Rotenona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rotenona

La rotenona es una sustancia de origen vegetal utilizada antiguamente como insecticida. Desde el 2007 no se utiliza como tal, y está catalogada como toxina ambiental.

Este insecticida vegetal polivalente se extrae de raíces de plantas tropicales leguminosas que son tóxicas para los animales de sangre fría y ligeramente tóxica para los animales de sangre caliente, incluido el ser humano. Actúa a través de contacto e ingestión.

Historia[editar]

La acción insecticida de este tóxico rotenoide se conoce desde hace al menos dos mil años, cuando ya se usaba para envenenar a los peces en el agua e incrementar así la pesca, técnica que se usaba en Asia, África y Sudamérica.

Hay citas más recientes como, por ejemplo, en 1884 en Singapur, según las cuales los cantoneros, especialmente los japoneses, ya lo utilizaban en forma de infusiones de derris (Derris elliptica). En 1902, el químico de la India Nagal aisló el principio activo a partir de plantas del género Derris (Derris elliptica), y le dio el nombre roten.

Posteriormente, se obtuvo de otras dos especies botánicas Lonchocarpus utilis y Lonchocarpus nicou, leguminosas, papilionáceas, oriundas de la región amazónica peruana y brasileña. En Brasil, esta planta se denomina timbó, y en Perú, cubé (término este último que antiguamente aludía a una planta venenosa que se utiliza para pescar) o barbasco (embarbascar significa pescar con venenos).[cita requerida]

Desde la antigüedad, las naciones originarias de la Amazonia la utilizaban para pescar en ríos, arroyos o lagos. La técnica consiste en machacar las raíces de estas plantas y echarlas al agua. Los peces aparecen luego de un lapso de tiempo en la superficie ahogados flotando, y se recogen y se consumen sin provocar efecto tóxico alguno.[cita requerida]

Obtención[editar]

La rotenona se obtiene en forma industrial a partir de raíces desecadas y molidas de plantas del género Tephrosia, mediante solvente (tetracloruro de carbono). Junto a la rotenona se obtienen otras sustancias como la deguelina, la trefosina y el toxicarol. La deguelina es un compuesto isomérico de la rotenona, ya que tiene la misma fórmula molecular pero diferente estructura, con lo cual se infiere que puede servir cuando los ácaros de Varroa generen resistencia.[cita requerida]

Efectos y toxicidad[editar]

La dosis letal media oral (DL50) para ratas es de 153 mg/kg, y es elevada. Puede inferirse que es un producto seguro de manipular, es biodegradable y se descompone fácilmente en presencia de luz y aire, características todas muy deseables en un pesticida e insecticida.[cita requerida]

La acción tóxica de la rotenona radica en su acción sobre la cadena de electrones mitocondrial, ya que tiene la capacidad de inhibir al complejo I de dicha cadena (el complejo NADH-ubiquinona reductasa). Bloquea, entonces, la respiración celular, efecto que se manifiesta con parálisis y con la muerte subsecuente del individuo afectado. Una aplicación de la rotenona en la investigación es el estudio del efecto que tienen los radicales libres acumulados en el interior de la célula, debido precisamente al bloqueo de la cadena respiratoria. Esto provoca un estrés oxidativo, a partir del cual se pueden realizar distintos experimentos.[cita requerida]

En febrero del 2010 se descubrió su relación con la enfermedad de Parkinson.[1]

Situación actual[editar]

Comercialmente se presenta como polvo cristalizado, color blanco, inodoro, insoluble en agua, ligeramente soluble en aceites derivados del petróleo. Su punto de fusión es de 160 a 180 °C, y viene formulada al 95% de pureza.[cita requerida]

Actualmente se comercializa para el control de plagas en árboles frutales. Se la emplea en el control de pulgas (al 2%, en loción) y de la sarna (al 10% en emulsión) sobre humanos. Combate pulgones, cochinillas, orugas, ácaros y todo tipo de insectos.[cita requerida]

En el 2002, la Comisión Nacional de Sanidad Apícola recomendaba la utilización de este producto para tratamientos contra varroa. Sin embargo, el producto no se aprobó en Argentina para ser utilizado en varroasis.

La rotenona era uno de los pocos insecticidas autorizados en Europa en la agricultura ecológica (Reglamento Comunitario 2092/91), pero este reglamento se derogó y se sustituyó por el actual Reglamento de la Comunidad Europea 834/2007 (sesión del Consejo de 28 de junio del 2007).

También estaba incluida en la lista de productos fitosanitarios autorizados de la Directiva 91/414/CEE (anexo I). Sin embargo, por decisión de la Comisión del 10 de abril del 2008, la rotenona se excluyó de dicha lista, y la Comisión instó a los Estados miembros a a que se retiraran las autorizaciones de los productos fitosanitarios que contuvieran esta sustancia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. R. Romar (20 de enero de 2010). «Un gallego demuestra la relación entre los pesticidas y el párkinson». La Voz de Galicia. Consultado el 6 de febrero de 2012. 

Enlaces externos[editar]