Partes del libro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El libro es aquel formato de presentación de escritos e imágenes. Aunque los primeros libros tenían otras formas (por lo general la de rollo), la forma común del libro es hoy la de códice; es decir, un conjunto de hojas (de papel u otras materias similares, como el pergamino) unidas por el lomo de algún modo (siendo el más común la encuadernación). También se llama «libro» a la imagen digital de un libro (véase libro digital), aunque carezca de papel y encuadernación.

Las partes del libro a las que se refiere este artículo se pueden aplicar en general a todo tipo de libros[1]​.

Estructura externa[editar]

Esquema del diseño de un libro común.
1 Faja
2 Solapa
3 Guarda anterior
4 Cubierta
5 Borde superior
6 Borde frontal
7 Borde inferior
8 Página derecha, recto
9 Página izquierda, verso
10 Lomo.
Cubierta
Es la parte exterior del libro. Suele ser de un material más duro que el de los pliegos; generalmente cartón, plástico o cuero. En la cubierta lleva el título de la obra, su autor, e ilustraciones o diseños para hacerlo identificable y atractivo. :A la cubierta frontal se le llama también portada y a la cubierta posterior, contracubierta o contraportada.
Lomo
Es la parte donde se sujetan todas las hojas. Suele llevar título, autor y editorial.
Solapa
Es donde se imprime una lista de los libros de la colección, comentarios u otros datos parecidos. Se usa como separador.
Chaqueta
Pieza de papel que no está unida al libro, pero que lo recubre por completo, con objeto de preservar las cubiertas, sobre todo cuando son de cartón duro o están recubiertas con tela. También puede recibir los nombres de camisa, guardapolvo, funda, chaleco o forro (México).[2]
Parlamento editorial
Le indican al comprador la editorial, en dónde, en qué lugar y en qué fecha se imprimió el libro, y de cuántos ejemplares fue el tiraje.

Estructura interna[editar]

La estructura interna de todo libro incluye los siguientes elementos:

Páginas iniciales[editar]

Por lo general los escritores prefieren dejar la primera hoja de un libro en blanco por presentación.

Portadilla (o «anteportada»)
Es la hoja que antecede a la portada y la primera página impar impresa, en la que solo se presenta el título de la obra y el autor resumidos y, a veces, la colección o un resumen antes del inicio del libro. Originalmente era una hoja de protección, a modo de cubierta. Está impresa en el «recto» (lado delantero) y en ocasiones se aprovecha el «verso» (parte trasera para información, como novedades u otros libros de la colección). Ambas páginas van sin numerar, aunque la paginación puede empezar en ella.
Contraportada
Es la página par enfrentada a la portada (revés de la portadilla). No debe confundirse con la contracubierta, cubierta posterior o cuarta de forros, que constituye un elemento de la parte exterior del libro.
Portada
Es la página en la que figuran el título completo del libro, el nombre completo del autor o autores, el lugar y el año de la impresión, la editorial (y en la mayoría de casos su marca) y la colección. No se numera, aunque puede ser la página 1 del libro, y está siempre a la derecha. A menudo se tiende a confundir la portada de un libro con sus cubiertas o tapas (véase en estructura externa, forma parte de la cubierta).
Página legal
Se encuentra detrás de la portada y lleva los créditos de autoría y de traducción, los elementos legales tales como el titular del copyright, el ISBN (International Standard Book Number: «número internacional normalizado del libro») y el depósito legal. Debe llevar la razón social, la dirección de la empresa editora y el año de publicación del libro. Algunas editoriales, en particular en el mundo anglosajón, incluyen una ficha bibliográfica normalizada para auxiliar a las bibliotecas.
Páginas preliminares
Los siguientes elementos no tienen un sitio fijo, siendo el orden más lógico el siguiente:
Dedicatoria
Ofrecimiento de la obra a una persona en particular.
Epígrafe
Cita de un texto de un autor diferente a quien firma el libro. El contenido se relaciona con el tema del libro.
Agradecimientos
Se pueden colocar después de la contraportada, posterior a la portadilla o antes del prólogo, enfrentado con él en una página vuelta. También al final, antes del índice.
Índice general
Que da paso ya al contenido propiamente dicho. Puede estar al final.
Presentación
Hecha por el editor o la persona de mayor responsabilidad, no necesariamente vinculada al texto, pero sí a la edición.
Introducción o prefacio
Hecho por una persona que entienda del tema del libro de un modo general, un editor, un profesor o un especialista.
Prólogo
Responsabilidad del autor y que da cuenta del contenido.

Cuerpo de la obra[editar]

El Cuerpo de la obra es el texto principal de un libro o folleto. Puede estar dividido en capítulos o partes.

Páginas finales[editar]

Registro en un libro del siglo XVII d. C..
Apéndice o anexos
Incluyen información que ayuda a interpretar parte del contenido del libro, o aspectos más técnicos y menos esenciales del libro, como información complementaria.
Bibliografía
El libro cita un conjunto de otros libros que el escritor utilizó como base para la redacción del mismo.
Colofón
Anotación generalmente ubicada en la última página, donde se detallan los datos de impresión.
Epílogo
Recapitulación, resumen o conclusión de lo expuesto.
Guardas
Hojas de papel que coloca el encuadernador dobladas por la mitad para unir el libro y la tapa.
Hojas de respeto (también llamadas «hojas de cortesía»)
Hojas en blanco que se colocan al principio y al final del libro. Según la categoría de la edición se colocarán más o menos (hasta 4) y tantas al principio como al final.
Página legal
Glosario (del latín glossarĭum)
En las últimas páginas, muchos libros suelen incluir un anexo en el que se definen y comentan algunos de los términos utilizados en el texto, con el fin de ayudar al lector a comprender mejor los significados.
Ultílogo
Discurso puesto en un libro después de terminada la obra. Sinónimo de epílogo.[3]
Registro de pliegos
Era una referencia de los cuadernillos que componían en libro de utilidad para los encuadernadores.
Fue un invento italiano de 1470. En los incunables se indicaban los reclamos, pero pronto se sustituyeron por las signaturas tipográficas. Dejó de usarse a principios del siglo XIX d. C..[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Eguaras, Mariana (29 de octubre de 2019). «Las partes de un libro y su terminología». Mariana Eguaras - Consultoría editorial. Consultado el 13 de abril de 2021. 
  2. Eguaras, Mariana (17 de junio de 2019). «Los forros de los libros ¿protegen o esconden lo que leemos?». Mariana Eguaras - Consultoría editorial. Consultado el 13 de abril de 2021. 
  3. ASALE, RAE-. «ultílogo | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  4. Pedraza Gracia, José Manuel; Clemente, Yolanda; de los Reyes, Fermín (2003). El libro antiguo. Madrid: Síntesis. p. 240. ISBN 978-8497561532. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]