María de Estrada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

María de Estrada (n. 1475 o 1486 – entre 1537–48)  fue una mujer soldado española que participó en la Conquista de México junto a Hernán Cortés en agosto de 1521. De procedencia andaluza o cántabra se sumó al grupo de soldados ya con edad avanzada, cuando a los treinta o cuarenta años.[1] Hay evidencias de que previamente pasó varios años como náufraga entre los nativos de la Cuba precolonial.

Antecedentes[editar]

María de Estrada (el apellido se encuentra escrito como Destrada o Estrada) nació en Sevilla, aunque su padre era originario del norte de España. Su hermano, el conquistador, Francisco de Estrada, había acompañado a Cristóbal Colón como grumete, y cuando regresó al "Nuevo Mundo" para instalarse de forma permanente en 1509, María probablemente viajó con él.[2]

Estancia en Cuba[editar]

Estuvo en Cuba donde se casó con Pedro Sánchez Farfán y participó en combates en la actual Matanzas. "Hasta es posible que su hermosura la salvara de morir, pues un cacique la tomó para sí: duró hasta que los españoles se recuperaron de la derrota y volvió con su marido a Trinidad, al sur de la isla" explica el especialista de Historia de América Manuel Lucena Giraldo.[1]

Expedición de Cortés en México[editar]

Participó en acciones bélicas y luchó con bravura durante la batalla de Otumba.[3]

Representación de María de Estrada en la batalla de Otumba

El cronista Diego Muñoz Camargo escribió sobre ella: «se mostró valerosamente haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo, que excedía al esfuerzo de cualquier varón, por esforzado y animoso que fuera, que a los propios nuestros ponía espanto». [1]

También los cronistas Bernal Díaz del Castillo, Juan de Torquemada y Francisco Cervantes de Salazar mencionaron a esta soldado, que a ratos se dedicaba al cuidado de heridos y enfermos.[1]

Francisco Cervantes de Salazar recuerda que María de Estrada se dirigió con estas palabras a Hernán Cortés cuando este quiso dejarla descansando en Tlaxcala tras la mortífera «Noche Triste», en la que murieron muchos españoles e indígenas aliados: 

No es bien, señor capitán, que mujeres españolas dexen a sus maridos yendo a la guerra; donde ellos murieren moriremos nosotras, y es razón que los indios entiendan que somos tan valientes los españoles que hasta sus mujeres saben pelear...

Cortés la recompensó con las ciudades de Hueyapan, Nepupualco y Tetela del Volcán, de las que fue encomendera. Los cronistas cuentan que "rica y reconocida peleó hasta el final" y no dudó en protestar incluso ante el rey Carlos I por hacerle pagar demasiados impuestos.[1]

Vida personal[editar]

Se casó en Cuba con Pedro Sánchez Farfán y tras la conquista de México enviudó y se volvió a casar con Alonso Martín, de Puebla, donde éste murió hacia 1550.

Literatura[editar]

Su vida inspiró la novela María de Estrada de la escritora méxico-estadounidense Gloria Durán.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e Manuel Lucena Giraldo (4 de agosto de 2009). «María Estrada conquista México». ABC. Consultado el 8 de agosto de 2016. 
  2. Luisa Campuzano (1997), p. 49; Himmerich y Valencia (1996), pp. 77, 154-5, 239; Porras Muñoz (1982), p. 286. "Blancos y blancas en la conquista de Cuba". 
  3. Thomas, 2007; 473

Enlaces externos[editar]

No fueron solos. Mujeres en la conquista y colonización de América. Catálogo de la exposición del Museo Naval de Madrid