Niño de la llave

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un niño con las llaves de su casa colgando del cuello

Un niño de la llave es un niño que regresa a casa —estando esta vacía— después del colegio, o un niño que a menudo se queda en casa sin supervisión, porque sus padres están fuera trabajando. El término se refiere a niños a partir de cinco años que se cuidan a sí mismos o niños mayores que supervisan a sus hermanos menores.[1]

Historia del término[editar]

El término se refiere a la llave de la puerta de una casa. La llave a menudo se cuelga alrededor del cuello del niño o se deja escondida bajo un tapete (o algún otro objeto) en la puerta de la propiedad. El término parece que apareció por primera vez en un programa de radio de la CBC llamado Discussion Club – Topic: How War Affects Canadian Children en 1942,[2]​ debido al fenómeno de los niños que se quedaban solos en casa durante la Segunda Guerra Mundial,[3]​ cuando el padre se alistaba en las fuerzas armadas y la madre necesitaba conseguir un trabajo. Dado que todos los participantes en el programa estaban familiarizados con el término y aludían a que era de uso coloquial, es probable que sea anterior a 1942. En general, el término designa «a aquellos niños de entre cinco y trece años que se cuidan a sí mismos después de la jornada escolar hasta que sus padres o tutores regresan a casa».[4]

Más específicamente para sus propósitos, la biblioteca pública de San Marino ha definido un Niño de la llave de la biblioteca como aquel que, regularmente, es requerido por sus padres o tutores para permanecer en la biblioteca pública por largos periodos de tiempo después de la escuela en lugar de la guardería. Regularmente se define como tres o más días a la semana. Largo periodo se define como dos o más horas por día.[5]

El término niño de la llave se hizo común en los años setenta y ochenta para describir a los miembros de la generación X, quienes, según un estudio de 2004, «pasaron sus años formativos de gran importancia como una de las generaciones menos cuidadas y con menos padres de la historia de Estados Unidos». Estos niños fueron frecuentes durante esa época como resultado del aumento de las tasas de divorcio y el aumento de la incorporación materna al mercado laboral, en un momento en que las opciones de cuidado de los niños fuera del hogar estaban ampliamente disponibles.[6][7][8][9]​ Estos niños, llamados huérfanos de día en el documental de 1984, To Save Our Children to Save Our Schools, provenían principalmente de hogares de clase media o alta. Cuanto más alto era el nivel educativo de los padres, más probabilidades había de que los niños de esa época fueran niños de la llave.[10][11]

Efectos en los niños[editar]

Los efectos de ser un niño de la llave difieren con la edad. La soledad, el aburrimiento y el miedo son más comunes en los menores de 10 años. En los primeros años de la adolescencia, hay una mayor susceptibilidad a la presión de los compañeros, lo que puede dar lugar a conductas como el abuso de alcohol, el abuso de drogas, la promiscuidad sexual y el tabaquismo.[12]​ Estos comportamientos pueden derivar de «energía no gastada, presión de los compañeros para que se comporten mal, u hostilidad debido a la falta de atención adulta apropiada».[5]​ Sin embargo, algunos niños experimentan efectos positivos, como el desarrollo temprano de la autosuficiencia, la adaptación a situaciones difíciles y el deseo de contribuir a una necesidad visible en el hogar.

La situación socioeconómica y el tiempo que se deja solo pueden producir otros efectos negativos. En un estudio, los estudiantes de enseñanza secundaria que se quedaban solos en casa durante más de tres horas al día presentaban niveles más altos de problemas de comportamiento, índices más altos de depresión y niveles más bajos de autoestima que otros estudiantes.[13]

Los niños de familias de bajos ingresos están asociados a mayores problemas de externalización (como los trastornos de la conducta y la hiperactividad) y problemas académicos. Esta asociación era más débil entre los niños de familias de ingresos medios en comparación con sus pares.[14]​ En 2000, un estudio alemán de PISA no encontró diferencias significativas en el rendimiento escolar entre los niños de la llave y los niños de una familia nuclear.[15]

Los efectos positivos de ser un niño de la llave incluyen la independencia y la autosuficiencia a una edad temprana. Deborah Belle, autora de The After-School Lives of Children: Alone and with Others While Parents Work, sugiere que quedarse solo en casa puede ser una alternativa mejor a quedarse con niñeras o hermanos mayores.[16]

Cuestiones legales[editar]

La legalidad del tiempo a solas de los niños de la llave varía según el país, el estado y el área local. En Estados Unidos, las leyes estatales y locales no suelen especificar ninguna edad concreta de menos de 18 años en la que se pueda dejar legalmente a un niño sin supervisión. Sin embargo, algunos estados tienen restricciones específicas de edad.[17][18]

Los padres pueden ser responsabilizados por las organizaciones de servicios de protección de la infancia o las fuerzas del orden si los niños resultan dañados mientras se les deja sin supervisión si, en opinión de la agencia, la edad de los niños u otras consideraciones hacen que esa elección sea inapropiada. Las cuestiones jurídicas también siguen siendo una preocupación importante para quienes trabajan en las bibliotecas. Les preocupa la posible responsabilidad en caso de que un niño desatendido resulte herido, sea objeto de abusos sexuales o sea secuestrado mientras se encuentra en el establecimiento. Esta cuestión se vuelve crítica, especialmente a la hora de cerrar, cuando «los padres que llegan tarde a recoger a sus hijos también crean problemas de seguridad y posiblemente legales».[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Caves, R. W. (2004). Encyclopedia of the City. Routledge. pp. 424. ISBN 9780415252256. 
  2. Reproducido en CBC Broadcast Rewind el 23 de octubre de 2014.
  3. «The Maven's Word of the Day». Random House. 24 de octubre de 1996. Consultado el 16 de junio de 2006. 
  4. Benne, M. (1991). Principles of children's services in public libraries. Chicago: American Library Association. 
  5. a b American Library Association (ALA). Association for Library Services to Children's Division. Latchkey children in the public library. Chicago, American Library Association.
  6. Clack, Erin. «Study probes generation gap.(Hot copy: an industry update)». HighBeam Research. Archivado desde el original el 3 de mayo de 2016. Consultado el 2 de abril de 2016. 
  7. Thomas, Susan (21 de octubre de 2011). «All Apologies: Thank You for the ‘Sorry’». Huffington Post. Consultado el 2 de abril de 2016. 
  8. «A Teacher's Guide to Generation X». Edutopia. Consultado el 2 de abril de 2016. 
  9. Thomas, Susan (9 de julio de 2011). «The Divorce Generation». The Wall Street Journal. Consultado el 2 de abril de 2016. 
  10. Toch, Thomas (19 de septiembre de 1984). «The Making of 'To Save Our Schools, To Save Our Children': A Conversation With Marshall Frady». Education Week. Consultado el 17 de abril de 2016. 
  11. Corry, John (4 de septiembre de 1984). «A LOOK AT SCHOOLS IN U.S.». The New York Times. Consultado el 17 de abril de 2016. 
  12. Barlow, David; Durand, V. Mark (2008). Abnormal Psychology: An Integrative Approach. pp. 414. 
  13. Mertens, Steven B; Flowers, Nancy (mayo de 2003). «Should Middle Grades Students Be Left Alone After School?» (PDF). Middle School Journal 34 (5): 57-61. Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2006. 
  14. Marshall, Nancy (junio de 1997). «After-school time and children's behavioral adjustment». Merrill-Palmer quarterly (Wayne State University. Press) (43(3)): 497-514. Consultado el 23 de mayo de 2016. 
  15. «Zusammenfassung zentraler Befunde» (PDF). PISA (en alemán). KMK. 2000. Archivado desde el original el 20 de julio de 2006. Consultado el 3 de agosto de 2006. 
  16. Belle, Deborah (1999). The After-School Lives of Children: Alone and With Others While Parents Work. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN 0-8058-2325-5. 
  17. «Latchkey Kids Legal Age Limits Listed By State». www.latchkey-kids.com. Consultado el 8 de agosto de 2020. 
  18. «ORS 163.545 - Child neglect in the second degree - 2020 Oregon Revised Statutes». www.oregonlaws.org. Consultado el 8 de agosto de 2020. 
  19. Smith, K. (1993). Serving the difficult customer: a how to do it manual for library staff. New York: Neal Schuman Publishers, Inc. 

Enlaces externos[editar]