Motín de los Gatos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Motín de los gatos»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El Motín de los Gatos o de Oropesa estalló en Madrid el 28 de abril de 1699, siguiendo las clásicas pautas de los motines de subsistencia del Antiguo Régimen, como respuesta a la carestía de alimentos (sobre todo el pan), en la época del año en que justamente el trigo es más caro: antes de la cosecha y cuando se están agotando las reservas del año anterior.

[El Corregidor de Madrid, Francisco de Vargas, a una mujer que le reprocha no poder alimentar a su marido, parado, y a sus seis hijos, con el pan, de mala calidad, que acaba de comprar a doce cuartos]:

diese gracias a Dios de que no les costaba dos [reales] de plata... haced castrar a vuestro marido para que no os haga tantos hijos.

[Gritos de la multitud]:

Pan, pan, pan, queremos pan.... Viva el rey, muera el mal gobierno.

Documentos del Motín de los Gatos.

Plaza Mayor de Madrid, 28 de abril de 1699, martes, a eso de las siete.[1]

Los disturbios, en los que la multitud exasperada comprometía gravemente el orden, sólo se calmaron con la intervención del propio rey Carlos II de España que llegó a dirigirse a la muchedumbre congregada ante palacio, tras lo que los ánimos se calmaron.

Las consecuencias posteriores fueron aprovechadas políticamente en el contexto de los debates por el testamento cambiante del rey (apodado El Hechizado), incapaz tanto de gobernar por sí mismo como de tener descendencia. Los partidarios de la sucesión francesa (Felipe de Anjou, de la casa de Borbón), entre los que destacaba el cardenal Portocarrero, consiguieron apartar del poder a los partidarios de la sucesión austríaca (Carlos de Habsburgo), apoyados por la reina Mariana de Neoburgo, segunda esposa del rey.

La principal víctima fue el personaje que ejercía las funciones de valido: el conde de Oropesa (austracista), que tras un periodo de apartamiento había vuelto al poder el año anterior en medio de una campaña de descrédito en pasquines y libelos e incluso alguna obra de teatro como El esclavo en grillos de oro, de Francisco Bances Candamo. También fue depuesto el corregidor de Madrid, Francisco de Vargas, siendo sustituido por Francisco Ronquillo, un destacado personaje del partido opuesto (borbónico), que durante los disturbios había actuado como intermediario de las reclamaciones de la multitud, y reclamado y vitoreado por ésta.

Muerto Carlos II al año siguiente, Felipe de Borbón fue coronado como Felipe V, pero se inició la Guerra de Sucesión Española.

No había sido el primer caso de ataque a un valido en el siglo XVII, pues el duque de Lerma con Felipe III de España, el conde-duque de Olivares con Felipe IV de España y el hermanastro de Carlos II, Juan José de Austria fueron también objeto de campañas similares.

El protagonismo del hambre en las críticas había sido compartido por este último, que había sido objeto de chanzas por su decisión de bajar el caballo (desplazando el de la famosa estatua ecuestre de Felipe IV de España, de Pietro Tacca, hoy en la Plaza de Oriente de Madrid) mientras sube el pan.

Las características específicas del motín de los Gatos dieron origen a un modelo con continuidad: medio siglo más tarde se repitieron los acontecimientos en el Motín de Esquilache de 1766.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. Citados y estudiados por Teofanes Egido (1980) El motín madrileño de 1699, en Investigaciones históricas nº 2, pg. 259-261.

Enlaces externos[editar]

  • La Sátira Política en el reinado de Carlos II, por Carlos Gómez Centurión:

[1]