Lactancio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lactancio
Lactantius.jpg
Información personal
Nacimiento c. 240 Ver y modificar los datos en Wikidata
África romana Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento c. 320 Ver y modificar los datos en Wikidata
Tréveris (Sacro Imperio Romano Germánico) Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alumno de Arnobio de Sicca Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor, apologeta y retórico Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Apologética, teología y filosofía Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables De mortibus persecutorum Ver y modificar los datos en Wikidata

Lucio Cecilio Firmiano Lactancio  (en latín: L. Caecilius Firmianus s. Lactantius;[a]​ c. 245-c. 325) fue un escritor latino y apologista cristiano nacido en el norte de África, discípulo del maestro africano de retórica Arnobio.

Biografía[editar]

Enseñó retórica en varias ciudades orientales del Imperio romano. Fue instituido profesor de retórica en Nicomedia por Diocleciano. Habiéndose convertido al cristianismo, el primer edicto de Diocleciano contra los cristianos de febrero de 303 provocó su despido. Según Jerónimo, vivió en la pobreza subsistiendo como escritor hasta que Constantino I lo reivindicó, convirtiéndolo en tutor de latín de su hijo Crispo. Podría haber acompañado a este último a Tréveris en 317 cuando fue designado césar. Crispo fue ejecutado en Istria en 326, pero se ignora si Lactancio corrió la misma suerte.

Obra[editar]

Comienzo de las Instituciones divinas de Lactancio en un manuscrito renacentista escrito en Florencia ca. 1420-1430 por Guglielmino Tanaglia.

Solo se conservan sus obras cristianas. Las principales obras son: De opificio Dei (303-304) (Sobre la obra de Dios), en la que pretende demostrar la existencia de la providencia divina tomando como base la forma del cuerpo humano; De ira Dei (Sobre la ira de Dios), sostiene contra los filósofos estoicos y epicúreos[2]​ que la ira es un componente necesario del carácter de Dios, que debe repartir justo castigo contra los malhechores;[3]​ y las Institutiones divinae (Instituciones divinas). Esta última es una obra de gran envergadura (siete libros), una defensa de la doctrina cristiana como un sistema armonioso y lógico.

Lactancio fue criticado por los cristianos por sus creencias poco ortodoxas, sin embargo comprendió cuáles parecían ser los principios esenciales de la religión cristiana. Escribió en una retórica prosa ciceroniana —se le llamó el Cicerón cristiano—, en un tono más bien persuasivo que polémico, procurando justificar la fe por la razón antes que por la autoridad. Una excepción a este estilo de escribir la encontramos en su De mortibus persecutorum (Sobre las muertes de los perseguidores) escrita en la Galia en el 318, poco después del triunfo del cristianismo. Se trata de una espeluznante descripción de los sucesivos destinos de los emperadores que persiguieron a los cristianos, especialmente en la época de Lactancio.

Lactancio le enseñó a Crispo que "la tierra era un plano rodeado por el Cielo, compuesto a su vez de Fuego y agua". Advirtió a su alumno contra la doctrina herética de la forma globular de la tierra.[4]​ Lactancio y Cosmas Indicopleustes son los dos únicos autores cristianos de la antigüedad y del medievo de los que se sabe con certeza que mantuvieron la idea de una Tierra plana. Lactancio critica repetidamente a los filósofos en sus escritos como tontos.[5]

"De las antípodas también no se puede oír ni hablar sin reírse. Se afirma como cosa grave, que debemos creer que hay hombres que tienen los pies opuestos a los nuestros. Son más tolerables los desvaríos de Anaxágoras, que decía que la nieve es negra."
Lactancio. El Epítome de los Institutos Divinos, Capítulo XXXIX - De Varios Filósofos, y de las Antípodas.

Se argumenta que Lactancio no influyó en la visión del mundo medieval por el hecho de que rara vez se hace referencia a Lactancio en obras posteriores. (Ver: Mito de la creencia en una Tierra plana). San Agustín parece mirar favorablemente a Lactancio y lo encontramos referenciado en De Doctrina Christiana.[5]​ Todos los escritos de Lactancio fueron declarados de prohibida lectura por las autoridades católicas del Ducado de Parma en 1580, entrando a formar parte del Index librorum prohibitorum de la Iglesia mediante decreto del 11 de julio de 1684.[6]

Notas[editar]

  1. Su nomen también pudo haber sido Celio.[1]

Referencias[editar]

  1. Jones, A. H. M.; Martindale, J. R.; Morris, J. (1971). «Firmianus 2». PLRE vol. 1. p. 338.
  2. W. Fletcher (1871). The Works of Lactantius. 
  3. Giusto Monaco - Gaetano de Bernardis - Andrea Sorci, L'attività letteraria nell'Antica Roma, Palumbo, 1982, p. 502.
  4. Helena Blavatsky (1981). «Ancient Science, Doctrine and Beliefs». Internet Archive (Bangalore: Theosophy Company (Mysore) Private LTD). p. 9. «Nearly 700 years B.C., in the schools of Thales and Pythagoras, was taught the doctrine of the true motion of the earth, its forma and the whole heliocentric system. » 
  5. a b «7000 Years of Thinking Regarding Earth's Shape». Atlantis Online. Consultado el 9 de octubre de 2022. 
  6. Martínez de Bujanda, Jesús; Richter, Marcella (2002). Index des livres interdits: Index librorum prohibitorum 1600-1966 (en francés). Université de Sherbrooke. Centre d'études de la Renaissance. p. 496. ISBN 2-89420-522-8. 

Bibliografía[editar]

  • Lucio Celio Firmiano Lactancio (1990). Instituciones Divinas. Obra completa. Madrid: Editorial Gredos. 
  1. Volumen I: Libros I-III. ISBN 84-249-1413-9. 
  2. Volumen II: Libros IV-VII. ISBN 84-249-1414-7. 
  • – (1982). Sobre la muerte de los perseguidores. Madrid: Editorial Gredos. ISBN 84-249-0243-2. 

Enlaces externos[editar]