Las doce conclusiones de los lolardos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Las doce conclusiones de los lolardos
de Movimiento de los lolardos
Género manifiesto religioso
Idioma Inglés medio Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1395 Ver y modificar los datos en Wikidata

Las doce conclusiones de los lolardos es un texto religioso del inglés medio que contiene declaraciones de los líderes del movimiento medieval inglés, los lolardos, inspiradas en las enseñanzas de Juan Wiclef.[1]​ Las Conclusiones fueron escritas en 1395.[2]​ El texto fue presentado al Parlamento de Inglaterra y clavado a las puertas de la Abadía de Westminster y la Catedral de San Pablo como una pancarta —un método típico medieval para publicar—.[1]​ El manifiesto sugería el tratado ampliado de Ecclesiae Regimen o Treinta y siete artículos contra la corrupción en la Iglesia,[3]​ para aquellos que desearan una información más profunda.[4]

Doce conclusiones[editar]

El texto resume doce áreas en las que los lolardos argumentaban que la Iglesia Cristiana en Inglaterra necesitaba una reforma.

Primera conclusión
estado de la Iglesia

La primera conclusión afirma que la Iglesia inglesa se ha involucrado demasiado en los asuntos del poder temporal, dirigido por el mal ejemplo de la Iglesia de Roma.

Segunda conclusión
sacerdocio

La segunda conclusión afirma que las ceremonias utilizadas para la ordenación de sacerdotes y obispos no tienen base bíblica ni precedente.

Tercera conclusión
celibato clerical

La tercera conclusión afirma que la práctica del celibato clerical ha fomentado la sodomía entre el clero.

Cuarta conclusión
transubstanciación

La cuarta conclusión afirma que la doctrina de la transubstanciación conduce al culto idolátrico de los objetos cotidianos —las hostias de comunión—.

Quinta conclusión
exorcismos y santificación

La quinta conclusión afirma que los exorcismos y santificaciones realizados por los sacerdotes son una especie de brujería y son incompatibles con la teología cristiana.

Sexta conclusión
clérigos en cargos seculares

La sexta conclusión afirma que es inapropiado que los hombres que ocupan altos cargos en la Iglesia ocupen simultáneamente posiciones de gran poder temporal.

Séptima conclusión
oraciones por los muertos

La séptima conclusión afirma que las oraciones por las almas de los difuntos individuales no son caritativas, ya que excluyen implícitamente a todos los otros muertos benditos por los que no se reza, y que la práctica de pedir oraciones por los muertos haciendo contribuciones financieras es una especie de soborno que corrompe a la Iglesia.

Octava conclusión
peregrinaciones

La octava conclusión afirma que las prácticas de peregrinación y la veneración de reliquias en el mejor de los casos son ineficaces para el mérito espiritual y en el peor se acercan a la idolatría en su adoración de los objetos creados.

Novena conclusión
confesión

La novena conclusión afirma que la práctica de la confesión para la absolución de los pecados es blasfema, porque solamente Dios tiene el poder de perdonar los pecados, y porque si los sacerdotes tuvieran ese poder sería cruel y poco caritativo de su parte negar ese perdón a cualquier persona en el mundo, incluso si se negaran a confesarse.

Décima conclusión
guerra, batalla y cruzadas

La décima conclusión afirma que los cristianos deben abstenerse de la guerra y, en particular, que las guerras con justificaciones religiosas, como las cruzadas, son blasfemas porque Cristo enseñó a los hombres a amar y perdonar a sus enemigos.

Undécima conclusión
votos femeninos de continencia y aborto

La undécima conclusión afirma que las mujeres de la Iglesia que han hecho votos de celibato están teniendo relaciones sexuales y quedando embarazadas, luego buscan abortos para ocultar el hecho de que han roto sus votos, una práctica que el texto condena enérgicamente.

Duodécima conclusión
artes y oficios

La duodécima conclusión afirma que los cristianos dedican demasiada energía y atención a la fabricación de bellos objetos de arte y artesanía, y que la gente debería simplificar su vida y renovar su devoción a la piedad absteniéndose de esfuerzos innecesarios.

Prólogo general de la Biblia de Wycliffe[editar]

El Prólogo General de la Biblia de Wycliffe,[5]​ a la versión posterior (1395) da una alusión a Las doce conclusiones de los lolardos mediante el uso de las palabras «último parlamento».[6]​ Da una indicación de que el Prólogo general fue escrito en 1395-1397 para el parlamento anterior que acaba de tener lugar en 1395 y antes del siguiente parlamento que estaba a punto de tener lugar en 1397.[7][8]​ Las Doce conclusiones y su versión ampliada de las Treinta y siete conclusiones se atribuye al autor del Prólogo general de la Biblia de Wycliffe, John Purvey, hecho en el año dieciocho (1395) del reinado del rey Ricardo II de Inglaterra.[9]

Referencias[editar]

  1. a b Cross, Claire (1999). «Prologue: Lay Questioning of the Medieval Church». Church and People: England, 1450–1660 (en inglés). Cambridge, Massachusetts: Blackwell Publishing. p. 1. ISBN 0-631-21467-4. OCLC 40839866. Consultado el 14 de diciembre de 2008. 
  2. Deansley, 1920, p. 257.
  3. Printed as the Remonstrance against Romish corruptions in the Church addressed to the people and parliament of England in 1395, 18 Ric. II., first time published 1851 ed. by J. Forshall
  4. Deansley, 1920, p. 282.
  5. The "General Prologue" es una explicación de 15 capítulos de las políticas y metodologías de traducción escritas por John Purvey en su revisión de la traducción hecha por John Wycliffe a finales del siglo XIV. Este es el capítulo 15 del Prólogo General - Chapter 15
  6. Deanesly, 1920, p. 257.
  7. Deanesly, 1920, pp. 257 y 374-375.
  8. Forshall, 1850, p. xxiv.
  9. Forshall, 1850, p. xxv.

Bibliografía[editar]

  • Deanesly, Margaret (1920). The Lollard Bible and other medieval Biblical versions. Cambridge University Press. 
  • Forshall, Josiah (1850). The holy bible containing the old and new testaments with the apocryphal books in the earliest english versions made from the latin Vulgate by John Wycliffe and his followers edited by Josiah Forshall and Sir Frederic Madden. Austrian National Library.editorial= University press.