Logos (cristianismo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dios el Geómetra representa el acto de creación del mundo. Francia, siglo XIII.

En cristología, Logos (en griego, Λόγος; literalmente «Palabra», «Verbo», «Discurso» o «Razón») es un título de Jesús de Nazaret, que tiene su origen en el prólogo al Evangelio de Juan. El título y el desarrollo de la doctrina del Logos han sido determinantes para establecer la divinidad de Jesús en el cristianismo.[1]

Corresponde decir que la palabra griega Logos (desde Filón de Alejandría) puede ser la traducción de las palabras hebreas Ha Memra, Memrah ('el discurso', 'la palabra meditada') o Ha Davar ('la palabra'), aunque Logos (en griego) y Verbum (en latín) casi siempre son la traducción de la palabra hebrea Memra.

La concepción deriva del prólogo del Evangelio de Juan en cuyo primer versículo se dice:

Traducción Juan 1:1
Griego koiné Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ Λόγος, καὶ ὁ Λόγος ἦν πρὸς τὸν Θεόν, καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος.[2]
Transliteración En arkhé [o arjé] en ho logos kai ho logos en pros ton theon kai theos en ho logos.
Latín Vulgata In principio erat Verbum et Verbum erat apud Deum et Deus erat Verbum.
Español Literal En [el] principio (origen) era la palabra (Verbo), y la palabra (Verbo) estaba con (lit. hacia) Dios y Dios era la palabra (Verbo).[2]

Verbum (o Logos o Palabra), con frecuencia, en tratados teológicos, se traduce por "Verbo".

Y el Verbo (Logos) Divino "se hizo carne y habitó entre nosotros" (Juan 1:14). Es decir, el Hijo de Dios, la segunda persona de la Trinidad, que es el Verbo. En otros términos, Jesús es el Verbo de Dios quien representa a Dios ante los creyentes y a los creyentes ante Dios.

Los apologetas griegos subrayaban el papel de Cristo, el Verbo, en la creación, afirmando que la materia no es eterna, sino "creada" de la nada (Teófilo de Alejandría) por el Verbo (Jn 1, 3).

Para Ireneo, Dios, mediante su Verbo, que es su Hijo, se reveló y manifestó a todos aquellos a quienes él decidió: lo conocen aquellos a quienes el Hijo se lo quiera revelar. Este Hijo siempre existe con el Padre, y desde el principio revela al Padre, a los Ángeles, Arcángeles, Potestades, Poderes, y a todos aquellos a quienes Dios quiere revelarse.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Especialmente entre los Padres de los siglos II y III, por citar algunos: Ignacio de Antioquía, Justino Mártir, Ireneo, Clemente de Alejandría, Hipólito de Roma, Orígenes, Dionisio de Alejandría, Dionisio de Roma, entre muchos otros.
  2. a b The Greek English New Testament. Christianity Today. 1975

Enlaces externos[editar]