Sr. Creosota

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mr. Creososte
Personaje de El sentido de la vida
Creador(es) Monty Python
Interpretado por Terry Jones
Información
Sexo Masculino
Nacionalidad inglés

Sr. Creosota (Mr. Creosote en inglés) es un personaje ficticio de la película de los Monty Python, El sentido de la vida, el personaje está interpretado por Terry Jones, actor que se hizo famoso por este papel.[1]

Características[editar]

El personaje es un hombre de mediana edad con una obesidad morbida totalmente anormal para el ser humano, en su aparición en uno de los sketches de la película hace acto de presencia en el restaurante mientras de fondo suena la banda sonora de Tiburón.

Sketch del restaurante[editar]

En el sketch, el Sr. Creosota se dispone a cenar en un restaurante francés siendo atendido por un maître (John Cleese) con el que inicia una conversación:

Maître: Aaah! monsieur, buenas tardes, como se encuentra hoy?
Sr. Creosota: Mejor.
Maître: Mejor?.
Sr. Creosota: Mejor que traiga un cubo, voy a vomitar.

Tras el diálogo, es llevado a la mesa y una vez sentado empieza a vomitar, intentando atinar en el cubo que había pedido anteriormente. En un instante, el suelo del local se cubre de vomitos, tras venir la señora de la limpieza, la mujer tiene la misma suerte que el cubo (y es cubierta por los vomitos del Sr. Creosota) además de los pantalones del maître que se ensucian. Después de terminar, Creosota escucha pacientemente el menú del día, lo cual acepta que le sirvan todo lo del menú servido en un cubo con huevos de perdiz encima, paté y de aperitivo, seis botellas de Château Latour, un par de vinos espumosos y media docena de cervezas. Tras acabar de pedir, vuelve a devolver, esta vez sobre sí mismo y en su mesa, los otros comensales acaban marchándose por las arcadas. Al final, tras comérselo todo, el maítre le ofrece como un pequeño aperitivo, una chocolatina de menta, a pesar de que el Sr. Creosota dice no poder más aunque acaba aceptándola. Tras comérsela, su cuerpo se empieza a inflar hasta que revienta y se produce una gigantesca explosión en la que un torrente de bilis y comida digerida lo ensucia todo.

A pesar de la explosión, Creosota sigue vivo, pero su pecho aparece abierto contemplándose sus costillas y el corazón (todavía latiendo). El Sr. Creosota, después de la explosión se le puede ver un poco confuso por lo que ha pasado, en cambio el maître se le acerca con tranquilidad ofreciéndole la cuenta.

Recepción[editar]

Esta escena ha sido considerada como una de las más repulsivas en el cine del siglo XX. [cita requerida]El director, Quentin Tarantino confesó haber sentido náuseas por el sketch, en cambio los críticos alabaron el humor negro. (Leonard Maltin declaró que "es una escena inolvidable, guste o no"). Fue rodada en Porchester Centre, un edificio público de Westminster, Londres.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]