Naviforme

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Se llama naveta de habitación, navetiforme o naviforme a unas construcciones prehistóricas de las Islas Baleares que se construyeron en el periodo naviforme, en los últimos años se ha visto que no es una construcción exclusiva de Mallorca y Menorca y que también en Ibiza se documentan este tipo de viviendas.[1]

La función de estos edificios fue eminentemente doméstica, en ellas se realizaban las actividades diarias (preparación y consumo de alimentos, descanso,...). Su cronología corresponde a la Edad del bronce (c.1500-850 cal AC) y su denominación proviene de su gran parecido al de una nave invertida. Dado el gran parecido formal que se observó entre estas construcciones y las navetas de enterramiento, en un primer momento no se diferenciaron. Posteriormente, gracias al desarrollo de las investigaciones se diferenció entre las navetas funerarias y las de habitación. Estas últimas se conocen en la literatura científica como navetas o navetiformes.

Por sus características, el navetiforme es una construcción de piedras dispuestas en seco, usando la técnica constructiva ciclópea. Un zócalo de piedras planas semienterradas sirve de base a una primera hilada de piedras muy grandes, y sobre éstas continúa la acumulación hacia arriba de más piedras, ya bastante más pequeñas. Si hacemos un corte transversal a sus muros, veríamos que constan de tres partes: el muro exterior, que tiene las piedras más grandes, el muro interior (correspondiente al interior de la cabaña) y, entre ambos, un relleno de tierra y piedras más menudas. Los dos muros del aparejo están inclinados de modo que el grueso del muro sea menor cuanto más arriba, y se apoyan sobre el relleno intermedio.

Los navetiformes tienen planta de herradura, aunque muy alargada, lo que les da su característica forma de nave, y su única entrada está en su extremo plano. Las dimensiones típicas serían de unos ocho metros de ancho, por entre quince y veinte de largo, aunque el gran grosor de sus muros (entre dos y tres metros) hace que el espacio útil de su cámara interior sea bastante menor. No se ha conservado el techo de casi ninguna de ellas, pero se supone que lo más normal sería un techo (no se sabe si plano o a dos aguas), hecho con ramas gruesas a modo de vigas, y recubierto de ramaje, hojarasca y arcilla (tal y como se ha podido documentar gracias a las excavaciones arqueológicas desarrolladas en el yacimiento de Els Closos de Ca'n Gaià).[2]​ El único caso de techo conservado, el del navetiforme de Son Mercer d'abaix, está hecho con lajas de piedra pero no se cree que fuera la solución más utilizada.

Vista aérea del poblado de navetas de habitación de Es Coll de Cala Morell (Ciutadella, Menorca)

En muchos casos se encuentran varias navetas adosados, formando grupos de hasta cuatro, aunque se ha comprobado que corresponden a construcciones añadidas en diferentes momentos. En el interior de muchos de ellos se han encontrado estructuras complejas, hechas con barro y losetas planas puestas horizontalmente y rodeadas de otras en vertical, que hacían las veces de hogar, cocina y almacén de vajilla. A menudo se han encontrado también pequeños muretes que dividen la estancia en tres o cuatro pequeñas "habitaciones", pero son modificaciones de época romana, pues muchas de estas cabañas continuaron siendo utilizadas durante casi dos milenios. Se conocen navetiformes aislados, adosados, agrupados, y hasta haciendo poblado con numerosos ejemplares. Delante de la entrada se han encontrado pequeños agujeros en el suelo haciendo semicírculo, lo que delata que debían tener un porche. La entrada tenía una losa superior a modo de dintel, y otra semienterrada en el suelo, que hacía de umbral. Debajo de esta losa se han encontrado restos de una pequeña hoguera correspondiente al ritual inaugural de la vivienda.

Respecto a la estructura de los grupos de personas que vivieron en estos edificios poco se sabe. Tradicionalmente se ha señalado que fueron ocupadas por familias (faltan citas). Sin embargo, recientemente algunos autores[3]​ han señalado que no existen evidencias arqueológicas robustas que permitan defender este extremo. Al mismo tiempo, se ha argumentado que no conviene caer en un error de etnocentrismo y atribuir a las sociedades de la Edad del Bronce de las Islas Baleares los mismo patrones de organización social que son característicos de nuestra época. El equipo de investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona.[4]​ propuso en su momento que el número de personas que pudieron vivir de forma simultánea dentro de uno de estos edificios se podría deducir de la composición de la unidad social enterrada en la Cova des Càrritx. Ésta estuvo formada por unas 14 personas, que de acuerdo con los investigadores habrían vivido de forma conjunta, y que fueron interpretadas como una familia extensa que ocupó un navetiforme.

El naviforme de Menorca[editar]

El periodo en que se construyen estas estructuras es seguramente el de mayor homogeneidad cultural de todo el archipiélago balear incluyendo Ibiza, factor que parece desaparecer a finales del Bronce cuando entre las dos grandes islas parece haber cambios significativos.

Fotografía aérea de dos navetas de habitación del poblado de Es Coll de Cala Morell (Ciutadella, Menorca)

Los navetiformes menorquines siguen la estructura anteriormente descrita. Se trata de estructuras sin compartimentación, a diferencia de algunos ejemplos mallorquines. En su interior se documenta, generalmente, un fuego, situado casi en la parte central de la vivienda y con dos bancos alrededor. Algunos de los ejemplos mejor conservados son los de Clariana,[5]​ Cala Blanca,[6]​ Son Mercer de Baix[7][8]​y los de Cala Morell,[9]​ donde se está llevando a cabo un proyecto de excavación que está aportando datos muy interesantes para conocer los hábitos de las gentes del naviforme.

Candidatura de la Menorca Talayótica a patrimonio mundial[editar]

Actualmente, una selección de yacimientos prehistóricos de Menorca optan a ser declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO, bajo el nombre de Menorca Talayótica.[10]​ Algunos de los yacimientos en cuestión son: Necròpolis de Cala Morell, Naveta des Tudons, Es Castellàs des Caparrot de Forma, Ses Roques Llises, Trepucó, Poblat talaiòtic de Torralba d'en Salort, Cova des Càrritx, Taula de Torrellisar, Hipogeu de Torre del Ram, Hipogeus de Biniai Nou, Monument de na Comerma de sa Garita, Naveta de Biniac Oriental, Navetes de Rafal Rubí, Necròpolis i Es Castellet de Calescoves, Poblat de Son Mercer de Baix, Poblat talaiòtic de Binissafúller, Poblat talaiòtic de Montefí, Sa Cudia Cremada, Poblat talaiòtic de Sa Torreta, Poblat talaiòtic de Sant Agustí, Poblat talaiòtic de Torrellafuda, Poblat talaiòtic de Torretrencada, Sala hipòstila des Galliner de Madona, So na Caçana, Sepulcre de Son Olivaret, Talaiot de Torelló, Talaiot de Trebalúger, Poblat de Cala Morell, Torre d'en Galmés, Cornia Nou

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. SUREDA, P. (2017). «El poblado naviforme de Cap de Barberia II (Formentera, I. Balears). Nuevos datos sobre su cronologia y secuencia de ocupación». Trabajos de Prehistoria vol. 74. 
  2. Javaloyas, David; Fornés, Joan; Salvà, Bartomeu (2007). «Breve aproximación al conocimiento del yacimiento de Closos de Can Gaia.». V. Guerrero (coord. i ed.) Prehistoria de las islas Baleares. Registro arqueológico y evolución social antes de la Edad del Hierro, BAR International Series 1690: 352-360. 
  3. Fornés, Joan; et al. Más que una casa. Los navetiformes de la Edad del Bronce Balear. 
  4. Lull, Vicente; et al. Cova des Càrritx i Cova des Mussol. 
  5. ANGLADA, J. y PLANTALAMOR MASSANET, L. (1978) Excavacions a les Navetes d'Habitació de Clariana, Fonaments - nº 1, Barcelona
  6. JUAN i BENEJAM, G. y PLANTALAMOR, L. (1997). Memòria de les excavacions a la naveta de Cala Blanca.1986-1993, Treballs del Museu de Menorca, 21, Maó.
  7. ANGLADA, J. (1976) Estudio de una Naveta de Habitación en Son Mercer de Baix, Mayurqa - 15, pp. 271-290, Palma de Mallorca
  8. RITA LARRUCEA, M.C. (1986). Evolución de la cultura pretalaiótica menorquina a través de los yacimientos de Morellet y Son Mercer de Baix. La Sardegna nel Mediterráneo tra il secondo e il primo millenio a.C. Selargius Cagliari, pp. 547-555.
  9. ANGLADA, MONTSERRAT (2017). «Dating prehistoric fortified coastals sities in the balearic islands». Radiocarbon. 
  10. http://www.menorcatalayotica.info/portal.aspx