Mycoplasma pneumoniae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 

Mycoplasma pneumoniae

Schematic of the phosphorylated proteins in the attachment organelle of Mycoplasma pneumoniae
Taxonomía
Dominio: Bacteria
División: Firmicutes
Clase: Mollicutes
Orden: Mycoplasmatales
Familia: Mycoplasmataceae
Género: Mycoplasma
Especie: M. pneumoniae
Somerson et al., 1963
[editar datos en Wikidata]

El Mycoplasma pneumoniae (llamado también agente de Eaton  por el investigador que lo aisló por primera vez). causa enfermedades del aparato respiratorio, como la traqueobronquitis y la neumonía. Son las bacterias más pequeñas de vida libre.  Son peculiares debido a la  ausencia de pared celular  y a la presencia de  esteroles  en su membrana celular.

Patogenia e inmunidad[editar]

M.  pneumoniae  es un patógeno extracelular que se adhiere al epitelio respiratorio mediante una estructura de anclaje especializada, que se forma en un extremo de la célula. Esta estructura está constituida por un complejo de proteínas para adherencia, en la que destaca la  adhesina P1  como la más importante. Las adhesinas interactúan de manera específica con los receptores de glucoproteínas sialidadas en la base de los cilios de la superficie de las células epiteliales (así como en la  superficie de los eritrocitos). A  continuación tiene lugar la ciliostasis, tras la que son destruidos en primer lugar los cilios y posteriormente las células del epitelio ciliar. La pérdida de estas células interfiere en el aclaramiento normal de las vías respiratorias superiores y permite que las vías respiratorias  inferiores se contaminen con microorganismos y sufran una irritación mecánica. Este proceso es el responsable de la tos persistente que tienen los pacientes con enfermedad sintomática.

Varias especies  de  Mycoplasma  son  capaces de  cambiar rápidamente la expresión de las lipoproteínas de superficie, lo que probablemente tenga importancia para evadir la respuesta inmunitaria del hospedador y establecer infecciones persistentes o crónicas.

Pared celular[editar]

Esta especie carece de una pared. No obstante, tiene una membrana celular que incorpora compuestos esterol, similares a las células eucariotas. El Mycoplasma obtiene estos esteroles del plasma del huésped, permitiéndole conservar una estructura simple. Al carecer de una pared celular, estos organismos son resistentes al efecto de la penicilina y otros antibióticos betalactámicos, los cuales actúan mediante la irrupción en la pared celular bacteriana. El micoplasma teniendo como dominio el Eukaria.

Genoma[editar]

El M. pneumoniae tiene unos de los genomas más pequeños que se conocen, con 816 pares de kilobases. Su genoma y proteoma han sido totalmente caracterizados. Este usa un único código genético, haciéndolo más similar a una mitocondria, que a cualquier otra bacteria. Por ello se dice que el Mycoplasma pneumoniae tiene un genoma degenerado. Carece de maquinaria celular para sintetizar muchos compuestos esenciales, incluyendo nuevas purinas y pirimidinas. Tampoco tiene el ciclo del ácido tricarboxílico y una cadena de transporte de electrones incompleta. Por estas circunstancias, es un parásito obligado y nunca es encontrado en la vida libre.

Epidemiología[editar]

M. pneumoniae  es un patógeno  humano  estricto.  La enfermedad respiratoria (es decir, traqueobronquitis, neumonía) producida por  M.  pneumoniae  tiene una distribución universal durante todo el año, sin que exista ningún aumento de la actividad de  carácter  estacional.  Sin  embargo,  puesto  que  la  neumonía causada por otros agentes infecciosos (p.  ej.,  Streptococcus pneu moniae,  virus) es más frecuente durante los meses de invierno, la enfermedad por  M.  pneumoniae  es proporcionalmente más frecuente en verano y en otoño. La enfermedad epidémica se produce cada 4-8  años. La enfermedad es más frecuente en los niños en edad escolar y en los adultos jóvenes (de 5 a 15  años), aunque todos los grupos de edad son susceptibles.

M. pneumoniae  coloniza la nariz, la garganta, la tráquea y las vías aéreas inferiores de los sujetos infectados y se se disemina a través de las gotículas respiratorias más grandes durante los episodios de tos. La infección se suele diseminar entre compañeros de clase, familiares o contactos estrechos. La tasa de ataque es mayor en niños que en adultos (media global, alrededor del 60%), probablemente debido a que la mayoría  de  los  adultos  disfruta  de  una  inmunidad  parcial como consecuencia de una exposición previa.

Diagnóstico de laboratorio[editar]

Únicamente se dispone de pruebas serológicas para  M.  pneumoniae. La detección de los anticuerpos frente a  M.  pneumoniae mediante la fijación del complemento constituye el patrón de referencia serológico convencional. Sin embargo, la sensibilidad de la prueba es baja y los anticuerpos frente al antígeno glucolípido diana también se forman como consecuencia de la exposición a otras especies de  Mycoplasma  y a los tejidos del hospedador.

Únicamente se dispone de pruebas serológicas para  M.  pneumo niae. La detección de los anticuerpos frente a  M.  pneumoniae mediante la fijación del complemento constituye el patrón de referencia serológico convencional. Sin embargo, la sensibilidad de la prueba es baja y los anticuerpos frente al antígeno glucolípido diana también se forman como consecuencia de la exposición a otras especies de  Mycoplasma  y a los tejidos del hospedador

Tratamiento, Prevención y control[editar]

La eritromicina, las tetraciclinas (especialmente la doxiciclina) y las fluoroquinolonas más modernas son igual de eficaces  para tratar las  infecciones por  M.  pneumoniae,  aunque las tetraciclinas y las fluoroquinolonas se reservan para los adultos.

La prevención de la enfermedad por  Mycoplasma  es problemática.  Las  infecciones  por  M.  pneumoniae  se  propagan por contacto estrecho; por tanto, el aislamiento de las personas infectadas teóricamente reduciría el riesgo de infección.

Tanto  las  vacunas  inactivadas  como  las  vivas atenuadas  han presentado malos resultados. La inmunidad protectora que confiere esta infección es baja

Enfermedades clínicas[editar]

La exposición a  M.  pneumoniae  produce típicamente un estado  de  portador asintomático.  La  presentación  clínica más frecuente de la infección por  M. pneumoniae  es la  traqueobronquitis.  A  las 2-3  semanas de la exposición aparece febrícula,  malestar, cefalea y tos seca sin expectoración. Puede aparecer también una  faringitis  aguda. Los síntomas empeoran de forma gradual en los siguientes días y pueden persistir durante 2  semanas o más. Las vías bronquiales se  infiltran por linfocitos y células plasmáticas. También se  puede producir una neumonía (conocida como  neumonía  atípica primaria o neumonía «ambulatoria»), en la que se observa una  neumonía  parcheada en las  radiografías de tórax que característicamente es más llamativa de lo que lo son los hallazgos físicos. Las mialgias y los síntomas digestivos son infrecuentes. Las complicaciones secundarias incluyen alteraciones neurológicas (p.  ej., meningoencefalitis, parálisis y mielitis), pericarditis, anemia hemolítica, artritis y lesiones mucocutáneas.

Historia[editar]

El M. pneumoniae fue conocido históricamente como un "agente de Eaton".[1]

Inicialmente el M. pneumoniae fue considerado más un virus que una bacteria, cuando Eaton y colegas cultivaron el agente causante de la neumonía atípica.[2] Este agente fue cultivado en embriones de pollo y pasado a través de un filtro que excluía las bacterias normales. Sin embargo, no podía ser observado por el microscopio de luz de gran aumento y causaba una neumonía que no podía ser tratada con los antimicrobianos penicilina y sulfonamidas.[2] Eaton sugirió la posibilidad que la enfermedad fuera causada por mycoplasmas, pero este agente no crecía en los medios de cultivo disponibles en su momento. Estas observaciones llevaron a la conclusión que el organismo causante de la neumonía atípica era un virus. Investigadores en ese tiempo demostraron que los agentes cultivados podían causar enfermedad en ratas algodoneras y hamsters infectados experimentalmente. A pesar de la controversia de que si, realmente los investigadores habían aislado el agente causal de la neumonía atípica (basados principalmente en la respuesta inmunológica inusual de los pacientes con neumonia atípica), en retrospectiva su evidencia junto con aquella de sus colegas y competidores parecía ser poco conclusiva.[3] Se había reportado relación entre los agentes de Eton a los Mycoplasmas, bien conocidos entonces como parásitos del ganado y roedores, debido a la sensibilidad a compuestos antimicrobianos (e.j. sales de oro orgánicas).[4]

A principios de los 60s, Leonard Hayflick, entonces en el Wistar Institute en Filadelfia, fue el primero en aislar y cultivar el agente causal de la neumonía atípica primaria (agente de Eaton). Él identificó el agente como un Mycoplasma y lo llamó Mycoplasma pneumoniae.

Referencias[editar]

Murray, Rosenthal, pfaller. (2014). Microbiología médica. Barcelona España: Elsevier.

  1. Dajani, A.S.; W.A. Clyde Jr. and F.W. Denny (1965). «Experimental infection with Mycoplasma pneumoniae (Eaton's agent)». The Journal of Experimental Medicine 121: 1071-1086. doi:10.1084/jem.121.6.1071. PMC 2138014. PMID 14319403. 
  2. a b Eaton MD, Meiklejohn G, van Herrick W, Corey M (1945). «Studies on the etiology of primary atypical pneumonia. II. Properties of the virus isolated and propagated in chick embryos». J. Exp. Med. 82: 329-42. 
  3. Marmion BP (1990). «Eaton agent—science and scientific acceptance: a historical commentary». Rev. Infect. Dis. 12 (2): 338-53. PMID 2109871. 
  4. Marmion BP, Goodburn GM (enero de 1961). «Effect of an organic gold salt on Eaton's primary atypical pneumonia agent and other observations». Nature 189: 247-8. doi:10.1038/189247a0. PMID 13767007. 

Enlaces externos[editar]