Muerte fetal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Muerte fetal
Clasificación y recursos externos
CIE-10 P95
MedlinePlus 002304
eMedicine lista de temas
MeSH D050497
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Se habla de muerte fetal cuando un feto muere dentro del útero con un peso mayor de 500 gramos y/o con un desarrollo gestacional mayor de 22 semanas; es decir, cuando ha alcanzado un desarrollo tal que, en condiciones óptimas, la vida fuera del útero pudiera haber sido posible. La mayoría de muertes fetales ocurren en el tercer trimestre de embarazo, y se habla de muerte fetal precoz cuando ocurre en el segundo trimestre o, de forma más precisa, cuando el peso es menor de 1000 gramos y/o el desarrollo es menor de 28 semanas. Se habla de aborto cuando el peso del embrión o feto es menor de 500 gramos y/o el desarrollo de la gestación es menor de 22 semanas. La mayoría de los abortos ocurren en el primer trimestre, y se habla de aborto tardío cuando ocurre en el segundo trimestre.[1] [2]

Síntomas[editar]

Suele ser la falta de movimiento del feto.

Diagnóstico[editar]

El feto muerto, cuando nace pasa a llamarse mortinato (nacido muerto). Hasta finales del siglo XX, el diagnóstico de muerte fetal sólo era de certeza tras el nacimiento, mediante la comprobación de que, después de la separación completa de la madre, no respiraba ni mostraba otra evidencia de vida, tal como latido del corazón, pulsación del cordón umbilical o movimiento de músculos voluntarios. Hoy la ecografía permite el diagnóstico de la muerte fetal dentro del útero (confirmando la ausencia de actividad del corazón) y además permite la estimación del tamaño del feto.[1]

Causas[editar]

En una gran mayoría de casos las causas permanecen desconocidas, incluso aunque se practiquen múltiples pruebas a la madre y autopsia al mortinato. Se han identificado como posibles causas las siguientes:

Algunas interrupciones voluntarias de embarazo se cuentan en las estadísticas como muertes fetales.[4]

Tratamiento[editar]

Una muerte fetal intraútero no suele representar riesgo inmediato para la mujer, por lo que, dado que el parto suele comenzar espontáneamente en dos semanas, la mujer puede elegir esperar, salvo que la mujer encuentre traumatizante la idea de llevar un feto muerto, en cuyo caso, puede elegir la inducción del parto. Si pasan más de dos semanas, entonces ya sí puede aparecer un riesgo de desarrollar trastornos de la coagulación por lo que, pasado este tiempo se recomienda la inducción del parto. El parto debe ser vaginal, dejando la cesárea para casos de complicaciones.

Abordaje emocional[editar]

La mayoría de las mujeres que pierden al producto de su embarazo se sienten incomprendidas ante la trivialización con la que personas de su entorno social hacen referencia hacia lo sucedido, en frases como "ya tendrás otro". Para la madre que ha perdido un futuro hijo, ese ser era importante y tenía entidad en si mismo que no es sustituible por otro. Es más recomendable el acompañamiento desde el reconocimiento del dolor en la dirección de la aceptación como proceso de pérdida y como proceso de maduración y de crecimiento. En realidad, como ocurre con la muerte de cualquier ser querido. Por ejemplo, es recomendable que los profesionales ofrezcan a la pareja posibilidad de que vea al mortinato para que pueda tener lugar una despedida a modo de ritual que, al marcar un antes y un después, permita que tenga lugar el proceso de duelo psicológico.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Protocolo: Muerte Fetal Anteparto». Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (Junio, 2008).
  2. Mortalidad intrauterina, ONU
  3. Collins JH (M.D.). "Silent Risk: Issues About the Human Umbilical Cord" Retrieved on 2009-3-17
  4. Bythell M, et al. (2008) The contribution of late termination of pregnancy to stillbirth rates in Northern England, 1994-2005. The British Journal of Obstetrics and Gynaecology, 115(5):664-666
  5. Santos Leal, Emilio; Claramunt Armengau, M. Àngels; Álvarez, Mónica; Jové, Rosa (2009). La Cuna Vacía, El Doloroso Proceso de Perder un Embarazo. La Esfera de los Libros. ISBN 9788497348508. http://www.casadellibro.com/libro-la-cuna-vacia-el-doloroso-proceso-de-perder-un-embarazo/2900001324750.