Operaciones militares españolas en Afganistán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Visita de comandantes españoles con soldados del Ejército español en 2010.

Las operaciones militares españolas en Afganistán se desarrollaron con el objetivo de limpiar la insurgencia en las provincias de Herat y Badghis en Afganistán y dejar la provincia ya lista para que los afganos se hagan cargo de ella luego de la retirada de las tropas españolas en 2014, además de reconstruir dichas provincias las cuales tenían a cargo.

Misión y objetivos[editar]

El Consejo de Ministros, por Acuerdo de 27 de diciembre de 2001, autorizó la participación de unidades militares españolas en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (International Security Assistance Force), (ISAF) en apoyo del Gobierno interino afgano.

Las primeras unidades españolas llegaron al país asiático a finales de enero de 2002. El contingente, con una media de 350 efectivos, estaba formado por unidades de mando, comunicaciones y apoyo logístico, ingenieros, un equipo de desactivación de explosivos y otro de apoyo al despliegue aéreo.

La resolución 1386 de 20 de diciembre de 2001 del Consejo de Seguridad autorizó la creación de una Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de Afganistán. El Consejo de Ministros de 27 de diciembre de 2001 autorizó la participación española y la ayuda humanitaria comenzó a llegar por vía aérea ese mismo mes, mientras que el primer contingente de 450 soldados lo hizo en febrero de 2002. La OTAN se hizo cargo de la gestión de ISAF en agosto de 2003 mientras se desarrollaba en el sur la operación Libertad Duradera contra los talibanes. La misión de ISAF de la OTAN es la de prestar asistencia militar al Gobierno afgano para que pueda progresar en la estabilización y reconstrucción del país aprovechando la colaboración de Naciones Unidas y de los donantes internacionales. En mayo de 2005 y dentro de la ampliación del despliegue de ISAF para cubrir todo el territorio, España se hizo cargo del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Badghis, estableciendo su base principal en Qala-e-Naw (en la actualidad se denomina base provincial de apoyo “Ruy González de Clavijo”), y pasó a liderar la Base de Apoyo Avanzada de Herat para apoyar la acción de los tres PRT bajo el Mando Regional Oeste (RC-W) de ISAF que se instaló en dicha base. Funciones en las que se sigue hasta la fecha, además de participar en los cuarteles generales de Kabul y Herat, así como de instruir las unidades de las fuerzas armadas (Afghan National Army, ANA) y las de las fuerzas de seguridad (Afghan National Police, ANP). A mayo de 2011, el contingente español en Afganistán (Afghanistan Spanish Force, ASPFOR) mantenía un número total autorizado de 1521 militares.

El siguiente objetivo era que las Fuerzas Nacionales de Seguridad Afganas (ANSF) pudieran asumir el liderazgo y conducir la mayoría de las operaciones en las áreas inseguras de Afganistán tres años después. Durante el tercer y el último año se trató de que asumieran la responsabilidad de la seguridad física dentro de cinco años. El Gobierno autorizó el 19 de febrero de 2010, previa autorización parlamentaria, el incremento en 511 efectivos para proporcionar equipos operativos de asesoramiento y enlace (OMLT), unidad de maniobra, protección y apoyo logístico. Asimismo, también autorizó un contingente de refuerzo de los Cuarteles Generales de ISAF; y de personal de la Guardia Civil con una entidad de 40 efectivos para la formación e instrucción de las fuerzas de policía afganas.

Los efectivos destacados con carácter temporal estuvieron destinados, por un lado, a la dirección y gestión del aeropuerto internacional de Kabul desde el 1 de octubre de 2009 al 1 de abril de 2010, con un contingente de 66 militares y cuatro guardias civiles. Por otro lado, también estuvieron destinados al apoyo a la seguridad en las provincias de Badghis y Herat durante las elecciones, constituyendo una Agrupación Táctica de 450 militares, de forma similar a situaciones electorales anteriores. Esta unidad adquirió la capacidad operativa plena el 21 de julio de 2009, un mes antes de la apertura de las urnas. La naturaleza diversa de las unidades españolas desplegadas en el terreno y de los cometidos a ellas asignados ha permitido el desarrollo de numerosas y variadas acciones en beneficio del Gobierno y la población afgana, cumplimentando la misión asignada.[1]

Críticas hacia las Fuerzas Españolas[editar]

Las fuerzas españolas han recibido numerosas críticas por varios miembros de la OTAN por su pobre actuación en los teatros de operaciones. España actualmente se encuentra en una de las regiones más seguras de Afganistán, en los que rara vez se desarrolla un combate. Por otra parte, los estadounidenses criticaron a los soldados españoles por su falta de apoyo y su lentitud en las operaciones.[2]

Operaciones militares[editar]

La patrulla (2013), óleo de Augusto Ferrer-Dalmau.

Misiones para destacar fueron las Operación Estaca y la Operación Ontur, estas se basaron en cubrir el área de Galezardhak, aproximadamente 10 kilómetros al este del puesto avanzado de combate de Moqur. El objetivo era claro, despejar la ruta Lithium para que los trabajos de gravelado pudieran continuar con seguridad. El objetivo era dejar asegurada y limpia la zona enemiga de actividad insurgente para que Afganistán tome el control de la provincia luego de la retirada de 2014 de la coalición internacional OTAN-ISAF. Una batalla que se libró fue el Combate de Sabzak la cual fue un episodio de la Guerra acontecido entre los días 3 y 4 de septiembre de 2009 en el paso de Sabzak, en la provincia afgana de Badghis, entre las fuerzas talibanes y milicias tayikas, por un lado, y el contingente español adscrito a las fuerzas de la OTAN en Afganistán, por otro. Tras 6 horas de lucha, los talibanes y sus aliados se retiraron hacia la aldea de Marghozar.

Los últimos días del mes de enero de 2013, tropas españolas junto a afganas llevaron a cabo una operación denominada Operación Bold que tenía como objetivo contribuir a "mantener la actual situación de seguridad" en la zona de manera que "permita el repliegue" de las dos bases avanzadas de combate que mantiene España en esta región y "seguir presionando" a la insurgencia, para "anular su capacidad de amenazar los núcleos de población en la provincia de Badghis", se llevó a cabo en conjunto con las fuerzas Afganas, esta dejó el saldo de 3 insurgentes muerto, un herido y un prisionero y diverso material inutilizado. La operación se desarrolló durante dos días en el valle de Garmak, entre las localidades de Ludina (donde hay un puesto de combate) y Babulai, a lo largo de la ruta Lithium, en ella destacó la acción de un descamento de infantería de marina, compuesto por 4 hombres que defendió junto a tropas afganas y miembros de la brilat la estratégica posición de Vigocho durante los 2 días de combates.

Defensa Española pretende garantiar una "situación de seguridad" para el repliegue de los dos puestos avanzados esta primavera hacia la base principal en Qala-i-Naw.[3]

El 14 de febrero de 2013 se llevó a cabo la operación Grey Beret, en que participaron más de 350 militares aliados y entre los que había un nutrido grupo de la Brilat. En esta un combate se libró en Chacablé, un reducto de la insurgencia cercano a Moqur. En dicha operación participaron dos compañías españolas. La operación contó con soldados de la Brilat, aviones no tripulados y apoyo aerotáctico y se saldó con arrestos, y la confiscación de armas y de uniformes del Ejército afgano.[4]

Costo de la misión y bajas[editar]

La misión española, por la que han pasado 16.627 militares en las sucesivas rotaciones, se saldó con el fallecimiento de 93 personas: 8 por ataques con explosivos, 3 por disparos directos, 80 por accidentes y 2 por infarto. Hasta 2015, cuando se dio por finalizada la misión, ésta había costado unos 3700 millones de euros.[5]​ Según las bajas por ICasualties hasta ahora han fallecido 38 soldados en Afganistán ya sea en combate, accidentes o por causas naturales, pero un total de 100 soldados han muerto en la misión debido al accidente del Yak-42 en Turquía donde murieron 62 militares españoles. Además, 86 soldados han resultado heridos por diferentes causas. El 11 de julio y 12 de julio de 2015 un atentado talibán tuvo lugar en la embajada española de Kabul mató a dos policías españoles, pero fue finalmente repelida por la policía española, fuerzas afganas y extranjeras.[6]​Los Reyes de España se hicieron presentes en el funeral de los policías caídos, en Madrid.

Comandantes militares en Afganistán[editar]

Los comandantes de estas fueron:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]