Olimpia Maidalchini

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Olimpia Maidalchini, modelado en barro por Alessandro Algardi (San Petersburgo, Museo del Hermitage).

Olimpia Maidalchini, también conocida como Donna Olimpia y Olimpia Pamphili (Viterbo, 26 de mayo de 1591[1]​ – San Martino al Cimino, 27 de septiembre de 1657) fue una noble italiana, cuñada del papa Inocencio X a raíz de su matrimonio con un miembro de la saga Pamphili. Fue la mujer más poderosa de Roma en el siglo XVII y llegó a influir en la política papal y en varios cónclaves, por lo que fue apodada «la papisa». Se labró una polémica fama de mujer intrigante y codiciosa, y amasó una colosal fortuna gracias al cobro de sobornos. La retrataron artistas prestigiosos como Alessandro Algardi y Diego Velázquez, pero desgraciadamente el cuadro del pintor español se da por perdido.

Vida[editar]

Olimpia Maidalchini nació en Viterbo, en una familia medianamente acomodada. Era la hija de Sforza Maidalchini, un Condotiero, y de Vittoria Gualterio, una patricia de Orvieto y Roma, noble de Viterbo. Vittoria era hija ilegítima de Sebastiano Gualterio, obispo de Viterbo, nuncio papal en Francia en el Concilio de Trento.

Consciente de su belleza desde joven, Olimpia explotó su atractivo para ascender socialmente. Por decisión familiar estaba destinada a ingresar como novicia en un convento, al igual que dos hermanas suyas; esto era habitual en las familias de cierta posición social ya que la herencia familiar se reservaba al primogénito varón. Pero Olimpia logró eludir los hábitos con una cruel estratagema: acusó al consejero espiritual del convento de proposiciones indecentes.[2]​La acusación se consideró verosímil por la juventud y belleza de Olimpia; y el religioso fue suspendido «ad divinis». Aunque las investigaciones no hallaron pruebas concluyentes, el escándalo fue tal que ningún convento quiso acoger a Olimpia; con lo cual ella logró el desenlace deseado. Irónicamente años después, cuando ya era poderosa en Roma, Olimpia medió para que nombrasen obispo al religioso defenestrado.

Según la convicción general, Olimpia contrajo matrimonio dos veces guiada solo por el interés; quería ascender socialmente y para ello necesitaba un alto nivel económico. Se casó por primera vez a una edad temprana, con Paolo Nini, uno de los hombres más ricos de Viterbo; pero este matrimonio duró menos de tres años, por la pronta muerte de Nini. Contrajo matrimonio en segundas nupcias, en 1612, con Pamphilio Pamphili (1564 - 1639), veintisiete años mayor que ella, que era miembro de la noble familia romana Pamphili. Él no gozaba de una economía muy boyante, pero introdujo a Olimpia en la nobleza romana y además la convirtió en cuñada del cardenal Giovanni Battista Pamphili, un brillante abogado de la curia romana que sería papa con el nombre de Inocencio X.

Retrato de Olimpia Maidalchini por autor anónimo.

Influencia papal[editar]

Tras la muerte de su segundo marido en 1639, Olimpia se convirtió en la principal asesora de su cuñado Giovanni Battista, intercediendo en su favor en el cónclave de 1644 que lo eligiría como papa. Por su estrecha relación con él, se rumoreó que era su amante, afirmación que circuló en libelos; pero los historiadores actuales lo descartan. Aunque vestía de negro por su condición de viuda, Olimpia retuvo una imagen atractiva hasta edad madura.

Durante el papado de Inocencio X, Olimpia continuó ejerciendo un fuerte poder; según las malas lenguas, acaparó grandes riquezas y se sirvió del nepotismo habitual en la Santa Sede para favorecer a su familia. Así, el 14 de noviembre de 1644, se produjo el nombramiento de su hijo, Camillo Francesco Maria Pamphili, como cardenal nepote y Legado apostólico a Avignon, compartiendo de facto el cargo de cardenal Secretario de Estado con Giovanni Giacomo Panciroli. Sin embargo en 1647, Camillo renunciaría al cardenalato para contraer matrimonio con Olimpia Aldobrandini. Tras la renuncia, Inocencio X nombró nuevo cardenal nepote al sobrino de Olimpia, Francis Maidalchini, y posteriormente nombraría al primo de Olimpia, Camillo Astalli.[3][4]

Olimpia se labró en Roma una imagen controvertida, si no claramente negativa, debido a su afán por el dinero y por acaparar (y ostentar) poder. Fue apodada «la Pampiccia», en alusión a un personaje de comedia, y también fue llamada «la papisa» por sus contactos en la Santa Sede y por su presunta condición de barragana de Inocencio X. Se erigió en la intermediaria de facto del pontífice, ya que cualquier cita o petición dirigida a él debía pasar por ella, en muchos casos mediante el pago de una comisión o mordida. Con motivo del Jubileo de 1650, se organizó en Roma la captación de limosnas para ayudar a los numerosos peregrinos pobres, y Olimpia se apropió de gran parte del dinero recaudado. En su avaricia, llegó a cobrar un impuesto a las prostitutas de Roma, lo cual indirectamente les dio mayor reconocimiento y un estatus cercano al de las cultas cortesanas venecianas.

Buscando el ascenso social, Olimpia impulsó mejoras decorativas en el hoy famoso Palacio Pamphili, el más suntuoso de la popular Plaza Navona. En estos trabajos intervinieron Pietro da Cortona y Borromini. Se cuenta que Bernini pudo construir frente al palacio su famosa Fuente de los Cuatro Ríos tras halagar a Olimpia con una maqueta del monumento hecha en plata.

En 1645 Olimpia obtuvo del papa el título de Princesa de San Martino al Cimino, una abadía en ruinas cerca de Viterbo que reconstruyó y dotó de un palacio, donde viviría sus últimos años virtualmente desterrada de Roma. Su cuerpo está sepultado allí.

Su poder en Roma declinó a partir en 1652, cuando Inocencio X empezó a favorecer a Fabio Chigi: le llamó para que regresase de Colonia (Alemania), donde ejercía de nuncio, y le nombró cardenal y secretario de estado, lo cual restó capacidad de influencia a Olimpia. El declive de Olimpia se agravó cuando en 1655 Inocencio X falleció y Fabio Chigi le sucedió como papa, bajo el nombre de Alejandro VII. Los días previos y posteriores al fallecimiento de Inocencio X fueron convulsos: cuando él aún agonizaba, Olimpia empezó a apropiarse de valiosos bienes del pontífice, y se rumoreaba que cuando el papa murió, ella bloqueó el acceso al dormitorio para sustraer dos arcas llenas de oro escondidas bajo el lecho donde yacía el cadáver. El cuerpo del papa, roído por los ratones, fue sepultado sin ninguna pompa con varios días de retraso y Olimpia alegó que, como viuda que era, carecía de recursos para costearle un entierro digno.

El nuevo papa Alejandro VII forzó a Olimpia a dejar Roma, y la dama se instaló en su feudo de San Martino al Cimino. Se emprendió una investigación para destapar la corrupción masiva que había perpetrado en sus años de apogeo; pero Olimpia falleció víctima de la peste en 1657, antes de concluirse las indagaciones. Dejó en herencia unos dos millones de escudos, una fortuna formidable considerada la mayor de Italia en la época.

Olimpia Maidalchini, en el Arte[editar]

Durante su etapa de poder en la Roma papal, Olimpia Maidalchini dio trabajo a diversos pintores, arquitectos y decoradores como Pietro da Cortona y Borromini al impulsar costosas mejoras decorativas en el hoy famoso Palacio Pamphili, el más suntuoso de la popular Plaza Navona. Por desgracia este palacio perdió pujanza en siglos posteriores, fue alquilado para diversos usos y la familia Doria-Pamphili lo vendió hacia 1960 al estado de Brasil como sede de su embajada. Esto se explica porque la familia Pamphili, a punto de extinguirse, se unió a la familia Doria en el siglo XVIII, y las generaciones de la nueva saga Doria-Pamphili optaron por residir en un palacio vecino que había pertenecido a los Doria: el famoso Palazzo Doria-Pamphili.

Olimpia fue retratada por varios de los artistas más destacados de la época. El escultor Alessandro Algardi esculpió un busto de ella: la dama posa con un ampuloso velo que enmarca su rostro, de expresión severa. Subsisten dos versiones de la escultura de Algardi: una en barro, ahora en el Museo del Hermitage de San Petersburgo (Rusia), y otra en mármol, actualmente en el citado Palazzo Doria-Pamphili, fastuosa mansión repleta de obras de arte que sigue siendo la residencia de la saga. En esta misma residencia cuelga el Retrato de Inocencio X pintado por Diego Velázquez, de modo que en cierta manera, Olimpia y su cuñado el papa siguen después de muertos bajo un mismo techo (si bien en salas diferentes).

Según las crónicas, Diego Velázquez también retrató a Olimpia; hubo de hacerlo poco después de pintar al papa (1649-51). Se ignora el paradero de este retrato, que fue citado en el siglo XVIII por Antonio Palomino, autor de la primera biografía completa de Velázquez.

Referencias[editar]

  1. Ludwig von Pastor: History of the Popes vol. 30, London 1940, p. 32, dice que nació en 1594 y este dato por otros autores [1]. Sin embargo, Eleanor Herman, una biógrafa reciente de Olimpia Maidalchini, indica que nació el 26 de mayo de 1591 y que murió a la edad de 66 años, añade que esta fecha está confirmada con la partida de bautismo del obispado de Viterbo. An account on the website of the Galleria Doria-Pamphilj también mantiene que nació en 1591.
  2. Olimpia Maidalchini. Enciclopedia Católica
  3. Chadwick, Owen (1981). Oxford University Press, ed. The Popes and European Revolution. p. 303. ISBN 0198269196. 
  4. Boutry, Philippe; Levillain , Philippe (2002). «Inocencio X». En Routledge. The Papacy: an encyclopedia. p. 801-802. ISBN 0415922283.