Manuel Halcón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manuel Halcón y Villalón-Daoíz (Sevilla, 25 de diciembre de 1900-Madrid, 29 de julio de 1989), marqués de Villar de Tajo y caballero maestrante de Sevilla, fue un escritor, periodista, político y académico español.

Biografía[editar]

Comienzos[editar]

Miembro de la familia de los marqueses de San Gil, descendiente de Luis Daoíz,[1] héroe del 2 de Mayo, pasó su juventud entre Sevilla, Lebrija y Morón, localidad donde vivía uno de sus mejores amigos, su primo el poeta Fernando Villalón. Tuvo su primer éxito literario en 1925, cuando recibió el Premio Izquierdo, concedido por el Ateneo de Sevilla, por su primera novela, El hombre que espera. Durante los años veinte trabajó como periodista de los diarios El Liberal y Noticiero de Sevilla, además de colaborar con las revistas Mediodía, Papel de Aleluyas, Oromana o Letras. Precisamente en esta última revista saldría publicada por primera vez su segunda novela, Los treinta años de una mujer (1926). El libro de relatos Fin de raza, de 1927, fue su última publicación antes de la guerra civil.

Guerra Civil[editar]

Durante la guerra civil colaboró y posteriormente dirigió la revista Vértice, revista nacional de la Falange, durante todo 1939, el «Año de la Victoria», también colaboró en el diario F.E. y obtuvo el Premio Unidad por sus crónicas de guerra.

Dictadura franquista[editar]

En 1939 fue subdirector del diario ABC y obtuvo el premio Mariano de Cavia. Acabada la guerra, en 1941 publicó una biografía de Fernando Villalón titulada Recuerdos de Fernando Villalón. Además, dirigiría la editorial Rivadeneyra dando cancha a muchas de las mejores revistas culturales del momento. Manuel Halcón fue miembro del Consejo de la Hispanidad.

El 13 de septiembre de 1940 Ramón Serrano Súñer como enviado especial de Franco parte hacia Alemania acompañado de una serie de personas inclinadas en favor del nacionalsocialismo, en este séquito figura Demetrio Carceller Segura junto con Miguel Primo de Rivera, Dionisio Ridruejo, Antonio Tovar y Miguel Mora Figueroa.[2]

Próximo a Serrano Suñer, una disposición de abril de 1941 le designó canciller del Consejo de la Hispanidad.[3] Desempeñó el cargo hasta su destitución en julio de 1943.[4]

También fue procurador en las Cortes franquistas, en virtud de su puesto como canciller del Consejo de la Hispanidad durante la I Legislatura, constituidas el 16 de marzo de 1943.[5] Miembro del tercer Consejo Nacional del Movimiento. Uno de los diecisiete procuradores que junto contras diez personalidades firman el Manifiesto de los Veintisiete promovido por el también procurador Joan Ventosa con la esperanza de una restauración monárquica en la persona de Juan de Borbón y la reconstrucción de su viejo partido la Lliga Catalana.[6]

Durante veintiséis años dirigió la revista Semana, combinando su trabajo periodístico con el literario. Esta revista había sido fundada por él y su amigo, Manuel Aznar Zubigaray, si bien este último acabaría abandonando la publicación por sus responsabilidades diplomáticas.

En 1944 publicó su novela más famosa, Las aventuras de Juan Lucas, que sería adaptada al cine años más tarde. En los años cincuenta publicó la novela corta Los pasos de Mary (1951), y las novelas La gran borrachera (1953) y Los dueños (1956), así como un conjunto de cuentos titulado Narraciones. Además hizo dos incursiones en el teatro: en 1950, La condesa de la Banda; y en 1953, Salto al cielo, que era una versión de su novela La gran borrachera, antes mencionada. En 1960 obtuvo el Premio Nacional de Novela por Monólogo de una mujer fría.

El 9 de diciembre de 1962 tomó posesión del cargo de académico de la Real Academia de la Lengua, para el cual había sido elegido en mayo de dicho año.[7]

En 1964 publicó Desnudo por pudor, una novela sobre la Costa del Sol, y en 1967 Ir a más, donde se introduce por primera vez en su obra dentro del campo andaluz, y que es preámbulo de una de sus obras más famosas, Manuela (1970), que sería llevada al cine. Propuso, junto a Antonio Tovar y Samuel Gili Gaya la candidatura del lingüista Emilio Alarcos Llorach a la Real Academia Española, quien finalmente sería elegido académico de la RAE frente a la lexicógrafa María Moliner, esta última propuesta por Dámaso Alonso, Rafael Lapesa y Pedro Laín Entralgo.

Últimos años[editar]

En 1979 apareció su última obra, Cuentos del buen ánimo. Falleció en Madrid en julio de 1989.[7]

Obras[editar]

Novelas

  • Las aventuras de Juan Lucas
  • Los pasos de Mary
  • La gran borrachera
  • Los dueños
  • Monólogo de una mujer fría
  • Desnudo por pudor
  • Ir a más
  • Manuela
  • Cuentos del buen ánimo

Teatro

  • La condesa de la Banda
  • Salto al cielo

Referencias[editar]

  1. Vallecillo López, 2001, p. 20.
  2. Luis Suárez Fernández Franco, Barcelona, Ariel, 2005. ISBN 84-344-6781-X, página 176
  3. Delgado Gómez-Escalonilla, 1988, p. 67.
  4. Barbeito, 1989, p. 125.
  5. Congreso de los Diputados, índice Histórico de Diputados [1]
  6. B. de Riquer. El último Cambó, 1936-1947. Barcelona 1997, página 225.
  7. a b «Desaparece un gran señor de las letras andaluzas». ABC. 30 de julio de 1989. 

Bibliografía[editar]


Predecesor:
Julio Rey Pastor
Coat of Arms of the Royal Spanish Academy.svg
Miembro de la Real Academia Española
(silla F)
9 de diciembre de 1962-29 de julio de 1989
Sucesor:
José Luis Sampedro