Joaquín Miranda González

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Joaquín Miranda

Gobernador civil de Huelva
25 de marzo de 1938-6 de oct. de 1943

Procurador de las Cortes Franquistas
1943-1958

Información personal
Nacimiento c. 1894
Sevilla, Bandera de España España
Fallecimiento 1961
Sevilla, Bandera de España España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Información profesional
Ocupación Político, empresario
Miembro de
Distinciones

Joaquín Miranda González (c. 1894-1961) fue un político, empresario y torero español. Miembro fundador de la Falange sevillana, tuvo un papel relevante durante los primeros años de la Dictadura franquista. Llegaría a ser gobernador civil de Huelva, así como miembro del Consejo Nacional de FET y de las JONS y procurador en las Cortes franquistas.

Biografía[editar]

Oriundo del barrio sevillano de Triana,[1]​ fue torero[2]​ en sus primeros tiempos, formando parte de la cuadrilla de José García Carranza «el Algabeño».[3]​ De orígenes humildes, tras contraer matrimonio pasó a controlar una fábrica y con el tiempo llegaría a convertirse en un rico empresario.[3]​ Llegaría a ser presidente de la patronal sevillana de la construcción.[1]

En 1933 fue uno de los fundadores de Falange en Sevilla, formando parte del triunvirato directivo junto a Martín Ruiz Arenado y José María Cañadas.[4][5]​ En 1934, José Antonio Primo de Rivera le nombró jefe provincial de la Falange sevillana, cargo que ocuparía hasta 1937.[6]​ Tras la detención de Sancho Dávila en abril de 1936 sustituyó a este como jefe territorial de la Falange en Andalucía,[3]​ si bien para esas fechas Miranda se encontraba en la cárcel.[6][n. 1]

Guerra civil[editar]

Tras el triunfo en Sevilla del Golpe de estado de julio de 1936 fue liberado de la prisión provincial de Sevilla junto al resto de falangistas encarcelados, pasando a formar parte de los grupos de voluntarios falangistas que apoyaron a los militares rebeldes.[8]​ Miranda asumió las riendas de la Falange sevillana —en sustitución de Sancho Dávila—; sus poderes también se extendían sobre la Falange onubense.[9]​ Acabaría consolidándose como jefe regional de Falange en Andalucía, donde dispuso de un auténtico feudo territorial.[10]​ Acabaría siendo una de las principales figuras del momento en el seno de la Falange,[11]​ gravemente afectada por la detención o muerte de muchos de sus antiguos líderes anteriores a la contienda. Formó parte de la Junta de Mando provisional de Falange, a la cabeza de la cual estaba el «camisa vieja» Manuel Hedilla.[11]

Aliado incondicional del general Gonzalo Queipo de Llano,[12][13]​ éste le habría propuesto asumir la alcaldía de Sevilla,[2]​ propuesta que Miranda declinó.[14]

En abril de 1937 —tras la promulgación del Decreto de Unificación y el establecimiento de FET y de las JONS—, Franco nombró a González-Bueno miembro del secretariado político[n. 2]​ del nuevo partido. Miranda González tuvo un papel muy activo en el seno de este secretariado, y de hecho llegaría a sustituir a Ladislao López Bassa cuando este abandonó el cargo por enfermedad.[18]​ Intercedió ante Franco en favor de Sancho Dávila, que había sido detenido tras los enfrentamientos con los «hedillistas».[19]​ En esta época también ocuparía los cargos de Inspector nacional de Falange así como miembro del Consejo Nacional de FET y de las JONS.[9]

Dictadura franquista[editar]

A finales de marzo de 1938 fue nombrado gobernador civil de la provincia de Huelva.[20]​ El 11 de octubre de 1939 también asumió la jefatura provincial de FET y de las JONS en Huelva, y de hecho a partir de ese momento el cargo de jefe provincial se unificaría con el de gobernador civil —siendo ejercido por una misma pesona—.[21]​ A su llegada la provincia Joaquín Miranda, que encontró a la organización del partido muy desmovilizada y desmoralizada, intentó volver a insuflar los principios joseantonianos a la Falange onubense.[22]​ Abiertamente germanófilo,[23]​ en el contexto de la Segunda Guerra Mundial mantuvo excelentes relaciones con el cónsul alemán de Huelva, Ludwig Clauss, al tiempo que mantenía una profunda antipatía hacia las autoridades británicas.[24]​ Cesó en el cargo en octubre de 1943, siendo sustituido por Heliodoro Fernández Canepa.[20]​ Durante el periodo de la dictadura fue procurador en las Cortes franquistas, cargo que compaginó con el de miembro del Consejo Nacional de FET y de las JONS.[2]

Falleció en Sevilla en abril de 1961,[25]​ prácticamente sumido en la pobreza.[26]

Notas[editar]

  1. Entre marzo y julio de 1936 pasó por la cárcel en varias ocasiones.[7]
  2. Según recogía el texto del decreto, además de Joaquín Miranda, formaban parte del secretariado político: Manuel Hedilla, Ladislao López Bassa, Tomás Domínguez Arévalo, Darío Gazapo, Tomás Ruiz Espejo, Pedro González-Bueno, Luis Arellano y Ernesto Giménez Caballero.[15][16]​ Hedilla, sin embargo, no aceptó el nombramiento.[17]

Referencias[editar]

  1. a b García-Baquero y Romero de Solís, 2003, p. 667.
  2. a b c Gutiérrez Alarcón, 1978, p. 43.
  3. a b c Thomàs, 1999, p. 77.
  4. Espinosa Maestre, 1996, p. 297.
  5. Macarro Vera, 2003, p. 148.
  6. a b Salas, 1995, p. 401.
  7. Ortiz Villalba, 2006, p. 69.
  8. Álvarez Rey, 2006, p. 173.
  9. a b Espinosa Maestre, 1996, p. 70.
  10. Payne, 1999, pp. 208, 250.
  11. a b Cabanellas, 1975, p. 628.
  12. Bowen, 2000, p. 39.
  13. Rojas, 1996, p. 222.
  14. Ortiz Villalba, 2006, p. 132.
  15. Sabín Rodríguez, 1997, p. 71.
  16. Gil Pecharromán, 2013, p. 27.
  17. Thomas, 1976, p. 692.
  18. Thomàs, 2001, p. 50.
  19. Rojas, 1996, p. 216.
  20. a b Espinosa Maestre, 1996, p. 512.
  21. González Orta, 2012, p. 76.
  22. González Orta, 2012, pp. 155-156.
  23. Macintyre, 2010, p. 201.
  24. Macintyre, 2010, p. 213.
  25. Salas, 1995, p. 400.
  26. Salas, 1995, pp. 401, 435.

Bibliografía[editar]

  • Álvarez Rey, Leandro (2006). Andalucía y la Guerra civil: estudios y perspectivas. Universidad de Sevilla. 
  • Bowen, Wayne H. (2000). Spaniards and Nazi Germany: Collaboration in the New Order. University of Missouri Press. 
  • Cabanellas, Guillermo (1975). La guerra de los mil días: nacimiento, vida y muerte de la II República Española I. Buenos Aires: Heliasta. 
  • Espinosa Maestre, Francisco (1996). La Guerra civil en Huelva. Diputación Provincial de Huelva. 
  • García-Baquero, Antonio; Romero de Solís, Pedro (2003). Fiestas de toros y sociedad: actas del congreso internacional celebrado en Sevilla del 26 de noviembre al 1 de diciembre de 2001. Universidad de Sevilla. 
  • Gil Pecharromán, Julio (2013). El Movimiento Nacional (1937-1977). Barcelona: Grupo Planeta. ISBN 978-84-08-12138-1. 
  • González Orta, Juan Ignacio (2012). La Falange y sus hombres en la provincia de Huelva. Universidad de Huelva. 
  • Gutiérrez Alarcón, Demetrio (1978). Los toros de la guerra y del franquismo. Barcelona: L. de Caralt. 
  • Macarro Vera, José Manuel (2003). La Sevilla republicana. Madrid: Sílex. ISBN 84-7737-119-9. 
  • Macintyre, Ben (2010). Operation Mincemeat: The True Spy Story that Changed the Course of World War II. Bloomsbury. ISBN 978-1-4088-0921-1. 
  • Ortiz Villalba, Juan (2006). Del golpe militar a la Guerra Civil: Sevilla 1936 (3 edición). RD Editores. ISBN 8493474185. 
  • Payne, Stanley G. (1999). Fascism in Spain, 1923–1977. Madison: University of Wisconsin Press. 
  • Rojas, Carlos (1996). Momentos estelares de la guerra de España. Barcelona: Plaza y Janés. 
  • Sabín Rodríguez, José Manuel (1997). La dictadura franquista (1936-1975). Madrid: Akal. 
  • Salas, Nicolás (1995). Sevilla en tiempos del Tamarguillo II. Editorial Castillejo. 
  • Thomas, Hugh (1976). Historia de la Guerra Civil Española. Barcelona: Círculo de Lectores. ISBN 84-226-0874-X. 
  • Thomàs, Joan Maria (1999). Lo que fue la Falange. La Falange y los falangistas de José Antonio, Hedilla y la Unificación. Franco y el fin de la Falange Española de las JONS. Barcelona: Plaza & Janés. 
  • —— (2001). La Falange de Franco: fascismo y fascistización en el régimen franquista, 1937-1945. Barcelona: Plaza & Janés.