Teatro óptico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El teatro óptico es una aplicación óptica desarrollada por Émile Reynaud y patentada en 1888, basada en el praxinoscopio que permite ofrecer un espectáculo a partir de la proyección de dibujos animados móviles de una duración de entre seis y quince minutos. Se utilizaba la combinación de una linterna mágica que proyectaba las imágenes en el fondo de la escena, y otra que proyectaba las figuras pintadas a mano, mediante espejos y lentes en placas en una banda de tela perforada . Éste es uno de los precedentes del cinematógrafo aunque las imágenes habían de dibujarse a mano sobre la película.

Pantomimes Lumineuses[1] [editar]

cartel de las sesiones de "Pantomimes Lumineuses"

El primer espectáculo que incluía imágenes en movimiento se representó en el museo Grévin de París en 1892, pocos años antes que los hermanos Lumière hicieran su primera proyección. Las proyecciones de Reynaud se pueden considerar animaciones y las Pantomimes Lumineuses las primeras películas de animación de la historia. En total se hicieron más de 12.800 representaciones a las que asistieron más de medio millón de personas, hasta que cerró en 1900.

Las representaciones podían durar entre un minuto y medio y cinco minutos las más largas y también se podía duplicar su duración dependiendo de los movimientos, más rápidos o más lentos con las bobinas, del operador.

Para representar las Pantomimes el Museo Grévin hizo firmar un contrato al autor que lo vinculaba a representar el espectáculo en dos turnos con la frecuencia que exigiera el público, de las 15h a las 18h y de las 20h a las 23h y obligaba a modificar lo al menos una vez al año.

Representaciones conocidas:[editar]

El primer programa presentaba tres espectáculos. El primero fue Pauvre Pierrot! con el músico Gaston Paulin en el piano y crearon una serie de partituras para las proyecciones, la cinta tenía una duración de 36 metros y 500 imágenes en total. En ella el público veía la disputa del protagonista, Pierrot, con Arlequine por el amor de Colombine, ésta ignoraba a Pierrot y al final se queda con el amor de Arlequine. La historia tuvo tanto éxito en su estreno en 1892 que fue una obra proyectada hasta febrero de 1894[2]

La segunda representación era Clown et ses chiens de 22 metros y 300 imágenes, dónde el protagonista, un payaso hacia unos números de circo con sus perros.

Imagen de "Autour d'une Cabine"

Finalmente, la tercera fue Un bon bock, que tenía 50 metros y contenía 700 imágenes, en ella se veía un hombre descarado que entraba en un bar y veía desaparecer su vaso de cerveza delante suyo.

Posteriormente, creó otros espectáculos de los cuáles se conocen el nombre del Autor d'une cabine, que tenía 45 metros y 636 imágenes y explicaba la historia de una bañista molestada por un hombre desvergonzado delante de su marido. Otra obra conocida es: Un rêve au coin du feu, de 29 metros y 400 imágenes, dónde se utilizó por primera vez el uso de un flashback como elemento narrativo para explicar el pasado de la protagonista cuando su casa fue devorada por las llamas.

Historia[editar]

Como ya hemos visto, Reynaud proyectó imágenes en movimiento ya antes que los hermanos Lumière. Éste presentó la patente de su teatro óptico el 1 de diciembre de 1888 que lo diferencia de los juguetes ópticos de la época (Fenaquitoscopio, Zoótropo, Praxinoscopio o Zoopaxiscopio) porqué el dispositivo estaba diseñado para conseguir la ilusión de movimiento con una gran variedad y duración ilimitada de escenas reales de animación y no se limitaba solamente a la repetición continua de los mismos instrumentos[3]

Gracias al museu Grévin de París que se comprometió a hacer los espectáculos, Reynaud se reunió con Gaston Paulin para componer las partituras originales por cada una de las Pantomimes Lumineuses, y por ésta razón se podría decir que fueron de las primeras bandas sonoras del cine.

Antes de la invención del cinematógrafo de los Lumiére, Reynaud ya proyectaba sus historias animadas al público, pero como muchos autores del nombrado precine, acabó arruinado y olvidado a pesar del éxito que pudo tener en su época, y no es hasta más tarde que se descubren todos éstos otros autores. Una de las razones de su corta fama fue que el tamaño de las cintas de sus películas eran demasiado grandes para poder hacer copias de las Pantomimes. Sabemos que en 1913 Reynaud de lanzó al Sena con su último ejemplar de un teatro óptico aunque días más tarde iba a ser visitado por el inventor y productor francés Léon Gaumont, para comprarle el invento y donarlo al Conservatoire des Arts et Métiers

Funcionamiento[4] [editar]

Reynaud y su Teatro Óptico.

Para hacer sus espectáculos utilizaba la combinación de dos linternas mágicas. La primera proyectaba al fondo de la escena y la segunda que proyectaba las imágenes pintadas, mediante espejos y diversas lentes, en las placas de la banda de tela perforada en dos bobinas que se movían manualmente.

Reynaud utilizaba una tira de tela, con los lados de la cinta reforzados con bandas metálicas y flexibles, de unos 70 mm con placas de goma laca protegidas con gelatina, haciendo todo el proceso de una obra muy tedioso y complicado. Las bandas tenían una perforación central entre cada uno de los dibujos para así poder conducir la película mediante el arrastre. Aunque el mecanismo se accionaba mediante un cilindro del espejo a través de una espigas.

La cinta de la película era la tira flexible que estaba hecha de placas y se colocaba dentro de la primera bobina, entonces, la película iba avanzando por delante de la linterna mágica, guiada por las perforaciones centrales en la cinta hasta llegar al cilindro de 36 espejos giratorio. La película era recibida por una segunda bobina que el operador había de girar simultáneamente y pasaban unas 15 imágenes por segundo, dependiendo de la velocidad del operador. Mediante el fenómeno PHI se prolongaba la visualización de la imagen. La luz que llegaba a los espejos era conducida, mediante otros espejos, hasta la parte trasera de la pantalla de proyección.

Las figuras de sus representaciones las pintaba a mano en un soporte fotosensible con tintas transparentes con anilina, una técnica que ya era utilizada para los espectáculos de linterna mágica. Todo el contorno de los personajes y su soporte se pintaba con tinta negra para que la luz no pasara entre el vidrio.

Por otra parte, la decoración y el paisaje que estaba detrás de las figuras se diseñaba y pintaba en otra placa de vidrio y se proyectaba con la otra linterna mágica.

Enlaces externos[editar]