John Dewey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
John Dewey
John Dewey in 1902.jpg
John Dewey en 1902
Información personal
Nacimiento 20 de octubre de 1859
Burlington
Fallecimiento 1 de junio de 1952
Nueva York
Residencia Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter Universidad Johns Hopkins
Información profesional
Área Filosofía, psicología y pedagogía
Conocido por Pedagogía progresista
Empleador Universidad de Chicago. Universidad de Columbia
Estudiantes doctorales Hu Shih Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[editar datos en Wikidata]

John Dewey (Burlington, Vermont, 20 de octubre de 1859-Nueva York, 1 de junio de 1952) fue un filósofo, pedagogo y psicólogo estadounidense.

En palabras del catedrático de Historia Robert B. Westbrook, Dewey fue «el filósofo estadounidense más importante de la primera mitad del siglo XX»,[1]​ y fue, junto con Charles Sanders Peirce y William James, uno de los fundadores de la filosofía del pragmatismo. Asimismo, durante la primera mitad del siglo XX fue la figura más representativa de la pedagogía progresista en Estados Unidos. Aunque se le conoce más por sus escritos sobre educación, Dewey también escribió influyentes tratados sobre arte, lógica, ética y democracia, en donde su postura se basaba en que sólo se podría alcanzar la plena democracia a través de la educación y la sociedad civil. En este sentido, abogaba por una opinión pública plenamente informada mediante la comunicación efectiva entre ciudadanos, expertos y políticos, con estos últimos siendo plenamente responsables ante la ciudadanía por las políticas adoptadas.

La influencia de Dewey sigue siendo discutida hoy día respecto a los fallos del sistema escolar estadounidense: por un lado, es criticado por los conservadores fundamentalistas, y por otra parte es considerado el «precursor inspirador de los reformadores partidarios de una enseñanza “centrada en el niño”».[1]

Biografía[editar]

En 1881 se trasladó a Baltimore y se matriculó en la Universidad Johns Hopkins. Le influyó especialmente el ambiente hegeliano de la universidad. La huella de Hegel se refleja en tres rasgos que le influyeron poderosamente: el gusto por la esquematización lógica, el interés por las cuestiones sociales y psicológicas, y la atribución de una raíz común a lo objetivo y a lo subjetivo, al hombre y a la naturaleza. En 1884 obtuvo el doctorado por una tesis sobre Kant. También fue influenciado por ideas evolucionistas derivadas de Darwin.

Se casó con una antigua alumna llamada Alice Chipman, la cual contribuyó más que nadie a interesar a Dewey en los temas educativos y colaboró estrechamente con él. En 1894 se trasladó a la Universidad de Chicago,[2]​ en donde fraguó su definitivo interés por la educación. En 1900 asume la enseñanza del curso de Pedagogía en la Universidad de Nueva York, que estrenaba su Escuela de Pedagogía; el año 1904 renunció a su puesto como profesor. Su último destino como docente sería la Universidad de Columbia.[3]​ Con 87 años se casó por segunda vez y adoptó a dos niños.

Fue un hombre de acción, que aspiraba a la unificación de pensamiento y acción, de teoría y práctica. Defendió la igualdad de la mujer, incluyendo el derecho al voto. Fue cofundador, en 1929, de la Liga para una acción política independiente, fomentó el sindicalismo docente, alentó la ayuda a los intelectuales exiliados de los regímenes totalitarios. Dewey tuvo una gran influencia en el desarrollo del progresismo pedagógico, desempeñando un papel protagonista que abarca desde finales del XIX hasta la Primera Guerra Mundial. Fue el pedagogo más original, renombrado e influyente de los Estados Unidos y uno de los educadores más perspicaces y geniales de la época contemporánea, influyendo en el curso de tres generaciones. El padre de la psicología progresista murió el 1 de junio de 1952 con 92 años de edad.[4]

Contexto histórico, filosófico y pedagógico de la Pedagogía Progresista[editar]

Desde el punto de vista socio histórico hay que tener en cuenta el peculiar momento que vivieron los Estados Unidos. Cabe destacar:

  • Movilidad de las fronteras estadounidenses y la colonización de nuevos territorios.
  • Ductilidad y permeabilidad de la organización social.
  • Estratificación social flexible.
  • Relativización de los principios y prácticas de la herencia histórica.
  • Forma de vida democrática.

En definitiva, un clima social abierto.

En el ámbito filosófico, hemos de situar a Dewey dentro del pragmatismo.

Propuestas teóricas[editar]

Desde el punto de vista epistemológico, Dewey considera que los conceptos en los que se formularon las creencias son construcciones humanas provisionales. Dewey critica el enfoque clásico sobre el conocimiento.

El concepto principal relacionado con la teoría del conocimiento es "experiencia". "La experiencia ocurre continuamente porque la interacción de la criatura viviente y las condiciones que la rodean está implicada en el proceso mismo de la vida. En condiciones de resistencia y conflicto, determinados aspectos y elementos del yo y del mundo implicados en esta interacción recalifican la experiencia con emociones e ideas, de tal manera que surge la intención consciente[5]

Dewey mantiene una concepción enteramente dinámica de la persona. Lo que él propone es la reconstrucción de las prácticas morales y sociales, y también de las creencias.

Mantiene una posición crítica respecto a la sociedad industrial, y una distancia enorme respecto del marxismo. La educación progresiva debemos contraponerla a la concepción educativa tradicional. Dewey rechaza un conjunto de doctrinas pedagógicas de variado signo:

  • la educación como preparación.
  • la educación como desenvolvimiento.
  • la educación como adiestramiento de la facultad.
  • la educación como formación.

La escuela, para Dewey, se concibe como reconstrucción del orden social, el educador es un guía y orientador de los alumnos.

De todo esto surge el famoso Método del problema.

Ciencia de la educación

Son los conocimientos de investigados que penetran en el corazón, cabeza y manos del educador, y que al penetrar así, hacen la realización de la función educativa más humana, por medio de la experiencia del educador, sin dejar de lado a la ciencia misma, ya sea sociológica, filosófica, psicológica estimulo respuesta, artística, musical, o alguna otra tomada como ciencia.

Así a su vez la educación es por naturaleza un círculo o una espiral infinita. Es una actividad en la que se incluye en si a la ciencia, como se menciona anteriormente, de cualquier índole. En su mismo proceso plantea mas problemas a ser estudiados, en lo sucesivo, que después reaccionan en el proceso educativo, para cambiarlo aún más, y así exige más pensamiento, mas ciencia, y así sucesivamente e infinitamente. educación y ciencia.

Aportes metodológicos[editar]

Pretendía formular sobre nuevas bases una propuesta pedagógica en oposición a la escuela tradicional y antigua. Pensaba que la nueva educación tenía que superar a la tradición no sólo en los fundamentos del discurso, sino también en la propia práctica. "Mi propósito, sin embargo, no es emprender una interpretación económica de la historia de las artes, y mucho menos argumentar que las condiciones económicas son invariables y directamente auxiliares de la percepción y el goce y aun de la interpretación de las obras de arte individuales. Hay que indicar que las teorías que aíslan el arte y su apreciación colocándolos en un reino que le es propio, desconectados de otros modos de experiencia, no son cuestionables al tema, sino que aparecen a causa de condiciones específicas extrañas. Como estas condiciones están incluidas en instituciones y costumbres de vida, operan de modo efectivo porque su acción es inconsciente[6]​" Sin embargo, no existe un método Dewey para ser aplicado. Cuando él habla del método, lo hace desde lo abstracto, piensa que no existen métodos "cerrados y envasados". Dewey estima que la praxis educativa implica un manejo inteligente de los asuntos, y esto supone una apertura a la deliberación del educador en relación con su concreta situación educativa y con las consecuencias que se pueden derivar de los diferentes cursos de acción.

Dewey distingue entre un método general y otro individual. El primero supone una acción inteligente dirigida por fines, en cambio, el método individual se refiere a la actuación singular de educador y educando.

La propuesta metodológica de Dewey consta de cinco fases:

  1. Consideración de alguna experiencia actual y real del niño.
  2. Identificación de algún problema o dificultad suscitados a partir de esa experiencia.
  3. Inspección de datos disponibles, así como búsqueda de soluciones viables.
  4. Formulación de la hipótesis de solución.
  5. Comprobación de la hipótesis por la acción.

Dewey mostró un sentido práctico para planificar y desarrollar un currículum integrado de las ocupaciones (actividades funciones ligadas al medio del niño), incluyendo previsiones de desarrollo del programa en ciclos temporales cortos.

"Una inspección cuidadosa de los métodos que han sido permanentemente exitosos en la educación formal revelará que su eficiencia depende del hecho que ellos vuelven a la situación que causa la reflexión fuera del colegio en la vida ordinaria. Le dan a los alumnos algo que hacer, no algo que aprender; y si el hacer es de tal naturaleza que demanda el pensar o la toma de conciencia de las conexiones; el aprendizaje es un resultado natural.”

Ediciones en español[editar]

  • Dewey, John (1958). Experiencia y educación. Losada. 
  • Dewey, John (1948). La experiencia y la naturaleza. Fondo de Cultura Económica. 
  • Dewey, John (1952). La busca de la certeza: un estudio de la relación entre el conocimiento y la acción. Fondo de Cultura Económica. 
  • Dewey, John (2007). Cómo pensamos: La relación entre pensamiento reflexivo y proceso educativo. Paídós. 
  • Dewey, John (2004). La opinión pública y sus problemas. Ediciones Morata. 
  • Dewey, John (1964). Naturaleza humana y conducta. Fondo de Cultura Económica. ISBN 978-607-16-2228-0. 

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. a b Thinkers on Education in Electronic Format: «Dewey, John» Westbrook, Robert B. Perspectivas: revista trimestral de educación comparada (París, UNESCO: Oficina Internacional de Educación), vol. XXIII, nos 1-2, 1993, págs. 289-305. Oficina Internacional de Educación de Unesco. Consultado el 13 de marzo de 2012
  2. Festenstein, 2005, p. 1.
  3. Festenstein, 2005, p. 2
  4. Redacción (2 de junio de 1952). The New York Times, ed. «Dr. John Dewey Dead at 92; Philosopher a Noted Liberal» (en inglés). Consultado el 16 de mayo de 2014. 
  5. Dewey, John. El Arte como Experiencia. Paidos. p. 41. 
  6. Dewey, John. El Arte como Experiencia. Paidos. p. 11. 

Bibliografía adicional[editar]

Enlaces externos[editar]