Sinfonía n.º 6 (Beethoven)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sinfonía nº 6 (Beethoven)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sinfonía n. 6
«Sinfonía Pastorale»
sinfonía de Ludwig van Beethoven
Beethoven.jpg
Catálogo 68
Tonalidad fa mayor
Fecha de composición 1808
Estreno
Fecha 1808
Lugar Theater an der Wien
Detalles
Estilo música clásica
Movimientos 5

La sinfonía n.º 6 en fa mayor, op. 68, también conocida como la «Sinfonía Pastoral» (en alemán, Pastorale[1]​), es una obra compuesta por Ludwig van Beethoven, terminada en 1808, una de las pocas obras de música programática[2]​ del compositor, quien la subtituló Recuerdos de la vida campestre. Se interpretó por primera vez en el Theater an der Wien el 22 de diciembre de 1808,[3]​ en un concierto de cuatro horas de duración.[4]

Contexto, Beethoven y la naturaleza[editar]

Manuscrito original de la sinfonía

Beethoven fue un amante de la Naturaleza; pasaba gran parte de su tiempo caminando por el campo. Frecuentemente abandonaba Viena para trabajar en localidades rurales.[cita requerida]

No fue, sin embargo, el primer compositor en describir sinfónicamente la Naturaleza: por ejemplo, en su oratorio Las estaciones, estrenado en 1802, Franz Joseph Haydn similarmente pintó el amor por la Naturaleza, campesinos bailando, una tormenta, pájaros cantando y otros similares.[cita requerida]

Anteriormente, durante el Barroco francés e italiano, se compusieron piezas que pretendían imitar a la Naturaleza, aspiración muy propia de la Ilustración. El veneciano Antonio Vivaldi había compuesto sus celebérrimos Conciertos para violín Op. 8, Las cuatro estaciones, genial pintura de la Naturaleza, con tormentas, cantos de aves, moscardones, etcétera.[cita requerida]

El camino de Beethoven en Heiligenstadt.

Sabemos por varios testimonios el gran amor que Beethoven tenía por la naturaleza y por la vida en el campo donde pasaba todos los veranos.

   “Qué feliz estás de haber podido irte al campo tan pronto. Solo el 8 podré disfrutar de esta dicha. Me regocijo como un niño. Qué placer poder vagar por los bosques, entre los árboles, las hierbas, las rocas. Nadie puede amar el campo como yo. Los bosques, los árboles, las rocas en efecto nos dan el eco deseado.”

— Beethoven, carta a Theresa Malfatti, Viena, mayo de 1810.[5]

Uno de los primeros biógrafos de Beethoven, Alexander Wheelock Thayer, relata las palabras del músico inglés Charles Neate,[6]​ quien se encontraba a menudo con Beethoven en Viena:

   “Neate, en su larga vida —tenía casi 80 años en 1861 cuando habló con el autor— nunca había conocido a un hombre que disfrutara tanto de la naturaleza; se deleitaba intensamente con las flores, las nubes, todo - “La naturaleza era, por así decirlo, su alimento; realmente parecía vivir de ella”. Vagando por los campos, se sentaba en cualquier montículo verde que pareciera ofrecer un asiento cómodo y luego dejaba que sus pensamientos volaran libremente. […] En otra ocasión, caminando por los campos alrededor de Baden, Neate la habló de la Sinfonía 'Pastoral' y del poder de Beethoven para pintar escenas con música. Beethoven le dijo: "Siempre tengo una imagen en mente cuando compongo, y trabajo hasta lograrla".

—Alexander Wheelock Thayer, Vida de Beethoven[7]

“Le gustaba estar a solas en la naturaleza, convertirla en su única confidente”, escribió la condesa Theresa von Brunswick. Un día en Viena, se negó a alquilar un apartamento en una casa cuando descubrió que no había árboles alrededor. “Amo más a un árbol que a un hombre”, habría replicado (pero la autenticidad de esta frase es cuestionable). A Beethoven le encantaba experimentar la naturaleza en todos sus estados de ánimo, sentir el viento, la lluvia y el sol en su rostro. En Baden se cuenta que una vez rechazó airadamente la oferta de un paraguas, y solo la eminencia del personaje podía hacer sonreír a su anfitriona ante su costumbre de salpicar todos los muebles al volver de uno de sus paseos sin paraguas.

En sus numerosos paseos por Heiligenstadt y Nußdorf, al norte de Viena, eran los amplios prados, las zonas rocosas, los senderos en bosques bordeados de olmos y los arroyos susurrantes y caudalosos los que deleitaron a Beethoven. La belleza de un escenario natural a menudo lo transportaba con fervor religioso. "¡Todopoderoso en el bosque! Soy bendito, lleno de felicidad en el bosque: cada árbol habla a través de ti. ¡Oh Dios! que esplendor! En tal país de bosques, en la altura está el descanso, el descanso para servirte”, escribió en su diario en 1815, en un momento de exaltación panteísta, después de leer a los filósofos indios, los Upanishads y el Bhagavad-Gītā.[8]

Anton Schindler cuenta que un día de abril de 1823 paseaba con Beethoven:

   “Cruzamos el encantador valle, entre Heiligenstadt y Grinzing; cruzamos un arroyo límpido que bajaba de una montaña cercana, y a cuyo borde una cortina de olmos enmarcaba el paisaje. Beethoven se detuvo varias veces, lanzó sus miradas encantadas y respiró el aire balsámico de este delicioso valle. Luego, sentándose cerca de un árbol, me preguntó si, entre el canto de los pájaros, ¡oía el de la oropéndola! Como reinaba un silencio absoluto, en ese momento, a nuestro alrededor, dijo: “¡Que la escena del torrente fue escrita en este lugar, y en la que las oropéndolas, las codornices, los ruiseñores, así como los cucos, eran sus colaboradores!"

— Anton Schindler, Historia de la vida y obra de Louis Van Beethoven, 1864, páginas 105-106[9]

Composición[editar]

Beethoven optó por componer una sinfonía, y así escapó del carácter sobre-literal que habría impuesto un libreto, en caso de componer una cantata o un oratorio. Como dijo el compositor, la Sexta Sinfonía es «más expresión de sentimientos que pintura de sonidos»,[10]​ y el mismo punto se ofrece en el título que colocó en el primer movimiento.

Beethoven tenía poco gusto por el “retrato musical” porque en varias ocasiones anotócomentarios en los bocetos para la Pastoral en los márgenes y finalmente indicó en el título mismo: “más bien una expresión de sensación que una pintura. En 1807 indicó: “Que el oyente cuide su orientación. Sinfonia caracteristica o un recuerdo de la vida en el campo. Cualquier espectáculo pierde por querer reproducirlo con demasiada fidelidad en una composición musical. — Sinfonia Pastorella — los títulos explicativos son superfluos; incluso alguien que solo tiene una vaga idea de la vida en el campo comprenderá fácilmente la intención del autor. La descripción es innecesaria; centrarse más en la expresión del sentimiento que en la pintura musical." Y en 1808 anotó: “la Sinfonía Pastoral no es un cuadro; allí se encuentran expresadas, en matices particulares, las impresiones que el hombre saborea en el campo.[11]​ Se trata, por tanto, de una partitura a la vez expresionista e impresionista: sabemos la fortuna que disfrutaron después estas dos estéticas, con Claude Debussy y Richard Strauss en particular.

En una carta al poeta Gerhard, se expresa en estos términos sobre el dominio de la música:

   “La descripción de una imagen pertenece a la pintura. Y a este respecto también el poeta, aquel cuyo dominio no es tan restringido como el mío, puede considerarse más favorecido que mi Musa. Por otro lado mi esfera se extiende más hacia otras regiones y nuestro dominio no es tan accesible."

— Beethoven, carta a Wilhelm Gerhard, Nussdorf, 15 de julio de 1817[5]

El primer esbozo de la Sinfonía Pastoral se encuentra en un cuaderno de 1803, mezclado con los de la Eroica y el comienzo de la 5ª Sinfonía en do menor;[12]​ hay un estudio que se utilizará en el 2° movimiento y el motivo del contrabajo que se repetirá en el 3° movimiento. El tema de la tormenta ya está presente en la introducción que sigue inmediatamente a la apertura del ballet Las Criaturas de Prometeo.

Anton Schindler relata en sus memorias que Beethoven se inspiró en las canciones populares austriacas para el tercer movimiento y en las danzas campesinas, llegando incluso a parodiar la danza nacional del pueblo austriaco.[9]

Según indicaciones de ciertos borradores, Beethoven pensó por un momento en coronar el final y la Sinfonía con un coro religioso –habría considerado un Gloria o uno de los lieder de Gellert. En un manuscrito anterior, la intención religiosa es ciertamente más explícita; Beethoven había escrito: “Hirtengesang, vohltätige, mit Dank an die Gottheit verbundene Gefühle nach dem Sturm” (Canción de pastores, sentimientos benevolentes unidos al agradecimiento a la divinidad después de la tormenta)."[8]​ “Al renunciar a la palabra y a la voz, para dejar cantar sólo a la música pura, mantuvo la obra en el dominio de la sensación, a igual distancia de la “pintura” y del “pensamiento”.[13]

Fue compuesta simultáneamente con la más famosa y feroz sinfonía beethoveniana, la Quinta Sinfonía. Ambas sinfonías se estrenaron en un concierto en el Theater an der Wien en Viena el 22 de diciembre de 1808, largo y escaso de ensayos.[cita requerida]

Recepción[editar]

Fue recibida fríamente, sobre todo debido a su más brillante contraparte, la Quinta. Si bien la Sexta contiene algunos de los pasajes más hermosos del músico de Bonn, la gente deseaba otra obra cargada y aventurera, y la obra relativamente calmada e introspectiva no fue muy de su agrado.[cita requerida]

A pesar de su estreno poco auspicioso, la pieza, que dura alrededor de 40 minutos, se ha convertido poco a poco en una de las obras centrales del repertorio sinfónico. Es la favorita de muchos oyentes y es muy frecuentemente interpretada y grabada en la actualidad.[cita requerida]

Forma[editar]

1.er movimiento: Allegro ma non troppo
2.º movimiento: Andante molto mosso
3.er movimiento: Allegro
4.º movimiento: Allegro
5.º movimiento: Allegretto

La sinfonía rompió con el molde clásico al tener cinco movimientos, en lugar de los cuatro típicos. Los movimientos son:

  • Erwachen heiterer Empfindungen bei der Ankunft auf dem Lande («Despertar de alegres sentimientos al encontrarse en el campo»): Allegro ma non troppo.
  • Szene am Bach («Escena junto al arroyo»): Andante molto mosso.
  • Lustiges Zusammensein der Landleute («Animada reunión de campesinos»): Allegro.
  • Gewitter. SturmRelámpagos. Tormenta»): Allegro.
  • Hirtengesang. Frohe und dankbare Gefühle nach dem Sturm («Himno de los pastores. Alegría y sentimientos de agradecimiento después de la tormenta»): allegretto.

Beethoven adapta su programa descriptivo a la forma sinfónica clásica habitual, insertando después del scherzo (III movimiento) un movimiento adicional (Tormenta).

Sólo el primer movimiento se acomoda a la forma sonata. El tercer movimiento responde a la forma Scherzo-Trío, modificada. Esta sección se enlaza sin pausa con los dos últimos movimientos, práctica que Beethoven solamente empleó en esta obra y en la Quinta Sinfonía. Felix Mendelssohn (Sinfonía de la Reforma) y Robert Schumann (Cuarta Sinfonía) retomaron este procedimiento décadas después.

Orquestación[editar]

La plantilla instrumental de la sinfonía difiere en cada movimiento y aporta escasas modificaciones a las previas obras sinfónicas del maestro alemán. Para los movimientos más líricos (el primero, el segundo y el final), Beethoven especificó una orquesta sinfónica clásica más bien pequeña: 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagots, 2 cornos, y una orquesta de cuerdas consistente en los usuales primeros y segundos violines, violas, cellos y contrabajos. Para el tercer movimiento, a ellos se suman 2 trompetas, y para incrementar la efectividad de la tormenta, Beethoven agrega 2 trombones, timbales y un flautín (piccolo).

Legado[editar]

La Sexta significó un paso más en el desarrollo de la música programática, que desembocaría por último en la aparición del poema sinfónico por Franz Liszt. Este proceso culminaría a finales del siglo XIX en los extraordinarios poemas sinfónicos de Richard Strauss y en sus sinfonías programáticas, especialmente en la estruendosa y lírica a la vez Sinfonía Alpina.

En 1940, Walt Disney incorporó está sinfonía en su película de animación Fantasía, aunque con modificaciones en la longitud de la pieza, realizadas por el director Leopold Stokowski.

Fragmentos del primer movimiento aparecen en la escena de la muerte de la película de ciencia ficción del año 1973 titulada Soylent Green.

Véase también[editar]

Discografía seleccionada[editar]

  • London Philharmonic Orchestra, Otto Klemperer, Columbia QCX 10317
  • London Philharmonic Orchestra, Pierre Monteux, RCA LM 9316
  • BBC Symphony Orchestra, Arturo Toscanini, La Voce del Padrone,QJLP 107
  • Columbia Symphony Orchestra, Bruno Walter, CBS BRG 72059
  • Berliner Philharmoniker, Herbert von Karajan,D.G.415833
  • Berliner Philharmoniker, André Cluitens, EMI QIM 6376
  • Boston Symphony Orchestra, Erich Leinsdorf, RCA GL 47501
  • Philharmonia Orchestra, Herbert von Karajan,Columbia QCX 10093
  • NBC Symphony Orchestra, Arturo Toscanini, RCA LM 1755
  • Philadelphia Orchestra, Leopold Stokowski, WDX 0103
  • Berliner Philharmoniker, Herbert von Karajan, DGG SKL 105
  • Orchester der Wiener Staatsoper, Michael Gielen, Vedette, VSC 4040
  • Wiener Philharmoniker, Franz Schalk, La Voce del Padrone, AW 1/5
  • Berliner Philharmoniker, Claudio Abbado, 00289 477 5864
  • Philadelphia Orchestra, Riccardo Muti,EMI, 065-03501
  • Bayerischer Staatsorchester, Carlos Kleiber, Orfeo, C600 031 B

Referencias[editar]

  1. Symphony No. 6 in F Major, Op. 68 Pastorale (Schott), ed. Max Unger, p. viii.
  2. Jones, David W. (1996). Beethoven: Symphony No. 9 (Cambridge Music Handbooks). Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-45684-5. 
  3. Jones, David W. (1996). Beethoven: Symphony No. 9 (Cambridge Music Handbooks). Cambridge University Press. p. 1. ISBN 978-0-521-45684-5. 
  4. Symphony No. 6 in F Major, Op. 68 Pastorale (Schott), ed. Max Unger, p. xi.
  5. a b Lettres de Beethoven. L'intégrale de la correspondance 1787-1827, trad. Jean Chuzeville, Actes Sud 2010. 
  6. NEATE, CHARLES (1784–1877), pianist and composer, born in London on 28 March 1784, gained his earliest musical education on the pianoforte from James Windsor of Bath, and on the violoncello from William Sharp. Subsequently he studied the pianoforte under John Field, and composition under Woelfl. 
  7. Alexander Wheelock Thayer, révision et édition par Elliot Forbes, Thayer's Life of Beethoven, Princeton University Press, New Jersey, 1141 pages, p. 620 - (ISBN 0-691-09103-X). 
  8. a b «Ludwig van Beethoven». Notes 14 (1): 112. 1956-12. ISSN 0027-4380. doi:10.2307/891925. Consultado el 7 de octubre de 2022. 
  9. a b 1795-1864., Schindler, Anton Felix, (1864). Histoire de la vie et de l'oeuvre de Ludwig van Beethoven. Garnier frères. OCLC 1007330921. Consultado el 7 de octubre de 2022. 
  10. The New Grove Dictionary of Music and Musicians, ed., Stanley Sadie (Nueva York: Oxford University Press, 2001), vol. 20, p. 396.
  11. David., Wyn Jones, (1995). Beethoven, Pastoral symphony. Cambridge University Press. ISBN 0-521-45074-8. OCLC 32166468. Consultado el 7 de octubre de 2022. 
  12. Douglas Porter Johnson, Alan Tyson, Robert Winter, The Beethoven Sketchbooks: History, Reconstruction, Inventory, University of California Press, 1985. 
  13. Jean Chantavoine, Les symphonies de Beethoven, Éditions Mellotée, coll. « Les chefs-d'œuvre de la musique expliquée [sic] », 1965. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]