Revuelta del Rif (1958-1959)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Revuelta del Rif
Fecha Octubre de 1958 - Febrero de 1959
Lugar El Rif, Marruecos
Resultado
  • Fracaso de la revuelta.
  • Represión de los rebeldes.
Beligerantes
Rebeldes rifeños Bandera de Marruecos Reino de Marruecos
Comandantes
- Bandera de Marruecos Muley Hassan
Bandera de Marruecos Mohammed Ufqir
Bandera de Marruecos Mohammed ben Mizzian
Bajas
3.000[1] Desconocidas

La Revuelta del Rif fue un levantamiento en la región magrebí del Rif que tuvo lugar entre 1958 y 1959, cuyo origen estaba en unas protestas contras las políticas gubernamentales y la marginación que sufría la región.[2][3]

La revuelta fue sofocada mediante el bombardeo aéreo de la región con napalm, fósforo blanco y bombas de fragmentación, llevado a cabo por un embrionario Ejército marroquí y dirigido por oficiales franceses. A la cabeza del ejército, y supervisando las operaciones, se encontraba el entonces príncipe heredero Mulay Hasan (futuro Hassan II), acompañado de Mohammed Ufqir. La represión dejó un saldo de varios miles de rifeños muertos.[1]​ La represión de esta revuelta suele citarse como episodio inicial de los llamados Años de plomo en Marruecos.

Antecedentes[editar]

Con la independencia de Marruecos en 1956, los territorios de los antiguos Protectorados francés y español se reagruparon para formar el Reino de Marruecos. Para los rifeños, habitantes del antiguo Protectorado español, la incorporación al nuevo país en 1956, supuso un gran choque cultural, económico y político.

Desde las montañas norteñas, se percibió por parte de sus habitantes, que volvían a ser colonizados, esta vez, por políticos marroquíes desde Rabat, especialmente por el partido político Istiqlal. El descontento se fue generalizando hasta desembocar abiertamente en una revuelta.

Desarrollo[editar]

Rebelión[editar]

Las protestas se originaron por el cierre de la frontera argelina a la inmigración rifeña, a lo que se unía el fuerte descontento por la total ausencia de representantes rifeños en la Administración marroquí.[3]​ De hecho, entre algunos círculos rifeños empezó un Programa de 18 puntos del antiguo caudillo Abd el-Krim.[4]

En agosto de 1958, en Tetuán aparecen varios carteles, dando vivas al Dictador español Francisco Franco, y en Tánger los carteles subversivos atacan al rey Mohamed V y ensalzan la figura de Gamal Abdel Nasser, el presidente de Egipto y por aquel entonces una figura famosa en el Mundo árabe. En Rabat, el Gobierno intenta calmar los ánimos, nombrando jefe del Ejército marroquí del norte, a un antiguo héroe marroquí de la guerra civil española, el general Mohammed ben Mizzian. Las cabilas van más allá del mero descontento y reclaman abiertamente la independencia: las de Beni Urriaguel, Beni Esnasse y Temsaman comienzan a armarse. La aparición de una bandera española en Tizzi Ifri será el pretexto escogido por el Gobernador marroquí de la zona para denunciar a los rebeldes rifeños como traidores a Marruecos.[cita requerida] Varios residentes rifeños en Melilla son acusados por la prensa marroquí de tráfico de armas y el gobierno español teme que las plazas españolas de Ceuta y Melilla se vean afectadas por la revuelta rifeña, por lo que su actitud es de concordia con las autoridades marroquíes.[cita requerida]

Abdelkhalek Torres, líder nacionalista rifeño, pronunció un violento discurso por Radio Tetuán en el que criticó al gobierno marroquí considerándole culpable del caos económico, del paro y de la miseria del Rif.[cita requerida]

Mizzian y el Ministro de Defensa marroquí, acuden a entrevistarse con los rebeldes. Entre otras reivindicaciones, las tribus exigen la salida de tropas extranjeras, el regreso de Abd el-Krim, la desaparición del Partido del Istiqlal en la zona rifeña, creación de empleo y la reducción de impuestos.

El 25 de octubre de 1958, las oficinas del Istiqlal en Imzouren son tomadas al asalto por una turba, y los soldados gubernamentales allí presentes son masacrados; Es el comienzo de una sublevación que ha tomado la forma de una revuelta en toda regla.[1]​ Durante este mes de octubre se producirán continuos actos de sabotaje en la zona, y el Gobierno marroquí detiene a varios líderes rifeños. También los estudiantes rifeños declaran la huelga en protesta por implantarse el bachillerato francés y la supresión del sistema de estudio español, herencia del antiguo Protectorado. La principal lucha tendrá lugar durante el invierno de 1958-1959.[5]

Represión[editar]

A finales de enero de 1959 un Ejército marroquí al mando del príncipe Muley Hassan, y compuesto por más de 30.000 hombres, desembarcó en Alhucemas y Tánger.[1][6]​ Rápidamente se ocupan estas ciudades, así como Chauen y Tetuán. Con la experiencia de la revuelta de 1921, Ufqir y Hassan saben que una avance por tierra sería un baño de sangre. En febrero de 1959, la aviación real bombardea indiscriminadamente a los aduares y los lugares de refugio de los rebeldes con bombas de fragmentación, napalm y fósforo [cita requerida]. Con el apoyo de la aviación real, las tropas marroquíes vuelven a ocupar las montañas del norte; en pocas semanas la revuelta ha sido sofocada.

El héroe de la guerra del Rif, Abd el-Krim desde su exilio en El Cairo exhortaba a los rifeños para que continuasen con la lucha hasta conseguir la libertad del Rif. [cita requerida] Mientras tanto, el Gobierno marroquí protesta formalmente ante el Gobierno español porque los guerrilleros rifeños utilizan armas de fabricación española y se sospecha que son apoyados por los antiguos colonizadores.

Consecuencias[editar]

La supresión de la revuelta no significó la pacificación de la zona, dado que al terminar ésta dio comienzo una larga represión y el antecedente de lo que serían los años de plomo marroquíes. Transcurrido más medio siglo, a pesar del largo tiempo transcurrido, la revuelta todavía permanece en el ideario colectivo rifeño.[7]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]