Relaciones Japón-Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Relaciones Japón-Portugal
Bandera de Japón
Bandera de Portugal
Japan Portugal Locator.png
     Japón
     Portugal

Las relaciones entre Japón y Portugal describe las relaciones exteriores entre Japón y Portugal. Aunque los marineros portugueses visitaron Japón primero en 1543, las relaciones diplomáticas comenzaron recién en el siglo XIX.

Historia[editar]

Barco mercante portugués, un carrack, "nau" en Nagasaki, imagen del siglo XVII.
Barco mercante japonés, Barco de foca roja, "Shuinsen" de 1634

La primera afiliación entre Portugal y Japón comenzó en 1543, cuando los descubrimientos portugueses, los primeros europeos en llegar a Japón, desembarcaron en el archipiélago meridional de Japón. Este período de tiempo a menudo se titula comercio Nanban, donde tanto europeos como asiáticos se involucrarían en el mercantilismo. Los portugueses en este momento encontrarían el puerto de Nagasaki, a través de la iniciativa del jesuita Gaspar Vilela y el señor Daimyo Ōmura Sumitada, en 1571.

La expansión del comercio extendió la influencia portuguesa en Japón, especialmente en Kyushu, donde el puerto se convirtió en un punto estratégico después de la asistencia portuguesa al daimyo Sumitada para repeler un ataque al puerto por el clan Ryūzōji en 1578.

La carga de los primeros barcos portugueses al atracar en Japón era básicamente carga procedente de China (seda, porcelana, etc.). Los japoneses ansiaban estos bienes, que estaban prohibidos por los contactos con los chinos por parte del Emperador como castigo por los ataques de la piratería Wokou. Por lo tanto, los portugueses actuaron como intermediarios en el comercio asiático.

En 1592, el comercio portugués con Japón comenzó a ser cada vez más desafiado por los contrabandistas chinos en sus juncos, además de los barcos españoles que llegaron a Manila en 1600, los holandeses en 1609, y los ingleses en 1613.

Una de las muchas cosas en las que los japoneses estaban interesados eran las armas de fuego portuguesas. Los primeros tres europeos en llegar a Japón en 1543 fueron los comerciantes portugueses António Mota, Francisco Zeimoto y António Peixoto (también presumiblemente Fernão Mendes Pinto). Llegaron al extremo sur de Tanegashima, donde introducirían armas de fuego a la población local.

Debido a que Japón estaba en medio de una guerra civil, llamada el período Sengoku, los japoneses enfundaron armas portuguesas de un mecanismo más ligero y mejor, con un objetivo preciso. El famoso daimyo que virtualmente unificó Japón, Oda Nobunaga, hizo un uso extensivo de armas de fuego (arcabuz) desempeñando un papel clave en la Batalla de Nagashino. En un año, los herreros japoneses pudieron reproducir el mecanismo y comenzaron a producir en masa las armas portuguesas. Y solo 50 años después, sus ejércitos estaban equipados con una cantidad de armas quizás mayor que cualquier ejército contemporáneo en Europa. Las armas fueron extremadamente importantes en la unificación de Japón bajo Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu, así como en la invasión de Corea en 1592 y 1597. Los europeos no solo trajeron armas, sino también jabón, tabaco y otros productos desconocidos en el Japón feudal.

Después de que los portugueses primero entraron en contacto con Japón en 1543, se desarrolló una esclavitud en Japón en la que los portugueses compraron japoneses como esclavos en Japón y los vendieron a varios lugares en el extranjero, incluido el propio Portugal, durante el siglo XVI y siglos XVII.[1][2]​ Muchos documentos mencionan la gran trata de esclavos junto con las protestas contra la esclavitud de los japoneses. Se cree que los esclavos japoneses fueron los primeros de su nación en acabar en Europa, y los portugueses compraron un gran número de esclavas japonesas para traerlas a Portugal con fines sexuales, como lo señaló la Iglesia en 1555. El rey Sebastián temía que estaba teniendo un efecto negativo en la proselitización católica ya que el comercio de esclavos en japonés crecía a proporciones masivas, por lo que ordenó que fuera prohibido en 1571[3][4]

Las mujeres esclavas japonesas se vendieron incluso como concubinas, sirviendo en barcos portugueses y comerciando en Japón, mencionado por Luis Cerqueira, un jesuita portugués, en un documento de 1598.[5]​ Los esclavos japoneses fueron traídos por los portugueses a Macao, donde algunos de ellos no solo terminaron esclavizados al portugués, sino como esclavos de otros esclavos, con los portugueses como esclavos malayos y africanos, que a su vez poseían esclavos japoneses de su propio.[6][7]

Hideyoshi estaba tan disgustado de que su propio pueblo japonés fuera vendido en masa a la esclavitud en Kyushu, que escribió una carta al viceprovincial jesuita Gaspar Coelho el 24 de julio de 1587 para demandar a los portugueses, siameses ( Tailandia), y los camboyanos dejasen de comprar y esclavizar a los japoneses y devolver a los esclavos japoneses que llegaron hasta la India.[8][9][10]​ Hideyoshi culpó a los portugueses y a los jesuitas por esta trata de esclavos y prohibió el proselitismo cristiano como resultado.[11][12]

Algunos esclavos coreanos fueron comprados por los portugueses y traídos de Japón a Portugal, donde estuvieron entre los decenas de miles de prisioneros de guerra coreanos transportados a Japón durante las invasiones japonesas de Corea (1592-98).[13][14]​ Los historiadores señalaron que al mismo tiempo Hideyoshi expresó su indignación y ultraje por el comercio portugués de esclavos japoneses, él mismo estaba involucrado en un comercio de esclavos masivo de prisioneros de guerra coreanos en Japón..[15][16]

Fillippo Sassetti vio algunos esclavos chinos y japoneses en Lisboa entre la gran comunidad de esclavos en 1578.[17][18][19][20][21]

Los esclavos asiáticos portugueses "muy respetados" como los chinos y los japoneses, mucho más "que los esclavos del África subsahariana".[22][23]​ Los portugueses atribuyeron cualidades como la inteligencia y la laboriosidad a los esclavos chinos y japoneses, razón por la cual los favorecieron más.[24][25][26][27]

En 1595, Portugal aprobó una ley que prohíbe la venta y la compra de esclavos chinos y japoneses..[28]

Idioma[editar]

Como resultado de la llegada de los portugueses a Japón, después de una afluencia continua de comercio entre Asia y Europa, el vocabulario japonés absorbió palabras de origen portugués, así como el portugués de palabras japonesas. Entre su gran parte, estas palabras se refieren principalmente a los productos y costumbres que llegaron a través de los comerciantes portugueses.

El portugués fue el primer idioma occidental en tener un diccionario japonés, el Nippo Jisho (日葡辞書, Nippojisho) o "Vocabvlário da Lingoa de Iapam" ("Vocabulario del lenguaje de Japón" en la ortografía antigua), compilado por jesuitas como João Rodrigues, publicado en Nagasaki en 1603.

Misiones diplomáticas residentes[editar]


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. HOFFMAN, MICHAEL (26 de mayo de 2013). «The rarely, if ever, told story of Japanese sold as slaves by Portuguese traders». The Japan Times. Consultado el 2 de marzo de 2014. 
  2. «Europeans had Japanese slaves, in case you didn’t know…». Japan Probe. 10 de mayo de 2007. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 2 de marzo de 2014. 
  3. Nelson, Thomas (Winter 2004). «Monumenta Nipponica (Slavery in Medieval Japan)». Vol. 59 (No. 4). Sophia University. p. 463. JSTOR 25066328. 
  4. Monumenta Nipponica: Studies on Japanese Culture, Past and Present, Volume 59, Issues 3-4. Jōchi Daigaku. Sophia University. 2004. p. 463. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  5. Michael Weiner, ed. (2004). Race, Ethnicity and Migration in Modern Japan: Imagined and imaginary minorites (illustrated edición). Taylor & Francis. p. 408. ISBN 0415208572. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  6. Kwame Anthony Appiah, Henry Louis Gates, Jr., ed. (2005). Africana: The Encyclopedia of the African and African American Experience (illustrated edición). Oxford University Press. p. 479. ISBN 0195170555. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  7. Anthony Appiah, Henry Louis Gates, ed. (2010). Encyclopedia of Africa, Volume 1 (illustrated edición). Oxford University Press. p. 187. ISBN 0195337700. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  8. Monumenta Nipponica. Jōchi Daigaku. Sophia University. 2004. p. 465. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  9. Joseph Mitsuo Kitagawa (2013). Religion in Japanese History (illustrated, reprint edición). Columbia University Press. p. 144. ISBN 023151509X. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  10. Donald Calman (2013). Nature and Origins of Japanese Imperialism. Routledge. p. 37. ISBN 1134918437. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  11. Gopal Kshetry (2008). FOREIGNERS IN JAPAN: A Historical Perspective. Xlibris Corporation. ISBN 1469102447. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  12. J F Moran, J. F. Moran (2012). Japanese and the Jesuits. Routledge. ISBN 1134881126. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  13. Robert Gellately, Ben Kiernan, ed. (2003). The Specter of Genocide: Mass Murder in Historical Perspective (reprint edición). Cambridge University Press. p. 277. ISBN 0521527503. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  14. Gavan McCormack (2001). Reflections on Modern Japanese History in the Context of the Concept of "genocide" (Issue 2001, Part 1 of Occasional papers in Japanese studies). Edwin O. Reischauer Institute of Japanese Studies. Harvard University, Edwin O. Reischauer Institute of Japanese Studies. p. 18. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  15. Olof G. Lidin (2002). Tanegashima - The Arrival of Europe in Japan. Routledge. p. 170. ISBN 1135788715. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  16. Amy Stanley (2012). Selling Women: Prostitution, Markets, and the Household in Early Modern Japan. Volume 21 of Asia: Local Studies / Global Themes. Matthew H. Sommer. University of California Press. ISBN 0520952383. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  17. Jonathan D. Spence (1985). The memory palace of Matteo Ricci (illustrated, reprint edición). Penguin Books. p. 208. ISBN 0140080988. Consultado el 5 de mayo de 2012. «countryside.16 Slaves were everywhere in Lisbon, according to the Florentine merchant Filippo Sassetti, who was also living in the city during 1578. Black slaves were the most numerous, but there were also a scattering of Chinese». 
  18. José Roberto Teixeira Leite (1999). A China no Brasil: influências, marcas, ecos e sobrevivências chinesas na sociedade e na arte brasileiras (en portuguese). UNICAMP. Universidade Estadual de Campinas. p. 19. ISBN 8526804367. Consultado el 5 de mayo de 2012. «Idéias e costumes da China podem ter-nos chegado também através de escravos chineses, de uns poucos dos quais sabe-se da presença no Brasil de começos do Setecentos.17 Mas não deve ter sido através desses raros infelizes que a influência chinesa nos atingiu, mesmo porque escravos chineses (e também japoneses) já existiam aos montes em Lisboa por volta de 1578, quando Filippo Sassetti visitou a cidade,18 apenas suplantados em número pelos africanos. Parece aliás que aos últimos cabia o trabalho pesado, ficando reservadas aos chins tarefas e funções mais amenas, inclusive a de em certos casos secretariar autoridades civis, religiosas e militares.» 
  19. Jeanette Pinto (1992). Slavery in Portuguese India, 1510-1842. Himalaya Pub. House. p. 18. Consultado el 5 de mayo de 2012. «ing Chinese as slaves, since they are found to be very loyal, intelligent and hard working' . . . their culinary bent was also evidently appreciated. The Florentine traveller Fillippo Sassetti, recording his impressions of Lisbon's enormous slave population circa 1580, states that the majority of the Chinese there were employed as cooks.» 
  20. Charles Ralph Boxer (1968). Fidalgos in the Far East 1550-1770 (2, illustrated, reprint edición). 2, illustrated, reprint. p. 225. Consultado el 5 de mayo de 2012. «be very loyal, intelligent, and hard-working. Their culinary bent (not for nothing is Chinese cooking regarded as the Asiatic equivalent to French cooking in Europe) was evidently appreciated. The Florentine traveller Filipe Sassetti recording his impressions of Lisbon's enormous slave population circa 1580, states that the majority of the Chinese there were employed as cooks. Dr. John Fryer, who gives us an interesting ...» 
  21. José Roberto Teixeira Leite (1999). A China No Brasil: Influencias, Marcas, Ecos E Sobrevivencias Chinesas Na Sociedade E Na Arte Brasileiras (en portuguese). UNICAMP. Universidade Estadual de Campinas. p. 19. ISBN 8526804367. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  22. Paul Finkelman (1998). Paul Finkelman, Joseph Calder Miller, ed. Macmillan encyclopedia of world slavery, Volume 2. Macmillan Reference USA, Simon & Schuster Macmillan. p. 737. ISBN 0028647815. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  23. Finkelman y Miller, 1998, p. 737
  24. Duarte de Sande (2012). Derek Massarella, ed. Japanese Travellers in Sixteenth-century Europe: A Dialogue Concerning the Mission of the Japanese Ambassadors to the Roman Curia (1590). Volume 25 of 3: Works, Hakluyt Society Hakluyt Society (Issue 25 of Works issued by the Hakluyt Society). Ashgate Publishing, Ltd. ISBN 140947223X. ISSN 0072-9396. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  25. A. C. de C. M. Saunders (1982). A Social History of Black Slaves and Freedmen in Portugal, 1441-1555. Volume 25 of 3: Works, Hakluyt Society Hakluyt Society (illustrated edición). Cambridge University Press. p. 168. ISBN 0521231507. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  26. Jeanette Pinto (1992). Slavery in Portuguese India, 1510-1842. Himalaya Pub. House. p. 18. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  27. Charles Ralph Boxer (1968). Fidalgos in the Far East 1550-1770 (2, illustrated, reprint edición). Oxford U.P. p. 225. Consultado el 2 de febrero de 2014. 
  28. Dias, 2007, p. 71
  • Dias, Maria Suzette Fernandes (2007), Legacies of slavery: comparative perspectives, Cambridge Scholars Publishing, p. 238, ISBN 1-84718-111-2 

Enlaces externos[editar]