Pedogénesis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Comienzo de pedogénesis a partir de piedra caliza

La pedogénesis, edafogénesis o evolución de suelo (formación) es el proceso por el cual se crea el suelo. Es el principal tópico de la ciencia del suelo y la pedología, cuyos otros aspectos de estudio incluyen la morfología de suelos, su clasificación (taxonomía) de los suelos, y su distribución natural, presencia y pasado (geografía de suelo y paleoedafología).

La meteorización desempeña también un papel importantísimo en la creación de los suelos que cubren la superficie de la Tierra y sustentan toda vida la cual se divide en 3 tipos .

METEORIZACIÓN FÍSICA

Se llama también meteorización mecánica. Se produce la destrucción de la roca por acción de agentes físicos, como la temperatura o la presión, o por los seres vivos como la Termoelasticidad, Gelifracción,Haloclasticidad y Bioclasticidad.

METEORIZACIÓN QUÍMICA

Es la destrucción de la roca por acción de agentes químicos, como son el agua, el oxígeno molecular y el dióxido de carbono. El agua interviene en todos los procesos de meteorización química, ya que transporta los otros agentes, aumentando así la acción de éstos. Los tipos de meteorización química son Oxidación, Disolución,Carbonatación e Hidratación.

METEORIZACIÓN BIOLOGICA

u orgánica consiste en la ruptura de las rocas por la actividad de animales y plantas.Los efectos de la meteorización biológica combinan los procesos de: disgregación y los de alteración.La vegetación desempeña un papel decisivo en los procesos de meteorización química, ya que aportan  ácidos de disolución al agua.

La construcción de madrigueras y la acción de las raíces de los árboles pueden provocar una acción mecánica, mientras que los efectos de la presencia de agua y diversos ácidos orgánicos, así como el aumento del dióxido de carbono, pueden complementar la meteorización alterando la roca.

Clima[editar]

La decisiva acción del clima en la formación del suelo se desprende al considerar que el clima va a regular el aporte de agua al suelo, así como su temperatura. La disponibilidad y el flujo de agua regulan la velocidad de desarrollo de la mayoría de los procesos edáficos. Es por ello que la intensidad de percolación (infiltración) se considera un factor decisivo en la formación del suelo (condicionada por factores climáticos, cantidad y distribución anual de las precipitaciones, y algunos parámetros edáficos, como la permeabilidad. mientras que al aumentar la temperatura disminuye el contenido de materia orgánica.

Organismos[editar]

Acciones de los organismos del suelo:

•Acciones mecánicas:

•Descomposición de restos y residuos orgánicos por fragmentación.

•Bioturbación del material del suelo favoreciendo la mezcla de material orgánico e inorgánico.

•Desarrollo de porosidad en el suelo, eficiente en la transferencia de fluidos.

•Diseminación de organismos dentro del suelo. Por ejemplo, las larvas de los nematodos pueden fijarse al exoesqueleto de los artrópodos.

•Acciones químicas:

•Degradación de los compuestos orgánicos a moléculas más sencillas.

•Mineralización de componentes orgánicos a formación orgánicos: liberación de nutrientes para las plantas.

•Síntesis y excreción de productos orgánicos en el suelo; por ejemplo, secreción de mucopolisacáridos.

• Fijación biológica de N2 atmosférico.

•Intervienen en el ciclo de numerosos elementos, como C,N,P, Ca, Fe, Mn, entre otros.

•Producen compuestos biorreguladores, así como de acción bactericida y fungicida, entre otras.

Básicamente los organismos ejercen tres acciones fundamentales:

Constituyen las fuente de material origanal para la fracción orgánica del suelo. Restos vegetales y animales que al morir se incorporan al suelo y sufren profundas transformaciones.

Ejercen importantes acciones de alteración de los materiales edáficos. Los organismos transforman los constituyentes del suelo al extraer los nutrientes imprescindibles para su ciclo vital. El papel de los microorganismos en la transformación de la materia orgánica es tan importante como para que la humificación apenas se desarrolle en su ausencia.

Producen una intensa mezcla de los materiales del suelo como resultado de su actividad biológica.

Materiales parentales[editar]

Roca madre

La roca o regolita de donde el suelo se forma se llama "material parental". Los tipos principales son: eólico, de glaciares, aluviales, lacustres, de rocas.

Los edafólogos usan la siguiente fórmula para ver la formación del suelo:

s = f (cl, o, r, p, t,...) s - propiedades del suelo; cl - clima regional; o - biota potencial, r - topografía; p- material parental; t - tiempo;... - variables adicionales.

Materia Orgánica

Además de la roca madre, otro material parental importante en la edafogénesis es la materia orgánica. Esta desempeña su papel edafogenético en los 2 horizontes más superficiales del suelo, especialmente el O (prácticamente una acumulación de materia orgánica). En el horizonte A la materia orgánica entra en contacto directo con los microorganismos, que gracias a los ciclos biogeoquímicos degradarán los componentes de la materia hasta volverlos asimilables para la flora. finalmente, dependiendo de las propiedades y características del suelo, el resto de la sustancia no asimilable para las plantas, se percolara hacia los horizontes más profundos.

En caso de que la materia orgánica en la supericie del suelo no llegue a ser metabolizada por los microorganismos, esta estará sujeta a distintos factores abióticos que impulsaran la formación del suelo de manera distinta, principalmente al transportar fisicamente los clastos derivados de la materia a otras regiónes. Procesos como la iluviación, eluviación, translocación o la accion eólica son ejemplos de procesos transportadores de clastos, que dentro de un largo tiempo podrían dar origen a una roca clástica.

Véase también[editar]

Referencias[editar]