Ōmura Sumitada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este artículo está titulado de acuerdo a la onomástica japonesa, en que el apellido precede al nombre.

Ōmura Sumitada (大村純忠? 1533 - 23 de junio de 1587) fue un daimyō japonés del período Sengoku de la historia de Japón. Es famoso por haber sido el primer daimyō convertido al catolicismo después del arribo de misioneros jesuitas a mediados del siglo XVI. Después de recibir el bautismo fue conocido como «Don Bartolomeo». Sumitada es también famoso por haber sido el primero en abrir el puerto de Nagasaki al comercio extranjero.

Primeros años[editar]

Sumitada nació en 1533, hijo de Arima Haruzumi, señor de Shimabara. Su nombre durante la infancia fue Shodomaru (勝童丸?). A la edad de cinco años, fue adoptado por su tío Ōmura Sumitada, donde posteriormente asumió el liderazgo del clan.

Carrera[editar]

En cuanto tomó el liderazgo, se enfrentó con múltiples presiones, como el de enfrentar el ataque de Ryūzōji Takanobu. En 1561, después del asesinato de extranjeros en Hirado, los portugueses comenzaron a buscar nuevos puertos donde pudieran comerciar. Sumitada les ofreció seguridad en su dominio, lo que causó una grata impresión en los portugueses, sobre todo en los jesuitas. En 1563 Sumitada y sus vasallos se convirtieron al catolicismo tomando el nombre de Bartolomeo. Debido a su cambio radical donde comenzó a arrasar templos budistas y sintoístas, obligó a los habitantes a convertirse al catolicismo por lo que aumentaron las presiones al interior del feudo.

Apertura de Nagasaki[editar]

Goto Takaakira, hijo ilegítimo de Ōmura Sumisaki lideró una revuelta en Yokoseura terminando el comercio extranjero en ese lugar. Como resultado, en 1570 Sumitada abrió el puerto de Nagasaki a los portugueses y patrocinó su desarrollo. El 9 de junio de 1580, Sumitada cedió Nagasaki «a perpetuidad» a los jesuitas.

Después de la campaña de Toyotomi Hideyoshi en contra del clan Shimazu, los Ōmura afianzaron su territorio aunque Nagasaki les fue arrebatado a los jesuitas y se convirtió en un chokkatsu-ryo, o posesión directa bajo la administración Toyotomi.

Últimos días[editar]

Sumitada heredó el dominio a su hijo Yoshisaki y se retiró a su mansión de Sakaguchi, donde murió de tuberculosis el 23 de junio de 1587.

Referencias[editar]