Petrificación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Concha fósil piritizada de amonites.

Petrificar (del latín petra (piedra) y -ficar) se refiere a convertir o transformar algo en piedra o algún material duro o endurecerlo.[1] También se refiere a dejar a alguien paralizado de terror o asombro.[1]

Petrificación en la naturaleza[editar]

La mineralización o litificación es el caso más frecuente de petrificación (que en este caso sería el término vulgar). Un cuerpo orgánico enterrado entre capas geológicas, pierde, por putrefacción y descomposición, la materia orgánica; pero si los espacios vacíos son rellenados por sustancias minerales en disolución aportadas por las aguas que impregnan el terreno, el cuerpo o resto orgánico, se habrá mineralizado (petrificado), transformándose en roca (piedra). En los huesos se conoce su grado avanzado de fosilización por mineralización, porque son mucho más densos y pesados que cuando no están fosilizados. Por lo general es el carbonato cálcico la sustancia «fosilizante» más común. También lo son la sílice, los óxidos y los carbonatos de hierro; más rara vez el azufre, como acontece en los moluscos fósiles de Libros (Teruel), y en algún caso, la pirita y el yeso.

Algunas veces la mineralización se realiza reemplazando la materia orgánica original partícula a partícula, casi molécula a molécula. Este caso se denomina permineralización y se suele conservar la estructura microscópica del cuerpo.

En el caso de sedimentos que se transforman en rocas consolidadas se usa el término litificación.

En la mitología[editar]

Se puede visualizar en mitos y leyendas, ciertos actos de petrificación como:

  • En el cuento del rey Midas, a él lo hechizaron para que todos lo que tocara se convirtiera en oro.
  • En la mitología griega una de las gorgonas, Medusa, fue condenada a que todo lo que le viera a los ojos se transformara en piedra.
  • Varios animales mitológicos en diferentes culturas poseen, según las leyendas, la propiedad de petrificar. El ejemplo más conocido es del Basilisco, que se decía que podía matar o petrificar con la mirada.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]