José Félix de Restrepo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Félix de Restrepo y Guerrero
Jose Felix de Restrepo-Sabaneta.JPG
Información personal
Nacimiento 20 de noviembre de 1760
Bandera de Colombia Envigado, Virreinato de Nueva Granada, Imperio español
Fallecimiento 23 de septiembre de 1832
(71 años)
Bandera de Colombia Bogotá, República de Nueva Granada
Nacionalidad Neogranadino
Religión Católica
Familia
Cónyuge Tomasa Sarasti y Ante
Hijos León, Félix, María Josefa, Manuel, Mariano y Cristóbal Restrepo Sarasti
Educación
Educado en Universidad de Antioquia Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Magistrado y político Ver y modificar los datos en Wikidata

José Félix de Restrepo y Guerrero (Envigado, 20 de noviembre de 1760- † Bogotá, 23 de septiembre de 1832) fue un educador, magistrado y jurisconsulto neogranadino que tuvo un papel preponderante en la Independencia de Colombia.

Biografía[editar]

Formación[editar]

Recibió sus primeras letras en su ciudad natal y luego se trasladó a Santafé, donde concluyó sus estudios en el Colegio Mayor de San Bartolomé. Fue discípulo de José Celestino Mutis en matermáticas y ciencias naturales y regentó en su alma máter la cátedra de filosofía[1]​. Tras graduarse como abogado fue llevado a Popayán por varios padres de familia para que dirigiese la educación de sus hijos en el Seminario Mayor de esa ciudad.

Jugó un papel decisivo en la convulsa época de guerras y roces políticos antes y durante la Independencia. Como independentista y educador influyó sobre un gran número de jóvenes y próceres independentistas, quienes fueron sus discípulos, entre ellos Francisco Antonio Zea, Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Antonio Arboleda y Arrachea, Miguel de Pombo, Mariano Ospina Rodríguez, Santiago Arroyo y Valencia y Anselmo Pineda. Con sus enseñanzas, la juventud -especialmente la payanesa, a la que educó cuando vivió en el Cauca- empezó a pretender el ingreso en la modernidad mediante la valorización del racionalismo frente a la escolástica y el dogmatismo religioso, la revalorización de la lógica argumentativa frente a la retórica, el reconocimiento del "otro" como sujeto de derechos, la cartografía del territorio patrio, el reconocimiento, clasificación y cuantificación del patrimonio natural, y una nueva concepción de la riqueza entendida no sólo como herencia "natural", dádiva o merced de la providencia sino como producto del trabajo y del intercambio de bienes en el mercado mundial[2]​.

Pionero de la abolición de la esclavitud[editar]

Fue pionero de la abolición de la esclavitud y se le atribuye la frase: Si es necesario cometer una injusticia para que no se derrumbe el universo, deja que el universo se derrumbe.[cita requerida]. La contribución de Restrepo a los cambios educativos a partir de la suspensión del plan de Moreno y Escandón en 1778 se reparte entre la secularización y la socialización del saber, objetivos que el plan suspendido también perseguía, a través de la enseñanza para el cambio en una sociedad pobremente humanista. La secularización consistió en definir una determinada relación entre la razón y la fe; la primera que debía apoyarse solo en la razón como argumento válido, despreciando los argumentos de fuerza o autoridad recurrentes en la escolástica y teología a la que consideraba como "(…) la inteligencia de los dogmas sagrados de la religión por la Escritura sagrada, la tradición y los Padres. Todo lo demás es una jerga inútil con que se ha mantenido la ignorancia y pervertido el ingenio(…)".[3]

Esta posición se inscribe en el marco de una moral cartesiana, es decir, en la separación de los campos de la fe y de la ciencia sin que el último niegue al primero y sin que los paradigmas de uno afecten al otro. Al respecto de la posición de Restrepo, Mariano Ospina Rodríguez, compañero de clases de Pineda, escribe:

Mostraba su repugnancia por las sutiles controversias religiosas sobre puntos metafísicos que están fuera del alcance de la razón humana, las cuales traen la división de los creyentes, y la mostraba mayor por el rigorismo ascético, esta afectación de opiniones extremas en materia de dogma y moral, que espanta a los débiles y precipita a las personas piadosas al abatimiento y a la depresión.

En cuanto a la socialización del saber, ésta se basó en el valor social de la ciencia como condición del soñado progreso. Una de las estrategias para lograr la socialización del saber fue la enseñanza y la escritura de sus propios textos en español, como lo señala Herrera Restrepo: Es bien sabido que el castellano, desde la época de don Alfonso X el Sabio, se había mostrado apto para expresar un pensamiento jurídico, pero había sido ajeno a los menesteres filosóficos. Ni siquiera Francisco Suárez se había esforzado para expresar su pensamiento metafísico en la lengua de la vida cotidiana. Restrepo lo hace de tal modo que uno de sus méritos, precisamente, es su claridad sin sacrificar el rigor.[3]

A partir del movimiento independentista de la Nueva Granada, en 1810, se vincula al proceso de emancipación. Huyendo de la persecución realista, se instaló en Medellín en 1812 cuando gobernaba en el Estado Libre de Antioquia el dictador Juan del Corral, a cuya consideración presentó la ley de libertad de vientres de los esclavos en Antioquia, que había preparado y redactado junto con otros colegas suyos diputados del Congreso de Antioquia: José Miguel De la Calle, Presidente del Cuerpo Legislativo; Antonio Arboleda y Arrachea, Vicepresidente; Pedro Arrubla; y José Antonio Benítez[4]​.

Para no caer en manos del Régimen del Terror impuesto por el pacificador Pablo Morillo, debió huir poco después hacia lugares montañosos y apartados de Antioquia, donde logró poner a salvo su vida.

Homenajes[editar]

En Medellín, la Institución Educativa INEM, la más grande de Antioquia, la sede de la Rama Judicial en Antioquia y la biblioteca pública de Envigado llevan su nombre, al igual que un colegio de la capital, en la localidad cuarta de San Cristóbal.

Restrepo tiene varios monumentos y placas conmemorativas erigidas en su memoria a lo largo y ancho del territorio colombiano.

Conciliador y mediador[editar]

En una época, en la localidad de Buga, actuó como mediador entre españoles y patriotas, pero oponiéndose a las confiscaciones y los destierros de estos últimos, además de actuar como su abogado defensor. Lideró la negociación de paz mediante juramento de fidelidad al rey, que debió hacer esta ciudad a Juan de Sámano, mientras en las llanuras orientales Santander intentaba reconquistar la soberanía de la Nueva Granada, perdida en 1813, tras convencer al Libertador de emprender dicha campaña, con 1400 fusiles y tres compañeros, hazaña que logró en menos de un año.

Restrepo fue un conciliador con el gobierno español durante los tres años de la Expedición Pacificadora. Fue asesor del virrey José de Ezpeleta y síndico procurador ante el gobernador realista de la provincia de Antioquia.

Trayectoria profesional y docente[editar]

  • Profesor del Colegio Mayor de San Bartolomé de la Merced
  • Profesor del Seminario Mayor de Popayán
  • Director de la Imprenta Departamental
  • Director del periódico oficial de Antioquia
  • Diputado
  • Presidente del Congreso
  • Miembro del Cabildo de Buga
  • Rector del Colegio Provincial de Antioquia (hoy Universidad de Antioquia)
  • Director general de estudios de la República (hoy Ministro de educación)

Legado[editar]

Restrepo fue autor de numerosos ensayos sobre botánica, ciencias naturales, filosofía, matemáticas, física, gramática, elementos de lógica, el sonido, así como un reglamento para las escuelas de Antioquia.

Vida personal[editar]

Testimonios de la época describen a Restrepo como «excelente varón, de carácter ecuánime, magistrado incorruptible, patriota eximio, fiel y austero creyente, muy versado en diversos ramos del saber, de afable y modesto trato, que se entretenía en la cacería de liebres en los días de fiesta llevando como compañeros a sus perros y las églogas virgilianas que leía mientras aquellos levantaban la pieza; era pequeño de cuerpo, ancho de espaldas, ligeramente inclinado, de frente espaciosa, rostro ovalado, ojos pequeños, nariz recta, cejas enarcadas, boca mediana, barba redondeada y poco saliente.»[5]

Contrajo matrimonio en Popayán con Tomasa Sarasti y Ante, hija del vizcaíno Francisco Ignacio Sarasti y de la payanesa María Joaquina de Ante y Valencia, sobrina del empresario y filántropo Pedro Agustín de Valencia. Fueron sus hijos León, Félix, María Josefa, Manuel, Mariano y Cristóbal.[6]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Bateman, Alfredo D. (1998). Francisco José de Caldas, el hombre y el sabio. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, pág. 248.
  2. Quintero Esquivel, Jorge Eliécer (2009). Popayán desde la Torre del Reloj en Credencial Historia. Bogotá: Printer Colombiana, pág. 93.
  3. a b Ortiz Hernández, Santiago (2016). Vida y obra del Coronel Anselmo Pineda. Un estudio del coleccionismo y las redes sociales en la Nueva Granada durante el siglo XIX. pp. 15-18. 
  4. Montoya y Montoya, Rafael (1961). José Félix de Restrepo - Obras completas. Medellín: Bedout, págs. 265-266.
  5. Bateman, Alfredo D. (1998). Francisco José de Caldas, el hombre y el sabio. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, págs. 248-249.
  6. Arboleda, Gustavo (1962). Diccionario Biográfico y Genealógico del Antiguo Departamento del Cauca. Bogotá: Horizontes, p.380.

Bibliografía[editar]

  • Arboleda, Gustavo (1962). Diccionario Biográfico y Genealógico del Antiguo Departamento del Cauca. Bogotá: Horizontes.
  • Bateman, Alfredo D. (1998). Francisco José de Caldas, el hombre y el sabio. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial.
  • Montoya y Montoya, Rafael (1961). José Félix de Restrepo - Obras completas. Medellín: Bedout.
  • Quintero Esquivel, Jorge Eliécer (2009). Popayán desde la Torre del Reloj en Credencial Historia. Bogotá: Printer Colombiana.

Enlaces externos[editar]