadas, que pueden seguir dividiéndose y son capaces de formar neuroblastos y neuronas jóvenes (véase neurogénesis adulta). En los seres humanos, por ejemplo, también pueden formarse neuronas jóvenes junto a las células gliales, por ejemplo en regiones del hipocampo o en la zona subventricular para sustituir a las neuronas del bulbo olfatorio y la mucosa olfativa. Para ello, estas neuronas jóvenes tienen que migrar a esa región del cerebro y buscar un lugar (con quimiotaxis o haptotaxis). Haptotaxis), extender extensiones (axogénesis), formar sitios de transmisión (Sinaptogénesis), establecer contactos en la red encontrada de otras neuronas, recibir señales y enviar señales, finalmente también aquellas con las que se puede cambiar el estado de excitación de algunas otras células individuales (Excitación o Inhibición).

En el camino y en el proceso en el camino, una neurona se diferencia - para tomar una posición en un entorno celular con conexiones específicas. Si no lo consigue, la neurona no sobrevive mucho tiempo. Si lo consigue, la neurona ocupa un lugar especial en la red neuronal, y sólo puede ser sustituida en este lugar por neuronas jóvenes que sigan un proceso de diferenciación similar. Pero éstas no pueden formarse a partir de neuronas maduras por división celular. Para ello, las neuronas tendrían que redondearse, los procesos retrocederían, perderían sus contactos y, por tanto, dejarían de ser funcionales. Por lo tanto, la sustitución de las neuronas diferenciadas y funcionales dentro de una red neuronal está limitada por la complejidad de las conexiones neuronales.

En el Sistema Nervioso Periférico, por otro lado, después de dañar una fibra nerviosa, la extensión de una neurona puede volver a crecer en el canal de la vaina medular como un axón -si todavía está presente- aproximadamente a la misma velocidad que crece el pelo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ross, Michael H.; Pawlina, Wojciech (2015). Histología : texto y atlas : correlación con biología celular y molecular (7a ed edición). Wolters Klumer. ISBN 978-84-16004-96-6. OCLC 951663620. Consultado el 20 de mayo de 2021. 

Bibliografía[editar]

  • Gartner, Leslie P. & James L. Hiatt1. Atlas de Histología Tercera Edición