Minería ilegal en Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retroexcavadora en una mina ilegal de Colombia.

La minería ilegal en Colombia ejerce presión sobre la diversidad biológica y es una de las principales amenazas sobre los ecosistemas en el país. La minería ilegal es la actividad dedicada a extraer minerales sin poseer la autorización por parte de los entes del estado colombiano y sujeto a acciones de incautación de equipos o destrucción de maquinaria con la que se ejerce la actividad minera.[1][2]

La deforestación relacionada con la minería ilegal en Colombia entre 1990 y 2010 fue en promedio de 310 349 hectáreas al año, es decir, que al año hay un estimado de 6 millones 206 mil hectáreas de bosques destruidos, lo cual equivale al 5,4 % de la superficie de Colombia. Actualmente el estado colombiano hace parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica.[1]

Historia[editar]

Destrucción del ecosistema a causa del uso retroexcavadoras en Colombia.

La minería ilegal en Colombia posee orígenes en la época de la Colonia, en la antigua Nueva Granada, cuando los primeros colonos observaron como las tribus indígenas trabajaban diferentes minerales como el oro, esmeraldas, cuarzos, entre otros. Desde el año 1500 los conquistadores empezaron un proceso de colonización de la población indígena. La reducción de la población aborigen originó la importación de esclavos de África como nueva fuerza de trabajo para la minería. Por otra parte, en el ejercicio de la soberanía sobre los suelos del territorio colonial, la Corona Española utilizó el modelo romano postclásico del sistema de regalías, el cual consistía en el pago de una contraprestación a cambio de una concesión en la explotación de un yacimiento minero. Así, hacia finales de 1850 con la implementación del registro minero hay un control más directo de la actividad minera del país. Para esta época habían registradas 106 minas que en su mayoría se ubicaban en Antioquia y el sur de Bolívar. Luego, la Constitución de Rionegro de 1863 le otorga la facultad a los estados federados del recién constituido Estados Unidos de Colombia para que legislen sobre la propiedad minera, donde se dispone que ciertos minerales son propiedad del dueño del terreno. La Constitución de 1886 retorna a la nación (llamada por esta constituyente la República de Colombia, como se le conoce a la nación hasta el día de hoy) todas las minas que se encontraban bajo dominio de los Estados Federados.[1][2]

En el siglo XIX y comienzos del siglo XX empiezan a ingresar a Colombia grandes compañías mineras por las facilidades que daba el gobierno de la época para instalarse en el país, los ineficientes mecanismos de control y la falta de regulación de la actividad minera hicieron que esta industria se desarrollara de forma desorganizada hasta los años 1970 y parte de los años 1980.[1][2]​ En 1988 se expide el Código Minero Colombiano, mediante el Decreto Ley 2655, el cual define los conceptos de exploración y explotación lícita e ilícita de minerales.

Actualmente, con el censo minero realizado en el periodo 2009-2011, se determinó que existen 400 municipios en el país afectados por la minería ilegal, es decir, el 44 % de los municipios de Colombia han sido afectados por esta actividad. Los departamentos con mayor porcentaje de actividad minera ilegal en el país son Chocó (100%), La Guajira (100 %), Magdalena (100%), Córdoba (95 %), Bolívar (92%), Atlántico (91 %), Risaralda (91 %), Cauca (90 %) y Antioquia (85%) hasta el año 2013. Según el Ministerio de Minas y Energía, existen 14 357 unidades de producción minera, de las cuales más de la mitad, el 56 % de las minas no poseen ningún tipo de título minero o licencia ambiental que legalice su actividad. Aproximadamente, desde el año 2010 la minería ilegal, sobre todo la relacionada con la explotación de oro, se ha convertido en una importante fuente de financiación para los grupos al margen de la ley en 25 departamentos del país, como Valle del Cauca, Norte de Santander, Nariño, entre otros.[1][3][4][2]​ Aunque el oro es el mineral que más participa de la actividad minera ilegal en el país con el 60%, otros minerales también son explotados de manera ilegal como el coltan con el 25% de participación (la explotación del coltan está prohibida por el gobierno colombiano aún de manera legal), el carbón con el 10% y el tungsteno con el 5%.[5][6]

Medio ambiente[editar]

Consecuencias ambientales de la minería ilegal en Santander de Quilichao, Colombia.
Estructura de lavado de la tierra con la se obtiene oro.
Agua contaminada después del proceso de extracción de oro.

El Impacto sobre los recursos hídricos es causa de la contaminación con mercurio y cianuro usados en la extracción del mineral de oro. Se estima que aproximadamente 2 00 toneladas de mercurio se vierten al año a los ríos de los departamentos de Chocó, Nariño y Antioquia, zonas que históricamente han sufrido los estragos del conflicto armado interno y la acción de las bandas criminales.[7]​ Los daños al medio ambiente a causa de la minería son a largo plazo. Las actividades de pequeña minería impactan de forma crítica las fuentes de aguas superficiales y subterráneas. Las fuentes de agua subterráneas se ven afectadas por la sobreexplotación de acuíferos, alteración y desvió del curso de las aguas, contaminación con basuras de la mina, contaminación de las fuentes de agua potable con agua contaminada de la mina y doméstica, afectación en la relación físico-biótica de los lechos hídricos y afectación de los ecosistemas que dependen de las fuentes hídricas cercanas a las actividad minera como son los estuarios, los bosques de mangle y las ciénagas.[1][4][2]

Las áreas deforestadas a causa de la minería ilegal es uno de los temas más coyunturales en lo que respecta a la deforestación en Colombia. Esta actividad ha tenido graves efectos para el medio ambiente en regiones del Pacífico, Amazonia y Magdalena Medio. Entre 1990 y 2010 fueron deforestadas en promedio 310 349 hectáreas al año de bosque. Esto significa que en una década Colombia perdió 6 206 00 hectáreas de bosque, es decir 5,4% de la superficie del país.[1][4][2]

Áreas protegidas con presencia de minería ilegal[editar]


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r «La Realidad de la Minería Ilegal en Países Amazónicos:Colombia» (PDF). Sociedad Peruana de Derecho Ambiental. 2014. pp. 99-138. Consultado el 7 de julio de 2015. 
  2. a b c d e f «Minería y Medio ambiente en Colombia» (PDF). Universidad Sergio Arboleda - Colombia. 2014. Archivado desde el original el 11 de junio de 2014. Consultado el 7 de julio de 2015. 
  3. «Minería Ilegal en Colombia» (PDF). Procuraduría General de la Nación - República de Colombia. p. «1-3». Consultado el 7 de julio de 2015. 
  4. a b c «La Explotación Ilícita de Recursos Minerales en Colombia» (PDF). Contraloría General de la República de Colombia. 2014. Consultado el 7 de julio de 2015. 
  5. «Gobierno no dará títulos mineros para explotación de coltán». Portafolio.co. 9 de julio de 2015. Consultado el 9 de agosto de 2015. 
  6. «El nuevo flagelo que devora a Colombia». Publicaciones Semana S.A. Consultado el 9 de agosto de 2015. 
  7. «Mercurio en fuentes de agua, un problema "complejo" en Colombia». Publicaciones Semana S.A. 11 de agosto de 2015. Consultado el 12 de agosto de 2015. 

Enlaces externos[editar]