Hochío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ochío»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Hochíos rellenos de morcilla en caldera.

El Hochío (a veces también escrito Ochío,[1] aunque la forma correcta según el DRAE sea Hochío) es un producto de panadería tradicional originario del alto Guadalquivir con muchos siglos de antigüedad.[2] Consiste en un pan de aceite de oliva y matalahúva. El nombre le viene dado por ser la octava parte de la masa de un pan. Se elaboran de distinta forma, dependiendo de la zona de Andalucía en donde se haga. El salado con pimentón es muy tradicional de la comarca de La Loma (especialmente en Baeza, Úbeda, Torreperogil y Sabiote).

Características[editar]

Elaborado de forma tradicional, según recetas ancestrales de las monjas, con azúcar y matalahúva. Antiguamente el azúcar se sustituía por miel vieja (deshidratada). Su origen se remonta a los conventos que poblaron la cuenca del Guadalquivir y su consumo se limitaba a la pascua de resurrección, a modo de festejo por esta. De aquí también proceden los famosos hornazos, que se hace con un huevo duro entero y sin pelar en su centro. El intercambio de monjas y monjes entre conventos propino su extensión por distintas zonas de Andalucía.

Con posterioridad, ya en los años 30 y en la comarca de La Loma, se modificó la receta primitiva, untando con una mezcla de pimentón dulce con aceite y sazonado por encima con sal gruesa. Su forma tradicional es aplanada y redonda, con borde trenzado, aunque en la actualidad se comercializa con distintas formas y tamaños, como los crujientes, en barritas para picar... siendo su consumo a diario, tanto dulces como salados.

El salado se suele acompañar de habas verdes y bacalao salado, siendo ritual en la Romería de la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda o de la Romería de la Virgen de la Yedra de Baeza. Es común rellenarlo de atún sólo o con tomate, paté, embutido y en particular en Úbeda se suele comer relleno de morcilla en caldera o de picadillo de chorizo. En las tabernas y bares de la comarca de La Loma es acompañamiento habitual a la hora de tapear.

También se ven versiones en otras poblaciones andaluzas, como en Jaén, La Roda de Andalucía o Estepa (Sevilla) donde pasa por ser un dulce típico de Semana Santa junto a pestiños, magdalenas y gachas.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]