Olga Cossettini

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Olga Cossettini
Olga Cossettini - 1941.JPG
Olga en 1941.
Información personal
Nacimiento 18 de agosto de 1897 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de mayo de 1987 Ver y modificar los datos en Wikidata (89 años)
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Olga Cossettini (San Jorge, Argentina, 18 de agosto de 1897[1] - Rosario, Argentina, 23 de mayo de 1987) fue una maestra y pedagoga argentina. Dedicó su vida, junto a su hermana Leticia, a transformar la escuela tradicional, la cual recurría al castigo como recurso pedagógico y era ajena a la realidad social. El Instituto de Educación Superior Nº28 de la ciudad de Rosario, y el ISFD N°54 de Florencio Varela, llevan su nombre.

Biografía[editar]

Comienzos[editar]

Olga era hija de Alpina Bodello y Antonio Cossettini. Se recibió de maestra en Coronda en el año 1914.

Fue en 1930 siendo regente, junto a Amanda Arias, la Directora de la Escuela Normal “Domingo de Oro”, su hermana Leticia Cossettini y todo el cuerpo docente, inició la aplicación de los centros de interés y de la Escuela Serena.

La experiencia[editar]

"La experiencia" fue llamada Escuela Serena o Escuela Activa, nombre utilizado en la actualidad. La misma comenzó como una experiencia piloto en la Escuela Normal “Domingo de Oro”, ubicada en la ciudad de Rafaela, Provincia de Santa Fe para luego concretarse -cuando Olga logró el cargo de Directora- en la Escuela Nº 69, Dr. Gabriel Carrasco, de la ciudad de Rosario situada en el corazón del barrio Alberdi, lugar ideal para las experiencias de las visitas al río, etc.

Últimos años[editar]

En 1986 recibió un reconocimiento de la Fundación Konex, como una de las más importantes maestras/docentes de la Argentina.[1]

Bases de la experiencia[editar]

La obra de las hermanas Cossettini, estuvo basada en las teorías y aportes de:

Éstos impulsaron una educación basada en los niños y niñas, convirtiéndolos en protagonistas del aprendizaje y no sólo los destinatarios.

Las diferencias principales con la escuela tradicional pueden resumirse en estos puntos:

  • Gran respeto por la personalidad infantil.
No sólo es preciso un sentimiento de amor al niño, sino también un detenido estudio biológico y psicológico de su individualidad.
  • Eliminación de las fronteras entre la escuela y la comunidad.
Se colocó a la educación como un hecho social que debe tener lugar en el entramado vivencial de los hombres.
  • Rechazo de toda forma de discriminación.
Igualdad en la consideración a niños de las más diversas procedencias y a los colegas, ratifica la aceptación de la pluralidad social, económica y política como substrato republicano.
  • Convivencia del maestro con la comunidad lugareña.
El domicilio del maestro en la cercanía de la escuela favorece los resultados del quehacer específico.

Sus libros[editar]

Otros trabajos y actividades[editar]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]