José María Córdova

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «José María Cordova»)
Saltar a: navegación, búsqueda
José María Córdova Muñoz
Jose Maria Cordoba (PPI, 1882).png
José María Córdoba, grabado de Antonio Rodríguez (1882).
General de División
Apodo El Héroe de Ayacucho
El León de Ayacucho
Libertador de Antioquia
Lealtad Bandera de Colombia Nueva Granada
Bandera de la Gran Colombia Gran Colombia
Participó en Guerra de Independencia de Colombia
Independencia del Perú

Nacimiento 8 de septiembre de 1799
Bandera de España Concepción, Virreinato de Nueva Granada
Fallecimiento 17 de octubre de 1829, (30 años)
Bandera de la Gran Colombia El Santuario, Gran Colombia
[editar datos en Wikidata]

José María Córdova Muñoz (Concepción, jurisdicción de la Ciudad Santiago de Arma de Rionegro, Antioquia, Virreinato de Nueva Granada, 8 de septiembre de 1799 - El Santuario, Antioquia, 17 de octubre de 1829) fue un militar colombiano que participó en la Guerra de Independencia de Colombia y Perú. Durante ellas sirvió en las tropas de José Antonio Páez, Simón Bolívar y Antonio José de Sucre. Es conocido como El héroe de Ayacucho por su desempeño en esa batalla decisiva.[1]

Antes de los 30 años ya era General en el ejército patriota.

Primeros años[editar]

José María Córdova nació en Concepción, Antioquia, donde su padre Crisanto de Córdova se había mudado 10 años antes al ser nombrado alcalde pedáneo y mayordomo de fábrica. Posteriormente, su familia pasó a vivir en San Vicente, y más adelante a Rionegro. En 1814, ya adolescente, Córdova cursó estudios en la Escuela de Ingenieros Militares de Medellín, bajo la tutela del coronel Francisco José de Caldas, del abogado José Félix de Restrepo y del militar francés Emmanuel Roergas de Serviez.

Guerra de Independencia[editar]

A mediados de la década de 1810, José María Córdova marchó en la tropa del general Emmanuel Serviez hacia el sur para apoyar al ejército independentista que luchaba en el Cauca. El primer combate en que participó fue el de Río Palo en 1815; donde se desempeñó destacadamente, por lo que el hasta entonces subteniente fue ascendido en el mismo campo de batalla a teniente efectivo. Luego de la derrota en la Batalla de la Cuchilla del Tambo, en 1816, junto a un reducido número de hombres encabezados por Serviez y Francisco de Paula Santander se replegó hacia los llanos Orientales colombianos.

Córdova luchó en Venezuela a órdenes de José Antonio Páez; participó en la batalla del Bajo Apure, planeada por Páez para apoderarse de la caballería del ejército realista. Tras la batalla, Serviez fue asesinado en noviembre de 1816, presuntamente por órdenes de Páez. Córdova, que estimaba a Serviez, intentó fugarse del campamento, pero fue arrestado y acusado de deserción. Cuando un consejo lo condenó a muerte, un grupo de oficiales encabezados por Juan Nepomuceno Moreno intercedió por él. Córdova fue perdonado y obligado a incorporarse de nuevo al ejército.

Córdova viajó a Guayana en 1817 y Simón Bolívar lo incorporó a su Estado Mayor en junio de ese año.

En 1819, como parte del ejército que Simón Bolívar logró reunir junto con las fuerzas ya organizadas de Francisco de Paula Santander (tras encontrarse en Tame -Arauca-), haciendo parte del batallón cuya división era comandada por José Antonio Anzoátegui, emprendió la Campaña Libertadora de Nueva Granada. Inició su travesía en territorio venezolano, para adentrarse luego en la Nueva Granada (actual Colombia), atravesó la cordillera Oriental por el páramo de Pisba y libró las batallas del Pantano de Vargas y la de Boyacá (7 de agosto de 1819).

Gobernador de la provincia de Antioquia[editar]

Estatua de José María Córdova, ubicado en Medellín, Colombia.

Tras la batalla de Boyacá, las tropas republicanas se dirigieron a Santafé, la capital. Al amanecer del martes 10 de agosto, en el Puente del Común, supo Bolívar que el virrey Juan Sámano había huido la víspera rumbo a Honda (Tolima). De inmediato despachó en su persecución al general José Antonio Anzoátegui y al teniente coronel José María Córdova con alguna infantería y varios escuadrones de caballería. Llegaron a Honda el viernes 13 de agosto y allí les informaron que Sámano y su séquito se habían embarcado el martes anterior rumbo a Cartagena. Desde el puerto sobre el Magdalena, Córdova se dirigió a Bolívar solicitando la comisión de libertar la provincia de Antioquia. El correo que llevaba aquel oficio se cruzó en el camino de Honda a Santafé con un posta que traía del cuartel general de Bolívar el nombramiento de Córdova de gobernador de dicha provincia.

Córdova se vio abocado a enfrentar un gobierno provincial erizado de problemas de toda índole, como la situación de orden público, el contrabando de aguardiente, la corrupción de los funcionarios y el sistema de espionaje de los realistas, entre otros. Todo esto tenía sumida a la provincia en un estado de desconcierto.

El 30 de septiembre de 1819, un mes después de la llegada del gobernador, Faustino Martínez le escribió al virrey Sámano, radicado en Cartagena, pidiendo su ayuda, y le informó que “aunque [los republicanos] han alistado mucha gente, se hallan sin más armas que la lanza y faltos de pertrecho y municiones, de suerte que si vuestra excelencia manda algún refuerzo la provincia será reparada al momento”.[2] Estos informes, unidos a los que posteriormente enviaría Miguel Santa María, alentaron a Sámano a orquestar una segunda reconquista desde Cartagena y otros puntos estratégicos del virreinato.

Una de las primeras medidas tomadas por Córdova fue la de nombrar gobernador civil de la provincia de Antioquia a José Manuel Restrepo, en obediencia al decreto firmado por Bolívar el 17 de agosto de 1819, que dejaba en manos del gobernador civil los asuntos judiciales y de baja policía, en tanto que los gobernadores y comandantes generales de la provincia ejercían el mando de armas, la alta policía y todas las funciones gubernativas.[3]

Segundo Batallón de Cazadores de la Nueva Granada[editar]

El 16 de octubre de 1819, Córdova formó en Rionegro el 2º Batallón de Cazadores de la Nueva Granada, compuesto de cuatro compañías, de cien hombres cada una, provenientes de los cantones de Antioquia, Rionegro, Medellín y Marinilla. Los oficiales del cuadro “son jóvenes de familias distinguidas, de educación, y que prometen ser excelentes oficiales”. Cuarenta días más tarde le propuso al ministro de la guerra, doctor Alejandro Osorio, un uniforme “que no sea costoso ni complicado para el cuerpo de mi mando”: “chaqueta de paño azul con cuello y bota colorada, calzón blanco de lana u otro género fuerte, gorra de vaqueta copa de sombrero […], gorro de cuartel de manga, la parte que abraza la cabeza colorado y el resto azul. […] Los oficiales, chupa azul con cuello, bota y vuelta colorada, calzón blanco ajustado, bota por encima del calzón, gorra fina como la del soldado, gorro azul de bomba, todo con cabos amarillos. […] Tengo el cuerpo vestido con este uniforme excepto gorras, y tengo repuesto para dar otro vestido a cada soldado.”[4] Varios dibujos contemporáneos que reposan en el Archivo Nacional muestran a los soldados llevando alpargatas, por ser un calzado tan económico como práctico para cruzar arroyos y lodazales. Y aun cuando Córdova señala en su carta que las botas forman parte del uniforme de los oficiales, era habitual que en los pasos difíciles todos usaran abarcas o alpargatas, e incluso que marcharan descalzos.[5] Las botas de charol, importadas de Inglaterra, se reservaban para desfiles, ceremonias o bailes.

Dice el diario de José Manuel Restrepo que la bandera del Batallón de Cazadores se bendijo en Rionegro el domingo 26 de diciembre de 1819, una bandera que tal vez sería semejante a la del regimiento de Artillería de Venezuela que se conserva en el Museo del Ejército Nacional de Londres.[6]

La caída del caballo El Inca[editar]

La caída de Córdova del caballo El Inca el 28 de diciembre de 1819, se produjo “corriendo toros en la plaza”. De hecho, la palabra que usa Córdova es más evasiva: “habiendo toros”. Puede deducirse que el gobernador y comandante militar había aprovechado la fiesta que culminaba con la quema de la efigie del rey Herodes, fiesta que por ende había adquirido un fuerte tinte político, para exhibir sus habilidades en la práctica del coleo llanero.

Según el testimonio del gobernador civil Restrepo y del mismo Córdova, a raíz del accidente el gobernador Córdova perdió el sentido durante más de ocho horas y permaneció quince días en estado crítico, delirando, débil y trémulo, sin memoria ni soltura en la lengua, y le costaba mucho trabajo levantarse de la cama. Estuvo alejado del gobierno aproximadamente durante tres semanas, del 28 de diciembre de 1819 al 16 de enero de 1820, y comenzó a dictar su correspondencia a un amanuense.

Combate de Chorros Blancos[editar]

Córdova comandó el batallón de Cazadores de Antioquia y el 12 de febrero de 1820 derrotó en el Combate de Chorros Blancos en Antioquia, a los españoles que pretendían apoderarse de Bogotá y abrir un corredor estratégico desde Cartagena hasta Quito y Lima.

Maniobras en la Región Caribe[editar]

Luego del Combate de Chorros Blancos, Bolívar le encomendó la toma del río Magdalena, arteria fluvial del país. Para ello el 3 de junio de 1820 ocupó Magangué, el 20 de junio recuperó Mompós. Sin embargo, quedaba por liberar la ciudad de Cartagena y las sabanas de Corozal; para cumplir con este objetivo se planeó una acción conjunta en que participaría el coronel Mariano Montilla, el almirante Luis Brión, el entonces coronel José Prudencio Padilla y el capitán Córdova. En agosto de 1821, Padilla, Jacinto Lara y José María Carreño lograron apoderarse de Santa Marta. Luego de la toma de esta ciudad, Montilla sitia la ciudad de Cartagena y junto a José María Córdova, somete a sus defensores el 10 de octubre de 1821.

Campaña del Sur[editar]

Durante las campañas del Sur en 1822, a Córdova se le encargó unirse a las tropas del General Antonio José de Sucre, acantonadas en Ecuador. Sellaron la independencia de esta nación con la célebre Batalla de Pichincha. Participó en la campaña de Pasto contra el General Realista pastuso Agustín Agualongo.

El General José María Córdova tomó parte en la Batalla de Ayacucho, en Perú, batallando en el ejército patriota de Sucre, más tarde gran Mariscal de Ayacucho. La acción de Córdova fue decisiva para vencer al virrey José de la Serna, a la sazón comandante del ejército realista español. Esta contundente victoria condujo de inmediato a la independencia del Perú y a la creación de Bolivia.

El «Héroe de Ayacucho», como lo llamarían en adelante, pronunció durante la decisiva batalla una famosa arenga que es recordada cuando se piensa en dicha batalla: ¡Soldados, armas a discreción; de frente, paso de vencedores!.

Insurrección y muerte[editar]

Un mes antes de fallecer Córdova le escribió a Simón Bolívar indicándole que no estaba dispuesto a traicionar sus juramentos ni faltar a su deber. Le recordó:[7]

“Todos hemos jurado sostener la libertad de la república, bajo un gobierno popular, representativo, alternativo y electivo, cuyos magistrados deben ser todos responsables; y sin renunciar al honor, no podríamos prestar nuestra aquiescencia a la continuación de un gobierno absoluto, ni al establecimiento de una monarquía, sea cual fuere el nombre de su monarca”.

Así, Córdova reunió un ejercito de antioqueños y se levantó en armas contra Bolívar, como también lo hicieron en el sur de Colombia José María Obando y José Hilario López.[7] En respuesta a dicha insurrección, en Bogotá se organizó un ejército de ochocientos hombres del batallón Rifles, con varios oficiales extranjeros como Carlos Luis Castelli, al mando del general de brigada irlandés Daniel Florencio O'Leary. De Cartagena salió otro contingente al mando del general Mariano Montilla..[8] Del lado de Córdova estaban Salvador Córdova,Manuel Antonio Jaramillo,Braulio Henao,Francisco Escalante, José Manuel Montolla y Anselmo Pineda.[9] Las personalidades presente en ambos bandos serían figuras representativas durante el siglo XIX, por tanto, la Guerra del Santuario, fue la primera guerra civil (1829), en la historia de la república, dado que puso de manifiesto los diferentes proyectos de Estado entre las élite regionales que intentaron resolver el conflicto por la vía bélica y su resultado determinaría el curso del siglo que vio nacer las repúblicas americanas. La guerra que terminó con el asesinato del heroe de Ayacucho "se desarrolló en tres etapas sucesivas: la primera etapa que duró alrededor de 45 minutos y que consiste en el primer ataque de Córdoba sobre las huestes de O´Leary. La segunda etapa que duró 2 horas aproximadamente y que fue la retirada de lo que quedaba del ejército de Córdoba hacia una posición defensiva cerca de una casa aledaña. Por último, la tercera fase que duró unos cuantos minutos en la que el ejército bolivariano tomó prisioneros y atacó la casa donde se protegía Córdoba y algunos de sus más cercanos camaradas"[10]

El 16 de octubre Córdova hizo marchar su tropa desde El Peñol, por donde el esperaba a O'Leary. El 16 en la noche supo Córdova que O'Leary venia por Granada hacia El Santuario de Antioquia, donde ya había algunos para recibirlo. Córdova llegó a un lugar llamado El Salto en El Santuario a las 8 de la mañana donde ya estaba la tropa cansada después de un torrencial aguacero.

Córdova organizó así a su fuerza: la izquierda encabezada por su hermano Salvador; la derecha por Benedicto González y el centro por el mismo. Poco después a distancia de hacerse oír O'Leary, dijo: "Córdova entrégate; no sacrifiques estos pocos reclutas". Córdova replicó: "Córdova no se entrega a un vil mercenario extranjero asalariado, primero sucumbe". Inmediatamente el fuego de los héroes británicos de la independencia latinoamericana cayó sobre los soldados de Córdova. A las 2 horas de combate O'Leary ordena a su caballería atacar para acabar la batalla.

Córdova se retiró a una casa hospital herido y derrotado. El general O'Leary ordenó a uno de sus oficiales de caballería, un teniente coronel irlandés llamado Rupert Hand, capturar a Córdova.[11] [12] [8] El asesino entró a la casa donde se había refugiado Córdova y dijo "¿dónde está Córdova?" a lo que este respondió "yo soy Córdova".[13] Hand descargó un sablazo sobre la cabeza de Córdova que hizo que su sombrero de jipijapa quedara marcado. Llegó el segundo sablazo y Córdova llevó su mano para protegerse el rostro y le cercenó 3 dedos. El tercero fue tan fuerte que penetró 4 dedos en la pared craneal y Córdova quedó tendido en el suelo hasta que murió a los 30 años de edad.

Cómo era Córdova[editar]

Córdova era, según su edecán Francisco Giraldo, ni alto ni bajo; tenía un porte marcial como el de ningún otro; el óvalo de la cara era hermoso, la tez blanca y sonrosada, los ojos grandes, rasgados y chispeantes, con una mirada fija de gavilán; era lampiño y cojeaba un poco al andar; le encantaban las mujeres, los libros y el baile. Se le veía a toda hora llevando un fuete en la mano y un blanco sombrero de jipijapa. Existen más de diez documentos de la época que registran la preferencia de Córdova por dicha prenda.[14] Tenía el pelo negro y los ojos negros, al contrario de los retratos que desde mediados del siglo XIX lo muestran como un hombre rubio y de ojos claros.

Homenajes[editar]

Homenaje de Ricardo Rendón a José María Córdova en el centenario de su fallecimiento.

Como homenaje a sus ejecutorias y en su memoria, uno de los departamentos de Colombia lleva su nombre, el Departamento de Córdoba. Además, el Aeropuerto Internacional José María Córdova ubicado en el municipio de Rionegro, Antioquia y que sirve al departamento de Antioquia, fue nombrado en su honor. También la institución educativa más antigua de la ciudad de Rionegro lleva su nombre anteriormente Liceo departamental José María Córdova, ahora institución educativa José María Córdova y los municipios de Córdoba (Quindío), Córdoba (Nariño) y Córdoba (Bolívar) rinden homenaje a su nombre.

Además, en su honor, el Centro Administrativo del Departamento de Antioquia, ubicado en la ciudad de Medellín y donde en la actualidad funcionan las dependencias de la Gobernación, la Asamblea Departamental, La Alcaldìa de Medellín y el Concejo de la misma ciudad, lleva el Nombre de "José María Córdova". Sin embargo, el uso popular ha hecho que se desplace el nombre oficial y este conjunto arquitectónico sea reconocido generalmente como "La Alpujarra".

Así, varios parques de municipios de Colombia llevan monumentos en su nombre como el parque de la Libertad de Rionegro, el parque de Concepción, la plaza mayor de El santuario entre otros.

Adicional a lo anterior, la escuela de oficiales del Ejército Nacional de Colombia, lleva su nombre: Escuela Militar de Cadetes General «José María Córdova».[15]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Biografías y Vidas. «José María Cordoba». Consultado el 17 de agosto de 2010. 
  2. Moreno de Ángel, Pilar. José María Córdova. p. 140 - 141. 
  3. Moreno de Ángel, Pilar. José María Córdova. p. 147. 
  4. Carta de Córdova al ministro de la guerra, doctor Alejandro Osorio. «Correspondencia y documentos». Rionegro, noviembre 26 de 1819: 107. 
  5. Vowell, Richard (1831). Campaigns and cruises in Venezuela and New Grenada and in the Pacific Ocean from 1817 to 1830. Londres: Longman and Co. p. 234-235. 
  6. Lambert, Eric (1981). Voluntarios británicos e irlandeses en la gesta bolivariana. Caracas: Corporación Venezolana de Guayana. p. 81. 
  7. a b «Los impetuosos amores de José María Córdova La patria, Manuela, Ignacia y Fanny». Revista Credencial. 4 de diciembre de 2012. Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. Consultado el 27 de mayo de 2015. 
  8. a b «José María Córdova». Biografías y Vidas. Consultado el 27 de mayo de 2015. 
  9. Ortiz Hernández, Santiago (2016). VIDA Y OBRA DEL CORONEL ANSELMO PINEDA. UN ESTUDIO DEL COLECCIONISMO Y LAS REDES SOCIALES EN NUEVA GRANADA DURANTE EL SIGLO XIX. pp. 10-43. 
  10. Ortiz Hernández, Santiago (2016). VIDA Y OBRA DEL CORONEL ANSELMO PINEDA. UN ESTUDIO DEL COLECCIONISMO Y LAS REDES SOCIALES EN NUEVA GRANADA DURANTE EL SIGLO XIX. p. 24. 
  11. «Concepción, un pueblo que cuenta muchas historias». El Tiempo (Colombia). Consultado el 27 de mayo de 2015. 
  12. «17 de octubre de 1829». El Mundo (Colombia). Consultado el 27 de mayo de 2015. 
  13. Benigno A. Gutiérrez. «Gente maicera: mosaico de Antioquia la grande». Consultado el 27 de mayo de 2015. 
  14. Barrera Orrego, Humberto (2013). La leyenda negra de José María Córdova. p. 38. 
  15. Ejército Nacional de Colombia. «Escuela Militar de Cadetes Jose María Córdova». Consultado el 20 de agosto de 2010. 

Enlaces externos[editar]