Richard Rorty

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Richard Rorty
Richard McKay Rorty.png
Información personal
Nacimiento 4 de octubre de 1931 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nueva York, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 8 de junio de 2007 Ver y modificar los datos en Wikidata (75 años)
Palo Alto, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Cáncer de páncreas Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Filósofo, pedagogo, profesor universitario y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Miembro de
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Richard McKay Rorty (4 de octubre de 1931-8 de junio de 2007) fue un filósofo estadounidense.

Rorty es un filósofo antifilósofo. Reutiliza el vocabulario de una filosofía nacida en su país, el pragmatismo, para sustituir el planteamiento excesivamente teórico de los problemas eternos de la filosofía por un enfoque que pone mucho más énfasis en las circunstancias históricas y en formas más locales de plantearse las cosas. Ante preguntas como qué es el deber o qué es el hombre, Rorty propone cuestiones como qué fines sociales queremos compartir y en qué clase de personas queremos convertirnos. La respuesta dependerá de la situación histórica que nos empuja a hacérnoslas. Rorty invita a utilizar el vocabulario de la literatura, distinto al de la filosofía, pues la imaginación literaria ayuda a liberarse del ansia de la filosofía como vigilante de la razón y autoridad moral, y nos hace más sensibles a la variedad, complejidad y dificultad de las vidas humanas. Su filosofía versa sobre el cuidado en dos sentidos: atención y prevención. Hay que prevenirse contra la búsqueda de autoridad.

Para él la filosofía debería enseñar más a escuchar que a aseverar, a persuadir más que a convencer, a cambiar el foco de la discusión más que a obtener la clave de la argumentación. El mundo que nos ha tocado vivir depende más de la variación que de la precisión, de la comparación en vez de la fundamentación, de la diversidad de puntos de vista en vez de una gran perspectiva común. Una de sus ideas fijas fue que: “cuanto mayor sea la esfera de la filosofía que interactúe con otras actividades humanas tanta más relevancia adquirirá la filosofía para la política cultural y más útil será. Por el contrario, cuanto más luche la filosofía por su autonomía, menos atención merecerá que se le preste”. No buscó una jerga nueva sino escribir con palabras usadas dándoles sentidos equívocos y más útiles. Esto lo aplicó a la idea de Verdad y a la idea de Razón. (la idea de Razón fue de gran utilidad para la creación de las modernas sociedades democráticas y las ideas de Platón como filosofía de salvación también pero hoy no). El problema del ironista teórico es el problema de cómo superar la autoridad sin poseer autoridad. Es el correlato del problema metafísico consistente en salvar la diferencia entre apariencia y la realidad, el tiempo y la eternidad, el lenguaje y lo no lingüístico. (CIS 124) Algunos vieron el pragmatismo como peligroso pues hacía ver al hombre como medida de todas las cosas y dueño del universo, como creyéndose muy importante. Esa crítica quien la infundió fue Russell. Hace depender la verdad de la mayoría, es arrogante y soberbia, todo Russell. Pero Rorty no buscaba teorías sobre la verdad, sino cambiar el enfoque para replantear el papel de la filosofía dentro de la cultura, y atenerse a los límites de lo humano, porque más allá es autoritarismo.

Primera forma de proceder[editar]

La primera forma de proceder eran publicaciones comparativas. Imaginaba un contraste entre dos personas con temperamentos muy distintos. Analizaba ideas de un lado y de otro, al mismo tiempo que comparaba un filósofo sistemático con otro desmontador. Luego ya hizo ensayos que ya no eran comparativos.

El cambio de la marcha de Rorty fue Wittgenstein[editar]

Las “Investigaciones filosóficas” le habían sorprendido porque en ellas la filosofía daba testimonio de sus propios autoengaños e ineficacia. Muchos de esos problemas no tenían que reformularse, sino olvidarse. Rorty pensaba que en una pugna o bien uno se pasa al lenguaje contrario, o uno asimila al contrario en el propio. Los problemas que la filosofía trataba de solucionar eran el resultado de la adopción inconsciente de suposiciones que había que cuestionar antes de abordar seriamente el problema. Los problemas que surgen a lo largo de la historia no se pueden solucionar en los términos que esos mismos problemas ofrecen. El progreso es a veces el más puro y simple abandono de algunas preguntas.

Filosofía literaria[editar]

El lado más irónico de Rorty aparece cuando desacraliza el lenguaje de la filosofía y lo empieza a considerar como un lenguaje más, incluso homologándolo con la literatura. Por ejemplo, planteó que, en vez de pensar un tratado sistemático sobre la moral, en la propia literatura ya es posible encontrar fuentes que sirven para inspirar moralmente. Para ello tomó como modelo a Henry James, Marcel Proust y el poeta americano Walt Whitman (Rorty tenía una cátedra de literatura en Stanford).

Pero estos temas literarios están relacionados con la fuente de la cual se nutre Rorty: el filósofo Ludwig Wittgenstein. Partiendo de lo anterior encontramos frases como: "La física y metafísica que han sido importantes y revolucionarias han sido siempre 'literarias' en el sentido de que han abordado el problema de introducir una nueva jerga y han dejado de lado los 'juegos de lenguaje' vigentes" (Essays on Heidegger and others: philosophical papers, 1991, página 99)

Puros juegos de lenguaje[editar]

Para Rorty, la expresión 'juegos de lenguaje' le permite hacer comprender que la filosofía de corte metafísico (la que estudia las grandes preguntas que buscan distinguir y zanjar lo verdadero de lo aparente) está destinada al fracaso por culpa de interrogantes e intenciones que no conducen a nada. Finalmente, para Rorty y para Wittgenstein, los humanos simplemente nos movemos en el lenguaje y en las prácticas sociales que lo generan: Preguntarse por los límites o si existe una entidad fuera del tiempo que sostiene y le da sentido a esos 'juegos de lenguaje' es, o bien, una práctica inútil, o bien, sólo un juego más. Ideas como estas son las que hicieron de Rorty un pragmatista que actuaba como una suerte de terapeuta (como Wittgenstein) dedicado a quitarle a los filósofos el afán de preguntarse por asuntos inefables que están más allá de la temporalidad. En lugar de enredarse en eso, Rorty pensaba que el fin de toda investigación debiera ser "hacernos más felices permitiéndonos afrontar con más éxito el entorno físico y la convivencia".

Política[editar]

La infancia del pragmatista Rorty no fue del todo tranquila ni en su natal Nueva York ni en Nueva Jersey. Sus padres, simpatizantes del trotskismo, sufrieron toda una paranoia cuando comenzó la persecución estalinista contra Trotski y después al vivir de cerca la cacería que hizo el macartismo al comunismo. Esta herencia ideológica explica en parte que Rorty fuera crítico del giro que ha tenido la política norteamericana hacia la derecha. Junto con rechazar la invasión de Irak, reconoció que eventos como los ataques terroristas del 11 de septiembre son la excusa perfecta para que personajes como Bush puedan llevar a que Estados Unidos sea dominado por un nuevo fascismo.

Contingencia, ironía y solidaridad[editar]

En su obra Contingencia, ironía y solidaridad[1] Rorty despliega su noción sobre la contingencia del “yo”. Allí rechaza las concepciones esencialistas y universalistas (bien sean estas de raigambre metafísica, teológica o racional) y defenderá una concepción historicista, haciendo especial énfasis en la contingencia del “yo” o en la contingencia de la conciencia. Esto último quiere significar que el ser humano se define a sí mismo y, con ello, se va creando sin que exista ningún elemento externo que lo constituya de forma a priori.

Bibliografía[editar]

Selección de obras en inglés
  • The linguisstic turn. Recent essays in philosophical method. The University of Chicago Press, 1.967
  • Philosophy and the Mirror of Nature. Princeton: Princeton University Press, 1979
  • Consequences of Pragmatism. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1982
  • Philosophy in History. Cambridge: Cambridge University Press, 1985. (co-editor)
  • Contingency, Irony, and Solidarity. Cambridge: Cambridge University Press, 1989
  • Objectivity, Relativism and Truth: Philosophical Papers I. Cambridge: Cambridge University Press, 1991
  • Essays on Heidegger and Others: Philosophical Papers II. Cambridge: Cambridge University Press, 1991
  • Achieving Our Country: Leftist Thought in Twentieth Century America. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1998
  • Truth and Progress: Philosophical Papers III. Cambridge: Cambridge University Press, 1998
  • Philosophy and Social Hope. New York: Penguin, 2000
  • Against Bosses, Against Oligarchies: A Conversation with Richard Rorty. Chicago: Prickly Paradigm Press, 2002
  • The Future of Religion with Gianni Vattimo Ed. Santiago Zabala. Columbia: Columbia University Press, 2005
  • Philosophy as Cultural Politics|Philosophy as Cultural Politics: Philosophical Papers IV. Cambridge: Cambridge University Press, 2007
Selección de obras en español
  • Consecuencias del pragmatismo, J. M. Esteban Cloquell (trad.), Tecnos, 1995, ISBN 84-309-2780-8
  • Contingencia, ironía y solidaridad, Barcelona : Paidós, 1996, ISBN 84-7509-669-7
  • Cultura y modernidad : perspectivas filosóficas de Oriente y Occidente, Eliot Deutsch (ed.), Barcelona : Kairós, 2001, ISBN 84-7245-501-7
  • Cuidar la libertad: entrevistas sobre política y filosofía, Eduardo Mendieta (ed.) Sonia Arribas (trad.), Madrid, Trotta, 2005, ISBN 84-8164-746-2
  • Una ética para laicos, Buenos Aires/Madrid, Katz editores S.A, 2009, ISBN 978-84-96859-59-3
  • El giro lingüístico: dificultades metafilosóficas de la filosofía lingüística, Paidos,1990, ISBN 84-7509-613-1
  • La filosofía y el espejo de la naturaleza, Cátedra, 1989, ISBN 84-376-0432-X
  • Forjar nuestro país, Paidós, 1995, ISBN 84-493-0769-4

Referencias[editar]

  1. Rorty, Richard (1996). Contingencia, ironía y solidaridad. Paidós. 

Enlaces externos[editar]